Archivo | diciembre, 2012

Terremoto y sus preguntas sobre las cosas, los animales y las personas

30 Dic

Terremoto de pequeño no hablaba, pero desde que lo hace no para ni un momento de hablar y preguntar cosas. Muchas veces ve cosas o las oye y me hace una serie de preguntas que le contesto de la misma forma. Os explicaré contando algunos ejemplos para que me entendáis. Hay sobre todo dos grupos de preguntas, las que interrogan sobre si algo es peligroso y las que se cuestionan porque se es guarro o se portan mal.

Terremoto tiene miedo a los perros, no sé si eso tiene un nombre o no. Normalmente todos dicen que el perro es el mejor amigo del hombre y realmente para las personas que los tienen o les gustan es así. Pero algunas de esas personas no se cuestionan que no todo el mundo siente exactamente lo mismo por sus animalitos.

El año pasado cuando íbamos a coger el coche para ir al cole, nos encontramos a una señora que paseaba su perrito. Estaba al lado de un parquecito para nenes, muy pequeño. El animalito entró allí e hizo caca, la señora llama al perro, mira a ambos lados por si alguien la ha visto y deja allí la caca y sigue con el paseo. Lo irónico es que allí al lado unos metros más abajo había un pipi-can que ningún perro usa. Terremoto se puso hecho una furia, ese perro era un guarrero y había dejado caca en el parque donde en ocasiones vamos con su hermanito pequeño. Durante el trayecto al cole me preguntó si el perro era malo y guarro. Yo le contesté que los perros son animales de compañía y que ellos no saben leer donde pone pipi-can o donde pone que no pueden hacer caca. Los que pueden hacer eso son los dueños y estos son los malos y guarreros porque no les han enseñado y no hacen nada en contra para evitarlo. Tengo que aclararos que hace unos años Terremoto se inventó una palabra nueva que hemos incluido en nuestro vocabulario, los guarreros. Son todas las personas que incluso teniendo al lado una papelera tiran las cosas en la calle, los papeles, las colillas o ensucian las playas y los bosques en lugar de llevar una bolsa, recogerlo y tirarlo en un contenedor.

El dejar una mascota suelta en una playa, aunque estén prohibidas allí, salvo los lazarillos, es también algo habitual, sobre todo por la tarde cuando hay menos gente. Pero que haya menos no quiere decir que los que estamos tengamos que aguantar la arena que levantan cuando se ponen a correr por todo, derrapan o meten una super cagada al lado de la playa y luego el dueño se limita a tirar un poco de arena encima. Recuerdo que el dueño del gran danés que hizo eso también se llevó un par de piropos por guarrero por parte de mi niño. Me decía que el perro era malo porque había dejado allí al lado de la orilla la mierda y luego al día siguiente era allí donde los nenes van a hacer sus castillos de arena y se encontrarán con la cagada.

Otro ejemplo de mascotas es cada vez que alguien pasea el perro sin atar o bien atado con esa cuerda que van soltando y puede llegar a alcanzar metros y metros. El perro pasea  y estira la cuerda mientras esta dé de sí, no es consciente de que la cuerda puede ocupar todo el ancho de la acera, ellos van a lo suyo que es el paseo. En esos casos, además de poder pegártela, Terremoto les tiene miedo y de pequeño se subía a mí. Ahora no lo hace porque si lo hiciera me chafaría así que se pone detrás de mí o va dando vueltas. Los dueños del animalito se empeñan en que el niño tiene que tocar el perrito y le tienen que gustar y que lo que hace es una tontería.  Me he encontrado aunque os pueda alucinar algunas personas que se han molestado mucho y casi se hayan enfadado. En ocasiones he explicado a los dueños que el niño les tiene miedo y que si hay personas que les tienen miedo a las arañas que son chiquitajas, también puede haber alguien con miedo a los perros. Así y todo no comparten esta idea y me han llegado a decir que el niño es raro y yo debo odiar a los animales por haberlo criado así.

También me he encontrado a la pasota que de noche está a varios metros de perro, por el otro lado de la acera, fumando tranquilamente y pasando de todo sin llamarlo. Yo algunas veces me he encontrado en verdaderas situaciones comprometidas, y esta que os comento ha sido de las peores porque el animalito se lo tomaba como un juego y salta más hacia nosotros y Terremoto  iba colapsando y gritando más entrando ya en pánico.

Una vez me encontré un perro que habían sacado fuera y nos envestía cuando intentábamos salir del coche para entrar en casa. Tuve que salir yo y cerrar a Terremoto dentro e ir poco a poco hasta el timbre de la casa y pedir que salieran a cogerlo. En este caso cuando salió el dueño el perro, supongo que para demostrar que era buen guardián, me mordió el tobillo. Tuve la suerte que los dientes se le engancharon en los bajos de los pantalones y sólo me hizo un rasguño con un poquitín de sangre pero nada grave. El dueño se disculpó y me aseguró que tenía las vacunas en regla. Pero ese no es nunca el asunto. Si se tiene un animalito se le tiene que llevar sujeto en ciertas zonas y no se le puede dejar suelto en la calle, porque si no llego a estar yo seguro que acaba mordiendo a Terremoto cuando este hubiera colapsado del miedo que le dan.

Cuando nos han ocurrido encuentros así Terremoto me ha preguntado todas las veces si los perros eran malos. Yo le he vuelto a explicar que aparte de que haya perros asilvestrados o algunas razas más agresivas que otras, los perros en sí no son malos. Los irresponsables son los dueños que les sueltan la cuerda sin pensar en los demás, o que los dejan sueltos a muchos metros sin controlarlos y cuando ven una situación así no les llaman, o bien que abren la puerta para que se paseen ellos y un trabajo que se ahorran. En todos los casos los que han obrado mal han sido las personas, no los animales.

También es muy habitual que cuando vamos al cole tenemos puestas las noticias de la radio, y algunas veces bien por algún comentario que han hecho o bien por algo que algún compañero de la clase ha dicho, o porque alguien se haya cortado manipulando un cuchillo, Terremoto me ha preguntado en varias ocasiones si los cuchillos, las pistolas y las escopetas son malas. En este caso suelo contestarle que eso es algo parecido al caso de los perritos. Estos objetos en sí no son ni buenos ni malos, todo depende del uso que se haga de ellos. El cuchillo puede servir para dañar a alguien, pero normalmente los cuchillos sirven para cocinar y cortar los trozos y comer y eso no es malo, es bueno. También existen unos cuchillos muy afilados que se llaman bisturís y sirven para realizar operaciones y curar las pupas grandes y eso tampoco es un uso malo.  Así que el cuchillo es bueno o malo dependiendo del uso que haga la persona que lo coge.

De igual forma una pistola o una escopeta podrían servir para cazar un animal y luego comerlo. En este caso Terremoto sabe que mamá no es muy amiga de estos útiles, pero sabe que  si se hiciera un uso bueno no tendrían por qué ser malos. A mamá no le gustan pero conoce algunas personas que cazan animales para luego comerlos, no para divertirse y en este caso la caza la veo justificada. No estoy conforme pero debemos recordar que la humanidad ha tenido un largo camino de cazadores antes que recolectores y en ciertos lugares y épocas la caza ha sido una importante fuente de alimento.

Así que como veis, hay muchas cosas y animales que no son en sí buenos o malos. Lo serán siempre dependiendo de quienes los cuiden y del uso que se haga de ellos.

Así que si no queréis que los niños o al menos Terremoto os consideren unos guarreros o unos mal educados, pensad que la responsabilidad es de las personas, no de los animales o las cosas.  el-si-lo-haria

Anuncios

Receta chollo, buena, sencilla y barata: pechugas al roquefort

26 Dic

Hola a todos, hoy voy a compartir una receta con vosotros que lleva unos cuantos años acompañándonos en algunos eventos familiares. Me la pasó hace años una amiga de la familia un día que mi madre pensaba en algo rico y sencillo para una comida de principios de año. Tengo que reconocer que esta receta es un todo terreno, tanto queda bien un día de fiesta, como uno a diario o para un domingo. Es de las que puedes presentar en plan pobre o si quieres puedes complicarte. Pero en cualquiera de los casos quedas como una reina. Es de esas recetas de toma pan y moja que tanto gustan a peques como a mayores. Es sencillísima de hacer, que en menos de una hora de cocina la tienes preparada. Además es muy barata, cosa que en estos tiempos se agradece y mucho. Tan solo tiene dos inconvenientes. El primero que no es para nada de régimen, vamos que no es para hacerla cada dos por tres. La segunda sería si alguien fuera intolerante a la lactosa, porque de lactosa lleva un rato.

Aunque en la receta ponga al roquefort os tengo que decir que yo la he hecho con diversos tipos de quesos y queda fenomenal con cualquiera. Lo digo porque hay algunas personas que encuentran muy fuerte el roquefort. Yo le he hecho con queso azul que es más suave y barato, jeje. Con queso mahonés, que está soberbia, con queso de tetilla, con el que en ese momento tuviera suelto por la nevera, incluso con quesitos. También admite a las mil maravillas la combinación de diferentes sobras… ejem… clases de quesos que uno tenga disponibles.

Si se quiere aligerar un poco se puede sustituir bien todo o parte de la nata por esa “nata” vegetal que hay en los supers y que es más ligera.

Precisamente ayer la hice y hoy la hemos comido. Ayer tuvimos la comida de Navidad en casa y vino mi ex y Terremoto. Como hoy no estaban invitados a ningún sitio, y hoy es fiesta en Mallorca, les propuse venir y comer todos juntos. Me habían sobrado unas cuantas pechugas de las que hice rellenas de sobrasada y queso de rulo, además tenía algo de queso azul en la nevera y tenía nata. Así que pensé, una sopita con albóndigas para los nenes y las pechugas al roquefort. Dicho y hecho. Os presento la receta sin más rodeos y espero que os guste.

Ingredientes:

Pechugas fileteadas y sin grasa

Sal y pimienta (esta última opcional)

Nata o nata vegetal o medio y medio, dependiendo de lo que queráis engordar

Una nuez de mantequilla

Queso roquefort, o azul, o el que queráis o tengáis por casa, siempre que no sea extremadamente curado.

Preparación:

Se toman las pechugas, se salan y pimientan. Cuando hay peques yo solo las salo, eso lo dejo a juicio de cada uno. Se las pasa un poco por una sartén con poco aceite para que se hagan un poco por los dos lados. Algo más de vuelta y vuelta pero que no queden tampoco hechas del todo. Se reservan en un plato.

Yo uso una olla plana pero ancha. Se pone a calentar y se le pone la nuez de mantequilla y se deja que se funda. Se van poniendo trocitos de los quesos elegidos y cuando se calienten se chafan con el tenedor. Poco a poco se van fundiendo todos y se remueve y mezcla. Hay que poner suficiente queso para que de gusto a todo.

Cuando estén fundidos se pone la nata, bastante cantidad porque luego lo tiene que cubrir todo más o menos. Ir removiendo y que mezcle todo.

Cuando todo está mezcladito y hace chup-chup, se ponen dentro todas las pechugas y se añade el juguito que han soltado. Se mira que estén cubiertas y se dejan cocinar un buen rato con la salsa. Yo tengo unas ollas de esas de termo difusión y además una vitro, así que cierro la vitro y dejo que se acabe de hacer con el calor residual y la olla tapada.

Como veis sencillo y fácil lo es. Ahora solo os queda emplatar, tener a mano un buen pan y disfrutar haciendo mojaditas.

Si queréis acompañarlo con algo es cuando os podéis complicar como queráis, bien con un salteado de champiñones, o con patatas. Aunque así solitas y con el pan no necesitan mucho más. Su presencia es chula, están muy ricas y como os he dicho antes gustan a mayores y peques, así que no hay que hacer la comida de los mayores y los nenes. Solo tened en cuenta una cosa, cuando hay niños tal vez mejor no poner pimienta y sustituir el queso por otro menos fuerte.

Si os sobra algo de salsa siempre podéis hacer unas patatas fritas o hervidas, también puede ser con verduras al vapor o un plato de pasta, y mezclarlo, es un reciclaje fácil y sabroso.  Así que os dejo con este chollo de la gastronomía de fiesta, ya me contareis que tal os ha salido y bon profit.  pollo queso

Tradición popular mallorquina: la noche de maitines y el canto de la Sibila.

23 Dic

Lo jorn del Judici, parrà qui haurà fet servici. Con esta frase da comienzo un canto. Un canto muy viejo, más que viejo antiguo y más que antiguo ancestral. Desde hace siglos todas las iglesias de Mallorca, la vigilia de Navidad, cantan por la noche esta letra. El día del Juicio, será recompensado el que habrá hecho servicio.

Es noche de matines, la misa del gallo. En las casas era tradicional cenar frito mallorquín, ir a misa de maitines y escuchar el canto profético de la Sibil·la. Al salir de la misa, se cantaban villancicos por las calles y se iba a tomar un chocolate caliente con ensaimadas o los más snobs con croissants. Eran otros tiempos, tiempos en los que la cena de nochevieja no era lo tradicional aquí, porque lo que en Mallorca se celebraba de verdad era la comida de Navidad. Bueno, la comida de navidad, la segunda fiesta (26 de diciembre) y la de cap d’any (1 de enero) y sobre todo, el canto de la Sibil·la.

Os podría hablar mucho de la parte histórica del canto, pero si queréis saber más podéis consultar aquí o buscar algunas webs que las hay muy buenas. Os voy a contar lo que para mí es ese canto. Personalmente me trae muchos recuerdos, ha sido una de las pocas tradiciones navideñas que normalmente me han acompañado.

Recuerdo que de pequeña mi madre cuando llegaba Navidad solía recitar un dicho. Ella decía “Sibil·la guanta sa coca que a baix hi ha cuatre escolans que badén amb un pam de boca” (Sibil·la sostiene el brioche que debajo hay cuatro monaguillos que están embobados con la boca abierta) Siempre que le pedía de donde salía eso tan curioso, porque hemos de reconocer que un canto profético no tiene mucho que ver con un brioche,  me respondía que no lo sabía. Se lo había oído decir a su madre y creía que en la época de mi abuela, o antes, debía ocurrir algo en las iglesias que se hiciera con una coca durante la misa del gallo. Ese dicho quedó como una anécdota familiar que recuerdo. Hace unos días leyendo cómo evolucionó el canto me he encontrado con un refrán que dice “Sibil·la guarda sa coca, que no et caigui de ses mans, que abaix hi ha dos escolans, que baden un pam de boca” (Sibil·la guarda el brioche, no que te caiga de las manos, que abajo hay dos monaguillos, que están embobados con la boca abierta).  Dejando aparte el número de monaguillos que esperaban ansiosos su recompensa en forma de dulce, supongo que ese debía ser el refrán que decía mi abuela y que ha ido modificándose cuando a uno le cuentan una cosa de niña y luego lo repites muchos años después. Al final descubrí que en algunas celebraciones cuando la Sibil·la acababa de cantar cortaba con la espada una coca que colgaba del tornavoz de la trona. También descubrí  que en los últimos siglos, cortaba las neules que decoraban las iglesias en Navidad.

Pero ahora que lo pienso, yo os estoy hablando de espadas y de neules y seguro que no sabéis de que os hablo. Tal vez no tendría que haberme saltado tanto la parte histórica. La Sibila es una profetisa perteneciente a la mitología clásica, en nuestro caso nos referimos a la de Eritrea y esta profetiza la llegada del fin del mundo. Esta figura se introdujo y adaptó al rito cristiano aprovechando la analogía que se establecía entre dicha profecía y el concepto bíblico del juicio final. El canto inicialmente se debía incluir dentro de unas representaciones que tenían lugar durante las épocas navideñas para instruir a los cristianos. Recordemos que en tiempos medievales, la cultura estaba a la basto de muy pocos. Las misas eran en latín y las representaciones pictóricas y teatrales eran una herramienta para la difusión de le liturgia. Con los años esas representaciones se redujeron, en ciertas épocas se prohibieron. Pero en Mallorca han ido representándose durante siglos, salvo un periodo de dos años en los que se prohibió, pero creo que no se le hizo mucho caso a la prohibición. El Canto de la Sibila constituyó pues una tradición cultural cristiana que tenía como tema central el juicio final que se emitiría sobre buenos y malos, es decir, sobre los fieles al Rey y Juez Universal, cuya llegada era anunciada desde la fiesta de su nacimiento en la condición humana. Inicialmente no fue propio de la Nochebuena actual, de hecho en algunos pueblos como Muro se representa la noche del 5 de enero, víspera de Reyes.

Cuando yo era joven participaba en las actividades parroquiales. Durante tres años, un grupo de chicos habíamos formado un improvisado coro y unas semanas antes íbamos a ensayar. La noche de Maitines cantábamos la misa, las canciones litúrgicas junto con villancicos. Uno de los mejores momentos para mí era cuando la chica que nos dirigía hacía de Sibil·la. Reconozco que así como lo hacíamos nosotros no era la forma más normal de entonces. En esos años no nos limitábamos a hacer el canto, sino que lo escenificamos. No sé muy bien de quien fue la idea de hacerlo, pero para mí el canto adquiría una nueva dimensión. Aprovechábamos el Nacimiento que estaba puesto en el altar y que era de grandes figuras. Luego en un momento dado el sacerdote se retiraba y dejaba sitio a un Rey Herodes preocupado, acababan de irse un grupo de sabios de oriente que  le habían anunciado que el Mesías había nacido. Herodes profesaba el paganismo y decide confirmar estas noticias, por lo que hacía llamar a la Sibila. La mujer entraba en escena y le decía que no confiaba en que tras su profecía el rey quisiera matarla. Ante esta petición Herodes mandaba a su guardia que le entregara su espada. Entonces la Sibila la tomaba entre sus manos y la aguantaba en alto para protegerse. Se situaba en la tribuna y entonaba su canto profético Lo jorn del judici, parrà hi haurà fet servici… Es probable que algo parecido fueran las representaciones medievales y lo cierto es que nunca más he visto ninguna iglesia que lo hiciera de esa forma, pero siempre ha permanecido en mi memoria. Desde entonces cada vez que he ido a matines, o cuando no he podido la he seguido por televisión, antes de que una figura femenina vestida con una túnica entre en escena con una espada desenfundada cogida con ambas manos, siempre he pensado en esos matines de jovencita, cuando cantábamos en misa y luego íbamos a tomar un chocolate con ensaimadas todo el grupo y cantábamos por la calle.

El canto es realizado por una voz blanca, o bien un niño que no haya cambiado la voz o bien una mujer. Hay una tonada entre estrofa y estrofa, tradicionalmente a órgano que se improvisaba, pero también las he odio con otros instrumentos. El momento del canto el instrumento deja de sonar y reina el silencio tan sólo roto por la voz a capela de la cantante. En su letra aparecen cataclismos e imágenes apocalípticas, pero también está la esperanza en un ruego a la virgen para que interceda ante su hijo para que nos ayude a obrar haciendo el bien. Os podría dejar la letra que se canta aquí en Mallorca, ya que no es igual en todos los rincones de la geografía catalana, pero tal vez los únicos que la podrían entender serían los catalanoparlantes, y estos ya la conocemos, así que os la voy a traducir para que todos vosotros podáis comprender cuál es su letra. Luego os dejaré con un enlace por si alguien quiere compartir este canto con todos los mallorquines. Nosotros lo haremos la noche del 24, espero que a vosotros os guste, aunque no sea este el momento de una noche de maitines.

El día del juicio, será recompensado quien haya hecho servicio

Jesucristo, Rey universal, hombre y verdadero Dios eternal, del cielo vendrá para juzgar y a cada uno lo justo dará.

Antes de que ocurra el juicio, se mostrará una gran señal.

La tierra gritará sudor y termblará de gran pavor.

Habrá un gran terremoto que las torres derivará.

Las piedras se partirán por en medio y las montañas se hundirán

Las colinas y los llanos serán iguales.

Allí se encontrarán los buenos y los malos, Reyes, duques, condes y barones, que de sus hechos darán justificación.

Gran fuego del cielo bajará, mar, fuentes y ríos, todo quemará.

Los peces darán grandes gritos, perdiendo su carácter natural.

El sol perderá la claridad, mostrándose oscuro y alterado; la luna no dará claridad y todo el mundo estará triste.

Después vendrá, terriblemente, el Hijo de Dios Omnipotente: a muertos y vivos juzgará; quien haya hecho el bien, allí se verá.

A los buenos dirá: -Hijos míos venid, bienaventurados, poseéis el reino que os esta emparejado desde que el mundo fue creado.

A los malos dirá muy amargamente: – Iros, maldecidos, al tormento; iros, iros, al fuego eterno con vuestro príncipe del infierno.

Humilde virgen que habéis parido, Jesús niño en esta noche, queráis a vuestro hijo rogar que del infierno nos quiera librar.

El día del juicio, será recompensado quien haya hecho servicio.

Navidad negra

20 Dic

No sé si alguien lo sabe pero los funcionarios, al menos aquí donde vivo, llevamos todo el año haciendo movilizaciones en contra de las políticas que está adoptando el gobierno. La más larga de ella ha sido la de acudir los viernes al trabajo vestidos de negro, en señal de duelo por la muerte que está causando a la administración y a la sociedad las políticas que se están aplicando.  Normalmente salimos luego unos minutos fuera y hacemos una pitada. Tengo que reconocer que la gente generalmente no sabe de qué va, hasta que se lo explicas. Se suelen hacer fotos y sé que se cuelgan en una web, aunque ahora no dispongo del enlace. Esto lo hacemos todas las administraciones, tanto el Ayuntamiento, como el Consell (Diputación) y el Govern Balear (Gobierno Autonómico).

Durante este año los funcionarios hemos hecho varias manifestaciones y movilizaciones.  Esta Navidad se nos ha pasado un recortable de un árbol de navidad y un papa Noel negros, los que han querido lo han impreso y montado como adorno navideño. Estamos viviendo una situación lamentable en muchos aspectos y lo cierto es que te dan ganas de hundirte.

Tanto los coles de Terremoto como el de Tsunami han organizado una recogida de alimentos y en muchos supermercados y mercados también había puestos. Cuando la situación está mal y los políticos no responden, entonces es la misma sociedad la que intenta hacer algo.

Espero que nadie me interprete como frívola, pero creo que una de las cosas que nos pueden salvar un poco es el humor. Si al menos conseguimos no hundirnos tal vez consigamos encontrar alguna solución, posiblemente no sea fácil. Cuando uno está hundido difícilmente se tiene un motivo para seguir adelante.

Esta mañana me he encontrado esto en el correo. Me ha llamado la atención y quería compartirlo con vosotros, para que veáis como será el colofón de protestas a este año.  Una propuesta con humor y con otra recolección más de alimentos para compartir. El texto es bilingüe, como casi todo lo que se hace aquí, para que luego nos vengan los políticos montando un numerito con eso de la lengua. Pero eso también es otro tema que tal vez os hable algún día. Aquí os dejo la improvisada obra de Rescatamos la Navidad: Montamos el Belén. Si todo va bien iré a verla con mis nenes y traeremos alguna cosa. Espero que al salir nosotros también hayamos recibido algo más, aunque eso sea inmaterial.

Gracias sociedad, porque aún crees en ti misma.

Montam el Betlem

montam el betlem

Cocina mallorquina: setas con sobrasada

16 Dic

Este sábado por la mañana fui al mercado que tanto me gusta y empecé a comprar alguna cosita para el día de Navidad. En casa somos cuatro gatos, bueno, cuatro no, exactamente somos seis, pero eso es otra historia. Tengo que tener en cuenta dos cosas a la hora de pensar el menú, primero hay un niño pequeño y no le puedo poner según qué cosas en plan delicatesen porque te las mira mal. Segundo, mi padre que entre colesterol, el no sé qué y el no sé qué cuantos y que si es muy pesado y quiero algo ligerito. Vamos que me reduce normalmente la lista de cosas un montón. Pero tampoco es cuestión de poner una comida de enfermitos porque el resto no tenemos la culpa de su colesterol y su no sé qué y no sé qué cuantos. Así que  llevo una temporada que generalmente si le pongo algo con pollo y ligerito está contento y no protesta.

Os desvelaré mi menú navideño, de primero sopa de navidad, que original ¿no? Esa de caracolillo rellena de carne y con un buen caldito, que les encanta a Terremoto y a Tsunami y seguro que van a repetir, como si lo viera. Y de segundo unos medallones crujientes de pollo rellenos de queso y sobrasada. La receta de esto último la encontrareis aquí. La he probado en otras ocasiones y está muy buena, así que he pensado que eso para los mayores y pollo rebozado para Tsunami era acertado, ya veremos con que lo acompaño.

Bueno, pues resulta que he ido a comprar un par de sobrasadas caseras y hermosas y le he comentado a la payesa de que iba la receta. Esta señora es la que ya me ha proporcionado las anteriores recetas que os he comentado y nuevamente me sorprendió con otra.  Está visto que es una enciclopedia de recetas de sobrasada, no  me extraña que me diga que le gusta un montón y siempre toma algo con ella cada día, con la de formas de cocinarla que se sabe.

El problema que he tenido es que en estos momentos yo no tenía setas en casa, así que he aprovechado unos champiñones que había comprado para empotar pero me había despistado y se han secado un poco para empotarlos. Si funciona bien con setas, también puede ir con champiñones y sí, están muy buenos, y supongo que con setas tiene que estar para chuparse los dedos. Así que no me enrollo más y os dejo con una receta sencilla a más no poder, que según la payesa “está más buena que un centollo y cuando la pruebes no vas a querer centollos por Navidad”

Ingredientes:

Setas de temporada limpias y troceadas si son muy grandotas.

Sobrasada

Preparación:

Como veis por los ingredientes no nos vamos a matar a trabajar. Se coge una sartén y se calienta. Se trocea la sobrasada en rodajas y se fríe en ella, sin poner aceite, Se deja que la sobrasada suelte juguito.  Cuando se ha tostado bien por los dos lados se saca y reserva.

Seguidamente se tuestan las setas en el juguito que ha soltado la sobrasada, primero por un lado y luego por el otro.

Se emplata de la siguiente forma, una capa con las setas y encima la sobrasada desmenuzada y que las cubra todas.

Sacar el plato calentito, hundir el tenedor en un trozo y disfrutar de un aperitivo sencillo, delicioso, calentito y muy nuestro. Espero que os guste a todos y bon profit.

Imagen

Hace ocho años…

15 Dic

Hace ocho años al salir del trabajo fui a comer con mis compañeros. Era la comida de Navidad. Sólo éramos cuatro personas pero nos lo pasamos muy bien. Fuimos a un japonés que ya ha cerrado, por desgracia, y luego a tomar un café. La comida fue muy animada, nuestro jefe es un excelente anfitrión. Hemos hecho pocas comidas y la verdad es que todas han sido excelentes. El ambiente era agradable y la compañía magnífica, pero yo sólo tenía la cabeza en una cosa, que cuando saliera de allí tenía que ir a buscar a Terremoto y luego irnos pitando al aeropuerto. Ese día, hoy hace ocho años, tú viniste a vivir con nosotros. Entonces sólo éramos dos, Terremoto y yo y hacía un año y algo que nos habíamos conocido en un congreso sobre Tolkien… tú distes una conferencia…

… tú distes una conferencia en la que hablabas del paraíso, de momentos literarios en los que aparecía un jardín, una fuente y un árbol, desde los textos bíblicos hasta Tolkien. En esos tres días nos vimos, hablamos, nos conocimos. Antes habíamos hablado alguna vez por chat, pero muy poco, aunque luego supe que te gustaba leer lo que yo comentaba. Después, chateamos algo más. Unos meses después volví a ir a Barcelona para una conferencia y volvimos a vernos. Yo estaba en casa de una amiga y tenía que estar el fin de semana de turismo con ella. Mi amiga cuando fui estaba un poco depre, una compañera suya de trabajo, que por suerte lo ha superado y ahora esta muy bien, le habían acabado de diagnosticar un cáncer y mi amiga estaba muy hundida. Tú te ofreciste ha hacerme de cicerón por Barcelona. Recuerdo que quedamos cerca del museo de cera y llegaste corriendo con tú cazadora vaquera y fuimos a pasear y a tomar un chocolate caliente.

Decidimos salir y nos llamábamos y mandábamos mensajes y nos veíamos cada noche en el chat, hablando hasta que nos caíamos de sueño. Mientras tú acabaste la carrera y empezaste con el proyecto de final de carrera. Elegiste un tema de Mallorca, así tendrías la excusa perfecta para poder venir alguna vez. Mientras, yo, cuando podía cada dos meses, me hacía una escapada a Barcelona, llegaba el viernes y me iba el domingo al mediodía, ya que por la noche me traían a Terremoto y ya tenía que estar en casa.

Fue un año largo muy bonito, con momentos preciosos y otros de tristes. El llevar una relación a distancia es duro, pero los momentos en los que te ves son indescriptibles. Era como si cada vez que nos encontráramos estuviéramos en ese paraíso del que hablaste en tu conferencia, como si con la punta de mis dedos estuviera tocando el cielo. Luego, al cabo de poco tocaba decirnos de nuevo hasta pronto sin saber muy bien cuanto tiempo estaríamos a volver a vernos.

Yo siempre te había hablado de Terremoto, de hecho en el chat ya lo comentaba y ya sabias como era. Me pasé todo el tiempo en que salimos haciéndote mala publicidad de mí. Te contaba mis defectos, mis preocupaciones, mi vida tan poco tranquila, los problemas de mi hijo… me pasaba todo el tiempo pidiéndote como era que con tantas catalanas solteras que había a tú alrededor querías estar conmigo. Tu siempre me respondías que no te gustaban las demás, que quien te gustaba era yo y también solías añadir que nunca habías conocido a ninguna mujer que se hiciera tan poco publicidad de ella y se pusiera tan mal. Yo te insistía en que lo nuestro no era fácil y yo llevaba puesta una mochilita muy especial y éramos un lote inseparable.

Antes de venir a vivir con nosotros habías venido por cuestiones del proyecto dos veces, y estuviste en casa. Temíamos que es lo que diría Terremoto la primera vez que te viera y ya nos habíamos preparado para lo peor. Ese día también fuimos a buscarte los dos al aeropuerto, y al llegar a casa, lo único que te preguntó Terremoto fue “y tú, y tú, y tú que haces aquí” Tú te quedaste sorprendido y yo me agaché y le dije que era un amigo de mamá que estaba haciendo un trabajo para su cole y estaría unos días en casa con nosotros. Terremoto se lo pensó un poco y luego te dejó bien claro que las patatillas y la carne rebozada de la cena eran para él, que no tenía nada más que objetar.

Hace ocho años que fuimos al aeropuerto a buscarte. Llevabas cuatro maletas muy pesadas, tanto que dos de ellas se cargaron uno de los carritos de viaje que llevaba para traerlas a casa. Unos días después tú madre nos mandó el resto de cosas por mensajería. Habías dicho a tus padres que tenías novia y que te irías a vivir con ella unas semanas antes de hacerlo, de hecho, creo que ya tenías los pasajes y aún no se lo habías dicho. Tu padre siempre se había metido contigo porque no tenías novia y tú siempre le habías dicho que cuando la tuvieras él sería el último en enterarse, y vaya si lo cumpliste.

Antes de venir a vivir con nosotros ya habías visto a Terremoto en plena crisis y sabías lo que te encontrarías, por si te quedaba alguna duda. Cuando me dijiste que querías que viviéramos juntos estuvimos pensando donde. A mí no me hubiera importado ir a Cataluña, me gusta, podría haber intentado pedir una permuta, cosa difícil pero podía haberlo intentado. Pero le veía un problema, pese a lo que pudiera parecer, ese problema no eran mis padres. Yo soy hija única y siempre me han dicho si no lo hice para no dejarlos solos, ese no era el problema. Ellos habían vivido su vida y ahora me tocaba vivirla a mí, así que el quedarme o irme no dependía de ellos. El problema aunque le pueda sorprender a más de uno era mi ex. Siempre he creído que los hijos, aunque sus padres ya no vivan juntos, con quienes tienen que estar es con sus padres. Mi ex puede tener sus defectos, pero es el padre de Terremoto, y yo no podía irme e impedir a su padre poder ver a su hijo ni a su hijo no estar con su padre. Los hijos tienen que estar siempre con los padres, no son un paquete exprés que se pueda enviar por correo para estar una temporadita aquí y una allí. Tú entendiste muy bien este motivo, y lo aceptaste. Lo pensaste y decidiste que querías venirte a vivir con nosotros. Dejaste atrás a tus amigos, a tu familia, tu vida y te viniste a esta isla y formaste una nueva familia.

Ahora somos uno más en casa, hace tres años tuvimos a Tsunami y es lo más guapo que hay en el mundo, es la alegría de cada día, simpático, aventurero, cariñoso, dinámico, inteligente. Nos costó muchísimo que viniera, pero todos los esfuerzos se han visto más que compensados y cada día con mis hombres es una alegría. Te he pedido muchas veces si no te has arrepentido alguna vez de haber venido o de estar con nosotros y siempre me has respondido que en ningún momento.

Tuvimos un primer año muy bueno, y justo el día en que cumplíamos el primer año juntos operaron a mi madre de una caída que había tenido dos días antes y luego tuvo otras dos operaciones y luego le diagnosticaron Alzhéimer. La verdad es que estos años no han sido todos de color de rosa. Hemos tenido muchas cosas, algunas buenas, algunas buenísimas y otras muy malas incluso trágicas, pero siempre hemos estado juntos. Cuando yo me hundía tú me salvabas, y cuando te hundías tú yo te salvaba a ti. Lo cierto es que hemos pasado por muchos más momentos malos que buenos, pero incluso con todos esos problemas siempre nos hemos tenido.

Antes de que vinieras te prometí que no sabía como nos iría pero de lo que estaba segura es que nunca te aburrirías y ciertamente, con todo lo que hemos vivido estos años, nunca hemos tenido tiempo de aburrirnos.

Hoy hace ocho años que tú viniste a vivir con nosotros y le hemos pedido a mi ex que nos haga unas horitas de canguro con los dos nenes y nos iremos al cine a ver El Hobbit, de nuestro querido Tolkien. Luego volveremos a casa y cenaremos en familia. Estos años han dado para mucho y espero que sigan dando para muchos más y dentro de otros ocho años tal vez vuelva a escribir una entrada dándote las gracias por haber creído en nosotros. Por habernos preferido, siendo como era una opción poco tranquila, en vez de quedarte con alguna catalana sin hijos y sin problemas. Por haber venido a esta isla de la que te has enamorado y te gusta tanto que no la cambiarias ahora por ningún otro lugar y sobre todo gracias por seguir diciéndome que ha valido la pena y eres muy feliz a nuestro lado. Nosotros también lo somos y yo me sigo derritiendo cada vez que me miras o me abrazas. Te quiero con todo mi corazón.  Gracias por haber sido tan loco y haber venido hace ya ocho años.

Dibujo de familia con peluches, por Terremoto.

Dibujo de familia con peluches, por Terremoto.

Una historieta familiar y luego cocina mallorquina: sopes mallorquines o sopes solleriques o de primavera

12 Dic

Hola a todos, hoy os voy a proponer una nueva receta familiar, esta también lleva años y años con nosotros. Primero os voy a contar un poco lo que son las sopas. Aunque su nombre de a pensarlo, no es una pasta, es simplemente rebanadas muy finas de pan payes o también llamado pan moreno, cortada y dejadas secar de un día para otro.

Es un plato de la cocina tradicional, de esos que cuando no tenían nada con cuatro cosas arreglaban un buen puchero que estaba delicioso. En Mallorca las sopas son muy versátiles y creo que hay una infinidad de recetas, depende de la zona y de la estacionalidad del año, incluso diría que cada familia tiene la suya. Algunas son secas y otras caldosas, unas son de pescado, otras con carne y otras sólo de verduras. Entre las más nombradas están las sopas de pescado típicas de las poblaciones costeras, las de matanzas que se hacían cuando se había sacrificado un animal, y se hacían con lomo y carne de cerdo, las hervidas con caldo de verduras, las de carboner cuando se hacían con el caldo de las habas, las escaldadas….

Según he consultado en el pueblo de Sóller, que es de allí donde os daré la receta, hay recogidos 37 recetas diferentes de este plato. Como veis, hablar de sopes en Mallorca, da para mucho puchero.

Supongo que el plato nació en la payesía, las rebanadas de pan finitas se hacían del pan que había sobrado ese día y se cortaban y dejaban de un día para otro a que se secaran. Una vez secas guardaban bien bastante tiempo y se podían preparar cuando quisieran. He visto algunas fotos de posesiones en las que se ve en la cocina a una vieja payesa preparando verduras y al lado al payes con su navaja rebanando sopas. Hoy en día en algunas panaderías de esas que tienen solera poseen una gran máquina en forma de “guillotina pendulante” que las va cortando. Supongo que las más modernas no deben tener nada que ver.

La receta de hoy viene de la familia de mi abuela paterna, que era de Fornalutx, uno de los pueblos más hermosos de Mallorca. Este pueblo está situado junto a Sóller, quizás otro de los pueblos más hermosos de Mallorca y ambos están dentro de un valle, el valle de Sóller. Como podéis imaginar por lo que he dicho, entrar allí es un regalo para la vista. Está inmerso en medio de la sierra de Tramuntana, toda rodeada por montañas, antiguamente se llegaba por una carretera que subía la sierra y luego bajaba, actualmente hay un túnel de pago que te ahorra mucho camino pero te quita paisaje, no se puede tener todo. En muchos laterales de las montañas hay pequeños marjales donde se cultiva el olivo y en todo el valle el cultivo principal es de cítricos, naranjos, limoneros, mandarineros, pomelos… En ciertas épocas del año aquello está inundado de un profundo aroma a azahar, si uno no ha ido allí no puede imaginarse lo precioso que es. Sóller tiene un puerto, también muy mono y de él partió a finales del siglo XIX mi abuelo para Francia, para irse a ganar allí la vida.

Mi abuelo había nacido en 1884 y se fue con doce años porque veía que en Sóller no había mucho donde vivir. Su padre que era carpintero se lo tenía prohibido y lo puso de aprendiz con otro conocido suyo del puerto. Un día fue a ver como le iba a su hijo y se lo encontró sobre el techo de unas casas que daban sobre los acantilados, reparando el tejado sin ninguna cuerda ni nada donde sujetarse. Mi bisabuelo le mandó bajar y se lo llevó de nuevo al pueblo, fue entonces cuando le dio permiso para irse ya que según dijo, prefería tener un hijo vivo por Francia que no muerto allí. Mi abuelo no quiso esperar, a la semana siguiente eran las fiestas del pueblo pero él dijo que se las saltaba y se embarcó en un buque que transportaba naranjas e iba al puerto de Sète, ese barco se llamaba El León de Oro y en el golfo de Roses tuvieron una gran tormenta y tuvieron que refugiarse durante una semana. Contaba que la travesía había sido muy movida ya que él dormía en cubierta donde podía, porque no había podido pagar mucho más y tenía que administrar lo que tenía para la llegada. Mi abuelo se fue desplazando poco a poco por Francia, primero Marsella, luego Lyon. La primera guerra mundial lo pilló en París. Mientras estaba allí un día un paisano de Sóller le llamó por la calle para decirle que había recibido un paquete del pueblo. Mi abuelo se desvió de su ruta para hablar con este compañero y justo en ese momento uno de los obuses de La Gran Berta fue a estallar allí donde él debía haber estado. Siempre dijo que le debía la vida a una caja de sobrasadas. Más tarde se estableció en una ciudad más al norte llamada Lille muy cerca de la frontera con Bélgica, allá por el mar del Norte, donde montó una tienda de ultramarinos y como no, entre otras cosas, de venta de naranjas sollericas.

Vino para dos cosas a Mallorca, para hacer la mili y luego para casarse. En esa época las bodas eran concertadas y por lo visto la primera opción que le plantearon no estaba dispuesta a dejar el pueblo. La segunda opción fue mi abuela, una joven moza del pueblo vecino hija de un molinero y que por lo que se en su juventud era muy guapa. Yo cuando la conocí difícilmente hubiera podido decir que alguna vez hubiera sido joven, pero eso es lo que se cuenta. Así que se conocieron, creo que estuvieron cortejándose algo menos de un mes y mi abuela dijo que conforme, que se casaban y se iba a Francia. Cuando mi abuela se fue de Mallorca con mi abuelo era a principios del siglo XX, creo que aproximadamente por 1920 ya que mi tío nació en el 22 y mi padre en el 25. Con este rollo familiar que os acabo de contar podéis dar por seguro que la receta de hoy muy posiblemente tenga mas de cien años, que no es nada. Se trata de las sopes solleriques o sopas de primavera y esta entrada se la dedico a mis abuelos, a todos los sollerics que marcharon para Francia, que no fueron pocos, y a toda la gente del valle de Sóller, que se mantenga así de hermoso durante muchos años.

Sopes solleriques o sopes de primavera:

Ingredientes:

Sopes (podéis probar de ir cortando lo más fino posible un pan y dejarlo de un día para otro, que sea un pan consistente y sin sal)

Aceite de oliva

Tomates de ramillete (evidentemente, si no tenéis de este tipo que son los típicos de aquí, cualquier tomate vale)

Cebolla

Ajo

Perejil

Guisantes

Judías

Col rizada (si es normal no pasa nada, pero si podéis encontrar la rizada o borrachona vale la pena)

Pimientos verdes

Patatas

(La receta original no lleva zanahoria pero a mis nenes les gusta y se la pongo)

Huevos

No os he puesto cantidades porque yo hago una olla para dos días y para todos, si queréis probar con menos cantidad vais calculando la cantidad de verduras y hacéis algo más reducido.

Si se puede cocinar en una cazuela de barro mejor, pero si se tiene las de aluminio pues tampoco pasa nada. Primeramente en el aceite de oliva se hace un sofrito de cebolla y tomate cortado en trocitos pequeños. Se le pone también uno o dos dientes de ajo con la piel y que has machacado sobre la encimera o la mesa para romperlos. Dejas que el sofrito se vaya haciendo y cuando esté algo adelantado cortas perejil y se lo añades y dejas que se acabe de hacer. Cuando el sofrito esta en su punto se le añade agua, bastante y se deja a que empieza a hervir.

Mientras esperas a que hierva ir preparando las verduras. Se tienen preparados los guisantes. Las judías se limpian y cortan a trocitos pequeños, los pimientos verdes (hay que poner bastantes, yo suelo poner seis o siete pero es que hago una olla muy grande) hay que lavarlos y quitar las semillas, luego se cortan por lo largo y se cortan en rodajas, así quedan a trocitos.

A la col se le lavan las hojas, yo le quito un poco la parte dura del troco, pero eso es opcional y las corto a trocitos. Primero enrollo unas cuantas hojas y las pongo sobre la tabla, luego voy haciendo unos cuantos cortes longitudinales con el cuchillo y luego las corto a rodajas, así quedará hecha en trocitos pequeñitos.

La patata se pela y se lava y se corta a daditos pequeñitos

Si uno quiere poner otra verdura tipo puerro o zanahoria, también puede hacerlo cortándolo en trocitos pequeños.

Cuando el agua hierve se ponen todas las verduras, primero las pequeñas, luego la col y sobre esta las patatas. Hay que mirar como va de sal y si se quiere se puede añadir una pastilla de caldo.

Ahora sólo tienes que dejar que hierva todo hasta que estén hechas todas las verduras. El cocido debe quedar caldoso entre el agua que hayamos puesto y el que vayan soltando las mismas verduras.

Luego la parte final se hace antes de montar el plato. Se coge un plato hondo y en el fondo poner las sopas que hemos roto a trocitos, así que si las hacéis en casa no os apuréis si no quedan todas de una pieza. Sobre las sopas pondremos un chorrito de aceite de oliva, sin pasarse, sólo un chorrito.

Mientras tanto habréis cogido una sartén y dentro habréis puesto unos cuantos cazos del caldito de las verduras. Cuando este caldo esté hirviendo se pone un huevo dentro, como si hicierais un huevo frito pero en lugar de aceite en caldo, y lo escaldáis.

En el plato donde tenéis las sopas vais a poner justo antes de que este acabado de hacer el huevo, unas cuantas cucharadas de las verduras y un poco de caldo y encima de todo el huevo y marchando para la mesa que eso está de para chuparse los dedos.

Es una comida muy fácil de hacer, no es complicada cuando uno sabe lavar y pelar verduras y si sabes freír un huevo. Eso sí, lleva su tiempo porque el sofrito necesita un rato y el hacer hervir tanto líquido pues también, pero de complicado tiene poco.

Se puede comer tanto con tenedor como con cuchara, yo prefiero la cuchara. Se rompe la clara del huevo y se mezcla con todo. Se supone que también tienes que romper la yema y mezclarlo con todo, pero en casa nos encanta reservarla para lo último cuando sólo quedan dos cucharaditas y un poco de caldito y luego la mezclamos al final y con el caldo de las verduras tiene un gustito que huuuummmm.

Teniendo en cuenta que ahora van ha venir unos cuantos días de saturación alimenticia, esta receta os puede ir muy bien para desintoxicaros un poco. Así que no me digáis que no tenéis escusa en hacer un plato de verduras sano, fácil, consistente, calentito y que se puede hacer de un día para otro y sólo se tiene que hacer el montaje al final. Y como os digo siempre, si un día lo probáis ya me contareis. Bon profit.

sopes

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: