Archivo | Anecdotas RSS feed for this section

Luis Bermejo, un gran amigo y un gran profesional nos ha dejado

13 Dic

Hace unos años, antes de que Tsunami naciera, conocí a un gran profesional del cómic. Fue de una forma extraña. Queríamos hacer una exposición sobre Tolkien, que al final no se realizó, y queríamos entrevistarle. Bermejo había ilustrado el único cómic autorizado que se ha publicado del Señor de los Anillos. Sabíamos que vivía en Mallorca, pero nunca creímos que sería tan fácil como llamarle por teléfono, presentarnos, explicarle que queríamos y que automáticamente nos dijera que estaba encantado de recibirnos en su casa.

Ese día fuimos tres personas a verle, un compañero nuestro, mi pareja y yo. Entramos en esa casa llenos de respeto. Uno no va cada día a ver una leyenda del cómic tan fácilmente. Pero lo cierto es que tanto Luís como su mujer nos abrieron su casa y nos trataron como si nos hubieran conocido de toda la vida. Hicimos una primera entrevista, y más adelante otra, y otra, y otra. Con el tiempo acabamos cultivando una pequeña amistad. Así que lo que al principio había empezado como unas visitas para realizar un artículo, se fue convirtiendo en una visita por el mero placer de verle. Entonces charlábamos sobre su vida, pero también hablábamos de nuestras familias, yo les contaba los problemas de Terremoto y poco después les anuncié el nacimiento de Tsunami. Recuerdo una vez que Luís nos llamó para ver una exposición de los originales de los cómics y también de sus pinturas. Luís era un gran dibujante de cómics, pero como pintor me atrevería a decir que era mejor. Sabía realizar unas obras magníficas y diversas. Ese día vi una pintura de un zoco árabe que me enamoró pero superaba mucho mi disponibilidad económica en ese momento. El cuadro se vendió, pero yo aún recuerdo esa pintura tan exquisita y sublime.

Sabía que Luís estaba pachucho, su mujer me lo había comentado las últimas veces que hablamos por teléfono. La última vez que lo vi fue para hacer unas gestiones y adquirir unas láminas suyas para una exposición sobre Tolkien que actualmente hay en Alicante. Eso fue el año pasado y se le veía muy atropellado, pero seguía conservando esa alegría y esa sonrisa que siempre había tenido y tenía cada vez que alguien iba a verle. Luís siempre fue un hombre sencillo, alegre, con mucho humor, enamorado de su familia, de su mujer, su gran compañera, de sus hijos y de sus nietos. Me hablaban de ellos, de lo orgullosos o preocupados que estaban por sus vidas. Por una de esas casualidades, conocí a una de sus hijas, trabajaba cerca de donde yo trabajo y durante unos años nos veíamos muy a menudo. Luego, ese sitio cerró y ya sólo sabía de ella cuando le preguntaba a sus padres.

Confieso que me está costando mucho escribir estas líneas y sé que no están ni de lejos a la altura que debería estar. Sé que Luís se merece mucho más, muchísimo más. Sé que ahora los suyos le están llorando, pero también muchas personas anónimas sienten su muerte. Hoy nos hemos enterado de su fallecimiento por el facebook. Inmediatamente he llamado a su casa y he hablado con su mujer. Sólo puedo deciros que Luís ha tenido la muerte que él quería, la muerte más bonita que puede tener alguien que se ha dedicado en cuerpo y alma a cultivar lo más importante en el mundo, la familia. Luís nos ha dejado estando en su casa rodeado por todos, por sus hijos que son muchos, sus nietos, que son más, pero sobre todo con ella. Ella que le robó el corazón hace años. Ella que le ha acompañado en lo bueno y en lo malo y ella que le ha estado cuidando toda la vida, hasta el último momento, hasta el último suspiro, hasta el último aliento.

Bermejo 032.jpg

Os recomiendo uno de los primeros blogs que seguí y que ha vuelto: Mi cocina para ti.

20 Mar

Algunas veces os he contado que yo entré en el mundo de la blogoesfera a través de los blogs de cocina, pero sobre todo a través del blog de Ruth, la bloguera de Mi cocina para ti.

De eso hace ya mucho, pero que muchísimos años. Terremoto era pequeño entonces. En esa época, tenía muchos problemas para hacerle la comida porque era muy tiquis-miquis y sólo comía una serie de platos muy contados y en sitios muy concretos. Por ejemplo, los nuggets sólo los comía en casa de mi madre. Los huevos pasados por agua sólo en mi casa. Los macarrones sólo en casa de papá y así cuatro o cinco platos más. Por algún cajón, si no se ha tirado ya, debe haber una lista de las comidas que hacía y donde las hacía y la verdad… es que era una lista desesperadamente corta. No podéis imaginaros que angustioso era darle de comer. Si algo no le gustaba sencillamente no comía. Podías dejarle unos días sin comer que él seguía en sus trece, y no comía. Para una madre cuando se encuentra con este panorama, cualquier ayuda es bienvenida. Nos volvíamos locos porque tampoco quería comer nada en el cole y me dijeron que si no comía no se podía quedar a comedor. Pero, se quedaba a comedor porque ambos padres trabajábamos y no podíamos dejar de trabajar para ir a buscarlo y darle de comer… Era un pez que se mordía la cola. Al final mis padres optaron por ir a buscarlo al cole, darle de comer en su casa y luego volver a llevarlo. Pero eso implicaba que ellos tenían que aguantar sus problemas y sus crisis, y esas, siempre han sido muy chungas.

Tuvimos este panorama en casa desde muy temprano, y eso que con las papillas tampoco hubo excesivos problemas. Bien es cierto que tampoco hubo demasiadas facilidades y como no le gustaran demasiado te las veías y deseabas para primero probar combinaciones de verduras varias que le gustasen y segundo hacer el avión, bailar un Twist o darle la cuchara contando un cuento o haciendo el pino-puente.

Terremoto estuvo unos cuantos años así hasta que un buen día fuimos al cine a ver una peli de Pixar….

… Había visto el trailer por el ordenador y desde que vio el primer fotograma nos pedía para ir a ver la peli del ratón. Por si alguien aún no ha caído en ello, Terremoto se refería a la peli de Ratatouille. Pasó un tiempo y por fin se estrenó y yo me lo llevé al cine. Me encanto. La encontré tierna, divertida, pero sobre todo era un cántico a la comida y al saber hacer. Al desenvolverse entre fogones. Un homenaje al crujido del pan, a la justa medida de los condimentos. Al aroma del puchero cuando hierve y hace chup chup. A la degustación de todos estos sentidos juntos, la vista por la presentación, el oído del burbujeo y el crujir, el olfato con su multitud de aromas que se volvían a combinar y surgían otros nuevos y finalmente, el gusto. Era un homenaje a todos los cocineros. A la comida elaborada, la casera, frente a la comida prefabricada. A la comida cocinada con su tiempo justo y no de una forma acelerada. A la comida bien hecha. Pero, sobre todo, era un reconocimiento a una gran frase “cualquiera puede cocinar” y esa tarde, esa frase quedó gravada a fuego y hierro en algún lugar destacado del cerebro de mi hijo.

Terremoto salió del cine contento, eso era de esperar. Pero también salió del cine cambiado. Rémy le había descubierto el arte culinario y ese descubrimiento obraría un antes y un después en su vida… y de paso en la de todos los que le rodeábamos.

Esa misma noche ya no quiso uno de sus platos de la lista, esa tan desesperadamente corta. Esa lista pasaría a la historia y acabaría olvidada dentro de algún cajón. Ahora su lista era inmensa, ilimitada, infinita. Quería algo nuevo y yo no me lo podía creer. Había empezado no una nueva etapa. Había empezado una nueva era. Desde ese día Terremoto empezó a lanzarnos a troche y moche un montón de retos culinarios y no eran precisamente fáciles de satisfacer, oigan. Os pongo en situación.

Mamá está en la cocina preparando cosas. Terremoto está en la sala viendo dibujos. Terremoto llama desesperadamente a grito pelado “¡¡¡MAMAAAAAAÁ!!!!. Como podéis imaginar al principio acudía rauda y veloz ante semejante grito, no fuera que mi retoño se estuviera despeñando por algún mueble. Cuando llegaba me lo encontraba al lado de la tele señalando la pantalla y apremiándome para que me fijara en algo de los dibujos que ni tan siguiera te daban pistas de lo que era, pero que era comida. Entonces me decía que mañana para cenar quería eso que había salido en los dibujos de Tom y Jerry, o en los de la familia pirata, o en los que fuera que había aparecido un plato con algo humeante dentro. Espero que nadie se haya visto en este brete, porque es un brete y de los gordos. Al día siguiente Terremoto exigía su comida como la de los dibujos. Tengo que aclarar que hasta que uno no se encuentra con esta situación, no puede ni imaginarse la de fantasía y la de colorines que ponen los dibujantes de animación a la hora de representar comidas varias. Oigan ustedes, que estoy casi segura que nunca han cocinado en sus casas ni han visto o se han fijado demasiado en como quedan los platos cuando han pasado por una sartén. Un desespero. Así que aprovecho para hacer un llamamiento a los dibujantes, sean buenos, dibujen mejor los ingredientes y no se limiten a poner unos manchones de diversos colores dentro de un plato. Las madres que tenemos mini-chefs exigentes en casa, lo agradeceremos.

Mamá, o sea, mi menda, iba capeando el temporal con mucha imaginación. El reto más difícil de todos fue hacer una ratatouille como la que sale en la peli, casi nada. Me puse manos en la masa y empecé a buscar por Internet en que consistía exactamente una ratatouille y encontré que en Mallorca hay un plato “parecido” (recordad que toda la comida mediterránea tiene algo en común al compartir los mismos productos) pero el plato no le satisfizo. Evidentemente, no tenía la misma presentación que en la peli. Esa fue la parte más difícil de reto, porque yo no es que me hubiera fijado expresamente en como era la elaboración de la película, pero mi hijo sí. Lo tenía clarísimo y lo expresaba a su manera de entonces que no siempre era de lo más explícita. Tenía que ser una fuente redonda, al horno, con los ingredientes cortados en rodajas, primero uno, apoyado en este el otro y así formando una serie infinita hasta que realizabas el último círculo concéntrico. Se le añadía una salsa, supuse que de tomate, encima y poner un papel de horno, redondo evidentemente, sobre las verduras antes de ponerlas en el horno. Tenía que sacarse del horno con los agarradores de manopla, no se muy bien porque los cuadrados no le iban bien. Fuimos de nuevo al cine para ver la peli y poder fijarme mejor en esos pocos segundos en los que se elabora el plato. Tengo que decir, que evidentemente, cuando salió la peli nos la compramos el primer día. Llevaba semanas reservada y en los extras me encontré con unas imágenes de uno de los cocineros que había asesorado para la película cocinando precisamente ese plato. Era la forma que me pedía Terremoto. La misma que habían copiado al detalle los dibujantes de Pixar y que a mí me daba tantos quebraderos de cabeza por no parecerse en nada a la elaboración tradicional de la receta francesa. Vi ese breve fragmento no recuerdo cuantas veces, pero muchas, hasta que le pillé el tranquillo. Ya me tenéis a mí, en mí entonces mini-cocina, haciendo experimentos para cortar los ingredientes igual de finos, colocarlos en círculos concéntricos y que diera el pego. Tras un primer intento más o menos presentable pero con serios reproches por parte del maître referentes a la presencia, llegué a la conclusión de que primeramente tenía que comprarme una buena mandolina para cortarlo todo igual, ya que a cuchillo eso no ocurre. Terremoto me exigía unos cortes armoniosos y homogéneos como los de Rémy. Como no estaba del todo segura de los ingredientes y en la peli había tres ingredientes que formaban la serie y uno era rojo, la ratatouille de nuestra casa estaba formada por rodajas de berenjena, calabacín, tomate, salsa de tomate y luego conseguí convencerlo de sustituir el papel de horno por lonchas de queso para fundir que poníamos encima.

Miren ustedes por donde esta madre que os escribe empezó a tener sentimientos encontrados con el susodicho Rémy. Por un lado le agradecía infinitamente que hubiera descubierto el placer culinario de mi hijo. Por otro, hubiera deseado que no se lo hubiera descubierto tanto ni tan a lo bestia.

Fue en una de mis primeras búsquedas por Internet cuando Terremoto estaba en plena punta de la vorágine culinaria que topé con un blog que marcaría un antes y un después en mis conocimientos de cocina y en el aprender a desenvolverme muchísimo mejor entre pucheros. Una tarde entre en un blog, antes tenía otro nombre, en francés. Luego lo cambió. Era el blog de Ruth.

Ruth es una chica chilena que está casada con un suizo y viven en Suiza. Tenía una curiosa cocinerita un poco más pequeña que mi mini-chef. Ruth tiene varios amores, además de su niña y su marido. Ruth esta enamorada de la cocina, lo lleva en la sangre. Su padre había sido un cocinero profesional que había sabido transmitir a su hija el amor por el arte culinario, además del amor especial que sólo tienen algunos padres. Por desgracia, hacía unos años que “su calvo” como ella lo llamaba, había muerto. Ruth empezó su blog para recordar a su padre y para recordar a su Chile natal que estaba tan lejos de ella.

Cuando yo descubrí su blog me sentía atraída por él y empecé a leerlo hasta que llegue a las primeras entradas y descubrí esta historia tan bonita y tan entrañable. Poco a poco Ruth empezó a poner más entradas de cocina y al final era ya básicamente un blog sólo de cocina. La nostalgia del amor de su padre y de su Chile lejano afloraba sólo de forma espontánea y casi accidental. Fue una bonita etapa que duró bastante tiempo, unos cuantos años. Cada día entraba en su blog y me encontraba un plato diferente, porque prácticamente cada día hacia una entrada, o dos, o tres. Estas se correspondían con el plato que ese día se comería en casa o que se había comido el día anterior. Un día era un postre (tengo que decir que Ruth tiene unos postres divinos) un día una ensalada, una crema, una sopa, carne, pescado, un plato más exótico de cocina árabe, oriental, mejicana, caribeña…, un batido, un combinado… su imaginación y sus conocimientos eran infinitos.

Le escribí unos cuantos correos, le explique mi situación con Terremoto y me dio unos muy buenos consejos. Gracias a ella le pillé el gustito de ponerme delante de unos fogones. Ahora ya no era un trauma, era un arte. Aprendí a dedicar el tiempo justo a cada plato y no cocinar con prisas. Aprendí que la presentación es tan importante como el cuidado y la búsqueda de una buena materia prima. Aprendí que los utensilios tienen que ser de calidad si quieres que todo tu esfuerzo tenga buenos resultados. Aprendí muchísimas cosas, sólo discrepaba con ella y fue en el uso de la mantequilla. Tenéis que perdonadme y ya sé que en un país como Suiza el aceite de oliva no se usa con tanta soltura como en un rinconcito del Mediterráneo. Así que para mí eso de freír carne, verduras o pescado usando mantequilla me daba una cierta grima que me ponía los pelos de punta. Me tomé pues la licencia de sustituir el sólido amarillo por el líquido dorado y oleoso. Evidentemente, en los postres respeté más el uso de la mantequilla. Esa fue la única pega que tuve con su blog.

Empecé a hacer sus recetas y lo cierto es que las bordé a la primera. Estaban todas deliciosos, riquísimas, para chuparse los dedos y no eran extremadamente difíciles de preparar. Quizás ese éxito se debió a que Ruth tiene los pasos minuciosamente documentados, con una cantidad de fotografías que hace que hasta el más torpe y más novato de los que por un momento piensen que pueden considerarse cocineros, pueda seguir sin ninguna dificultad todas sus elaboraciones. En una palabra, que Ruth cambio mi vida y no puede imaginarse lo mucho que me ayudó a afrontar el reto culinario de Terremoto.

Un buen día Ruth tuvo que dejar el blog. Había empezado a trabajar y el tiempo no le daba para todo. Lo dejó abierto para que todo aquel que lo deseara pudiera seguir consultándolo. El blog había sido un homenaje a su padre y ese homenaje seguía ayudando a todos los que quisieran asomarse a sus páginas. Pasaron los años y cuando esta que os escribe decidió montar su blog, tuve bien claro, desde el primer segundo, que el blog de Ruth, aunque llevara muchos años cerrado, sería referenciado con su enlace para que todos aquellos que buscaban ayuda en la cocina pudieran dar con él.

El tiempo ha pasado. Alguna vez se publicó algo. Luego de nuevo el silencio…. Hasta hace poco. Un día, cuando entré en mi blog y miré lo que habían publicado los blogs de referencia vi una entrada suya. Al poco vi otra y luego otra y otra. Ruth había vuelto. Mi cocina para ti había reabierto sus puertas. Sus recetas estaban saliendo como los platos recién cocinados del mejor de los restaurantes del mundo. Como los platos que salían por las puertas de la cocina de Ratatouille. Las mismas explicaciones, los mismos detalles, la misma ayuda de las fotos. Nuevos platos sencillos, fáciles, apetitosos y estoy segura que igual de riquísimos.

Sé que mi blog es muchísimo más modesto que el suyo y que tengo menos seguidores y gente que me visita, pero me hacía una ilusión tremenda contaros que Ruth había vuelto y que tenéis de nuevo a vuestra disposición uno de los mejores blogs de cocina que he conocido. No me podía quedar sólo diciéndole hola. Mi mente me estaba pidiendo que le hiciera una entrada de bienvenida como se merece. Como se merecen aquellos que son especiales y a los que sin saberlo, les debes muchísimo. No he podido evitarlo y sin darme cuenta hoy he empezado a escribir y no he parado hasta llegar aquí. No sé si es el mejor blog de cocina, pero para mí fue y es un gran blog de cocina y le debo mucho. Así que…

Señoras y señores, preparen las servilletas, cojan sus cubiertos, porque están a punto de degustar unos platos exquisitos que han salido de unas manos maravillosas que no se limitan sólo a cocinar, sino que en cada gesto, en cada movimiento, transmiten casi a escondidas, ese amor y esa sabiduría que recibió siendo niña allá en su Chile natal al observar como su padre le iba dejando un hermoso legado.

Por ti y por ese fantástico padre que tanto te enseño. Muchísimas gracias gatita Ruth.

chaton-mignon-700x367

El bañador de Terremoto y las lágrimas de mamá

9 Mar

Es muy duro ser padre de un niño con minusvalía. Eso nadie me lo puede negar. Personalmente, creo que es posible que sea un poco más difícil ser padre de un niño que tenga una minusvalía y que esta no sea apreciable a simple vista. Si además, el niño es consciente de que algo pasa pero no sabe que pasa y sufre por ello eso afecta aún más a los padres. La vida del niño no es tan fácil como la de otros niños que viven en su propio mundo sin importarles estas reacciones de los terceros, como te miran o lo que comentan de ti cuando creen que tú no les oyes. En nuestro mundo hay lugares habilitados para personas en sillas de ruedas. También hay algunos lugares, aunque menos, habilitados para invidentes. El ser un minusválido físico es (con permiso) una gran putada, porque la sociedad no se diseña pensando en que parte de sus habitantes son diferentes a los otros. Pese a ello es cierto que poco a poco las leyes de barreras arquitectónicas o las ofertas de viajes para invidentes son algo digamos menos anecdótico pero no generalizado. Aunque aún queda mucho camino que andar.

La sociedad se diseña pesando en las personas normales. Cuando alguien es distinto y esa distinción puede ser percibida visualmente, la sociedad “intenta” adaptarse a ellos. Una persona con Down tiene unas características físicas que hace que a simple vista puedas reconocerlos. La sociedad ya sabe que es un down, es consciente de sus limitaciones y no suele ir por el mundo poniéndoles obstáculos, haciéndoles putadas o burlándose de ellos, si lo haces realmente es que tienen pocas luces o al menos no debería hacerlo. Estas personas tampoco lo tienen fácil, pero son más toleradas e incluso aceptadas que antiguamente. Aunque aún queda mucho camino que andar.

Terremoto es un niño aparentemente normal. No tiene ninguna característica física que le denote nada en su contra. Terremoto es un niño que no tiene ningún impedimento físico para andar, moverse, vestirse, hacer deporte o viajar. Terremoto es un niño… o tendría que decir ya un adolescente, que sufre de problemas de espectro autista. No es un autista profundo, sabe hablar perfectamente y tiene ideas propias, habilidades e inquietudes, pero su cerebro funciona de una forma un poco particular. Cuando vamos a un sitio, se acerca a alguien o nos paramos a comprar algo, la gente no ve más que un hermoso adolescente, alto, robusto, un poco regordete, pelo liso y oscuro, profundos ojos castaños y con una pequeña trenza en la nuca de la que se siente muy orgulloso. La gente, no ve los problemas que su cerebro tiene para sentirse cómodo con su entorno, para expresarse, para comunicar sus inquietudes ni para desenvolverse en la sociedad. Aún le queda mucho camino que andar. Aún nos queda mucho camino que andar.

Es pues habitual que muchas veces ante una intervención de Terremoto o ante una reacción inesperada, tenga que ir luego (o antes) y advertir a esa persona que Terremoto es un adolescente con problemas de espectro autista. Por ejemplo, hasta hace muy poco el oculista no le podría pasar la página con las “E” abiertas hacia arriba, abajo, izquierda, derecha o el de las letras, sencillamente porque no tenía muy claro estos conceptos ni identificaba del todo bien las letras. Tenía que pasarle el test de dibujitos que pasan a los niños pequeños. Por ejemplo, si entraba en una librería y pedía libros sobre el oeste, los egipcios, los mayas, Juana de Arco o Napoleón, tenías que pedir al empleado un libro sobre el tema que él quería pero presentado y explicado de una forma menos densa y a ser posible escrito con letra mayúscula. Una verdadera misión casi, casi imposible. Porque si no conseguías advertir al empleado ese le sacaba unos libros de ese tema pero pensados en alguien de su edad, densos y sin problemas de comprensión alguno. Si ibas de viaje y el niño colapsara por el cambio de rutina y te montaba un numerito en el taxi o en la recepción del hotel, tenías que justificarte para evitar que el personal creyera que estabas secuestrando a ese niño y acabaran llamando al 091 para denunciarte. En fin, que la vida de los padres no es tampoco ningún jardín de rosas ni un paseo por un parque. Nos sentimos a menudo incomprendido, solos, teniendo que disculparnos o teniendo que dar a menudo algunas explicaciones para evitar males mayores e intentando al mismo tiempo que estas circunstancias afecten lo menos posible a nuestros hijos. Aún me queda mucho camino que andar… Realmente. Aún nos queda mucho camino que andar.

Hola a todos. Hace una temporada que hablo poco de Terremoto. Aparte de que hemos estado muy liados, como os voy contando, también se ha debido a que esta adolescencia nos ha pillado algunas veces un poco descolocados. Tengo la impresión de que actualmente no estoy para contar nada de mi hijo mayor porque pienso que estamos en un momento de transición y quiero esperar a ver como acaba esta transición y tener una visión mejor de todo para saber explicarlo. De momento os diré que Terremoto ya ha cumplido los dieciséis años, que le hemos comprado un móvil porque quiere empezar a ir sólo por la calle y en bus, así que hemos tenido que poner facilidades para ello. Aunque eso os lo contaré otro día. Terremoto también se ha vuelto algo más irritable, más hormonal con los típicos momentos eufóricos y depresivos de la adolescencia. Su cuerpo ha empezado a cambiar y él se da cuenta de estos cambios, algunos los acepta, otros le han costado más aceptarlos y otros no los acaba de entender, lo que le trastorna y pone de mal humor. Mi hijo es un adolescente con problemas de autismo y eso es muy jodido tanto para él como para nosotros.

Hay una cuestión que hace tiempo intentamos controlarle a Terremoto, ya no sólo por un problema estético, sino más bien por un futuro problema de salud. Terremoto adora la comida. La comida es como un tótem para él. Terremoto no come para vivir, vive para comer. La comida le pierde, pero no la disfruta, la engulle. La traga. Es imposible que pueda disfrutar del sabor, la textura o el aroma de los platos a la velocidad que los devora, o eso creo yo. Engulle una ración más que razonable y algo generosa, pero evidentemente, pese a que cada día le repetimos el mismo mantra de “come despacio, mastica bien y disfruta de la comida”, nosotros no nos hemos acabado de sentar, coger la cuchara y probar un par de raciones y él ya ha devorado todo el plato y exige algo más. Es una lucha que llevo librando desde hace años y no logro controlar. Si sólo se tratara de una forma de comer no me preocuparía tanto, pero cuando los problemas de salud pueden intervenir es cuando esta preocupación se convierte en lucha y en problemas y conflictos. Terremoto tiene sobrepeso, eso no es un secreto. Además algunos de los medicamentos que toma tienen el problema de abrirle aún más el apetito. Eso hace que siempre te pida más, que siempre intente añadir algún plato más, que siempre te pida para ir a algún restaurante tipo self service para repetir y ponerse en el plato lo que él quiera, que muchas veces lo hayamos pillado robando comida de la despensa o con los envoltorios en la papelera de su cuarto, que cada día inspeccione bien escondido, bien descaradamente, todos los cajones y estantes de la cocina e incluso mi bolso por si pudiera tener algo de comida oculta dentro. Que alguna vez que hemos ido a algún evento y no le hemos controlado todo el tiempo, ha comido tanto que luego acaba vomitando del empacho que se ha pegado en nada. Si esta circunstancia no se trata a la larga puede acabar además de con problemas de obesidad mórbida, con problemas de tensión alta, colesterol, diabetes o problemas cardiacos y esta madre que escribe no está dispuesta a consentir esto ni mucho menos. No mientras pueda seguir haciendo cualquier cosa para evitarlo, que a cabezota no me gana mi hijo.

Este último año Terremoto se ha adelgazado un poco. Bueno, maticemos, adelgazar lo que se dice adelgazar no es que se haya adelgazado demasiado, sólo un poco. Intentamos ponerle a dieta y fue la causa de sus primeras y más sonadas crisis de adolescencia. Llegaron a tal altura que la misma neuropediatra que nos había pedido que lo pusiéramos a dieta nos dijo que nos olvidáramos y sólo intentásemos controlarlo para que no aumentara más. Lo que le ha pasado a Terremoto ha sido que ha dado un estirón. El peso más o menos lo ha mantenido, con muchas dificultades y mucho machaque por nuestra parte e incomprensiones por la suya. La jugada nos ha favorecido al haber crecido unos diez centímetros en un año, lo que ha compensado su silueta. No nos tenemos que dormir en los laureles, porque él cada día hace todo lo posible por meter alimentos en su cuerpo y volver a desequilibrar el posible equilibrio conseguido y esto sigue siendo una lucha diaria. Terremoto también tiene un defecto, aunque sea hiperactivo es un vago redomado en muchas cosas. Se que eso parece una incongruencia, pero es así. Le cuesta mucho animarle a hacer ejercicio y cuando lo hace no es que se mate demasiado, vamos que su señora madre que está más tocada de la columna, con hernias varias y más cerca de los cincuenta que no de sus dieciséis, tiene más aguante y me muevo mucho más que mi primogénito. Es cierto que en el cole hacen un día a la semana gimnasia, es cierto que le gusta jugar a básquet (yo nunca he visto un partido suyo, pero cuando ha jugado conmigo tampoco se despeina mucho). También un día a la semana hacen natación y es cierto que alguna vez va a entrenar para alguna competición, pero cuando uno lo ve en los entrenos y en las competiciones, no acaba de entender porque le han puesto allí, porque en comparación con los otros chicos, tiene el contorno de un manatí y el estilo de un cuadrúpedo. Incluso su madre que en eso de nadar no tiene mucho estilo, lo hace mejor, con más soltura y rapidez, que en mi caso ya es.

Hace unas semanas, acudí al cole de Terremoto porque la enfermera me había llamado para verme. Cuando Terremoto tuvo sus crisis, enfocó parte de sus nervios escarbándose las uñas de los pies. No nos había dicho nada e iba aguantando, hasta que un día nos lo enseñó. Tenía unos uñeros en ambos dedos pulgares de los pies que le sangraban y que llevamos desde entonces intentando curarlos. En algún momento hemos conseguido sanarlos. Conseguimos que la uña vuelva a crecer y no le moleste. Pero luego si se vuelve a poner nervios, por la noche, se escarba y a la que nos damos cuenta volvemos a estar como al principio. La doctora dice que si no se le cura tendremos que operar y quitar las uñas o al menos una parte y eso me suena muy jodido. Así que la enfermera del cole me citó para darme una serie de explicaciones de cómo tenía que hacerle esas curas cuando me encontraba con dicha masacre en sus carnes. Mientras hacíamos la visita, la enfermera le pesó y le midió y empezamos a plantearle entre las dos la necesidad de hacer algo más de ejercicio por su bien y también para que sus pobres pies no tuvieran que aguantar tanto peso y se le curaran mejor los dedos. Miren ustedes por donde, en ocasiones te pasas toda la vida diciendo una cosa y un día otra persona te dice lo mismo y ese día cuela, o bien estuvo más concienciado o vayan ustedes a saber que pasó en ese momento por su cabeza que Terremoto dijo que estaba de acuerdo y aceptaba. No perdí ni un momento y llamé a la asociación donde le dan ocio. Lo apuntamos los lunes por la tarde a ping-pong y luego algo de básquet y los sábados por la mañana a natación.

Hace dos semanas le hicieron una prueba para ver a que nivel de natación estaba. Al acabar la clase, nos dijeron que el bañador que llevaba no era el más adecuado y que debía comprarle otro más ajustado y más cómodo para nadar con algo de velocidad. Así que salimos de allí y nos fuimos directos al Decathlon.

Lo de probar bañadores es un suplicio, le aburre, se cansa de ponerse y quitarse prendas, posa de mala gana, se lo coloca mal. Al final una acaba embutida dentro del probador tirada por los suelos y mirándole como le queda cada uno. Me decanté por un modelo, pero al ir a pagar vi que no era del material que me habían pedido y lo dejé. Encargué a su padre que mirara en otras tiendas que hay cerca de su casa y yo haría lo mismo en unas de deporte cerca del trabajo. Yo no encontré nada, al menos de su talla. El viernes siguiente no hubo clase. Mi ex se quedó en casa de canguro con los dos peques. Me llamó un poco antes de salir yo del trabajo y me dijo que se había olvidado comentarme que al lado de su casa no había encontrado nada y que fuera de nuevo al Decathlon a buscar el que le habíamos probado que siempre le iría mejor que el que tiene. Así que el viernes pasado cuando salí del trabajo me acerqué en coche y fui directamente al pasillo en cuestión. El susodicho bañador estaba muy alto y yo, que soy más bien versión taponcito, no alcanzaba ni poniéndome de puntillas. Le pedí a una empleada si me podía dejar un taburete. La chica me cogió el bañador y yo me quedé pensativa, porque me había dado la impresión de que cuando se lo había probado le venía algo ancho, aunque vistas las facilidades que daba en el probador y que se había quejado de la talla inferior pues habíamos decidido que este era el mejor. Me acerqué a la chica y empecé a hacerle preguntas sobre el tipo de tejido, si le serviría, que consideraba ella de la talla, porque se lo había probado la vez anterior… no es que ella me preguntara porque no volvía con Terremoto, pero me pareció que ir de esa forma y someterla a ese interrogatorio habiendo venido antes y habiéndoselo probado antes, merecía una pequeña explicación. Entonces le dije

– “Lo siento por todo el lío que te estoy montando, se que lo mejor sería volver con mi hijo, pero tiene problemas de espectro autista y…”

Entonces, ante mi sorpresa, la chica acabó la frase diciendo

-“… y cuando les cambias las rutinas no se sienten cómodos, el tener que estar todo el tiempo poniendo y quitando ropa no les gusta, se incomodan, no perciben las cosas como nosotros ni sienten de la misma forma se irritan y pueden acabar bloqueados. Lo entiendo”

Yo me quedé parada. No podía creer lo que me estaba diciendo. Creo que tardé unos segundos en reaccionar.

-“¿Conoces algún autista?” –le pregunté.

-Sí – me contestó- Si entran en un sitio que no controlan y sobre todo si hay mucha gente pueden empezar a descolocarlos, luego el tener que probar prendas una tras otra les agobia y al final pueden ponerse muy nerviosos, colapsan y tienen una crisis. Mi consejo es que te lleves la talla que le probaste y esta que es sólo media talla menor. Pruébalas tranquilamente en casa y luego tienes un mes para devolver la que no le siente bien”

Yo casi no podía creer lo que me decía. Debí parecer una idiota porque en ese momento me sentí por primera vez en todos estos años comprendida. Por una vez no me sentía sola. Estaba contenta y eufórica y no hacía más que repetir “pero tú me entiendes, tú me entiendes” Por un momento pensé que es posible tener un futuro. Por un momento pensé que pese a todos los obstáculos que va a tener mi hijo puede tener un futuro. Estaba entusiasmada. Cuando me metí en el coche unas lágrimas de alegría empezaron a escaparse a chorros por el lateral de mis ojos. Por una vez, alguien me había entendido perfectamente, tenía una idea de cuales eran mis dificultades como madre y cuales eran las dificultades de mi hijo y eso fue muy importante para mí.

Unos días antes de lo que os acabo de narrar, tuve que pasar por mi seguro médico para visar unos papeles. Tuve que ir dos días muy seguidos por unas cosas burocráticas. La chica que me atendió ya conoce a Terremoto desde hace años, al menos por los papeles de los especialistas que llevo. Me había comentado que justamente el día que tuve la fiesta de carnaval de Tsunami, en un cine de Palma proyectaban esa tarde un documental sobre aspergers. Yo, evidentemente, no pude ir. La chica, había guardado el ticket con el nombre del documental para dármelo. Sacó su cartera y me lo entregó. Me dijo que se había emocionado muchísimo, que conocía muchas cosas pero que había aprendido un montón. Me comentó que muchas cosas que se narraban también podían servir para personas sin ningún tipo de autismo, para las personas normales. Hace unos días vi el trailer de ese documental, me emocionó tanto que tuve que pararlo y volver con él el día siguiente ya más mentalizada para asumir lo que contaban sus protagonistas. Aunque Terremoto no sea asperger, le vía en esos chicos. Oír lo que ellos sentían y pensaban me emocionó. El documental se titula “Planeta Asperger”. Ayer me encontré en el periódico un artículo sobre otros micro-documentales sobre el tema se titula El viaje de María…

… No sé. Me gustaría pensar que más que una coincidencia, es que el camino está empezando a dar un pequeño paso. Aunque soy realista y sé que nos queda mucho camino que andar.

Untitled

La estación de los proyectos: El proyecto 145, un post muy friki

20 Ene

Vale. Que ya sé que ortográficamente hablando eso de repetir palabras en tan poco espacio no es lo más indicado. Pero que queréis que haga. El evento del que voy a hablar se llama así. Por suerte no es que fuera nuestro proyecto 145 del año porque sino me da un jamacuco, que ya me bastó con cuatro. Pero, como diría Diego Alatriste “es que somos un tercio de Flandes”. Así que cuando nos lo propusieron nos lanzamos nuevamente de cabeza.

El Proyecto 145 no era algo nuevo, el año anterior al pasado, es decir, el 2013, ya habíamos intervenido en el primer Proyecto 145. Ains, esto de que cada año se llame igual puede ser muy liante. Supongo que para que el personal no se liara también y muy acertadamente, a la segunda edición la llamaron “Proyecto 145: Episodio I” Si el asunto les funciona bien, que de momento funciona bien, no tengo muy claro que subtítulo le van a poner a este paso cuando lleven un porrón de ediciones. Aunque al paso que van sacando sagas y precuelas o secuelas del mundo de la ciencia ficción, puede que este pequeño detalle no les suponga ningún inconveniente.

El evento surgió de la mente de los socios de la AACF o Asociación de Amigos de la Ciencia Ficción que tiene su sede en Mallorca. Supongo que en algún momento de sus vidas debían “aburrirse” tanto como nosotros cuando nos embarcamos en algo gordo, porque sino uno no se explica como unos viles mortales se meten en ocasiones en ciertos berenjenales y mucho menos de tal magnitud. Así pues, con muchísimo entusiasmo, unos medios prácticamente inexistentes, un corazón como una nave nodriza y una ilusión del tamaño de una supernova, cuatro integrantes de esa organización se enfrentaron a una proeza mayor que darle con un sólo disparo de fotones a un agujerito de dos metros cuadrados mientras conduces un caza a toda ostia y tu padre (que aún no sabes que es tu señor padre) te está disparando por la retaguardia. Si señores, lo del agujerito estaba chupado, cualquier medio padawan medio jedi con midiclorianos/currículum/abolengo familiar y algo entrenado puede hacer eso si realmente cree en la fuerza. Pero la que nos montaron esos cuatro insensatos fue de órdago.

La idea era realizar cada año durante un fin de semana en un lugar de nuestra galaxia, una convención donde cualquiera, sin distinción de edad ni necesidad de ser muy entendido en la materia, pudiera encontrar toda una serie de conferencias, talleres, actividades, exposiciones, stands informativos y un mercadillo friki con venta de todo tipo de material. Todo ello debía estar relacionado con la ciencia ficción, el género medieval-fantástico, el universo manga o el mundo de los videojuegos. Además, lo mejor de todo es que es gratis. Un chollazo. Vamos, que por querer pongamos el listón bien alto… otro tercio de Flandes, ya os lo dije (nota de la autora: me estoy dando cuenta que en el mundo friki proliferan “los tercios de Flandes”).

Se eligió el asteroide/hotel Horizonte, como se podría haber elegido cualquier otro lugar de la galaxia, que para eso se buscó alojamiento en una galaxia muy muy lejana con el letrero en letras oblicuas a ser posible.

Consiguieron reunir a un grupo más grande de insensatos, llamados colaboradores, que acudieron para el deleite de toda persona y familia que quisiera aparcar su caza estelar T-65 Ala-X cerca de dicho asteroide. Ese quizás era el requisito más chungo para ir, no porque tuvieras que ir en caza estelar, sino porque las plazas de parking que hay en los alrededores del asteroide Horizonte son pocas y buscadas. Pero en algo se tiene que notar que la fuerza está con uno. Así que toca concentrarse en buscar los efluvios cósmicos que te alumbren en el buen camino hacia un nano-agujero negro o hueco para dejar el buga, vamos.

Ese ya lejano 2013, el smial de Tol Eressëa, se apuntó al cotarro. Fuimos una de las algo más de treinta asociaciones y empresas que acudieron a su llamada de SOS frikinal. Ya en su primera edición, pese a coincidir con un fin de semana de chaparrones ininterrumpidos, tuvieron más de un millar y medio largo de visitantes. Ante esa acogida, un entusiasmo renovado y unas ganas cojonudas de que la parienta acabe sacándote de casa y poniendo en tu sitio al perro que total le hace más caso y se pasa más tiempo con ella, el equipo organizativo decidió que el año siguiente, es decir, el 2014, se ponían de nuevo manos a la obra y se volvió a repetir la experiencia. Nosotros, nuevamente, como masocas que somos y capitanes Alatristes en potencia, nos volvimos a apuntar al cotarro. Es que… seguimos siendo un tercio de Flandes… no aprendemos.

Las dos veces hemos colaborado con la colocación de un stand informativo del smial y de la Sociedad Tolkien Española. El primer año en dicho stand se hacían puntos de libro con el nombre de los interesados escrito en letras tengwar (élficas para que nos entendamos todos). Además de eso y como os adelanté en su momento, dos de nosotros, montaron una conferencia. Corrió a cargo de una hermosa y simpática hobbitona que vale su peso en oro y tiene uno de los corazones más tiernos que he conocido y por la otra parte mi señor R. (que ya está bien de ir por la vida llamándole churri, que cuando una se pone en plan friki eso no pega y mi menda no tiene precisamente mucha pinta de adolescente choni).

El segundo año volvimos a montar stand informativo otra vez acompañado de una pequeñísima exposición de cositas, porque el sitio no daba para más. Nuevamente hicimos la escritura de nombres en letras tengwar, pero en esta ocasión las escribimos en chapas que montábamos allí mismo y que fue todo un éxito. También, el mismo tándem del año anterior se curró una charlita sobre el mundo Tolkiniano titulada “20 cosas sobre la Tierra Media que las pelis fallaron en explicarte” y que ha sido una de las causas de mi ausencia en el mundo de la blogoesfera. ¡¡Sí!!, porque para montar una charla ¡¡tuvieron que buscarse entre los dos las veinte cosas!!, que vale, que sólo son diez cosas para cada uno. Pero nuestros abnegados conferenciantes no se conformaron con buscar sólo diez cositas, nooooo, cada uno buscó una lista más gorda que luego fueron seleccionando hasta que la redujeron a diez cositas y después cada cual tenía que elaborar sus diez cosas. Ainss…. cuando una tiene de pareja a alguien tan perfeccionista como mi señor, buscar diez cosas más luego lo que comentas lleva su tiempo y ese tiempo unido al tiempo que se invirtió en el proyecto que aún no os he comentado fue muuuuuuyyyyyyy pero que muuuuyyyyyy largo.

Entonces fue cuando llegó el día “D” y evidentemente ese día “D” tenía que tener un pequeño opúsculo, el día “d”. Después de haberme tragado todos los preliminares de casa tan sólo puede ver el principio de la susodicha charla. Es la primera vez que me ha perdido una charla, conferencia, taller o lo que sea que haya hecho R. salvo cuando ha ido de viaje y yo quedaba con los niños. Precisamente ese día y sólo con una hora de diferencia se había organizado un cumpleaños de unos compis del cole de Tsunami, al que tuve que llevar evidentemente yo. Pero bueno, todo será por lo bien que se lo pasa Tsunami en los cumpleaños de sus amiguitos. La charla salió muy bien (eso no lo dudaba en ningún momento) y fue muy amena. Pedían voluntarios entre el público que iban diciendo número y luego cada número se correspondía con esa “cosa sorpresa” que luego exponían. Una forma como cualquier otra para desarrollar una charla y que gustó bastante.

239Básicamente esa fue nuestra labor durante todo el fin de semana. Mientras, estuve bastante tiempo paseando por allí dentro con Tsunami que ya el año pasado le encantó y este año estaba entusiasmado. Una chica le pintó la cara. Estuvo jugando en un taller de naves galácticas de lego, aunque no participó. También hizo dibujos y lo mejor de todo fue que los vecinos de stand eran los del grupo RetroMallorca (Asociación para dar a conocer el mundo de los ordenadores, el software y los videojuegos retro). Os explico. Una mesa enorme llena hasta los topes, cual rascacielos en Manhattan pero sin el Central Park, toooodoooo de ordenatas vintage (digámoslo así que ahora si no pones esa palabra no estás de moda) y toooodos ellos con los videojuegos del donkey kong, el Super Mario Bross, los de Scooby Doo y compañía. Eso señores, fue una bendición, creo que los vecinos de al lado adoptaron a Tsunami y le debieron nombrar hijo predilecto. Lo cual fue una forma de tener el niño cerca y controlado sin volvernos demasiado locos. Vale, lo reconozco, además de un tercio de Flandes soy un poco mala madre, pero al niño le encantó y su padre y yo estuvimos todo el día bastante cuerdos. En el fondo se lo pasaron pipa enseñando a Tsunami como se jugaba. Si se portó mejor que en casa, como un angelito oigan.

Además de jugar con los del RetroMallorca, Tsunami y yo paseamos, compramos cuatro cositas que me pidió. Le gustó el stand de Julio Verne donde se puso una escafandra y el de Indiana Jones donde se compró una chapa. Los Ghostbusters Costa Este nos trajeron a los cuatro cazafantasmas, ¡incluso se trajeron el coche!, se pasaron todo el fin de semana paseándose con musiquita incorporada, lucecitas y cazando fantasmas. No dejaron ningún ectoplasma coleando por el barrio. A Tsunami le llamó mucho la atención un sitio que vendían unas reproducciones que habían hecho de Groot, el hombre arbol de Guardianes de la Galaxia, cuando al final de la película es una plantita en un tiesto y está bailando. Estaban muy bien hechas y los chicos nos dijeron que habían invertido unas ocho horas en cada plantita, un currazo. Le encantó un hinchable de R2-D2 de 5 metros de alto y pegó unos cuantos disparos a los stormtroopers (soldados imperiales) de la Guerra de las Galaxias, porque evidentemente, en un evento así, contábamos de nuevo con unos cuantos miembros de la 501st Legion – Spanish Garrison y unos cuantos de ellos se dejaron disparar por el bien de la causa.

310Supongo que pensareis, o no, ¿a que causa se refiere esta chica? Pues bien, la causa esta vez no tiene nada que ver con emperadores ni con bases rebeldes. La causa es más bien solidaria y humanitaria. Muchas veces la gente aficionada a estos temas damos una imagen como de ser muy superficiales o muy raritos. Somos conscientes. Pero os diré que somos bien normales y tenemos las mismas sensibilidades que todos. Ellos no suelen fardar de ello ni proclamarlo a los cuatro vientos, pero en este caso los organizadores han intentado desde la primera edición favorecer a los colectivos más necesitados de Mallorca. Por ello para algunas cosas relacionadas con él han cobrado bien un pequeño donativo o bien un precio, como el de pegarle tiros a los stormtroopers. Cada año el congreso consigue de esta forma además de vendiendo boletos para rifas de productos que los participantes han donado, un fondo destinado íntegramente a entidades y ONG’s. Así y según copio ahora de la página web del evento de 2014 “Todo el dinero recaudado con la venta de las fotos donadas por Alan Flyng (250€ si vendemos las 10 fotos), lo destinaremos a la compra de material necesario para uno de los pisos tutelados de Gaspar Hauser (nota mía, es una asociación que trata a niños con autismo). Hará la entrega la Legión 501 a principios de 2015. Colaboraremos, de nuevo, con la Cruz Roja realizando una nueva recogida solidaria de juguetes (durante el fin de semana del Proyecto 145: Episodio I). Destinaremos una parte de los beneficios a Indig (Fundación Infancia Digna) y sus maravillosos proyectos. Otra parte de los beneficios los destinaremos a acciones benéficas en Son Espases (nota mía, es el principal hospital de referencia de Palma) para con los más pequeños y Na Marga Somriu (nota mía, proyecto destinado a buscar fondos para la planta de pediatría de Son Espases y actividades de Sonrisa Médica). La última parte de los beneficios la destinaremos a algún comedor social.” Así que como veis, además de pasárnoslos muy bien también tuvimos oportunidad de poner un granito de arena para todos estos otros proyectos. Aunque fuera pegándoles tiros a los culos de los stormtroopers. Pobrecitos, como estaban de abollados y eso que las balas eran de espuma.

Se que este post está resultando un poco largo, pero no quería acabarlo sin mencionar antes dos cosas más. Una. Indiana Jones (el de verdad no, que si llega a ser Harrison Ford en persona se me ponen los ojitos al más puro estilo manga japonés y me tienen que hacer una RCP) me enseñó como se maneja un látigo. Necesitaba estos conocimientos para el proyecto que os comentaré en el próximo post. Así que quien mejor que Indi para indicarme como se hacía. El primer latigazo que dí me pegué en la pierna y dolió bastante. Me explicó lo que había hecho mal, uno de los movimientos que me dijo, lo había ejecutado con retraso. Para el siguiente procuré que no hubiera ningún desajuste temporal y a partir de allí no he tenido ni cicatrices de guerra ni bajas destacables. Lo cual es de agradecer.

Dos. Allí también contactamos con una persona que nos ayudó para el proyecto que me queda explicar, que es la EstelCon de Zaragoza. Ese fin de semana el smial de Tol Eressëa tuvo la suerte de conocer y charlar con Pepe Mediavilla, el doblador de Gandalf entre otros. Gracias a él hemos oído en castellano a Worf, Spock, el Osito Teddy (A.I.), el Sargento Apone (Aliens), Lao Che (Indiana Jones y el Templo Maldito), Boss (Mazinger Z), ED209 (Robocop), el General Veers y a la totalidad de los soldados imperiales figurantes en La Guerra de las Galaxias, también comentar que es el doblador habitual de Morgan Freeman, aparte de muchas otras colaboraciones. Mediavilla era el invitado de honor del evento y dio una charla a la que tampoco pude acudir, aiiiinnnsss. Nuestra querida hobbitona y una gondoriana le pidieron si nos podía leer un fragmento de la despedida de los Puertos Grises de El Señor de los Anillos. Es un fragmento que siempre se lee como último acto en las clausuras de las Estelcones y este año nuestra hobbitona era la encargada de hacerlo. Es ese trozo en el que Gandalf les dice a Merry y Pippin lo de “no os diré no lloréis porque no todas las lágrimas son malas” y es el momento en que todos los asistentes nos agarramos con fuerza a los clínex y no los soltamos ni por descuido. Pues bien, Pepe accedió gustosamente. Fueron a una habitación y lo grabaron. Pero la grabación no era muy buena y se tuvo que hacer en dos tomas. Así que gustosamente se nos ofreció para grabar ese párrafo en su estudio y enviárnoslo. Con esto estoy haciendo una especie de autoespoiler del siguiente post. Pero que demonios, ¿acaso no puedo autoespoilarme?

Pepe estuvo muy atento con nosotros y con todos los asistentes del congreso. Habló con todo aquel que se le acercara. Es muy campechano y un buen coloquiante. Algunos le pedimos un autógrafo, yo fui una de ellas. Me acerqué con un libro para que me firmar al lado de un dibujo de Gandalf. Al principio él estaba ocupado y como se tomaba tranquilamente su tiempo para estar con cada uno me puse a esperar. Uno de los chicos me dijo que una señora que había al lado sentada leyendo un periódico era su mujer, así que ni corta ni perezosa me acerqué a ella. Me presenté y le pedí a ver si creía que su marido me podría firmar el libro. Me dijo que no creía que tuviera ningún problema, pero que solía hablar bastante y tenía para un rato. Así que acabé sentada a su lado hablando de viajes, me enteré que los aparatejos esos que alquilas para guiarte dentro de la Mezquita de Córdoba tienen la voz de su marido. Luego derivamos a temas más mundanos, le hablé de Terremoto y de Tsunami y ella me habló de sus hijos y de sus trece nietos. Al cabo de un buen rato Pepe se acercó, se tomó un café mientras se puso a hablar con las dos y al final me firmó el dibujo. Comentamos muchas cosas, la mayoría intrascendentales, muy marujiles de andar por casa. Me enteré que la voz de Galadriel es la de su hija que también se dedica al mundo del doblaje. En un momento lo dedicamos a hablar de Constantino Romero, ya sabéis que era una de esas voces que me encantaba. Le conté la anécdota que conté en su momento en el blog cuando murió y le dediqué una entrada. Él me estuvo hablando de él, las dos parejas eran íntimos amigos, me contó un poco como estaba y como está ahora su viuda. Fue un momento breve pero me gustó tener este pequeño momento. También me comentó, aunque eso ya lo sabía, que cuando le presentaron el día anterior al smial preguntó cuándo era la EstelCon. Desgraciadamente el día que teníamos que hacer la clausura él tenía un compromiso en Valencia. Si no hubiera sido así, dijo, hubiera cogido el tren y se hubiera subido allí, nos habría hecho la lectura en directo. (Vuelvo a hacer autoespoiler) Si para la clausura con la proyección y la grabación de su voz que pusimos, acabaron todos a moco tendido y sin poder creérselo, no quiero ni pensar lo que hubiera pasado si entra este señor por la puerta y se pone a leer al lado de nuestra hobbitona). Antes de despedirnos de él le regalamos dos chapas una con su nombre en élfico y el otro con el de la mujer. Hacer la de los tres hijos y los trece nietos lo dejaremos para otra ocasión, que es un currazo.

Ainnnnssss…. Esta visto que cuando uno es un poco friki cualquier cosa es posible con el uso de la imaginación. Pero esta visto que una cosa así sólo te puede pasar en un sitio de estos, como el Proyecto 145. Tengo que deciros que hace poco fui a ver la última peli de El Hobbit y que en esta Gandalf me pareció distinto. Era como si en cualquier momento fuera a coger una taza de café y se fuera a poner a hablar un rato conmigo. Hm… ¡Qué dilema!

283

La estación de los proyectos: cosiendo capas para príncipes y princesas

17 Ene

Recuerdo perfectamente la cara que pusieron la primera vez que me vieron. Su rostro pasó del escepticismo, del pasotismo más absoluto, de la burla total, al asombro, la incredulidad, la admiración y finalmente el esperado “¡¡¡Ohhh!!!!” luego una sonrisa no muy segura de si misma y de si lo que veían era cierto o un espejismo, el levantarse del sofá y girar a mi alrededor con cierto temor a tocarme con la temblorosa punta de sus dedos por si la aparición se desvanecía. Finalmente consiguieron articular “Mamá. Estás preciosa”.

Lo recuerdo perfectamente, las dos veces ocurrió lo mismo, aunque la que más impactó de las dos fue la vez que Terremoto descubrió que su madre era una princesa, un hada de la noche.

Cuando una es una mamá normalita esas cosas no suelen ocurrir, pero cuando una es una mamá friki cualquier cosa es posible. Posees además una magia especial y en mi caso un armario con ciertos vestidos que en ocasiones pueden resultar ser mágicos sobre todo a los ojos de un niño. La primera vez fue una tarde-noche de invierno. Terremoto estaba borde y yo bromeaba con él. Entonces se me ocurrió, no se muy bien porque, decirle que su madre era una princesa, una hada de la noche y que si no se portaba bien haría magia. Mi pareja me miró y sonrió. Él sabía a que me refería cuando decía que yo era una princesa, una hada de la noche. Durante mucho tiempo cuando cortejábamos a distancia, de noche por el chat, yo solía decir que era un hada de la noche que aparecía por arte de magia en la pantalla de su ordenador. Cosas de enamorados. Aunque realmente mi personaje era el de una princesa élfica, una princesa madre y guerrera con mucha sabiduría y personalidad. Idril, la hija de Turgon, la princesa de Gondolín.

Esa tarde sin más entré en mi dormitorio, abrí esa puerta del armario que no solía abrir habitualmente en la que una guarda los vestidos con los que normalmente no sale a la calle y me vestí con mi primer vestido de elfa que tuve. Un vestido precioso que me tunee, con el cuerpo azul celeste que bordé y mangas de gasa que colgaban haciendo pliegues, la falda azul turquesa con una tela muy brillante, unos zapatos turquesas y una capa veneciana plata brillante con un broche de pedrería reluciente. También me puse mi tiara y mis joyas de princesa noldor y así de esta guisa salí radiante al comedor. Entonces Tsunami aún no estaba entre nosotros, por eso cuando un día hice una aparición parecida con el peque Terremoto se apresuró a decirle “prepárate, que mamá es de verdad una princesa ya verás”. En ese caso la cara de admiración de mi pequeño fue más intensa y acabó tirándose a mis brazos emocionadísimo de tener una mamá princesa. Lo divertido fue al día siguiente que lo contó a todo el colegio y nadie sabía de qué hablaba.

Si señores, tener ciertas aficiones y estar en una sociedad literaria con fiestas molonas y cenas de gala tiene eso, que uno acaba con útiles, complementos y vestidos que no se encuentran normalmente en la mayoría de los hogares. Al menos no en la mayoría de hogares no muggles como diría cierto mago. Con el tiempo he ido teniendo otros vestidos, tres para ser exactos, el azul turquesa, el naranja y uno negro dorado y rosado con mucha pedrería que cosí una a una. Mis vestidos han sido comprados, el azul y el naranja para unas bodas, el tercero lo vendían como disfraz de bruja pero después de que pasaran por mis manos no parecían los mismos. Los he tuneado a mi manera como buenamente he podido. Mis conocimientos de costura improvisada no llegan a tanto. Mi primera capa, la veneciana, la compré y cambié el broche. El vestido naranja venía sin mangas, así que compramos una gasa naranja y una amiga mía me ayudó (bueno, lo cierto es que lo hizo todo ella) a ponerle mangas vaporosas y con lo que sobraba le montamos (esta vez entre las dos) un cinturón. Pero el pobre no tiene capa. Una vez me prestaron una preciosa naranja y dorada, pero sólo me la prestaron. Es una pena, un día tengo que hacerle una parecida a esa, porque era una pasada. El tercer vestido tiene una capa dorada, pero es muy sencilla aunque resultona y esa sí que la hice yo solita. Lo que en su momento hice fue el vestido de mi pareja. Busqué las telas, los patrones y me puse manos a la obra. Acabé haciendo una imitación de cota de malla pero en tela, aunque debido al tipo de tejido actualmente no suele usarla porque se engancha y queda fea. Han pasado ya muchos años. También hice una sobrevesta verde oscuro y una capa preciosa con mucho vuelo color granate. Yo tome medidas, corte la tela y la embasté. Luego mi madre me pasó a máquina todas las costuras y le puso un cuello mao a la sobrevesta. Después con hilo dorado y plateado, le bordé en el cuello de la sobrevesta las iniciales en élfico de su pseudónimo. El conjunto está muy bien y la capa queda muy majestuosa cuando anda. El problema es que la capa es de una tela algo fina y cuando vamos a un evento en invierno las capas con consistencia y gruesas se agradecen.

Este año como os comenté y os contaré en un próximo post, el grupo de Mallorca y el de Zaragoza fuimos los encargados de organizar la XIX Mereth Aderthad o más conocida por todos como EstelCon. Tendría lugar en tierras mañas y sería la primera semana de diciembre. Vamos, en esos momentos en los que el cierzo y el frío suelen hacer estragos en los cuerpos mediterráneos como los nuestros. Es tradición que el penúltimo día de toda EstelCon, por la noche, se organiza lo que llamamos una cena de gala, en la que los participantes van vestidos con sus galas de honor correspondientes al personaje del que toman el nombre. Es quizás uno de los actos que más llama la atención a los “muggles” Algunas personas tienen muchos vestidos, otros unos pocos o sólo uno que es el que siempre llevan. Hay de todo. Si alguna vez alguien tiene necesidad de hacer una capa, como fue mi caso cuando hice la de mi pareja y la mía, el mejor consejo que puedo darles es que recurran a la página web de una de las chicas de Valencia, Baya de Oro. El Taller de Baya de Oro es una página muy conocida y muy completa, en la que te explica de una forma sencilla cosas muy complicadas. Siguiendo sus instrucciones uno es capaz con tiempo y paciencia (salvo que tengas algo de rodaje en el tema de la costura y entonces tardas menos) de hacerte auténticas chuladas. Es una pena que las labores maternales no le dejen tiempo para actualizar cositas en esta página, es lo que tiene ser mamá.

Ahora os tengo que hablar de dos personitas que conocí el 2013. Son dos hermanas gemelas que se vienen muy a menudo a nuestras actividades. Son dos enamoradas de las telas, los hilos, los encajes, las pasamanerías, los bordados. Estoy segura que si no tuvieran que ganarse la vida disfrutarían haciéndose vestidos. Vestidos de esos con los que normalmente una no suele ir a la calle y mucho menos al supermercado del barrio. Estas chicas se complementan a las mil maravillas, no se si el hecho de ser gemelas ayuda, pero lo cierto es que E. es una auténtica artistas con los patrones y las telas. Toma medidas y saca las piezas, las corta y mientras S. los lleva a la máquina y hace que la magia de la costura se complete. A medida que el hilo va uniendo las piezas el traje se va acabando, saliendo de allí cualquier maravilla que podáis imaginar. A la hora de buscar una tela o un hilo, S. tiene un don especial para buscar los colores adecuados, tanto si buscas que se compenetren con total armonía o bien con intencionado contraste. Se para, mira todo el surtido de colores y muy segura te dice “este hilo para esto, este para esto y esto con este otro” y señores, no falla, esto que puede parecer fácil de hacer, no lo es para nada. Ambas hermanas están en muchos grupos de recreación: recreación medieval, recreación vikinga, de recreación escocesa, de recreación Tudor, de recreación del siglo XIX, de Stars Wars, puede que alguno más y ahora del mundo Tolkien. Como podéis imaginar su rincón de los vestidos es de lo más variopinto y eso que yo sólo he tenido el honor de ver un lugar, algo caótico eso sí, donde tienen un montón de ellos. Desconozco si en su casa disponen también de algún otro armario mágico y no precisamente como el que conducía a Narnia, pero tampoco me extrañaría que el día menos pensado alguien pudiera llegar a ese mundo entrando en uno de sus armarios mágicos.

Pues bien. Este verano una de estas hadas de la costura nos propuso hacer un taller de capas para renovar o completar nuestro vestuario para la Estelcon que estábamos montando. Al principio el taller se fue demorando. Esta visto que la nuestra no ha sido la única casa que se vio el año pasado inmersa en una estación de proyectos. Por ese motivo el taller de capas tuvo lugar tan sólo unas pocas semanas antes que la Estelcon. No todos nos apuntamos, pero en nuestro caso decidí (porque sabía que quien se lo curraría al final sería mi menda leyenda) que los tres renovaríamos capas. Abro un pequeño paréntesis para decir que ese taller me encandilaba especialmente. No sé muy bien porque siempre he sentido una debilidad por las capas. Siempre me han gustado los personajes que llevaban capas, la de Drácula, la de Darth Vader, la de Batman, la de John Nieve y la última que acabo de fichar en mi lista de capas chulas, la plateada de Thranduil. Ver su caída, el vuelo de estas al andar. Es algo que me enamora y me sigue enamorando. Supongo que por eso encuentro tan arrebatadoramente guapo a mi pareja cuando se viste para una cena de gala. Ains…. Que pena que una no pueda ir por la calle con capas… snif, snif… sería feliz.

Así pues quedamos un sábado por la mañana en una tienda de telas y paños que también recomiendo por si alguien tiene algunas de estas sucursales cerca de su domicilio. Se trata de Ribas i Casals. Entrar allí te descoloca, uno no sabe muy bien por que tela decidirte. Salvo quizás mi pareja, otro chico que también se apuntó y Tsunami. Ellos si que fue llegar y besar el santo. Entraron fueron directamente a los rollos de lana y dijeron “yo este color”. El chico eligió un verde oscuro, mi pareja un color granate muy parecido al de su capa más fina y Tsunami, como no, un azul pitufo para su capita. Yo estaba más dispersa, pero al final me centraron tras saber exactamente lo que quería y me compré una tela que no era lana, no se deciros el nombre, pero era muy bonita y en verde pistacho. También compré unos cuantos metros de una tela granate brillante para un día de estos intentar hacer o que me ayuden ha hacer un vestido nuevo tipo túnica. Lo cierto es que nos gastamos un dineral en telas, porque la lana no era precisamente muy barata. Pero como decían las chicas “tenéis que plantearos eso como una inversión, una capa de estas va a durar años y años y posiblemente puede que algún día hasta Tsunami herede la capa de su padre”.

Así que con esas visiones futuristas de ir formando el legado familiar que dejar a nuestro pequeño, fuimos a un local donde montamos nuestro taller. Desplegamos telas y tomamos medidas. La primera fue la capa verde oscura. La habían elegido para hacer un tipo de capa vikinga rectangular y fue muy rápida de montar y a su dueño le quedó chulísima. Ese día llevaba un bigote y llevaba camiseta de manga corta. Cuando se sentó con la capa sobre el hombro tenía todo el aspecto de un auténtico galo. Parecía como si se hubiera pasado media vida llevándola. Las chicas le prestaron una fíbula vikinga que tienen y la estuvo llevando un buen rato para hacerse con ella, que le cogiera la forma y ver si se sentía cómodo. Ahora sólo le faltará a su dueño, buscar una fíbula para lucirla. La segunda que se montó fue la de mi pareja. Esa llevó un poco más de trabajo, sobre todo porque había elegido que fuera una capa circular. Seis metros de tela de lana se uso para hacer la capa, no veáis lo que pesa. Eso es mucha tela que manejar, pero el resultado fue espléndido. Pero cielos. ¡Que bueno que estaba mi churri! Para rematarlo, E. entró en su santa santorum de los vestidos y salió con un trozo de tela de peluche o imitación de pelo de piel. Se la regaló y la cortaron para que la pudiera llevar en el cuello sobre los hombros y no os digo ya lo chulo que quedó Cuando pueda tengo que cogerle los bordes, forrarla y cosérsela definitiva. Espero este año hacerlo pronto. Al mediodía nos fuimos a una mercería a comprar unas pasamanerías concretas para las capas de papá y el peque que también cosieron entre el sábado y el domingo. La tercera capa fue la del peque. Para Tsunami se hizo una capa de semicírculo parecida a la del padre pero con algo menos de vuelo. Una monería ya juzgarán ustedes. También habíamos comprado para Tsunami una tela aguatinada y las chicas le hicieron luego en su casa una camisa de armar que fui a recoger la semana siguiente. Nuestro Tsunami estuvo para comérselo. Todo un pequeño príncipe hobbit como decía él.

Al día siguiente, domingo, fui yo sola al local. Papá se quedó con Tsunami, así que sólo fuimos las tres. Seguimos cosiendo e intenté ayudarles con los remates y todo aquello que sí se hacer. Porque después de coser a máquina hay que coser con punto invisible el trozo de tela que hay dentro, ya que las capas se abren al caminar y se ve. Vamos que queda bastante trabajo de rematar si deseas dejarlo perfecto. Para mi sorpresa cuando llegué me encontré con que se había puesto a sacar patrones para la mía. Yo había elegido un tipo de capa bizantina y esa si que llevó algo más de trabajo de hacer piezas y coserlas. Me pasé todo el domingo con ellas cosiendo, charlando y riéndonos mucho. Fuimos a buscar unas botellas de cola y entre sorbitos, cortar telas, chafardeos, poner agujas, coser y quitar agujas, anécdotas y demás trabajitos nos pasamos gran tiempo de ese domingo como si fuéramos las tres parcas pero en versión buenas. Me diréis anticuada pero supongo que ese ambiente debía ser el que tenían nuestras abuelas cuando las mujeres eran las que cosían las ropas y no existían tiendas de modas. Ese día E. me contó que se había apuntado a corte y confección para poder hacerse esos trajes maravillosos que a ella siempre le habían gustado desde que era una niña. Tomó esa decisión al descubrir que si los quería comprar le resultaban demasiado caros. Por eso estuvo yendo a clases hasta que aprendió todo lo que realmente necesitaba, pero que nunca le interesó demasiado eso de hacerse ropa de calle más convencional. Supongo que para eso ya tiene las tiendas y los grandes almacenes. Bien mirado tiene su lógica. El domingo siguiente también nos reunimos las tres. Me había llevado “deberes” a casa y acabamos de rematar todo el trabajo, al menos que estuviera listo para poder usar. Tengo que darles las gracias a nuestras dos hadas de las costuras, primero por el buen rato que estuve con ellas. Segundo por los consejos que me dieron a la hora de coser. Y tercero por las magistrales piezas con las que salimos de allí. ¡¡¡¡¡Muchísimas gracias preciosas!!!!! ¡¡¡¡Sois geniales!!!!

Fuimos los tres muy bien pertrechados a la Estelcon. Mis hombres iban bien calentitos y yo aunque aún no tengo la capa acabada del todo, falta adornar, la pude llevar perfectamente para el evento. Espero este año poder dedicarme un poco a ella y buscar la pasamanería o puede que me anime a bordar algo y me gustaría que un día pudiéramos ponerle un cuello Mao, creo que le quedaría muy bien y tengo que buscarle un broche, que una chica de Madrid me ha enviado fotos y tengo que contestarle con el que me ha gustado. Ains… que no tengo tiempo y sólo hemos empezado el año. Vaya. Me parece que acabo de darme cuenta que tengo un nuevo proyecto abierto… y yo sin enterarme. Cachins.

capa

Los experimentos, el drakkar y la desvirtualización pasada por agua.

2 Oct

Las historias no siempre tienen un principio que necesariamente tiene que empezar cuando empieza la historia. Es más, normalmente muchos principios de las historias empiezan mucho antes. En nuestro caso, todo empezó realmente el día en que Terremoto fue a ver la peli de Vicky el vikingo. Ese día nuestro niño regresó del cine ávido de información vikinga.

Bueno, tengo que decir que por un lado había un interés histórico, pero por otro la chica que salía en la peli debió hacerle tilín, porque nos llenó su cuarto con impresiones de las diversas escenas de la peli que pillamos por internet, y no le culpo al menos tiene buen gusto. En esos días, además, devoró todo libro, papel, documento, revista y objeto que tuviéramos en casa y que remotamente tuviera alguna relación con el mundo de los ancestros del IKEA, el minimalismo y las habitaciones blancas. Terremoto tuvo mucha suerte. En casa no somos muy del IKEA, ni del minimalismo ni de las habitaciones blancas, pero nos gustan las sagas nórdicas, tenemos libros y revistas en los que había información de sobra, aunque él seguía preguntando. En un estante tenemos tres cuernos, pero de los de verdad. Dos para beber y el tercero de los que se soplan para llamar. Justo al lado hay una reproducción en plástico, muy lograda por cierto, de un casco normando y que es el más parecido a los cascos que usaban los vikingos por aquella época. Porque señores, aquellos que no estén informados de ello, aquel dicho que rezaba “bienaventurados sean los vikingos porque los tenían postizos” pues tiene muchísima razón se mire por el lado que se mira. Los guerreros nórdicos jamás llevaron cuernos en el casco. Quien popularizó esta imagen fue un tal Richard Wagner cuando nos regaló toda una ópera de valkirias más conocida como la banda sonora de acompañamiento a unos helicópteros en una peli del Vietnam. Terremoto, fiel a las imágenes de la peli de Vicky el vikingo, no comulgaba demasiado con lo de los cuernos, hasta que le preguntamos a una vecina de mi padre que es sueca pero de las auténticas, no de las de Valencia, y le dejó bien convencido de que los de verdad no llevaban cornamenta, al menos en el casco.

Aunque ya teníamos aprendido lo del casco con cuernos Terremoto se vino un día a casa con una compra que había hecho con su padre en una tienda de disfraces: una hacha de plástico y dos cascos de los de cuernos, porque cuéntale tú eso de lo del Wagner a los de la tienda de disfraces y a los importadores de la China. Un casco era para él y el otro para su hermano. Así los tuve una temporada encuernados a ambos. Por su cumple, evidentemente los tuve a los dos con sus respectivos cascos encasquetados, la música de Vicky a toda megafonía en vez del sufrido cumpleaños feliz y brindis con zumo de melocotón en los cuernos, todo un numerito oigan. Por suerte lo de soplar y sacar algo de ruido del otro se nos dio bastante mal a toda la familia, que sino temblando estaría toda la finca a estas horas.

Después de soltaros este rollo, entenderéis porque cuando hace unos cuatro meses, mientras iba en el coche tan tranquila y oí que en las Drassanes de Barcelona se había inaugurado una exposición sobre los vikingos, agucé el oído y empecé a tomar mentalmente nota de lo que comentaban. La exposición tenía lugar todo el verano y acababa el 28 de septiembre. Mi engranaje neuronal se puso en marcha y empecé a maquinar una invasión estival en tierras catalanas. Pero luego añadieron que el último día de la exposición harían una recreación de un campamento vikingo en la entrada de las Drassanes. Eso implicaba que si queríamos ir a ver el campamento tendríamos que hacer una razzia invasiva más corta de lo que acababa de pensar hacía unos minutos. En esa fecha ya ha empezado el colegio y nosotros no tenemos ya días para estos menesteres. Así que R y yo nos hemos pasado todo el verano guardando un silencio sepulcral para darles una sorpresa a los peques. Señoras y señores, el fin de semana pasado esta familia al completo desembarcó en tierras catalanas en busca de un drakkar, unas hachas y unos cascos sin cuernos, of course.

En agosto sacamos los pasajes y unas semanas antes lo comunicamos a los peques. La alegría fue enorme. Terremoto empezó a planear sitios donde ir, que si la Sagrada Familia, el parque Güell, el zoológico, la estatua de Colón, Port Aventura, el otro parque más antiguo que hay en la montaña (vease Tibidabo) y un montón de fotos más que encontró por internet con una rápida búsqueda de imágenes “Barcelona” y que me enseñaba a golpe de “mamáaaa ven corre que he visto otra que me gustaaaaa”. Así que al final y puesto de el viernes llegábamos a las siete y media de la tarde y el domingo llegaríamos a Palma a la misma hora, tuvimos que acortar el plan a: ir el sábado al zoo y el domingo a ver el monumento de Colón y los vikingos.

No se muy bien a raíz de que, este verano Terremoto se ha empeñado en situar al descubridor del nuevo mundo entre sus personajes históricos favoritos del momento, junto a Napoleón, Juana de Arco y Copito de Nieve… aún no se muy bien que íntima relación deben tener estos cuatro, misterios que tiene la vida. Como de Napoleón y de Juana de Arco, que sepamos, no se hacen souvenirs, Terremoto se entusiasmó ante la posibilidad de encontrar una postal de Copito y una estatuita del monumento de Colón que hay en el puerto de Barcelona. La petición fue aceptada, entre otros motivos, porque la diosa fortuna hizo que la citada estatua esté a unos pocos metros de las Drassanes que íbamos a visitar.

El viernes tuve un día que parecía una gincana deportiva. De hecho, toda la semana había sido una auténtica gincana, pero llegamos. Llegamos al aeropuerto y llegamos a Barcelona. Allí nos esperaba la hermana de R. para llevarnos a su casa donde tendría lugar el primer campamento del viaje. El que le montamos los cuatro dispersándonos por todos los cuartos, camas o sofá cama disponible que tuviera libres. Aunque no creáis que llegamos allí como unos auténticos vándalos, que seremos provincianos pero estamos muy bien educados. Así que acompañamos la invasión con las preceptivas ensaimadas, una lisa y la otra con chocolate, para amenizar los sucesivos desayunos de esos días.

Chungo. Así es como se podía resumir el pronostico del tiempo en Barcelona para esos días. Chungo y con lluvias. Así que el jueves por la noche con nocturnidad, prevaricación y alevosía, tentamos a nuestros churumbeles para hacer un cambio de última hora en el plan de ruta establecida. El sábado en lugar de estar en el zoo, iríamos al CosmoCaixa. Nos miraron con cara de circunstancias en plan “que me estás contando ahora”. Cuando les dijimos que eso era un museo de ciencias con muchos experimentos, Tsunami casi se nos encasqueta en el techo de la sala del bote de alegría que dio. Terremoto no lo veía tan claro, porque él deseaba ir al zoo para ver los cocodrilos y ver si tenían información de Copito de Nieve. El mosqueo se le pasó cuando vio las fotos del manglar que me tienen montado los del CosmoCaixa, con caimanes incluidos. Así que ese sábado nos pillamos el metro y tras un paseo cuesta arriba rodeados de mansiones modernistas espectaculares y saludando dos veces el paso del Tramvia Blau, acabamos en el CosmoCaixa con un pequeñajo ávido de experimentos y otro ávido de caimanes. Con las entradas elegimos también la opción de una visita guiada llamada el triceratops, que gustó a ambos peques. Mis niños son unos expertos en dinosaurios y dieron cuenta de ello, palabrita. La otra visita fue al planetario en 3D que al finalizar también resultó de su agrado, menos mal, ufff. Para comer recurrimos al restaurante que hay dentro. No está tirado de precio pero al ser tipo self service y tener toda la comida una calidad superior nos convenció que su elección había sido todo un acierto. Contentos y con la barriguita llena seguimos experimentando y helándonos con el mega bloque de hielo que hay dentro, haciendo flotar pelotas con chorros de aire y montando unas fotos virtuales que supongo habrán llegado al correo de papa Tsunami. Al final acabamos saliendo de allí más por el aburrimiento de Terremoto que no por la insistencia de Tsunami. Si llega a ser por el peque repetimos todos los experimentos siete u ocho veces y ya nos encargábamos nosotros de cerrar las barreras y dejar la llave debajo del felpudo cuando se hubiera aburrido. Soy consciente que este año la extraescolar de experimentos será una mariconada en comparación con lo visto. Le hemos puesto el listón muy alto a la pobre profe de experimentos. La compadezco.

Cuando salimos, Terremoto insistía en que quería ir al parque Güell, pero ya le habíamos advertido de que eso por horarios era muy complicado. Así que nos fuimos al parque de la Ciutadella para hacernos unas foto con el Mamut. Eso sí, por el camino mi churri hizo una parada técnica en su añorado Gigamesh por el que suspira de tanto en tanto. Allí pillamos un par de libritos frikis. Tsunami se compró un libro de los personajes de Star Wars en versión Lego con muñequito de Han Solo incluido, ains… su primer libro de Star Wars. Terremoto, por su parte, se aburrió solemnemente porque “¿donde se ha visto una tienda de cómics que no tengan nada de Mortadelo y Filemón o Super López?, ¡que vergüenza!”

Y así fue como llegamos al domingo. Ese día además de la exposición ocurrió otra cosa. Algo que nunca me había pasado hasta entonces y que me gustó enormemente. Mi menda lerenda hizo su primera desvirtualización en vivo y en directo, porque sino no hubiera sido una desvirtualización. Unos días antes de irnos de viaje propuse a una bloguera catalana el tener un tête à tête y aceptó. Como diría Mayra, de momento, hasta aquí puedo leer, dentro de unos párrafos sabréis de quien se trata.

Pues bien. El domingo el hermano de R. nos acercó a las Drassanes. Era una mañana muy nublada y algo chunga climáticamente hablando. Al salir del parking lo primero que vimos fue una exposición de los tropecientos años de la revista “Hola”. Confieso que eso me hizo sentir muy vieja, porque quitado de tres o cuatro recuerdo haber visto en directo y en formato revistil todas esas portadas en su momento en el quiosco o en la peluquería donde iba mi madre. Buaaaaa…. eso baja la moral a cualquier mortaaaaaalllllll.

Pero lo que levantó mucho la moral, pero mucho, a nuestro querido Terremoto era lo que se levantaba justo después de la última mega portada plantificada en el paseo del puerto. Allí delante con su vaya usted a saber cuantos metros de altura, se alzaba la columna sobre la cual un tal Cristóbal Colón se supone señala a América, aunque creo que señalar no señala exactamente allí. Pero, como la tierra al final ha resultado ser redonda pues tarde o temprano dará con el destino señalado. Terremoto me pidió fotos, muchas. Fuimos rodeando el monumento y cada tantos metros tocaba foto. Terremoto en todas ella salía señalando como lo hacía el de arriba del pilar. Así que queridos lectores, si alguien el domingo pasado se estaba paseando por allí y observó a un adolescente haciendo este extraño ritual fotográfico, es que se tropezó con nosotros sin saberlo.

Después de haber rodeado el monumento nos acercamos a las Drassanes. R. su hermano y Tsunami se pusieron a la cola, que en esos momentos aún era corta y sacamos entradas para todos. Mientras Terremoto y yo nos quedamos a ver el campamento vikingo, motivo por el cual habíamos ido expresamente ese día. Aquí tengo que decir que quedé algo decepcionada. No estaba mal, pero si eso se le podía calificar de campamento, los tres cuernos y el casco que tengo en casa es un museo. Lo encontré pequeño, con pocos personajes. Es cierto que estaba bien caracterizado y los chicos fueron muy simpáticos, pero personalmente hubiera preferido algo más cercano. Ya sé que no se trata de vikingos, pero por Mallorca también hay grupos de recreación medieval que han montado muestras más grandes y completas que aquella. Pero bueno, estuvo bien, sacamos unas cuantas foticas y pasamos a ver la exposición y el anunciado drakkar. La exposición era muy completa, muy bien montada. Sólo tuvo un problema para nosotros, había mucho que leer y eso aburrió solemnemente a Terremoto. El esperaba algo más impactante visualmente, con menos texto y más entretenido. Es lo que tiene mi niño, así que me dediqué a hacer fotos para al menos poder disfrutar en diferido de lo expuesto cuando llegara a casa. Lo más decepcionante de todo fue el drakkar. En las Drassanes el espacio no es precisamente lo que les falte. Imaginamos que estaría en un lugar que aunque acordonado se le pudiera dar la vuelta y ver su interior, pero no. Lo habían situado cerca de una ventana, así que tenías una hermosa penumbra/contraluz, porque fuera estaba lloviendo a cántaros. En un lugar elevado que no permitía ver el interior, y no se podía subir allí. Vamos, que no le sacaban mucho partido al barquito en cuestión. No se, pero así de pronto se me ocurre que podrían haber puesto unos espejos para que el público viera estos detalles. Por suerte había un señor que no se muy bien que hacía allí arriba, pero que sacaba fotos. Cuando nos vio a una señora y a mí con cara de “oinsss, eso es todo”. Se ofreció muy amablemente a sacarnos con nuestras cámaras unas fotos del interior.

Estábamos ya al final de la exposición a punto de salir cuando mi teléfono sonó. Al otro lado había una voz juvenil. Me sentí muy emocionada. Fuera, al lado del campamento vikingo y bajo una lluvia cabezona, nos esperaba Mo, mister X y peque. Allí hice mi primera desvirtualización. Salí con Terremoto y fue saber que eran ellos nada más verlos. Es un momento muy especial, llevas año y pico leyendo las aventuras de otra familia y de repente los tienes allí delante. Mo es una chica muy guapa y mister X muy simpático. Peque, al igual que Tsunami se quedaron un poco parados y desorientados. Imagino que a esas alturas del viaje mi nene no se esperaba encontrarse con otro pipiolo como él. Salimos todos a tomar un refresco, porque con la lluvia que caía no se podía pasear mucho. Tengo que agradecer a Mo y su familia que acudieran a la cita. Al llegar a Palma he visto unos mensajes en el correo pidiéndome si íbamos. Por lo visto si nosotros tuvimos una gincana con el viaje ellos tuvieron que hacer un completo encaje de bolillos para buscar un ratito y estar con nosotros. Muchas gracias guapetones y recuérdale a mister X que cuando vayáis por Mallorca me toca a mí pagar los refrescos. Después de estar un ratito charlando nos acompañaron a ver si por las tiendas de souvenirs de las Ramblas encontrábamos alguna estatuita de Cristóbal Colón, pero no. Lo único que había era muy hortera y Terremoto tiene una veta hortera pero con clase. Al final se conformó con una camiseta de kukuxumusu en el que parodiaban el monumento con unos monos haciéndole la contraria al Colon sobre las letras de Barcelona. Poco después tuvimos que despedirnos de Mo, de peque y de mister X, no sin antes darnos un par de buenos abrazos. Otro año nos intentaremos pasar con más tiempo y con menos prisas y esperemos que no llueva tanto y podamos estar un ratito más juntos.

Al final poco más que contaros, salvo que siguió lloviendo, y lloviendo, y lloviendo y el vuelo que tenía que llevarnos a Palma a las siete y media de la tarde nos dejó en la isla a las nueve y cuarto de la noche. Llegamos todos medio histéricos y agotados a casa. Al final cenamos de yogures, los que tuvieron ganas de comer algo, y los empecé a enviar a todos a sus camas. Yo me quedé un poco más para acabar de sacar la ropa y poner montones de ropa para lavar. Por la noche a Tsunami se le escapó un pipí, así que tuve una lavadora más extra. Al final el lunes por la tarde me hice tres lavadoras con sus secadoras porque por aquí también llovió. Antes de ir a buscar al peque conseguí barrer y fregar la casa, aunque no me dio tiempo de comer. Por la noche todo estaba más o menos controlado. Tenía muchas ganas de contaros nuestra aventura y nuestro encuentro con Mo, pero hasta hoy no me he visto con fuerzas de meterme delante del teclado, porque sabía que esta historia daría para muchos aporreamientos de teclas. La historia que empezó un día al llegar nuestro niño de un cine acabó el domingo. Dentro de esta historia se han enlazado otras más. Mis niños han visto un manglar y han tocado un iceberg. También hemos puesto cara a tres personas encantadoras y Terremoto esta mañana se ha ido al cole con su camiseta de Cristóbal Colón. El drakkar… mejor dentro de unos años ahorramos y nos vamos a Oslo a ver un drakkar más grande y en condiciones, pero aún así no me arrepiento, porque gracias a una entrevista en la radio, esta familia ha liado los bártulos y se ha hecho un viajecito en familia, que hacía mucho tiempo que no nos dábamos este gustazo. Y colorin colorado, esta historia se ha redactado.

169

Prueba superada. La vida existe después del verano

18 Sep

Es cierto que mi vida nunca ha sido de lo más sencilla que digamos, pero en los últimos años, se han abierto muchas ventanas. No son ventanas corpóreas, ni esas que te proporcionan una saludable brisa, experiencias, oportunidades y bienestar. No. Son ventanas en las que a golpe de portazos llegan a tu vida un montón de dificultades, problemas y vicisitudes que llevas como buenamente puedes y que hacen que pidas a gritos que se vayan cerrando de una vez por todas o que entren menos ráfagas monzónicas por ellas.

En estos últimos meses he ido adquiriendo sin saber muy bien porque ni cuando, una nueva costumbre. De golpe me di cuenta que cada vez que lograba o finalizaba algo decía “bueno, prueba superada”. Sé que es una tontería, pero hacer eso me produce una cierta satisfacción, me relaja, estoy contenta de saber que algo se ha solucionado o concluido, aunque fuera una situación tan absurda como hacer todas las lavadoras pendientes a tiempo, llegar con éxito de un día en la playa con los peques, organizar una cena con los amigos o meterme en la cama y ver que ese día movido había concluido sin bajas demasiado importantes. Podríamos decir que ante tantas ventanas abiertas, era un nuevo modo de ver las cosas y afrontarlas. También no sé muy bien que día de este verano empecé a tomarme las mañanas y las noches de otra forma. Respirar el aire matutino aún fresco y suave y sentirte afortunada por ello. Ver el rojo de la salida del sol en el cielo mientras conducía hacia el trabajo, algo hermoso aunque te deslumbre un poco. Escuchar el ruido del viento en las hojas de los árboles, una melodía donde las haya. O, respirar varias veces bajo las estrellas antes de entrar en el dormitorio por la noche, toda una gozada a la hora de empezar a recargar las pilas, oigan. También cuando dejaba el coche y entraba en el trabajo en ese pequeño trayecto a pie, canturreaba aquella cancioncilla de Serrat que como no conozco del todo la letra empecé a medio inventármela adaptándola a mis propias necesidades formando una nueva auto versión que rezaba “Hoy puede ser un gran día plantéatelo así, lo que ocurra esta mañana depende en parte de ti. Asume sólo lo que puedes y no desesperes si algo no anda bien. Hoy puede ser un gran día duro a por él”.

Poco a poco estas pequeñas dosis de optimismo hacían que mi humor mejorara, que viera las cosas de otro color, que las fuerzas no me dejaran del todo y que empezara a pensar que para disfrutar la vida con las cuatro cositas bellas que tenemos a nuestro alrededor hay más que suficiente para empezar. Pues bien, al fin después de este verano, algunas de esas ventanas tan molestas como una mosca cojonera en pleno agosto, se han cerrado al fin y hemos conseguido superar unas cuantas pruebas. Por supuesto, de una forma más airosa o más improvisada, hemos salido victoriosos de los típicos problemas que te plantea el verano cuando una familia, sin refuerzos, tiene que cubrir dos meses y tres semanas de vacaciones escolares pudiendo coger sólo uno de ellos un mes de vacaciones, todo un despropósito para las matemáticas, oigan pero se consiguió y con nota.

Estos días,  he descubierto que la vida existe después del verano y que será bella o al menos maja dependiendo de nuestra capacidad de seguir afrontando los nuevos retos y de aprender de los anteriores, pero sobre todo de saber disfrutar de lo obtenido, las cosas que nos rodean y en ocasiones ni reparamos en ellas ni apreciamos.

Al empezar el verano, sabía que iba a postear poco, pero sinceramente, no creía en ningún momento que postear poco implicara que ni tan siguiera tuviera oportunidad de colgar una triste entrada y eso que tenía una acabada y sólo tenía que buscar ilustraciones para publicarla y ni eso pude, snif, snif, que triste, así que la reservaremos para otra ocasión.

Los que seguís el blog sabéis que este año Terremoto se zambulló por primera vez y de forma real en lo que llamaríamos el mundo de la adolescencia, de hecho él mismo se denomina ya un chico adolescente, término que hasta ahora rechazaba con auténtico pavor. También sabéis por lo que he dicho que estos primeros seis meses del año han sido agotadores, traumáticos y muy complicados. Como dice nuestra neuropediatra, “si la adolescencia de un niño normal es jodida, la de un niño con problemas de espectro autista ni te cuento, bienvenida a una adolescencia normal de un autista”. Yo me quedé patidifusa, porque me esperaba algo movido, pero en ningún momento mis quince años de experiencia maternal y mis doce años de experiencia de madre de un niño con T.G.D. me habían preparado exactamente para eso y creo que mi hijo tampoco estaba preparado para sus reacciones. Terremoto es más feliz cuando todo está calmado y él no se encuentra violento. Pero, el parque de atracciones hormonal de estos años hizo sus estragos y sus episodios violentos fueron muy constantes y chungos. Por suerte para nosotros, Terremoto no es aún consciente de la enorme fuerza física que tiene, ni de que ya me supera de un buen trecho a mí y que incluso ya es más alto que su padre. Por suerte para nosotros, cuando la situación estaba muy desesperada yo afirmaba sólidamente mis cuartos traseros en el suelo y le plantaba cara. Eso, le acojonaba, y luego podía dominar la situación hasta que lograba que se tranquilizara o que no se escapara. Esta situación, al  menos de momento, porque con estos chicos nunca se sabe y tienen altibajos cuando menos lo esperas, ya está bastante dominada.

Parece que Terremoto ha empezado a asimilar que su cuerpo es un cuerpo de adolescente y no lo rechaza. Parece que Terremoto empieza a madurar un poco y atiende mejor. Parece que Terremoto empieza a aceptarse e ir evolucionando menos violentamente. Al final hemos conseguido ese pequeño apoyo de la medicación justa que le proporciona un poco de estabilidad, que no lo atonta para nada, no os asustéis, pero que le da esa química que su cerebro necesita para funcionar de manera normal. Terremoto se ha vuelto un joven más disciplinado que se interesa mucho por sus deberes y se esfuerza a su modo. Este año ha empezado a leer por sílabas y a escribir, todo un avance impresionante. La fase de comprensión de la lectura aún la falla un poco pero todo irá llegando poco a poco, de momento es todo un triunfo. Hemos ido introduciendo algunas tareas de casa y ha estado bastante pendiente de su hermano, lo cual me ha dado una gran ayuda. Se ha vuelto un presumido con la ropa, empieza a tener un estilo. Se ha dejado una pequeña trenza en la parte de atrás. Al principio su padre no veía eso con buenos ojos, pero yo le hice la siguiente reflexión: Prefiero guardar la artillería pesada para el día que nos diga que piensa tatuarse su cuerpo como un cuadro de Matisse o perforarse las orejas como Hellraiser, a ponerme chula por una trencita discreta que se puede cortar cuando él se canse. Además, tengo que reconocer que la trencita me gusta y él se siente muy mayor y satisfecho de poder llevarla. Me encanta ese conato de rebeldía y personalidad que ha adquirido con un mechoncito de pelo sin cortar. Terremoto ha empezado el curso muy interesado, llevaba todo el verano con ganas de comenzar. Mis churumbeles no son fervientes devotos de las vacaciones, tantos días les aburren. Tsunami lleva medio verano diciendo que lo mejor sería un mes de vacaciones y luego el otro mes repartirlo durante el curso con algunos días de tanto en tanto junto a un fin de semana para descansar… que sabio que es mi niño. Así que de momento parece que la ventana que se abrió porteando a lo bestia con la adolescencia de Terremoto, más o menos se ha cerrado y hemos conseguido ir evolucionando con normalidad. ¡Prueba superada!

También otro de los problemas que se han acabado estos meses ha sido el de las goteras de casa. Sin duda recordareis aquel lejano post y aquella foto en la que teníamos el colchón y los muebles de dormitorio tirados en medio de la sala y donde estuvimos durmiendo durante nueve largos meses como unos jipíes en Woodstock. Pues bien, al final se consiguió hacer las obras en las terrazas que eran las que nos daban humedad y se supone que ahora las filtraciones y las cascadas han desaparecido. Sólo quedaba pues arreglar tres habitaciones de nuestra casa que eran las afectadas, la sala-comedor-despachito del mister, que es grandecita y los dormitorios: el nuestro y el de Tsunami.

Nosotros seguíamos durmiendo en el suelo de la sala porque de la humedad y el moho que había cogido una de las paredes de nuestra habitación yo no podía estar allí dentro más de diez minutos sin que empezara a tener un ataque de alergia. Al final veía que eso de conseguir que se arreglara mi casa también iba para rato (lo de las goteras empezó en enero de 2010 y hasta este año no se ha arreglado) así que le propuse al administrador que yo adelantaría el dinero de la reparación de mi casa y que luego se me paga o se me eximiera de pagar comunidad durante unos añitos. Dicho y hecho encontramos un pintor que lo ha hecho por un precio muy razonable. Durante una semana mi casa ha sido un campo de batalla. Pero antes había que desmontarlo todo, otra vez. Digo otra vez porque llevo tres años de mudanza veraniega. El primero el año en que realmente nos mudamos al piso. Al año siguiente tuve que desmontarlo todo porque había que cambiar el parqué y este año vuelta a desmontar por las goteras. Vaya rollo.

Así que nos fuimos de “okupas”. Otra vez tuve que embalar todas las pertenencias familiares y los interminables libros de la librería para que pudieran arreglar los techos y pintar. Luego tocó limpiar. Para mi sorpresa y en comparación al año pasado que quedo todo hecho una auténtica guarrada, esta vez ha resultado algo relativamente fácil. El pintor me dejó la casa bastante limpia y no tuve que pasarme días y días quitando polvo y salpicaduras. Luego tocó desembalar lo recientemente embalado y volver a ir colocando cosas. Tened en cuenta que esto lo hacía al salir del trabajo una hora suelta antes de ir a buscar a los peques de las respectivas escuelas de verano. Embalar me llevo un mes, pintar una semana y acabé de recolocar la última cosita justo el día antes de que empezara mis días de vacaciones con mis chicos. Ha sido algo estresante, pero finalmente puedo decir que: ¡¡¡Habemus prueba superada!!!!

Hoy tenemos una casa normal, corriente y moliente. Con su techo blanco y sus paredes normalitas. Y lo mejor de todo, con mis muebles en el dormitorio y ya podemos dormir en una cama normal y no en el suelo. ¡¡¡Yuuuujuuuuuuuu!!!

El único problema es que la zona donde estuvimos tanto tiempo con el colchón en el suelo el parqué parece que se ha separado un poco, supongo que debió coger un poco de  humedad, porque al quitar el colchón nos encontramos con que la funda había enmohecido por abajo y tuvimos que comprar fundas nuevas.

Ahora, cuando abro los ojos y veo mis cuadros y mis cortinas y mi lámpara me siento la persona más feliz del mundo pudiendo dormir en nuestro propio cuarto, parece una gilipollez, ¿a que sí? Pues es una auténtica gozada.

El verano ha pasado y me había dejado dos días de mis vacaciones para acabar de arreglar cosas. Una para el día en que empezaron el cole los peques (el viernes pasado) y otra para el siguiente lunes. Tenían que ser dos días para mí, pero, pero, pero. Al final el cole de Tsunami ha empezado con un día de huelga, el lunes. Si señores, la situación educativa en Baleares sigue cutre bananera, nuestro querido presidente y su consejera de educación siguen enrocados y esto se presenta chungo, supongo que recordareis las entradas que hice en su momento el año pasado sobre este tema.

Pero a lo que íbamos. El viernes, después de dejar a los peques en sus respectivos coles, me quedé a arreglar cositas pendientes. Luego, decidí darme un premio, porque me apetecía, porque soy así de chula y porque yo lo valgo. Me acerqué a la playa. Hacía más de veinte años que no iba a la playa sola y fue una gozada. Solo pude estar una horita escasa pero aproveché para entrar tranquilamente en el agua, sin tener que hacerlo corriendo detrás de un niño, llevando una barquita hinchable en una mano y acabando de embadurnarme la crema solar en la cara con la otra, mientras busco donde se ha metido el hermano mayor. Pude respirar hondo la brisa marina que tanto me ayuda cuando estoy decaída y lo mejor de todo pude nadar a mi gusto. Descubrí que mi cuerpo ya no se asemeja en nada al de una grácil sirena como antaño cuando me pasaba casi todo el tiempo buceando. Creía que mi cuerpo era ahora más semejante al de una foca, pero las focas son torpes en tierra firme, pero nadar, nadan con gracia. Hacía tanto tiempo que no nadaba libremente y a gusto que mi grasa me hacía flotar de una forma harto extraña y se asemejaba más al desplazamiento de un manatí. Pero disfruté haciendo el manatí entre las olas durante unos minutos y luego me salí, caminé por la orilla hasta que me hube secado y regresé a casa. Ese día apenas tuve  tiempo de comer sólo un yogurt, pero valió la pena.

El lunes siguiente decidí que Tsunami se quedaría conmigo y tendríamos un día madre-hijo. Es curioso pero como Terremoto funciona mejor conmigo, he tenido muchos días de madre-hijo con Terremoto. Tsunami siempre los tiene con su padre. Esa mañana cuando hube dejado a Terremoto en su cole le digo a Tsunami “sabes que cariño, hoy será un día sólo para los dos”. En ese momento descubrí en mi hijo una faceta manga que desconocía. Sus ojos de por sí grandes, se agrandaron más y se le iluminaron con chiribitas. Sus labios dibujaron una enorme sonrisa que llegaba de oreja a oreja. Seguidamente,  soltó un grito de alegría y se me agarró y abrazó como si lo hubieran pegado con cola. Ver esa transformación valió la pena. Ese día nos fuimos a un parque, luego fuimos solitos a lavar el coche de mamá a golpe de jugar con la manguera y el jabón. Luego nos acercamos los dos a la playa. Para acabar, al llegar a casa, tocó ducha con todos sus animalitos dentro y unas tiritas de pollo rebozado que le hizo mami mientras se daba el baño. Cuando estaba en el baño Tsunami me dijo que ese había sido el mejor día de toda su vida… Creo que tendré que abrir una ventana nueva, una de esas de cosas buenas que hacer con tus peques y espero estar muchos años a poder decir que esta nueva prueba ha sido superada.

Por cierto, hoy este blog cumple dos años ¡Prueba superada!

el_plato_del_nino_sonriente_lindo_de_kawaii_amar-rc7790b1de9234255a067ff5e9680c6f6_ambb0_8byvr_512

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: