Tag Archives: plátano

El postre que se inventó Terremoto para un concurso de postres y aprovechado para el segundo reto de “El ingrediente secreto de Ira”

28 May

Los asiduos al blog ya sabéis que Terremoto tiene una veta cocinera con solera que se le despertó allá por los cinco añitos o puede que antes. A esta edad mi niño ya se ponía sobre una silla para pasar los trozos de pollo por la galleta picada  y huevo. En Mallorca se usa un tipo de galleta en lugar de pan rallado. Nosotros se los poníamos en la sartén porque demasiado peligro ya tenía lo de estar sobre la silla al lado de los fogones. Algunas veces se ha inventado recetas y reconozco que unas cuantas han estado muy buenas. Terremoto es más de cocinar salado. Pero cuando nos enteramos que en una torrada-excursión del APA de su cole organizaban un concurso de postres, no le faltó tiempo para decir que pensaba presentar uno y ponerse a pensar en ello. Estuvo varios días en plan mono-tema con lo del concurso. Al final decidió un postre dulce pero sano. Conseguí que me lo contara, porque siempre está con un halo de misterio misterioso y luego va y me pilla sin ingredientes justo cuando acaban de cerrar el súper y no vuelven a abrirlo hasta el lunes. Hicimos una primera prueba y no estuvo mal pero teníamos que perfeccionarlo un poco,  así que seguimos pensando. Le comenté algunas sugerencias y le gustaron. Lo intentamos por segunda vez con alguna de las modificaciones y cha-chán, postre buenísimo y aceptado por el autor.  El día antes del concurso dormía en casa de su padre, así que se llevó los ingredientes para hacerlo por la tarde.

Mi ex siguió las instrucciones al pie de la letra. “Terremoto sabe hacerlo así que tú sácale un vaso y déjale hacer, ¿de acuerdo?” y claro, sin interferencias la receta fue rápida de montar. Según me contó mi ex a las seis de la mañana del sábado ya estaba vestido y pidiendo cuando era el concurso. Obvio decir que primero se tenía que ir al lugar señalado, hacer fuego, hacer brasas, hacer una torrada, comer y luego venían los postres. También obvio decir que no llegó tarde, fue el primero en presentarlos.

Se presentaron unos cuantos postres, pero todos hechos por mamás. El único niño que se atrevió con el reto culinario para la categoría de alumnos fue nuestro Terremoto.  Se llevó una medalla de oro de la que se siente muy orgulloso y ha puesto con sus medallas de deporte.  Tengo que decir que además de pasión de madre, el postre en sí es sencillo y sabroso. Terremoto se encargó de que casi todos lo degustaran, hasta que una de las monitoras lo probó, y sólo lo devolvió cuando el vaso estaba completamente rebañado y limpito, le encantó.

Cuando al volver de la torrada-excursión abrí el ordenata y mire que ingrediente había en el reto de Ira, me quedé alucinada pensando en que eso debía ser telepatía. Le leí a mi pareja de que iba el segundo reto, un postre que se sirviera en vaso. Nos miramos los dos y dijimos al unísono “El postre de Terremoto”.

Así que os presento el sencillo y delicioso postre que Terremoto se inventó hace poco para su primer concurso de cocina.

Ingredientes:

Galletas tipo digestive (la primera vez lo intentamos con las tipo María, pero pierde mucho, mejor estas)

Plátano más o menos maduro (uno por cada vaso que hagamos)

Fresas (entre cuatro y seis por vaso)

Chocolate de postres (nosotros usamos el Nestlé, que se puede separar en barrita, está delicioso y es fácil de separar y dosificar)

Una cucharada de agua

Una o dos cucharadas de leche

Nata para montar con un 35.1 de materia grasa como mínimo

Azúcar o edulcorante líquido.

Un vaso para su montaje.

Elaboración.

Es muy sencillo. En un vaso poner en el fondo unas cuantas galletas digestive rotas, no machacadas. Encima pondremos un plátano cortado a rodajas.

Lavamos las fresas sin cortar el rabo, quitarlo después de lavar. Se cortan en cuartos. Se ponen unos cuantos cuartos sobre los plátanos, aproximadamente unas cuatro o seis fresas, depende del tamaño del vaso y de lo que nos haya ocupado lo anterior. Si las fresas están un poco ácidas se puede poner una pizca de azúcar o unas gotitas de edulcorante líquido si se quiere controlar el aporte de azúcar del postre.

Se cogen dos trozos del chocolate para postres Nestlé y se trocean en un bol. No es necesario hacer trozos muy grandes, con que hagamos tres trozos por barrita ya vale. Añadimos una cucharada de agua y ponemos un minuto en el microondas. Sacamos del microondas y removemos con una cuchara. No tardará en espesar pero si seguimos removiendo tomará un brillo especial. Entonces le añadimos un pequeño chorrito de leche, muy poco. Volvemos a remover y que ligue bien. De esta forma ablandamos el chocolate y no hemos de recurrir a ningún tipo de mantequilla para ello.  Con una cuchara ponemos chocolate encima de las frutas.

Para finalizar se coge la nata, se pone un poco en un vaso de batidora y con las varillas se va batiendo. No es necesario añadir azúcar. Una vez montada se añade sobre el chocolate.

Se ponen los vasos en la nevera y se dejan unas cuantas horas o mejor de un día para otro. Antes de servir se adorna con unas cuantas perlitas de chocolate.

Para el concurso nos llevamos un spray de nata y las pepitas para facilitar el traslado y que no se nos fundiera la nata durante el camino y se pusiera malo. Además de cuidar la estética no era cuestión de causar una diarrea galopante por nata en mal estado a todos. Usando spray de nata también queda muy bien, pero gana si se hace con la nata y se pone en la nevera. Cuando se saca se ha endurecido un poco y las texturas cuando hundes hasta el fondo del vaso la cuchara y luego subes un poco de cada ingrediente es muchísimo mejor.

Espero que esta primera receta de mi nene os guste casi tanto como le gustó a la monitora. Además, como veis, es apta para elaborar con niños, mejor que por padres, hasta el próximo reto i bon profit.

P11102441



Receta de pan de plátano y naranja con la panificadora del Lidl, ideal para el desayuno y para el reto de cocina de “El ingrediente secreto de Ira”

15 May

Hola a todos y todas. Tengo que confesar que hacía unas semanas que tenía pensado poneros esta receta porque ya la he perfilado a nuestro gusto y justo en este momento me entero que se ha montado un nuevo reto en la blogoesfera, esta vez de carácter culinario. Se nos van a ir dando platos o ingredientes y tenemos quince días para pensar en una receta, hacerla y colgarla. El premio: disfrutar como enanos en la cocina y adquirir nuevos conocimientos. Hacer algo por placer es de los mejores premios que hay. Sólo espero que mis labores maternales me dejen llevar el ritmo, porque una se desenvuelve bien entre cacharros y cubiertos pero tampoco soy una cocinera consumada con largo historial de cocinillas, así que ya veremos. Las bases del concurso podéis verlas en este enlace.

El primer ingrediente propuesto es muy habitual en las casas con nenes, ¿quién no se ha tomado de pequeño una papilla de plátano machacado con zumo de naranja? De pequeña y no tan pequeña era mi preferido. Salvo que uno le tenga alergia, ya que el plátano es uno de esos alimentos que puede darte alergia y suelen mirarte a la hora de hacerte las pruebas, es un clásico de toda la vida. Conocía hace años a un chico que sí que le tenía alergia pero le encantaban y me contaba que de pequeño de escondidas de sus padres y buscaba un momento que estos no estuvieran ocupados. Entonces se arreglaba, se ponía la cazadora, cogía las llaves del coche y se iba a sus padres con las llaves en una mano y el plátano a medio comer en la otra para que le llevaran lo antes posible a urgencias. Su madre me decía que estaba amargada, pero siendo varios hermanos no podía dejar a los demás sin la dorada fruta.

La receta de hoy surgió por unas búsquedas que hice hace unos meses. Terremoto y Tsunami son unos asiduos devoradores de plátanos, a ambos les encantan y cada día suelen llevarse uno de merienda al cole. Todo sería perfecto y hermoso si no fuera por un detalle, a Terremoto sólo le gustan los plátanos muy verdes y a Tsunami en su punto, pero a la que se pasa un pelín o tiene manchas negras, ya tengo allí el plátano abandonado. Al cabo de unos días en los que se ha repuesto la munición de plátanos en el frutero, mi menda, que no tendría que comer por lo de intentar controlar el peso, acaba dando cuenta de los “ultramaduros” según los peques. Ya les puedes contar que las manchitas negras en la piel no tienen porque indicar que dentro estarán mal. Nada. Que me toca apechugar o los comemos los mayores o se tiran y tengo la política de que en casa si se puede evitar no se tira nada de comida que esté en buen estado. Estuve pensando sobre ello y me pregunté si no debían existir panes de plátano, así que busqué en internet y sí, existen, y sí. Hay un montón. Así que fui cribando para encontrar una receta que cubriera mis expectativas de aprovechar plátanos, que no sea muy grasa y a ser posible que se pueda adaptar al intento de régimen de Terremoto para no engordar. Al final encontré una receta que he visto en dos webs, son estas.

http://www.petitchef.es/recetas/pan-de-platano-y-naranja-fid-481228

http://www.misratosenlacocina.com/2012/06/pan-de-naranja-y-platano-panificadora.html

Primeramente hice esta receta tal como indica y ya os digo que está muy rica. Pero yo quería afinarla un poco más para que resultara más ligera y se adaptara más a nuestro deseo de pocas grasas por el bien de Terremoto. Además, la receta es para un pan de 750 y puestos que nos ponemos, yo prefiero hacerlos de 1250 que total se tarda el mismo tiempo y tenemos más. También introduje la variación del programa expreso que tarda menos y en menos de dos horas tienes el pan humeante ante ti. . Así que hice cálculos, probé algunas modificaciones y así ha quedado finalmente mi adaptación y receta de pan de plátano con la panificadora del Lidl.

Ingredientes:

6  y ½ cucharadas de zumo de naranja (normalmente me viene clavado con una naranja de zumo de las que compramos)

320 ml de agua

200 gr de plátanos maduritos, sin piel y machacados con un tenedor

un par de chorritos de edulcorante líquido que pueda ser usado en caliente

400 gr de harina de fuerza

400 gr de harina integral

2 y 1/2 cucharadas de leche en polvo

65 ml de aceite de oliva virgen

1 sobre de levadura de panadero

una pizquita de sal

media cucharadita de jengibre

media cucharadita de canela en polvo

un poco de leche templada para pincelar o glasear.

Preparación:

En un recipiente apto para el microondas ponemos los líquidos,  el agua, el zumo y el aceite y lo calentamos tres minutos.

Una vez caliente lo ponemos en la cubeta.

Encima ponemos más o menos la mitad de la harina, que no haya contacto con los líquidos. Luego el sobre de levadura y acabamos de cubrir con la harina.

Sobre ésta el plátano chafado rociado con el edulcorante.

Encima del plátano va la leche en polvo. Encima el jengibre y la canela y por la zona lateral la pizquita de sal.

Cerramos y programamos el número 5 expreso, peso 1250 gr. y corteza medio tostada.

Tenemos que vigilar para quitar las palas de amasado, que siempre queda luego mejor el pan y facilita el corte luego. También tenemos que vigilar cuando acaba el levado y empieza el horneado, entonces con un pincel de silicona, pinto sobre el pan con algo de leche tibia.

¿Que consigo con todas estas modificaciones de la receta original?

Como en el pan de molde, al estar los líquidos calientes me permite usar el programa expreso con muy buenos resultados, con el consiguiente ahorro de tiempo y de electricidad.

No uso leche porque creo que quedaría demasiado biscocho, pero reconozco que no lo he intentado con leche.

Sustituyo la margarina por aceite porque me parece más sano y queda perfecto.

El edulcorante con el plátano ya le da suficiente dulzura, al fin y al cabo es un pan, no un bizcocho. Así, sin azúcar ni mantequilla, Terremoto puede tomarlo también como desayuno sin ningún problema.

El uso del jengibre y la canela le dan un toque y un aroma especial que no tiene sin ellas y para mi gusto gana bastante.

La leche en polvo, como también os comenté en el pan de molde,  le confiere más esponjosidad y al colocarla sobre el plátano regula el exceso de líquido que pudiera soltar y facilita su mezcla con la harina.

El resultado es un pan tierno, que una vez frio se corta perfecto. No se desmiga, cosa que se agradece un montón.  Conserva muy bien aunque hayan pasado unos cuantos días desde su elaboración, ya que al usarlo sólo para el desayuno nos dura más que el pan normal. Finalmente, os diré que a todos los que lo hemos probado nos ha recordado  mucho a los suizos. Supongo que tostado o con mermelada encima debe estar bueno, pero es que no le hemos dejado la oportunidad de probarlo porque nos cortamos un trozo y así tal cual sirve para desayunar o merendar.

Si no fuera poco todo esto, he tenido la suerte de que a Tsunami le ha encantado y al final he encontrado algo casero que sustituyera de tanto en tanto los panes de leche del super, ya que cada día para desayunar se toma uno y no había forma de encontrar nada casero que lo sustituyera, lo intenté haciendo yo el pan de leche, haciendo pasta de monas, brioches, pero nada y va y el pan de plátano le gusta mucho y se toma una rebanadita todo contento.

Bueno, espero que como estreno del reto de Ira haya servido, pero sobre todo que os pueda servir a vosotras tanto como a mí. Si alguna se anima ya me comentará y veréis como no se vuelven a quedar plátanos maduros paseándose por la frutera. También si alguien es capaz de llegar a la fase de tostada y mantequilla ya me dirá que tal, porque no hay forma, nos lo comemos antes de sacar la tostadora y sin nada está de rechupete, confió en que os guste i bon profit a tots.

pam platani



Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: