Tag Archives: carnaval blogs

Tarta de zanahoria, naranja y chocolate blanco para San Valentín y de paso para el reto de Ira del mes de febrero.

14 Feb

De todos es conocida la animadversión que suelen tener los pequeñajos a eso del festejo y sus derivados. Cuando los niños son más bebotes que niños, te llenan de besitos, abrazos y achuchones. Pero hay un momento en sus vidas en el que ya se sienten menos bebotes y más niños y les gusta reivindicar esta nueva situación. Es entonces cuando los besitos, abrazos y achuchones empiezan a ir escaseando en nuestra vida de madres, sobre todo si hay algún otro niño ajeno al hogar y cercano a su círculo de amigos que esté mirando. Entonces es cuando nos podemos encontrar con el típico “mamá aquí no, que pensarán mis compañeros de clase” o un “porfa, que ya no soy un bebé, que ya soy mayor”. Entonces es cuando tú piensas que te acabas de quedar sin bebito y el señorito mayor bien merece que se le dé esa consideración de “pequeño adulto” y no se le avergüence más a las entradas y salidas del cole. También hay una época en todo niño en la que les cabrea soberanamente que alguien les diga eso de “fulanito tiene noviaaaa” o al revés.

Pues bien, en esta casa tenemos un poco de todo eso y más. Terremoto hace tiempo que sólo reserva besos, abrazos y achuchones para momentos muy contados cuando le sale por inspiración divina y evidentemente, siempre dentro de las protectoras paredes del hogar. También es de los que se cabrea si alguien le suelta eso de las novias, sobre todo si ese alguien suele ser su padre (nota 1 de la autora: por si alguien aún no se ha dado cuenta, en el fondo mi ex es como un niño pequeño hiperfertilizado). Por ello y supongo que para que el tema no sea tan candente, cada vez que mi pareja y yo nos damos un beso, abrazo y achuchón, por un lado u otro se detecta un soplito reprobatorio en plan “ya estamos otra vez con besitos” o un más mordaz “besos buaggggg” mientras pone cara de asquito, abre la boca, saca la lengua y con el puño cerrado acerca dos dedos. La forma más divertida de conseguir que ese soplido reprobatorio desaparezca es ir hacia su autor y llenarlo a él de besitos (evidentemente, siempre dentro de las murallas protectoras del hogar dulce hogar). No es que Terremoto esté en contra de las parejas. Él te cuenta que no tiene problemas en tener novia, pero cuando ya sea un adulto, que de momento sólo es un niño y lo que quiere es disfrutar como un niño, no que las niñas lo llenen de asquerosos besos (ya hablaremos dentro de unos años, ya).

Por otra parte está el ligoncete de Tsunami. Terremoto de pequeño también era muy ligón, y el hermano no ha sido menos. No sé si esto es algo típico de los niños, pero de pequeñajos mis dos retoños siempre han llamado la atención de toda moza adolescente de buen ver que pasara cerca de ellos. Con sus ojazos mirando desvergonzadamente y sus sonrisas de anuncio publicitario, mis cachorrillos han sido unos ligones. La diferencia es que Terremoto ya abandonó (de momento) esa etapa, mientras que Tsunami no le hace ascos al asunto.  El año pasado Tsunami nos comunicó oficialmente que tenía novia, una chica de su clase. Tengo que reconocer que el pequeño tiene un gusto estupendo, la muchachita es una preciosidad y una dulzura de niña, y lo mejor de todo, con una personalidad de narices que lo lleva a raya como ella quiere (nota 2 de la autora: Esa chica me gusta, que espabile al casanova como tiene que ser que sino no sabrá hacer nada en la vida). Un día en el parque vi que Tsunami quitaba a un chico de al lado de una niña y se ponían a hablar al oído y reírse. Por lo visto y lo que supongo por lo que nos contó luego,  la conversación de ese día fue más o menos algo así como:

Tsunami: Ahora que ya no te gusta E., que te parece si eres mi novia

Ella: Me parece bien, pero de momento somos muy pequeños, así que mejor ser futuros novios dentro de unos años. Así que de momento sólo salimos.

Tsunami: Pues vale,¿ y cuando seamos mayores podremos casarnos?

Ella: Bueno, pero cuando tengamos la edad de mi padre, antes los mayores no se pueden casar.

Y así fue como nuestro Tsunami se echó novieta y así fue como nos lo contó y así fue como se lo conté a mis futuros consuegros que se quedaron primero de piedra y luego se descojonaron. Así que esta que os escribe ya tiene futura nuera y futuros consuegros… quien me lo iba a decir. Por cierto, los padres de ella tienen treinta y uno, así que dentro de veintisiete años os cuento que tal la boda.

En esta casa, pese a todos los besitos, caricias y achuchones, no somos de los que acostumbremos a celebrar San Valentín. Siempre me ha parecido algo más digno de un escaparate de grandes almacenes, que de la vida cotidiana. Con mi ex hubo unos años que lo que hicimos fue comprar un puzle y una caja de Ferrero Rocher  e ir haciendo el puzle mientras tomábamos bombones. Los bombones están en nuestras caderas, y los puzles en el dormitorio de Terremoto y Tsunami.  Con mi actual pareja no había la costumbre de celebrarlo, hasta que un día Isa, la chica de la tienda de comida preparada, me coló sus famosas, sabrosas y deliciosas tartas de San Valentín. Terremoto se mofó de mí por traer una tarta en forma de corazón con una estatuita de plástico de un bebote en pañal y un arco y flecha empotrados sobre la tarta. Aunque cuando la cató y relacionó tarta = día de los enamorados, la cosa cambió. Entonces Terremoto se enamoró de esa tradición con un contundente “taaaaarrrrrtttttaaaa” (nota 3 de la autora: Dígase en cámara lenta y con el mismo tono que emplearía Homer Simpson ante la visión de una rosquilla rosa gigante tamaño diplodocus”. En casa gustaró mucho, no me extraña, porque estaban deliciosas y mis cachorritos dieron buena cuenta de ella. El año pasado compartí con vosotros esta receta. Este año pensaba que tal vez el día de San Valentín pasaría desapercibido, pero los publicistas de la tele se compincharon en mi contra y mis pequeños vástagos se enteraron de   que este viernes era San Valentín y no se cortaron un pelo en lanzar insinuaciones y directas bien directas de que ese día exigían una “taaaaarrrrrtttttaaaa”. Está visto que los otros 364 días del año, los besitos, abracitos y achuchones están “censurados” pero con tal de que les caiga un buen trozo de pastel, mis niños están dispuestos a aguantar besos, carantoñas, corazoncitos y bebes en pañales con arcos. Faltaría plus.

Así que aprovechando que este mes de febrero, el reto de Ira tiene como ingrediente secreto la naranja, os dejo con esta receta de nuestra tarta anual, aunque francamente, no es que tenga demasiada naranja, pero sí que está muy saborsona, vamos, que ha volado.

Ingredientes:

Para el bizcocho:

4 huevos

150 gr. harina

200 gr. azúcar

250 gr. zanahoria rallada

1 naranja

100 ml. aceite

1 sobre de levadura tipo Royal.

Para la cobertura de chocolate:

1 tableta de chocolate blanco para fundir (yo usé la nestle postres)

La misma cantidad de nata para montar, que de chocolate (también puede ponerse mitad nata y la otra mitad la nata vegetal o leche evaporada si se desea hacer más ligero)

Nota: También quedaría muy bien una cobertura de chocolate blanco con queso.

Para decorar:

Perlitas de chocolate, virutas de chocolate

Le queda muy bien picar avellanas y espolvorear la cobertura una vez puesta con las avellanas.

Preparación:

Esta es una tarta que debe empezar a preparase el día anterior. Así que la noche antes tenemos que hacer la cobertura y dejarla toda la noche en la nevera. Para ello cortaremos el chocolate blanco y lo fundiremos ligeramente, sin pasarnos demasiado. Luego añadir la nata y la mezclamos con el chocolate hasta que ha ligado. Entonces la dejamos en el frigorífico hasta el día siguiente. ..

… Al día siguiente:

En un bol mezclamos los huevos batidos, la harina, el azúcar, la zanahoria pelada y rallada (se puede rallar triturándola con la batidora, el peso indicado arriba, evidentemente es una vez pelada), el aceite, la ralladura de la naranja (con cuidado de no poner el trozo blanco que amarga) y el zumo de la naranja.

Se mezcla bien todo.

Se añade la levadura y se mezcla justo antes de meterla en el horno.

Se pone al horno, yo lo puse calor arriba y abajo 180º una media hora, pero como siempre decimos, vosotras conocéis vuestro horno, así que mejor ir vigilando y sacarla cuando el pincho salga limpio.

(Nota:  Es un tipo de masa que debido a la zanahoria rallada y el zumo parece que está un poco licuada. También es un tipo de tarta que no leva demasiado, es más bien bajita, así que si alguien deseara hacerla para un cumpleaños y la desea más alta lo suyo sería hacer dos, unirlas con la cobertura y montarlo así).

Dejamos que la tarta se enfríe.

Cuando esté fría se saca de la nevera la cobertura y se bate un poco con la batidora de varillas para mezclarlo. Se coge una espátula de repostería o lo que tengáis para estos menesteres y lo esparcís por los lados y por encima. Se pone en la nevera para que cuaje y se endurezca. Si quereis ponerle la avellana picada ahora es el momento, antes de meterla en la nevera.

En ocasiones se resbala y hay que poner unas cuantas capas hasta que haya tomado consistencia por todo.

Tanto si habéis elegido la opción avellana picada como si no, ahora cuando esté “durita” es el momento de decorarla con gotitas de chocolate, virutas de chocolate, m&ns por ejemplo.

Espero que os guste tanto como a nosotros y a mis cachorritos. Terremoto quería repetir y Tsunami me decía que estaba lleno y no podría con el trozo… luego se lo ha pensado mejor y poco a poco entre dibujos de la tele y suspiros por su amor, se ha acabado todo su trocito y nos ha hecho saber que la tarta estaba deliciosa y como él está enamorado de A. el año que viene quiere otra de este tipo que no nos olvidemos.

En fin. Vive l’amoure. Vive les oranges et bonne appétit.  O como diríamos por casa bon profit.

Tarta de zanahoria

Anuncios

Cocina mallorquina: Coca de patata, vuelve el Ingrediente secreto de Ira para enero 2014.

26 Ene

En Mallorca hay Universidad, la llamada UIB (Universitat de les Illes Balears). Está situada en las afueras de la ciudad, en pleno campo, en la carretera de Valldemosa. Cuando yo iba a la Universidad tan sólo había tres edificios, el de letras, el de ciencias y el de biología. Hoy en día hay muchos más e incluso ya llega el metro allí, pero sigue teniendo el mismo bucolismo con los campos que la rodean y la impresionante Serra de Tramuntana de fondo. En el norte de Mallorca hay una gran sierra, un lugar precioso que fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Desgraciadamente este verano alguien cometió la inconsciencia de dejar unas brasas encendidas dentro de una carretilla de obra y otra persona que debería haber sido supervisada, vertió esas brasas aún encendidas muy cerca del bosque. Tuvimos uno de los peores incendios que se recuerdan en nuestra isla, sobre todo por dos motivos. El fuego fue rápido y se dio parte de él de inmediato, pero se había cerrado el puesto de bomberos de dicho municipio y los efectivos contra incendios de toda la isla habían sufrido un gran recorte presupuestario y de personal… hay ciertas cosas de las que no se debería prescindir ni recortar, y la seguridad es una de ellas. Ahora todos los mallorquines podemos verlo en nuestra sierra y sentirlo en nuestro corazón durante muchos años que tardará en recuperarse.

Pero en la época de la que os hablo todo esto no había ocurrido. Éramos jóvenes y nuestro mayor problema eran los estudios. Formábamos un extraño grupo pero nos llevábamos muy bien. Las clases ocupaban la mayor parte de nuestro tiempo, pero en ocasiones cuando alguna clase que se diera a última hora era anulada, solíamos coger los coches, enfilábamos la carretera hacia el lado de la sierra y subirnos a Valldemossa, un pueblo a la falda de la montaña,  para dar un paseo y de paso degustar uno de sus dulces que más fama tienen. Si hacía frio tomábamos una coca de patata con chocolate. Si hacía calor una coca de patata con un helado de almendra artesano.  Se trata de unos bollitos individuales de más o menos unos diez o quince centímetros, que no son demasiado dulces, sólo en su punto y que bien pueden tomarse solas como de acompañamiento para mojar. Las cocas de patata de Valldemossa son conocidísimas en toda la isla, aunque no es una coca exclusiva del lugar, las hay en todos los municipios, eso sí, las que se llevan la fama y con razón, son las valldemossinas.  Así que si alguna vez intrépidos viajeros aterrizáis o amarráis en esta isla y buscáis algo más que sol y playa, os invito que entre sus rincones os dejéis caer por Valldemossa, pero no así como lo hacen los turistas en buses y a golpe de reloj, hacedlo con calma, sin prisas, descubriendo sus piedras, su vegetación y los secretos de su Cartuja, pero también reservando unos minutos para degustar sus cocas y un chocolate o un helado, dependiendo del momento del año o del espíritu de cada uno que en ese momento se tenga.

Dejemos que como en la intemporal Valldemossa, el tiempo pase y bastantes años más tarde una compañera de trabajo me comentó que su madre hacía unas cocas de patata muy ricas y no pude menos que pedirle la receta. Me dijo que era un poco laboriosa y así es. No os voy a engañar, normalmente intento poner recetas buenas pero fáciles o relativamente fáciles a la hora de elaborarlas. También intento que haya ingredientes  fáciles de encontrar y no demasiado caros a ser posible. En este caso la receta cumple la segunda parte… la primera… más o menos, según la pericia culinaria y las prisas de cada uno. No es que sea complicada, para nada, sólo que lleva su tiempo y no es cuestión de ponerse a hacerla con el reloj en contra, es más bien de esas recetas que como el tiempo, debe tomarse con calma y dedicarle su momento. Es de esas recetas que mejor dejarla para un día que uno piensa estar tranquilamente en casa y puede dedicarle ratitos y luego ir haciendo otras cosas pero sin prisa, como se cocinaba antaño.

Cuando esta receta cayó en mis manos, hice una y comprendí porque había que dedicarle un tiempo, sin prisas. El resultado fue delicioso. No sé si mejor o igual que las valldemossinas, pero no tenía nada que envidiarles. Un día se me ocurrió hacer una de postre para mis padres. Mi madre que era muy exigente y  le costaba tanto decir que algo era bueno y que en el caso de la repostería, podía presumir de ser la hija de uno de los pasteleros más famosos de Palma en su momento, sucumbió a su sabor. Me pidió que felicitara a la madre de mi compañera por una receta tan buena, cosa que evidentemente hice y que evidentemente agradeció y le alagó. Es más, en dos ocasiones me pidió expresamente que le hiciera de nuevo esa coca de patata tan rica que hacía la madre de mi compañera.

Así que cuando vi que Ira volvía a poner en activo su reto, aunque con unas pequeñas variaciones, no me lo pensé dos veces y tuve muy claro cuál sería mi receta. Ira nos propone esta vez un reto más relajado. Tenemos todo un mes para hacer la receta y publicarla, lo cual se agradece porque hay momentos en los que una no tiene la oportunidad de ponerse con las manos en la masa en el plazo que teníamos antes. Otro cambio son los ingredientes, Ira nos ha dicho que intentará proponer ingredientes más normalitos. Con algunos de ellos tuve problemas para poder participar, ya que o bien no conocía recetas facilonas con ellas o bien no los encontré en ese momento en los centros que suelo comprar. También es cierto que me pilló en mal momento y no pude dedicar mucho tiempo. Espero que ahora con estos plazos más amplios y los ingredientes más accesibles, podamos ir aportando más recetas para este interesante reto. Espero que os animéis con ello. Os dejo con esta coca mallorquina, aunque en nuestro caso os dejo con su formato XXL ya que la receta que me pasaron no usa el formato pequeñito, sino el de molde grande, vamos, el casero, casero y no el de los hornos. Supongo que si se colocan en montoncitos individuales a la hora del último levado se pueden hacer los bollitos. Yo sigo las instrucciones que me pasaron y que dicho sea de paso, me ahorro algo más de trabajo y sólo hay que cortarla y cortarla, y cortarla hasta que se acaba.

Ingredientes:

300 gr. de patatas para hervir, de las blandas.

300 gr. de harina de fuerza

150 gr. de azúcar en polvo o azúcar glaseé.

150 gr. de manteca de cerdo (algunas recetas mallorquinas que llevan manteca las he hecho con mantequilla y se si salen bien. En este caso no lo he intentado, así que no sé cómo quedaría si alguien quiere hacerla con mantequilla para sustituir la manteca).

4 huevos

25 gr. de levadura de cerveza, es decir, de aquella que se vende en cuadraditos (NO la de polvo tipo Royal)

Leche tibia.

Preparación:

Primero hemos de hacer una mezcla que luego añadiremos en un momento de la receta. A esta mezcla la voy a llamar Mezcla A.

Mezcla A : Disolver la levadura dentro de un cuenco con un poco de leche tibia a la que habremos añadido una pequeña cantidad de azúcar en polvo. Dejar que esta mezcla leve.  Yo suelo taparlo con un paño de algodón que uso sólo para estos casos. Por si acaso poned algún plato debajo, porque en ocasiones leva tanto que se sale del cuenco. También me ha pasado que cuando quito del paño se ha bajado, no os asustéis, no tenéis que repetirlo.

La mezcla A tarda un tiempo en levar y ese tiempo también dependerá de la temperatura ambiente de la casa, a más calor más rápido, por eso os digo que esta receta hay que hacerla sin prisas. Mientras la mezcla A leva podéis ir haciendo otras cositas o por ejemplo ir hirviendo las patatas.

Bueno, mientras la levadura hace su trabajo nosotros tendremos los siguientes ingredientes preparados. El único que hay que hacer con un poco de tiempo es hervir las patatas. Para ello las herviremos con la piel. Sabremos que están en su punto porque al pincharlas notaremos que el tenedor, cuchillo o palillo, entra sin ninguna dificultad. Luego dejaremos que se enfríen y las pelaremos estirando la piel con los dedos. Tomaremos los 300 gr. los trituraremos o machacaremos bien con un tenedor y las reservaremos.

Cuando la mezcla A esté en su punto y tengamos las patatas hervidas y machacadas seguiremos con la receta.

Mezclar en un bol grande el azúcar en polvo con las yemas de huevo. Después hay que añadir las claras de huevo, no es necesario que estén a punto de nieve, pero yo las trabajé un poquito para que estuvieran más esponjosas y fuera más sencillo integrarlas.

Cuando esté ligado hay que añadir la manteca un poco tibia. Para ello le di un golpe de calor con el microondas, sólo lo justo para que se ablandara, no es necesario que se derrita. Una vez incorporada la manteca se mezcla un poco más.

Ahora es el momento de añadir a esta masa la mezcla A que habremos hecho anteriormente y seguimos mezclando.

A continuación añadiremos la harina tamizada con un colador y cuando la haya absorbido añadiremos las patatas y lo mezclaremos todo.

Ahora os dejo un poco de libertad a cada una porque vosotros conocéis mejor que nadie vuestros útiles de cocina. Tenéis que tener un molde de tarta de esos altos, la mayoría son moldes de metal que hay que untar las paredes para que no se peguen. Algunos son estos moldes desmontables con las paredes de silicona que no precisan se untados porque no se pegan. Así que obrad dependiendo del tipo de molde que tengáis. Si tuvierais que untarlo lo haríais con un poquitín de manteca.

La mezcla final se vierte en el molde. Os ocupará como la mitad o puede que algo menos, es normal. Ahora viene otro momento de calma porque tenéis que dejar el molde tapado con un paño o bien dentro del horno con este cerrado, porque hay que esperar a que vuelva a levar. La masa doblará su volumen y eso le llevará un poco de tiempo.  Id con cuidado de que no leve demasiado y se desborde por los lados.

Cuando veáis que ha aumentado y tiene la pinta de una coca cruda grandecita y hermosa es cuando toca meterla al horno e ir vigilando. Aquí también os dejo libertad porque cada cual conoce su horno. Horno no muy fuerte, la receta que tengo pone que a 150º durante 30 ó 40 minutos, vigilando bien para que no se queme, ya que es un tipo de pasta que es muy fácil quemar.

Sacarla y dejar reposar y enfriar. Se le puede añadir por encima si se desea un poco de azúcar en polvo esparcido con un colador o bien dejarla tan cual.

La foto que os pongo no es la mejor de todas. Tuve un pequeño problemilla con el horno y no fue culpa del horno, fue mío. Puse la coca dentro cuando tenía visita en casa y no me di cuenta de la advertencia del calor, así que le di demasiada fuerza y se me doró demasiado por encima. Creía que se había hecho y al abrir el horno para pincharla se me desinfló por en medio. Normalmente esta coca no es tan doradita por encima y tiene un copete que ni la mejor de las magdalenas, sin embargo en esta foto no se puede apreciar este detalle. Hay que sacarla del horno cuando el palillo o el pincho salgan limpio, sin pasta pegada. Nuestra coca de este fin de semana no ha tenido la mejor presentación, pero os aseguro que su sabor no ha variado para nada y ha salido deliciosa. Si alguien tiene dudas basta que miréis la cara que puso nuestro Tsunami cuando la probó después de la cena. Deliciosas. Así que espero que os guste esta aportación mallorquina y que pronto seamos muchos que nos animemos con el reto del ingrediente secreto de Ira de febrero.  Que disfrutéis con ella i bon profit.

P1130677

Hojaldre relleno de queso, sobrasada y mermelada de tomate, la recetita del cumpleaños de Tsunami y 5º Ingrediente secreto de Ira

18 Jul

Esta vez no me puedo quejar, Ira me lo ha puesto fácil, bueno… eso creía yo al principio. Como sabéis tengo la cámara de fotos en reparación, pero tenía unas fotos hechas de esta receta. Así que estaba la semana pasada toda contenta con este texto redactado y todo preparado, pero, pero, pero…Antes de llevar la cámara a arreglar no había bajado las fotos y en el ordenata no tenía un puerto de esos donde descargar el cargamento grafico-gastronómico. Ya estaba empezando a pensar que el mismo sábado tendría que volver a cocinarlo en plan contrarreloj y hacer la foto con el móvil. Esta vez los hados de la cocina me han sonreído y esta mañana han recibido la cámara arregladita y reluciente. Así que esta vez os voy a poder poner una foto más decente que la de los cuadraditos de chocolate blanco con pistachos, aunque por lo visto Garfield gustó mucho.

Sigo pensando si esta chica y nuestra casa tienen una conexión mental de algún tipo, aunque por lo que veo de momento se trata de conexiones mentales de esas chulas y sabrosas, vamos, de las que da gusto tener.

Os quiero contar que esta receta no es invención de Terremoto, ni tampoco mía. Esta receta la encontré hace unos años por internet, pero no recuerdo donde. Creía que era de una web de otra mamá mallorquina y como no me gusta poner cosas como si fueran mías y no citar la fuente, lo primero que hice fue entrar y mirar.

En los cumpleaños de Tsunami hace un par de años que hay dos recetas que son obligadas, porque son muy fáciles de hacer y porque gustan tanto que se agotan. Algún año, como este, algún invitado se ha llevado a casa las que quedaban de lo buenas que estaban, jajaja. También las repito porque cuando al año siguiente las vuelven a encontrar se dan una alegría que bien merece la pena acordarse de ellas. Pues bien, una de estas recetas es la que os propongo hoy. Como os he dicho la pillé de una web de una mamá, pero he estado buscando y no la encuentro, así que si alguien la reconoce como suya pido disculpas y que me lo diga, si es la que me inspiró pondré el enlace gustosa.

Esta receta sólo tiene una condición, es preferible hacerla una horita antes de que lleguen los invitados, ya que calentita o tibia está de vicio. En frío también está muy rica, pero hemos de reconocer que lo suyo es tener un pequeño toque de calor para llegar al nivel de delicatesen propio de los dioses del Olimpo, y no me estoy echando flores, es que es exquisita.

Ira nos ha comentado que esta vez el ingrediente da la posibilidad de hacer una receta dulce o salada, porque algunos le habían pedido ingredientes que dieran algo de juego con platos salados. Pues bien, como siempre tengo que llevar un poco la contraría, la receta de hoy no es ni dulce ni salada. Es una mezcla entre ambos sabores, que como dirían en la peli de Ratatouille, aúna los aromas y los funde en un toque crujiente del hojaldre, bañado con la cremosidad del queso, el salado de la sobrasada y la dulzura poco convencional de la mermelada de tomate (allí queda eso, que bien que me ha quedado la descripción, hasta parezco profesional)

También confieso una cosa. Este año he jugado con una ventaja. Los otros años cuando hacía esta receta una de las cosas que ayuda es tener una buena sobrasada. Sé que eso por la península o fuera de ella, no es tan fácil de conseguir como en Mallorca y que algunas veces he visto webs que presentan como sobrasada un mejunje en forma de pasta roja que alguna vez he probado y juro por Zeus y Afrodita que eso no es sobrasada, lo siento pero ni punto de comparación. Aunque como sé que hay cosas difíciles de encontrar fuera de ciertos territorios no seré muy exigente, pero si tenéis la posibilidad de pillar una sobrasada decente el plato sale superior. En mi caso la sobrasada es casera, se la compro a una payesa que hace las matanzas en su casa y eso ya es todo un lujo.

El segundo truco que he tenido este año ha sido la mermelada. Normalmente empleaba la de bote y tengo que decir que da unos buenos resultados. Pero el año pasado me dio por hacer mermeladas y una de ellas fue la de tomate. Cuando la hice le puse al hervir el tomate una barrita de vainilla y le ha dado un toque y un aroma que te acaba de enamorar. Vamos, que si tenéis la suerte de pillar o hacer antes algo así, seguro que los comensales se os declaran, o como mínimo, se llevan los pastelitos que quedan para su casa como me sucede a mí. Bueno, no os quiero entretener más con las batallitas de esta familia y paso a contaros como se hace este aperitivo, picoteo o cena, ¿porque no?

Ingredientes:

Lámina de hojaldre. La cantidad depende de los que queráis hacer, yo suelo emplear entre dos y tres láminas. Si alguien sabe hacer el hojaldre casero seguro que tiene que salir superior, pero si no sabéis o tenéis poco tiempo pues los del super van bastante bien. Los que más me han gustado han sido los del Mercadona y del Lidl (este último sólo lo he probado una vez pero no me desagradó) Dejo la elección del hojaldre a vuestro gusto que cada uno tiene ya ciertas cosas fichadas por su barrio y sabe donde está más mejor cada ingrediente)

Queso de cabra de rulo. Entre dos o tres rulos, depende de la cantidad que hagáis.

Sobrasada de la buena. Si la tenéis guardada en la nevera acordaros de sacarla un poco antes para que esté a temperatura ambiente, irá mejor para cocinarla y manipularla.

Mermelada de tomate, también a temperatura ambiente

Un huevo. Es opcional, pero remata la presentación y vale la pena ponerlo.

Preparación:

Se descongela el hojaldre si es comprado del súper. Tened en cuenta que no es cuestión de descongelarlo tres horas antes, ya que luego se reseca y dificulta su manipulación, como me pasó a mí con unas láminas una vez, jiji. Así que sacarlo una media hora antes si el clima es cálido o una hora antes si hace más fresquito. De la temperatura ambiente del momento dependerá empezar a descongelarlo antes o después.

Mientras el hojaldre descongela preparamos los ingredientes. Vamos cortando en rodajas de aproximadamente entre medio y un centímetro el queso de cabra de rulo (no importa medir con un regla, es orientativo). Yo le quito la parte blanca de la costra, luego con los dedos lo aplasto un poquito y le doy forma para que el resto de ingredientes asienten bien encima.

Cortar también a rodajas la sobrasada. Normalmente corto un trozo grandecito, le quito la piel y luego hago las rodajas. Estas también serán de un tamaño aproximado a las rodajas del queso y también podemos darle un poco de forma con las manos para que encajen bien encima. Si os habéis pasado cortando el trozo podéis poner otra vez el trozo de sobrasada que os ha sobrado en la piel y guardar en la nevera… si preferís hacer un picoteo mientras cocináis no os diré que no.

Cuando el hojaldre esté en su punto y el queso y la sobrasada estén preparados sólo nos queda ir montando. Para ello cortaremos el hojaldre en cuadrados, me suelen salir unas tres tiras, del lado más estrecho del rectángulo, y entre cuatro o cinco del lado más largo del rectángulo. Eso a ojo de cada uno y la cantidad de relleno que quiera poner, sólo que a más grandecito mejor el resultado ya que si está poco relleno sólo tiene gusto de pasta y es una pena porque pierde mucho.

En cada cuadrado ponemos en el centro un trozo de queso, sobre este el trozo de sobrasada y encima una cucharadita de mermelada de tomate.

Cerramos el cuadrado de forma que las puntas de las esquinas se toquen arriba del todo del relleno y luego con las manos las vamos uniendo. De esta forma quedarán en forma de pirámide, mirad la foto. Se que se puede cerrar de diferentes formas y francamente, si no os queréis complicar la vida podéis cerrarla como mejor vaya, pero ya que nos ponemos esta composición es chula, resultona y original.

Ir colocando las bolsitas sobre una bandeja de horno, para que no se pegara le puse un papel de horno, pero supongo que el de aluminio o un poco de aceite iría bien.

Cuando estéis seguros que todos los laterales están cerrados y tenéis todas las bolsitas preparadas sobre la bandeja del horno, las pinceláis con un huevo que habréis batido un poco. El huevo hay que batirlo sin sal ni azúcar y no importa menearlo mucho, con batirlo un poco para que quede una textura que nos permita pincelarlo bien ya basta.

Entonces es el momento de meterlo en el horno. Yo los pongo a media altura, con el ventilador y calor arriba y abajo, pero cada uno conoce mejor su horno y aquí os dejo según vuestra experiencia.

Cuando veis que ya están bien doradita y hechas es el momento para sacarlo.

Tan sólo hay que esperar unos minutos para que no quemen y ya se pueden comer. Como os he indicado antes, mejor tomarlas calentitas o tibias. Frías también se pueden pero ganan con un toque de calor.

El hojaldre está crujiente y el queso y la sobrasada con el calor se han mezclado y fundido en un bocado salado, mientras que la mermelada de tomate le da ese contraste dulce que potencia el sabor del resto de ingredientes.

Como veo que debéis estar todos salivando no voy a ser más mala y dejo que probéis este delicioso y fácil aperitivo, seguro que triunfáis con él y se lo llevan de casa, ya me comentareis. Hasta el próximo reto i bon profit.

NOTA: Si tenéis muchas dificultades en encontrar sobrasada o por alergias, convicciones culinarias u otros motivos no queréis o no podéis usar este embutido, la receta también se puede hacer sin él. Este combinado sólo con el queso y la mermelada de tomate también está muy bueno, pero cuando uno lo ha probado de esta forma, ummmm…… es difícil no añadir este ingrediente y caer en la tentación. Bona cuina a tots.

2013-07-18 005



Cuadraditos de chocolate blanco con pistachos: El ingrediente secreto de Ira 4ª parte.

30 Jun

Señoras y señores, soy una vergüenza. Ahora sé porque no suelo hacer platos al baño maría. De hecho cuando leo una receta y veo baño maría no sigo porque sé que no es lo mío, debe ser una incompatibilidad, una alergia o una aversión magnética. Así que creo que tendría que cambiar el título del post por “extraña gestación de unos cuadraditos de chocolate blanco y pistachos”.

Si alguien me lo preguntara no sabría decir porque nunca me he animado a hacer algo al baño maría, y mira que en un principio no es muy complicado. Cazo con agua al fuego, flotando en él otro cacito menor y dentro de este lo que se quiera trabajar. Vamos que no sobresale demasiada complicación como pudiera ser la comprensión del universo y la expansión galáctica o los agujeros negros o la antimateria, se supone que eso sí que tendría que ser complicado. Pues sinceramente, creo que me saldría mejor una mousse de antimateria, un queso gruyer con agujeros negros o un expansivo soufflé galáctico.

Yo he seguido al pie de la letra todos los pasos de los folletos aquellos que os comenté de la vajilla de la Disney. Difícil no ha sido, pero no sé porque el chocolate le ha costado ligar. Se ha quedado un poco con textura no diré que arenosa, pero sinceramente, fluido brillante y hermoso no lo era. Aunque ahora que lo pienso la receta no lo describe así. Igual yo me estoy liando de lo lindo y resulta que el chocolate blanco funde así. Pues no señores, no queramos ser benévolos, el chocolate blanco no funde así. El problema que tuve es que pese a haber puesto el fuego bajo como decían las instrucciones, el calor era aún alto para un chocolate y menos blanco. Lo que me ocurrió fue que el chocolate se resecó y no salió tan fluido como debiera. Así que queridos, si alguien adolece de inexperiencia con el baño maría, mi primer consejo antes de hacer esa receta es fuego superbajo o bien pasar de baño maría y si usáis el nuevo chocolate blanco de postres de Nestle fundirlo en microondas siguiendo las instrucciones y mejor poco a poco.

Cuando vi el ingrediente número cuatro de Ira pensé, ¡¡¡Jopeta!!!, con lo poco que usamos en casa el chocolate. Con ese ingrediente sólo hacemos en casa tres cosas y las tres ya están publicadas: las magdalenas de chocolate, muy recomendable. La tarta de chocolate de Isa, una delicia donde las haya y finalmente unos robiols rellenos con nocilla o nutella, esto diríamos es una nueva cuisine a la tradicional cuisine mallorquina de toda la vida. Pero el ingrediente secreto de Ira especificaba que no debían ser publicados…. Ufff…. Y Terremoto, “el vidente”, en casa de mi ex durante una temporada vacacionalita. Por eso recurrí a las libretitas Disney. Esta receta me pareció fácil, ligera sin extra de azúcar, con poca mantequilla y encima con frutos secos, vamos, dentro de lo que cabe al ser postre y llevar chocolate, bastante saludable. También pensé que la versión chocolate negro con otros frutos secos era posible, pues de esta forma sí que había hecho una especie de montoncitos hace años y con muy buenos resultados. Era factible elaborarla con niños y en la foto tenía una pintaza estupenda, así que fuimos a buscar los ingredientes que nos faltaban al súper.

Lo único un poco laborioso es lo de pelar los pistachos, y aquí he tenido un pequeño incidente. Pero este no tiene la culpa la receta, lo tiene mi cabecita que debo empezar a tener alguna neurona floja o quizá será el calor.  Vamos, que dejé todos los pistachos peladitos y había cinco que no se habían abierto, los pongo encima para ver si luego conseguía abrirlos con un cuchillo de punta redonda y va y se me olvida. Así que me pongo a cocinar, pongo dentro los pistachos y cuando estoy cortando los cuadraditos veo que algunos pistachos se me resisten a la hora de cortar. Yo insisto. El pistacho se resiste. Yo insisto, no podrá vencerme aún un simple pistacho que tampoco estoy tan decrépita aún. El pistacho resiste. Yo con la moral hundida entre que el chocolate había fundido raro y me había encontrado el superpistacho del grupo, cuando… de repente… la neurona floja vuelve de darse una ducha y me acuerdo. No era un superpistacho culturista, era un vulgar pistachito con su armadura entera. Así que ya me tenéis buscando los demás pistachos acorazados. Comprenderéis que después de esta monumental chapuza, estoy pensando que tendría que haber esperado a que viniera Terremoto y se inventara un postre con chocolate, que seguro se le hubiera ocurrido alguno con mejor pinta que el de mamá.

Pese a mi inutilidad para el baño maría y el ingenio de los pistachos acorazados para pasar desapercibidos, el postre está más bueno de lo que parece en la foto. Para colmo de males tengo la cámara en la uci y hasta que no la arreglen y nos la devuelvan,  funcionamos a base de fotos de móvil que no tienen una calidad tan chula.  Paso pues a contaros como se hace este postre en espera de que vosotros seáis más duchos que yo en el manejo de estas técnicas culinarias más misteriosas que las pociones de las tres brujas de Macbeth y que seguro si es así, podréis compartir con vuestros hijos. Eso sí, no se os ocurra dejar los pistachos blindados sobre el montón para abrirlos más tarde, que luego los muy cabroncetes se cuelan y quedamos como unas panolis patosas de mucho cuidado.

Ingredientes:

400 gr. de chocolate blanco (usé el chocolate para postres blanco de Nestle)

100 gr. de pistachos (sin cascaras)

3 cucharadas de nata

20 gr. de mantequilla

1 trozo de vainilla en rama

Elaboración:

Antes de empezar habremos hecho con papel de aluminio un cuadrado de aproximadamente unos 15 X 15 cm, levantando las esquinas y lo habremos untado con algo de mantequilla.

Pelar los pistachos y reservar.

Pesar todos los ingredientes y dejar a mano.

Cortar el chocolate a tracitos con un cuchillo corto y grueso, ya que si es verano no cuesta mucho con el calor, pero en invierno se endurece y este tipo de cuchillos nos facilita el trabajo. No conviene cortarlo con máquina ni batidora ya que con el calor calienta el chocolate y luego se reseca y no funde bien.

Cortar la vainilla longitudinalmente.

Coger un cazo y ponerlo al baño maría a fuego lento. Introducir dentro la mantequilla, la vainilla y la nata, ir removiendo hasta que se mezcle y quede homogéneo. Sacar la vaina de vainilla.

Añadir el chocolate y seguir removiendo hasta que se funda.

Añadir los pistachos y dar una última removida.

Verteremos la mezcla dentro del “molde” de aluminio. Alisarlo un poco con la cuchara para nivelarlo y dejar reposar. Cuando hayan pasado unos tres minutos se cortan cuadraditos de unos 3 cm de lado aproximadamente. No se sacan del molde, sólo se cortan los cuadrados. Se deja reposar de nuevo al menos unas dos horas antes de desmontarlo.

Un comentario, como ahora nosotros estamos en verano y hace calorcito, aunque este año está resultando muy suave. Hemos puesto el molde dentro de la nevera y hemos guardado allí los cuadraditos. La receta pone que si los guardas en lugar fresco y seco pueden durar perfectamente dos semanas, pero dudo mucho que en estos momentos mi cocina se pueda considerar un lugar fresco… yo diría que más bien es tibio.

Ahora lo que sé que esperáis, el veredicto de si vale la pena hacerlo o no. Bueno, pues después de haberlos catado, la familia ha decidido que están buenos. No es exactamente lo que sería un chocolate con pistachos, ya que estos al estar un poco salados le da un sabor diferente. En gran parte es dulce pero tiene toques salados peculiares. Supongo que con otros frutos quedaría bien y supongo que si queréis hacer chocolates blancos personalizados con diferentes frutos secos esta mezcla y proporciones podría serviros de base.  Si se tiene muy en cuenta las temperaturas, quedan chulos y para una merienda o cumple de los peques puede ser una opción más a tener en cuenta. Al ser muy sencilla la elaboración los peques pueden intervenir sin ningún problema, tan sólo mucho cuidado con no pasarse con el calor. No es que estropee el postre ni mucho menos, pero os resultará un poco más molesto manipularlo y estéticamente no os quedarán tan chulos.

Bueno, espero que Ira nos pida algún día hacer una ensalada, porque a este paso voy a tener que tumbarme sobre dos toallas cuando vaya a la playa, porque con tanto dulce una no me va a bastar, jajaja. Espero que os guste esta cuadrada tentación i bon profit.

IMG_3722



Galletas de patata y orégano. El reto del ingrediente secreto de Ira nº3, esta vez versión mamá de Terremoto. Y también Tsunami pochito, la varicela misteriosa nos ha acabado visitando.

20 Jun

Espero que esto no se considere trampa trampita trampota tramposeta. Supongo que os acordáis, porque hace apenas dos entradas de esto, que Terremoto se volvió a coronar como protagonista de la receta presentada en el tercer reto al que nos desafió Ira. Recordáis aquellos supuestos deberes que realmente eran para regalarle a la profe y a los compañeros de clase unas galletitas y que nos revolucionó la cocina por unas horas ¿sí? Pues bien, si es así supongo que también recordareis que yo tenía pensado hacer unas galletas diferentes a las dulces de mantequilla, pero que no sabía si tendría tiempo para ello. Al final he tenido tiempo. Aunque a mi pesar el tiempo lo he tenido porque Tsunami ha caído víctima de la epidemia de varicela que afecta a su clase. El domingo a medio día los primeros puntitos aparecieron y por la noche ya eran visiblemente ampollas. Como Terremoto estaba con mi ex y la semana que viene empiezan las vacaciones y él tenía que tener a los peques, Terremoto se ha quedado estos días en casa de su padre. Mi ex nunca ha tenido la varicela, así que no era cuestión de juntar a los hermanitos y pegársela dentro de unos días. Sé que me diréis ¿pero no estaba vacunado? Pues eso mismo me estoy preguntando yo. Juraría que le habíamos vacunado, juraría que cuando nos lo comentó el pediatra y tras la experiencia de mi menda y del mayor lo habíamos hecho. Pero luego ha resultado que debió pasar alguna cosa porque en la cartilla no aparece la etiqueta. Así que no sé qué decir, sobre todo después de como insistí en la necesidad de  vacunar. Me he quedado asombrada, aunque sigo pensando todo lo que dije y lo reafirmo.

Tsunami dentro de lo que cabe lo lleva muy bien. No se rasca, le dijimos que no lo hiciera y el angelito no lo hace, o lo hace poco ya que alguna vez no se da cuenta y allí tenemos la manita y los deditos actuando. Se queja de que al final él también tenga “la varicela misteriosa” y no ha podido celebrar su cumple junto a los demás compañeros y se ha perdido una tarde de juegos de agua y la fiesta-cena de fin de curso. Cuando le pica lo empolvamos todico con la Talquistina o polvitos maravillosos para curarle como les llama. Tsunami nos ayuda, le encanta empolvarse. Parece una peluca de esas versallescas de tiempos del rey sol.

Por su parte Terremoto lo lleva fatal. Si fuera por él estaría en casa cuidando de su hermano y no entiende que ahora es mejor estar los dos separados que esto es contagioso, sobre todo si su padre nunca lo ha tenido. Espero que en estos días que queda no acaben tirándose las sartenes por la cabeza, ya que cada día tengo protestas telefónicas sobre la dieta de papá o si papá ronca por la noche y no me deja dormir. Le doy la razón a ambas. Así que Ira, no se muy bien si el cuarto reto Terremoto tendrá un nuevo protagonismo… igual estos días esta experimentando con algún ingrediente o alguna receta en casa de su papi y vete a saber si la telepatía sigue funcionando con vosotros dos, quien sabe.

Pues a lo que iba. Ahora con un sólo peque en casa tengo algo más de tiempo, que dedicamos a mimar y sobre todo intentar entretener al aburridito y desesperado Tsunami, que un niño encerrado en casa no es un niño feliz. Por las mañanas nos dice que ha tenido un sueño maravilloso y feliz en el que salía del cole con sus amiguitos y se iban todos a jugar al parque que hay al lado. Ante esta penita y la imposibilidad de llevarlo al parque hemos ideado algunas opciones: regar las plantas del balcón, leer libros con papá, jugar a juegos de mesa que le gustan, ver un ratito la tele, hacer dibujos (pero él dice que preferiría hacerlos en el cole que no en casa), hacer algún batido de frutas y finalmente hacer alguna recetita. Su papá le hizo una tarta de queso y fruta. Ayer yo hice la masa de las galletas que tenía pensadas para el tercer reto de Ira.  Tsunami las aplanó con el rodillo, cortó y colocó en la bandeja del horno.

Esta receta, como veis en la foto está sacada de una colección de platos que sacó la Disney y que son los que normalmente aparecen en todas las recetas del blog. La hicimos hace unos pocos años, aprovechando la veta culinaria de Terremoto y que a los dos les gustan los muñecos Disney. Además de la vajilla completa, incluía con cada entrega un folletito con recetas de diversa especialización y adaptadas para poder hacer con niños, aparte de que están buenísimas. Mi pareja se saca de allí normalmente los platos el día ese en que por casualidad se acuerda que es un sábado por la noche y le toca a él hacer la cena, jeje… (Con un poco de suerte después de esta indirecta se acuerda este fin de semana, yujuuuu….). En total hay cien fascículos y cien piezas entre cubertería, vasos, cubiertos, juego café, té y desayuno, unas cuantas fuentes y ensaladeras. Si volviera a salir y os gusta os animaría con ella, las recetas son muy interesantes. La vajilla es muy buena y socorrida, sólo he tenido un problema con la pintura de un plato que se me descascarillo, pero fue debido a un mal uso del plato y el tenedor por parte de Tsunami hace unos dos añitos. Además al suscribirnos nos regalaron una mantelería que usamos en las fiestas y cumples y un recogedor de migas a pilas, que tuve que guardar y sacarlo cuando era necesario porque eso se había convertido en un recogetútodoloinimaginablequepaseporesaboquillayquelolimpieluegomamásipuede.

Así que sin más dilación os cuento estas galletas cuadrados de patatas con orégano, la aportación de mamá para el tercer reto del ingrediente secreto de Ira.

Ingredientes:

250 gr. de harina

200 gr. de patatas para hervir

3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

10 gr. de levadura de panadero fresca

½ cucharadita de orégano

sal

Preparación:

Lava las patatas y hiérvelas con la piel en agua salada durante unos 30 minutos, vamos hasta que cuando las pinchéis se hunda bien el tenedor en ellas.

Sácalas y pélalas aún caliente, pero cuidado, que queman mucho. Una vez peladas cháfalas con un tenedor y dejar que se enfríen durante unos minutos.

Agregar la harina, una pizca de sal, una cucharada de aceite, el orégano y la levadura diluida en dos cucharadas de agua caliente (yo las calenté unos 30-40 segundos al microondas y quemaban)

Trabajar la pasta hasta que este blanda pero consistente. Si fuera precisa se puede añadir un poco de agua templada o harina según se necesite.

Extiende la masa y forma un rectángulo de 1 cm. de grosor.

Cortarlo en cuadraditos de 5 cm. de lado y colocarlos en la bandeja del horno con un papel vegetal encima. Los cuadraditos tienen que estar algo separados unos 3 cm.

Cubrirlos con un trapo y dejarlos reposar dos horas.

Calentar el horno a 200º. Pintar los cuadrados con el aceite sobrante y hornearlos unos 15 ó 20 minutos.

Servirlos tibios o a temperatura ambiente.

Comentarios:

Sobre todo mucho cuidado cuando peléis las patatas, queman mucho, en serio.

Yo tuve un problema gordo, no tenía levadura fresca. La sustituí por levadura tipo Royal de repostería. Eso hizo que casi no levaran nada, no quedaron tan esponjosas como en la foto del folleto y quedaron más crujientes, pero así y todo estaban de rechupete. Supongo que si estuvieran más blanditas serian el non plus ultra.

Finalmente confirmo lo que dice la receta, calientes no están mal, pero tibios o a temperatura ambiente, hummmm, hummmmm, deliciosos. A Tsunami le gustaron bastante, pero personalmente creo que es un tipo de galleta que puede que guste más a los papás que a los peques. Tiene un sabor muy peculiar que no sabría cómo describirlo y huelen mejor. No creía que unas galletas de patata fueran así.

Un último consejo, teniendo en cuenta que salieron las que veis en la foto y a las veinticuatro horas no quedaba ni una y eso que Terremoto no está en casa para catarlas, os aconsejo que ya que os ponéis dobléis las cantidades y hacéis dos hornadas, así con suerte os dura algo más de un día, jajaja. Bueno, espero que os gusten estas curiosas galletas de patatas y orégano, que os aproveche i bon profit.

IMG_3705



Galletas de chocolate, el curioso deber del cole de Terremoto y de paso reto del ingrediente secreto de Ira nº 3

13 Jun

Cuando el sábado pasado Ira nos propuso su ingrediente de esta quincena pensé, “jope chiquilla, sí que nos lo pones difícil” y el motivo es que esta vez el ingrediente volvió a ser un plato, pero así como un postre en vaso es relativamente fácil, a las malas existen los flanes y las natillas. Lo de las galletas es otra historia. Normalmente en casa hacemos más bizcochos, por eso de que son más fáciles, llevan menos trabajo y hay más cantidad, jeje, somos asquerosamente prácticos, que os voy a decir. Es cierto que en algunas ocasiones hemos hecho galletas, pero en muy pocas y pensé que tendría que sumergirme en el montón de papeles de las tres carpetas donde guardo recetas impresas, recortes de revistas, manuscritas en cualquier formato inimaginable a ver si había suerte y aún las tenía hundidas por allí cual restos del Titanic en el frio Atlántico Norte.

El problema que le veía a la receta de este reto es que todo el mundo haría algún tipo de galleta de mantequilla, son muy sufridas pero en el fondo son todas más o menos iguales. Así que me puse a buscar algo más original y lo cierto es que lo encontré, pero no tenía muy claro cuando lo podría hacer ya que este fin de semana lo tengo heavy on the rocks. Pues bien, resulta que al final me tengo que tragar todas mis palabras y planes, porque hace apenas dos horas nos ha llegado Terremoto del cole diciendo que la profe le había puesto para mañana como deberes el hacer unas galletas para la merienda y traía la receta fotocopiada en un hoja de no sé que libro. Tan sólo puedo confirmar que es la receta número cinco de algún libro de recetas para niños.

Sí. Ojiplática. Así es como me quedé y en cuestión de una hora mi casa y más concretamente la cocina, se ha revolucionado. Terremoto cocinando, mi ex haciendo sugerencias, Tsunami se ha presentado raudo y veloz con el taburete blanco del baño del que ya os hablé y yo estaba en un rinconcito intentando dirigir el cotarro de orquesta para cuchara y bol en chocolate menor. Así que esta noche, ahora que los peques se han ido a la cama, aprovecho y os presento el resultado de esta revolución culinaria-deberíl.

GALLETAS CON TROCITOS DE CHOCOLATE

Lo que necesitas:

Un bol

Una cuchara de madera

Una bandeja

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de horno: 10 minutos

Ingredientes para 2 personas:

200 gr. de azúcar

200 gr. de azúcar moreno

200 gr. de mantequilla

2 huevos

Una pizca de sal

350 gr. de harina

½ cucharada de bicarbonato

200 gr. de virutas de chocolate

Mantequilla para untar el molde

1 cucharadita de extracto de vainilla.

Nota: Antes de empezar pide a un adulto que encienda el horno a 180º

1)      En un bol vierte el azúcar y el azúcar moreno. Luego, la mantequilla y los huevos. Lo mezclas todo ocn una cuchara de madera y, mientras, le echas una pizca de sal.

2)      Mezclando todo muy bien, le añades la harina, el bicarbonato y la vainilla.

3)      Y ahora ¿Los trocitos de chocolate! Luego, unta la bandeja con un poco de mantequilla. Cun la ayuda de una cuchara, echa en la bandeja formas de galletas.

4)      Pide a un adulto para que te ponga las galletas con trocitos de chocolate en el horno

Nota: Puedes combinar los trocitos de chocolate con nueces o avellanas.

Hasta aquí os he copiado la receta textualmente, ahora os comentaré como nos ha ido.

Primero, no tenemos extracto ni gotas ni nada de vainilla, pero sí un bote de azúcar vainillado, así que hemos puesto un poco de este en el peso del azúcar blanco. Por suerte tenía la cantidad justísima del azúcar moreno, que no siempre tengo a mano.

La bandeja del horno no la untamos de mantequilla, le pusimos un papel de horno y no hubo problemas para quitarlas luego.

Con estas medidas nos salieron dos bandejas de horno. En nuestro caso el horno tuve que ponerlo a 190 y tenerlo entre 15 y 20 minutos, pero cada uno conocéis vuestro horno. Las sacamos cuando estaban bien doradas, ya que la pasta se nos chafó y se juntaron unas con otras y estaban muy blanditas. Son este tipo de galletas blandito pero que se endurecen un poco cuando se enfrían.

Pusimos todas las cantidades según indicaba la receta, la única variación fue que pusimos menos trocitos de chocolate porque encontré que era una cantidad excesiva, así que debía haber como la mitad. No tengo muy claro si ese fue el motivo de que la pasta no quedara tan firme o es que el horno tendría que haber estado más caliente. La pasta estaba firme cuando la colocamos con la cuchara, pero luego en el horno con el calor fue como si se fundiera, quedó como si fuera una pizza de galleta o una mega galleta o una galleta única de dinosaurio.

Para solucionar este gran pegote dulce tuvimos que hacer trocitos con un cuchillo, por eso queda con esa forma tan rara, pero os aseguro que originalmente eran galletas, palabrita.

Ventajas de la receta: Es cierto que los niños pueden hacerla tranquilamente, aunque cuesta la primera mezcla.

Desventajas: Personalmente considero que es demasiado calórica. Me parece un exceso de azúcar y mantequilla para tan poca harina y no quiero pensar lo hiperdulces que hubieran quedado con los 200 gr. de chocolate íntegros.

Opinión de los peques: “Mamí estas galletas que ha hecho Terremoto están buenísimas” ; “Mamí puedo tomar otra, sólo una, una más y ya está”… “Mamí, después de cenar podré comerme más galletitas buenas”

Como veis las críticas de Tsunami son favorables, vamos, que pasaron  con sobresaliente y matrícula cum laude la prueba de la cata.

Terremoto probó una y mientras se la comía hizó el símbolo del pulgar hacia arriba mientras decía huuummm, huuuummmm, huuuummmm. Le he dicho que mañana podrán tomar alguna para desayunar. A la hora de meterse en la cama, el muy ladino me ha dicho que no son exactamente como deberes, que no son para merendar los niños, sino que se las quería hacer para su profe…

… Ya decía yo que eso de poner de deberes hacer unas galletas me sonaba a raro, sobre todo con tan poco tiempo… Bueno, visto desde el punto de vista divertido. Terremoto no sé muy bien cómo se las ha ingeniado de nuevo para ser el prota del reto del ingrediente secreto de Ira, estoy empezando a pensar que lo de la telepatía debe ser cierto.

Espero que os guste a todos i bon profit.

Nota mía para Ira y Mixka. Acabo de ver que Mixka en su web de El rincón de Mixka ha publicado una receta muy parecida para el reto. Es más personalmente me gusta más la suya y el truco de la nevera creo que nos hubiera ido bien. Es lo que me temia si hacíamos unas galletas de mantequilla. Si por casualidad tengo tiempo os presentaré otra receta, pero de momento os dejo con el complot de la profe y de Terremoto.  Así que hasta pronto i bon profit de nuevo.

P1110775

P1110779

El postre que se inventó Terremoto para un concurso de postres y aprovechado para el segundo reto de “El ingrediente secreto de Ira”

28 May

Los asiduos al blog ya sabéis que Terremoto tiene una veta cocinera con solera que se le despertó allá por los cinco añitos o puede que antes. A esta edad mi niño ya se ponía sobre una silla para pasar los trozos de pollo por la galleta picada  y huevo. En Mallorca se usa un tipo de galleta en lugar de pan rallado. Nosotros se los poníamos en la sartén porque demasiado peligro ya tenía lo de estar sobre la silla al lado de los fogones. Algunas veces se ha inventado recetas y reconozco que unas cuantas han estado muy buenas. Terremoto es más de cocinar salado. Pero cuando nos enteramos que en una torrada-excursión del APA de su cole organizaban un concurso de postres, no le faltó tiempo para decir que pensaba presentar uno y ponerse a pensar en ello. Estuvo varios días en plan mono-tema con lo del concurso. Al final decidió un postre dulce pero sano. Conseguí que me lo contara, porque siempre está con un halo de misterio misterioso y luego va y me pilla sin ingredientes justo cuando acaban de cerrar el súper y no vuelven a abrirlo hasta el lunes. Hicimos una primera prueba y no estuvo mal pero teníamos que perfeccionarlo un poco,  así que seguimos pensando. Le comenté algunas sugerencias y le gustaron. Lo intentamos por segunda vez con alguna de las modificaciones y cha-chán, postre buenísimo y aceptado por el autor.  El día antes del concurso dormía en casa de su padre, así que se llevó los ingredientes para hacerlo por la tarde.

Mi ex siguió las instrucciones al pie de la letra. “Terremoto sabe hacerlo así que tú sácale un vaso y déjale hacer, ¿de acuerdo?” y claro, sin interferencias la receta fue rápida de montar. Según me contó mi ex a las seis de la mañana del sábado ya estaba vestido y pidiendo cuando era el concurso. Obvio decir que primero se tenía que ir al lugar señalado, hacer fuego, hacer brasas, hacer una torrada, comer y luego venían los postres. También obvio decir que no llegó tarde, fue el primero en presentarlos.

Se presentaron unos cuantos postres, pero todos hechos por mamás. El único niño que se atrevió con el reto culinario para la categoría de alumnos fue nuestro Terremoto.  Se llevó una medalla de oro de la que se siente muy orgulloso y ha puesto con sus medallas de deporte.  Tengo que decir que además de pasión de madre, el postre en sí es sencillo y sabroso. Terremoto se encargó de que casi todos lo degustaran, hasta que una de las monitoras lo probó, y sólo lo devolvió cuando el vaso estaba completamente rebañado y limpito, le encantó.

Cuando al volver de la torrada-excursión abrí el ordenata y mire que ingrediente había en el reto de Ira, me quedé alucinada pensando en que eso debía ser telepatía. Le leí a mi pareja de que iba el segundo reto, un postre que se sirviera en vaso. Nos miramos los dos y dijimos al unísono “El postre de Terremoto”.

Así que os presento el sencillo y delicioso postre que Terremoto se inventó hace poco para su primer concurso de cocina.

Ingredientes:

Galletas tipo digestive (la primera vez lo intentamos con las tipo María, pero pierde mucho, mejor estas)

Plátano más o menos maduro (uno por cada vaso que hagamos)

Fresas (entre cuatro y seis por vaso)

Chocolate de postres (nosotros usamos el Nestlé, que se puede separar en barrita, está delicioso y es fácil de separar y dosificar)

Una cucharada de agua

Una o dos cucharadas de leche

Nata para montar con un 35.1 de materia grasa como mínimo

Azúcar o edulcorante líquido.

Un vaso para su montaje.

Elaboración.

Es muy sencillo. En un vaso poner en el fondo unas cuantas galletas digestive rotas, no machacadas. Encima pondremos un plátano cortado a rodajas.

Lavamos las fresas sin cortar el rabo, quitarlo después de lavar. Se cortan en cuartos. Se ponen unos cuantos cuartos sobre los plátanos, aproximadamente unas cuatro o seis fresas, depende del tamaño del vaso y de lo que nos haya ocupado lo anterior. Si las fresas están un poco ácidas se puede poner una pizca de azúcar o unas gotitas de edulcorante líquido si se quiere controlar el aporte de azúcar del postre.

Se cogen dos trozos del chocolate para postres Nestlé y se trocean en un bol. No es necesario hacer trozos muy grandes, con que hagamos tres trozos por barrita ya vale. Añadimos una cucharada de agua y ponemos un minuto en el microondas. Sacamos del microondas y removemos con una cuchara. No tardará en espesar pero si seguimos removiendo tomará un brillo especial. Entonces le añadimos un pequeño chorrito de leche, muy poco. Volvemos a remover y que ligue bien. De esta forma ablandamos el chocolate y no hemos de recurrir a ningún tipo de mantequilla para ello.  Con una cuchara ponemos chocolate encima de las frutas.

Para finalizar se coge la nata, se pone un poco en un vaso de batidora y con las varillas se va batiendo. No es necesario añadir azúcar. Una vez montada se añade sobre el chocolate.

Se ponen los vasos en la nevera y se dejan unas cuantas horas o mejor de un día para otro. Antes de servir se adorna con unas cuantas perlitas de chocolate.

Para el concurso nos llevamos un spray de nata y las pepitas para facilitar el traslado y que no se nos fundiera la nata durante el camino y se pusiera malo. Además de cuidar la estética no era cuestión de causar una diarrea galopante por nata en mal estado a todos. Usando spray de nata también queda muy bien, pero gana si se hace con la nata y se pone en la nevera. Cuando se saca se ha endurecido un poco y las texturas cuando hundes hasta el fondo del vaso la cuchara y luego subes un poco de cada ingrediente es muchísimo mejor.

Espero que esta primera receta de mi nene os guste casi tanto como le gustó a la monitora. Además, como veis, es apta para elaborar con niños, mejor que por padres, hasta el próximo reto i bon profit.

P11102441



Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: