Leche, drogas y congestión

7 Dic

Éste es el lema que ha entrado en casa las últimas semanas y que se repite después de cada cena cuando pensamos si después de comer tomamos algo más.

Mi principal sospecha es que hace unas semanas vino un cliente a mi trabajo, llevaba un gripazo de narices, cuello y vías altas respiratorias. El hombre tosía como un poseso sin parar y vino a fotografiar un material para poder trabajar desde casa calentito y sin problemas. Esta opción me parece muy bien, y muy loable por su parte el hecho de querer seguir con su trabajo de forma casera. Pero su plan de actuación tuvo un fallo gordo, nos ha contagiado a todos. Alguien me preguntará, y ¿como sé yo que el pobre ha sido el responsable? ¿Como se yo que la culpa no es de otro espectrococo o bacilococo o vayaustedasaberquecocopasabaporallí y le estoy dando la culpa a este pobre joven? Pues muy fácil queridos, os lo voy a contar.

Alguien se acerca al mostrador evidentemente acatarrado, es más me informa que con gripe diagnosticada de médico y tos galopante. Se pone a solicitarme cosas mientras me pide que le busque algo, cuando le comento lo que he encontrado le pega un ataque de tos imprevisto. Digo imprevisto porque al menos él no tuvo tiempo de girarse, ni de taparse la boca y yo que estaba hablando os aseguro que sentí como esas micro gotitas, que tampoco eran tan micro, entraban en mi boca. Entonces pensé que había pillado la cepa de pleno.

No sirve de nada que alguien se disculpe, tampoco sirve de nada que te vayas a enjuagar la boca cuando se ha ido, ni que te pases una servilleta. El contagio de esa forma es seguro. Cuando llegue a casa le dije a mi pareja que se olvidara de besitos durante una temporada, que su chica era un efervescente laboratorio de micro-biología en plana juerga de post-graduado. Evidentemente, al cabo de unos días, por no decir algo menos, mi menda lerenda estaba adicta a los gelocatiles.

Mis compañeros de curro también lo han pillado todos, porque luego este chico se quedó un buen rato y el riego de tos era sólo comparable a los aspersores de un campo de golf en pleno agosto mediterráneo. Así que como tampoco nos es tan fácil ahora estar de baja y mucho menos todos de golpe, hemos decidido que vamos a montar una epidemia, porque seguro que el edificio debe estar para poner en cuarentena. Tampoco creo que nos haya pillado una gripe propiamente dicha, ya que sólo tenemos tos, goteo, embotamiento neuronal y más tos. En ningún momento nadie ha tenido fiebre, ni placas en el cuello. Así que hemos aguantado el virus, como media población trabajadora que no se atreve a ir al médico y hemos empezado a cuidarnos entre nosotros. Ir a buscar un cafetito caliente por la mañana, tener un buen rato la taza entre las manos mientras respiras el vaho-olorcito tan delicioso que desprende el brebaje. Beber mucha agüita, que dicen que lo de hidratarse es bueno. Otro cafetito calentito a media mañana, por si nos habíamos olvidado de lo bien que nos había sentado el primero. Regalos altruísticos en forma de pastillitas de regaliz para suavizar la garganta y  compartir la caja de paracetamol… Ha sido como los reyes por adelantado en versión farmacia de guardia.

El llevar también, ya con éste cuatro años con la calefacción estropeada, y tener sólo una triste estufita a la que arrimarse y que encima no se puede encender del todo porque luego saltan los plomos, pues también ha ayudado a que esto no se nos fuera rápidamente.

En casa el único que la ha pillado de momento ha sido mi pareja e imagino que lo de dormir juntos aunque uno esté a dieta de besitos y mordisquitos ayuda. Tsunami está como una rosa, menos mal porque los constipados y sus complicaciones son su punto débil y suele acabar con ingresos hospitalarios. Terremoto se ha acatarrado un poco. Mi mayor es un poco hipocondriaco y cuando alguien estornuda, él también tiene que hacerlo porque seguro que se habrá contagiado, aunque el estornudo fuera porque hemos esnifado pimienta haciendo la comida. No creo de momento que esté enfermo por nosotros y al menos no lo lleva mal. El antimucolítico y los sprays nasales ya están a la orden del día junto a su platito con trocitos de cebolla nocturno para ayudarle a despejar la nariz que tanto le gusta y pide cada vez que hace un estornudo. Es que en el fondo tiene un ramalazo de Moliere y luego cuando se pone enfermo de verdad nadie se lo acaba de creer. Terremoto es como la versión de Pedro y el lobo pero en vez de lobo con cualquier virus.

Así que estamos los dos bastante mocosetes, mi chico y yo. Ambos enfundados en unos poco estéticos batines pero calentitos a más no poder, con cómodas zapatillas, paquetes de clínex estratégicamente colocados por todas las mesas o mesitas de la casa y dándole a los jarabes y a las dos cajas de cuarenta paracetamoles de 1mg. que me compré (una para casa y otra para el trabajo pero la cara que puso la farmacéutica cuando me llevé 80 pastillitas). Lo cierto es que estamos mucho mejor pero el catarro se niega a abandonarnos del todo. Este mediodía aprovechando que iba a comprar pasta de dientes en la farmacia, he cargado con artillería pesada; más jarabe y el frenadol de turno.

Espero que nuestro grito de guerra post-cena de leche (calentita por supuesto) drogas (paracetamol y a partir de esta noche frenadol) y congestión (que se vaya pronto que ya le toca) deje de resonar pronto en nuestras casas y los peques no vayan a más que así como están, aunque uno esté con un constipado empático, están muy monos.

2012 Tardor 662

Anuncios

8 comentarios to “Leche, drogas y congestión”

  1. Maribek 8 de diciembre de 2012 a 10:44 am #

    Espero que mejoréis pronto.
    Yo también estoy enferma y con muy pocas ganas de todo, es lo que tiene sentirse mal. Pero al menos no me muevo de mi casa para no contagiar a nadie, que este hombre ya se lo podía haber pensado mejor…

    • Laura 8 de diciembre de 2012 a 3:44 pm #

      Estamos intentando mejorar, pero los virus son más tozudos de un mulo cabezón y de ideas fijas. Dentro de un ratito llevaré al Tsunami a urgencias a que le den un vistazo. De día esta fabuloso, pero a la que se tumba en la cama nos da unas noches… así que con sus antecedentes de bronquitis mejor lo llevo a que lo osculten por si acaso.
      Maribel, no creas, hay gente muy poco mirada, recuerdo el hermano de una amiga mia que se plantó en un cumple con los tres niños con varicela en plena enfermedad. Imaginaté todo un chiquiparque lleno de pequeñajos y recuerdo que además una embarazada y los tres bichos allí como si nada. Recuerdo que le dije que eso se contagiaba y que si lo pillaba la embarazada podía tener riesgos de aborto o de malformaciones fetales. Me dijo que así todos los niños lo pasarían y total algún día tenían que tenerlo y que la embarazada que se cuidara ella. Casi me lo como y sin patata. Mi amiga me dijo que ya se lo había dicho, que él y la cuñada son un caso perdido y ella misma esta harta de que se junten los primos y los suyos acaben contaminados de cualquier cosa.

  2. MisMellis 8 de diciembre de 2012 a 11:09 am #

    PUes ando igualita que tú…. con un gripazo impresionante cuyos virus vinieron de la guardería con Repollete y Princesita, aquí la floja debo ser yo que soy la única que está drogándose y arrastrándose como cual trapo viejo porque el resto de los habitantes de mi casa están estupendos….

    • Laura 8 de diciembre de 2012 a 3:50 pm #

      Ufff mamimellis, preparaté, porque lo de la adaptación a la guardería son unos dos años de moquetes y espectrococos infantiles varios. Además de que se lo contagian entre los peques hay el peligro de que los papis no estamos acostumbrados a los virus de niños y cuando pillamos uno lo pasamos peor. Preguntalé a tu madre exactamente que pasastes de pequeña para estar preparada por si la varicela, las paperas o cosas por el estilo.
      Yo hasta suspiraría por llegar a la categoría de trapo y mi pareja ni te cuento que el pobre está para el arrastre y aquí estamos los dos, ni que ni siquiera nadie pueda venir para poder dormir una horita. Es lo malo de estar solos, supongo que tú también sabes lo que es. Cuidate y ya sabes, por la noche leche, drogas y congestión.

  3. Netzi 9 de diciembre de 2012 a 6:05 pm #

    Uy Laura, siento mucho escuchar que estéis enfermos!! Pues vaya con el que te la pasó hija.. En fin, espero que se vaya prontito y que los peques no la cojan definitivamente, y que pronto todos los medicamentos, pañuelos y batines pasen a mejor vida!!

    Un besazo guapa, cuidaos mucho!! Muasss

    • Laura 9 de diciembre de 2012 a 7:10 pm #

      Gracias Netzi, estamos en ello y parece que empieza a ir mejorando. Por cierto, por el norte lo de los resfriados y demás ¿es tan habitual como aquí o ya estais más inmunizados? Es que con veinte bajo cero como dijistes el otro día da yuyu.

      • Netzi 9 de diciembre de 2012 a 8:33 pm #

        Hola guapa!

        Me alegro de escuchar que vais mejorando! A ver si ya pronto estáis bien del todo..

        Pues por aquí es más o menos igual, yo todos los años me cojo o un buen par de resfriados o incluso una buena gripe!! Aquí el problema generalmente es que los niños suelen tener problemas de oídos, normal con el frío este…
        Pero bueno, al menos hemos mejorado un poco de temperatura, ahora estamos en torno a -10, ains que siga así hasta que nos vayamos por Navidad, que los -20 no me gustan nada!!
        Muchos besos!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Sobre las infecciones y las vacunas (precuela del post de ayer) | De azul a verde - 5 de junio de 2013

    […] Todo lo que he citado en el párrafo anterior son circunstancias que yo puedo controlar e incluso así puede ocurrir algo que salga mal y la hemos fastidiado. Pero yo no puedo controlar con que personas nos cruzaremos por la calle yo y mi familia. No puedo controlar si algún niño con una enfermedad se ha ido a jugar al parque justo antes de que vaya mi hijo y luego mi nene se pone en contacto con lo que se ha infectado. Yo no puedo controlar que una persona infectada vaya al súper y coja una bolsa de algo y luego lo deje en su sitio y yo vaya luego y me lo lleve a casa. Tampoco puedo controlar que una persona infectada suba al bus, o coja un taxi o vaya al cine o vaya al cole donde está mi nene o entre en mi trabajo y me tosa cuando yo estoy hablando y note como me salpica su saliva dentro de mi boca como me pasó este invierno y que os conté en este post. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: