Tag Archives: vida

“¡Cuando sea la hora de dejar de vivir, definitivamente la Muerte será mi elección número uno!”. Terry Pratchett, El País del Fin del Mundo.

16 Mar

Ha entrado en la habitación donde se guardan todos los relojes de arena. Es parte de sus labores diarias. Comprobar quien está a punto de acabar y a quien debe visitar ese día. Muerte observa el reloj. Si hubiera tenido cejas posiblemente las habría arqueado, pero sólo tiene dos agujeros con unos luminosos puntos azulados en su fondo. Hoy es un día importante. Muerte se arregla su túnica negra, se pone la capucha y coge su guadaña. Binky, su caballo negro, acude a él. El día lo merece. El difunto lo merece. Quizás muchísimo más que todos los reyes o brujas que han ido a recoger anteriormente. Hoy tendrá que realizar una de sus visitas menos deseadas y más dolorosas, incluso para la Muerte.

Tata Ogg se sube los faldones de su vestido corriendo desesperadamente con sus botines rojos sobre el camino, llega tarde. Ya falta poco para llegar a casa de Yaya. Abre la puerta y se encuentra a su amiga recogiendo la casa. Sentada en una silla Magrat Ajostiernos llora desconsoladamente, siempre ha sido demasiado sentimental para ser una bruja.

-Llegas tarde Tata – le increpa su amiga – Ya sabes que esta vez no podemos llegar tarde.

– Yo no llego tarde y lo sabes, la culpa ha sido de Grebbo. Se ha puesto algo mimoso con una gata nueva, justo cuando iba a salir y no ha habido forma de hacerle cambiar de opinión. Quería darle la bienvenida al barrio, es un gato muy dispuesto.

– Sí. Ya sabemos todos lo dispuesto que es. ¿Se puede saber porque te traes a Grebbo?

Tata iba a responder, pero entonces se abre la puerta y entra Tiffany Dolorido, es la más joven de las cuatro brujas, pero no por ello es menos sabia. Cuando entra a la vivienda, un montón de motitas azules con faldas escocesas se esconden, son los Nac Mac Feegle. Evidentemente, antes de volver a partir buscan un recoveco o un estante donde puede guardar la gran arpía tan seria algo de alcohol o como mínimo algo de linimento para ovejas.

Las cuatro brujas se miran. Es la hora de partir.

Lord Vetinari lee una misiva de uno de sus espías. Esta vez las noticias no son nada buenas y por desgracia sus conocimientos de “mediador” no pueden servirle de nada. Podría intentarlo, pero cree que la Muerte no se dejaría convencer ni tampoco hacer una excepción esta vez. Vetinari, abatido, envía un aviso a la guardia, el capitán Vimes y todos sus hombres, el sargento Colom, el cabo Nobbs, Zanahoria, Fundidordehierrroson, Detrittus, Guddy y por supuesto Angüa deben prepararse con sus mejores galas y los sables menos oxidados de que dispongan. Dentro de pronto se celebrará una gran despedida y Ankh-Morpork debe estar por una vez en su historia, preparada para brillar. Aunque todos sabemos que conseguir que la ciudad brille es algo tan difícil como conseguir que una reunión de magos se ponga de acuerdo cuando hablan de deidades. También envía misivas a todos los gremios. A los periodistas del Ankh-Morpork Times, mejor que les demos nosotros la noticia. Por una vez voy a contar toda la verdad sin tapujos ni dobles sentidos. Se lo piensa dos veces y decide que él mismo irá a ver a los magos de la Universidad Invisible, se merecen el ser informados personalmente, aunque le da mucha pereza tener que acudir a verlos. Uno nunca sabe que puede ocurrir cuando se entra en la Universidad Invisible, sobre todo si se va con malas noticias. Su secretario sale con todos los apuntes y misivas y empieza con los preparativos. En la sala Lord Vetinari, erguido y esbelto, observa por una ventana. El Patricio se gira y se concentra por unos instantes en la partida de ajedrez que hay sobre una mesa. Pronto llegará un nuevo clack, pero eso hoy puede esperar.

… El jueves pasado, día 12 de marzo de 2015, Sir Terry Pratchett nos dejaba. Ese día tenía una cita ineludible con la Muerte. Después de muchos años de lucha con el alzhéimer este encantador hombre, vestido casi siempre de negro, con su sombrero de ala ancha, su gran anillo y su inseparable bastón con el pomo de plata representando una calavera con una capucha, se dirigió a su última cita. No debía hacerla esperar, sobre todo porque se había convertido en su apoyo, literalmente hablando. El jueves pasado Terry Pratchett conoció en persona a la Muerte y se fue con ella…

-BUENOS DÍAS, LE ESTABA ESPERANDO SEÑOR.

-No tienes que llamarme señor, en realidad hace muchos años que nos conocemos, aunque creo que nunca habíamos tenido el gusto de hablar.

-NORMALMENTE LA GENTE NO OPINA QUE HABLAR CONMIGO LES PROPORCIONE MUCHO GUSTO. ES CURIOSO. PERO SI LO DESEA, PODEMOS CHARLAR MIENTRAS LE ACOMPAÑO POR EL CAMINO.

-¿Será muy largo?

-BIEN SABE QUE NO, COMO SI NO LO HUBIERA DESCRITO OTRAS VECES. HMM… ¿DESEA SABER ALGUNA COSA MÁS ANTES DE IRSE?

-No tengo muy claro si deseo saber lo que ocurre. No me gustaría enterarme que mis lectores y mis personajes estén llorando. Yo nunca he escrito para hacer llorar, siempre he escrito para alegrar, hacer pensar y reflexionar. Aunque evidentemente, la fantasía y el humor muchas veces venían incluidos en el paquete.

-SE SORPRENDERÍA QUIZAS DE LAS COSAS QUE ESTÁN OCURRIENDO. LA NOTICIA EVIDENTEMENTE HA SALIDO EN LA PRIMERA PÁGINA DEL ANKH-MORPORK TIMES, LORD VETINARI SE HA ENCARGADO DE ELLO PERSONALMENTE.

-¿Lord Vetinari dando una noticia sin tapujos? Eso es digno de ver. Que pena que me lo haya perdido.

-LOS MAGOS ESTÁN REVUELTOS, POR UNA VEZ HAN DEJADO DE LADO SUS DISCUSIONES SOBRE EL SEXO DE LA GRAN A’TUIN Y HAN DECIDIDO QUE ESTO PODÍA SER MÁS DESASTROSO PARA EL MUNDODISCO QUE UNA COPULACIÓN CÓSMICA CON OTRA TORTUGA VIAJERA. PERO TRATANDOSE DE MAGOS… QUIEN SABE.

¡AH!, POR CIERTO. SE ME OLVIDABA. RINCEWIND PRESA DEL PÁNICO HA PREPARADO EL BAÚL DE VIAJE Y HA HUIDO DESPAVORIDO, AUNQUE NO TIENE MUY CLARO HACIA DONDE HUIR PARA PONERSE A SALVO. HA DECIDIDO BUSCAR REFUGIO EN EL DESPACHO DEL BIBLIOTECARIO. LUGAR QUE NO ACABA DE ENCONTRAR MUY A SU GUSTO YA QUE EVIDENTEMENTE, EL BIBLIOTECARIO HA PROTESTADO POR ELLO Y ADEMÁS DICE QUE ALLÍ DENTRO HUELE EXAGERADAMENTE A PLÁTANOS.

-Era de suponer, ¿Qué esperaba mi querido Rincewind metiéndose en el despacho de un orangután? ¿Qué oliera a espliego, lavanda y frambuesas varias?

-EL MUNDODISCO ANDA DESOLADO, REVUELTO PERO DESOLADO. LOS GREMIOS HAN SUSPENDIDO SUS LABORES, INCLUSO EL GREMIO DE ASESINOS HA RECIBIDO ORDENES DE NO EJECUTAR A NADIE DURANTE TODO EL DÍA PARA “LIBRARME” DE TRABAJOS INNECESARIOS QUE ME PUDIERAN ESTORBAR O NO PUDIERA DEDICARLE EL TIEMPO QUE SE MERECE. EN ESTO VETINARI HA SIDO MUY EXIGENTE Y CONVINCENTE. CREO QUE CUANDO LE DEJE A USTED ME PODRÉ TOMAR EL DÍA LIBRE, QUIZAS VAYA DE VISITA A VER A ISABEL Y A MORT, HACE TIEMPO QUE NO PASO POR SU CASA, SI TENGO SUERTE INCLUSO PODRÍA QUEDAR LUEGO CON SUSAN.

-¡¡¡Así que hoy no habrá asesinatos!!! Cuanto honor. Quien me lo habría dicho. Es curioso, muchos de los que recogerá mañana seguramente les hubiera gustado que yo fuera uno de sus dioses y mi vida fuera una continua reencarnación sin parar. Tal vez así la muerte de uno solo podría salvar a los demás. Pero dudo que el gremio de asesinos estuviera dispuesto a esperar tanto tiempo sin ingresos en caja y acabaran aburriéndose antes de que concluyeran todas las reencarnaciones.

La Muerte coge del brazo a su acompañante – CREO QUE CIERTAS PERSONAS HAN VENIDO A DESPEDIRSE DE USTED. NO ES MUY HABITUAL QUE ENTREN TAN DENTRO, PERO POR UNA VEZ LES HE DADO PERMISO PARA LLEGAR HASTA AQUÍ.

El hombre vestido de negro, con sombrero de ala ancha y un bastón coronado por un pomo en forma de calavera encapuchada, siente como algo se frota por sus piernas. Baja los ojos y se encuentra un gran gato gris al que le falta un ojo.

-Vaya, normalmente no hace amistades de una forma tan rápida con los desconocidos, aunque supongo querido Terry que tú nunca serás un desconocido.

El hombre llamado Terry levanta los ojos y ve cuatro figuras femeninas que se le acercan. Una de ellas muy dispuesta a llegar la primera, bambolea sus caderas de un lado a otro al andar y luce unos inusuales y llamativos botines rojos.

-Si creías que te ibas a ir sin que te hiciéramos el camino más llevadero aunque fuera durante un breve tramo es que no nos acabaste de conocer –dice la dueña del gato.

-Gytha Ogg, controla tus modales, que pensará de nosotras.

-Esme, ¿de qué va a escandalizarse si ya nos conoce? Que Sr. Pratchett, ¿hace una copichuela antes de seguir el camino? y luego dentro de un par de sorbos quizás le cante la canción del puercoespín para amenizar el paseo.

Terry se ríe. Yaya mira con desaprobación a Tata que ya está abriendo el petate. Un montón de hombrecitos azules salen de la nada.

-Gytha, ¿Qué va a decir la niña?

-La niña se ha criado en las Calizas, no se va a escandalizar por unas copichuelas. Por cierto, Sr. Pratchett ¿puede firmarme un autógrafo? Es para mí Jason, que es un fans suyo. Mire, me he traído una postalita para la ocasión, la he comprado mientas iba a casa de Esme

-¡Ajá! Así que toda la culpa no ha sido de Grebbo, ya sabía yo que te habías parado por el camino en algún sitio.

Las brujas empiezan a discutir sobre el concepto pararse por algo no estrictamente necesario. La niña no escucha. Tiffany Dolorido está mirando una figura que la observa desde la lejanía. Por un momento el aire se ha impregnado a Alegre Marinero.

La Muerte les observa perpleja, con esa cara que pondría una calavera cuando no quiere responsabilizarse de lo que ocurre a su alrededor.

Terry sonríe. Sabe que nadie podría tener una muerte tan agradable y tan divertida como la que le espera, aunque sólo sea durante un breve tramo.

Mientras nadie mira, el gran gato gris ha encontrado algo con lo que jugar y tal vez entretener el apetito. Un pequeño montón de huesos con la cuenca de sus ojos también azulada, con una mini capucha y una mini guadaña con la que se defiende mientras grita desesperadamente por su existencia antes de que se lo traguen.

– IIIIIIIIIIIIIIIIIIIHHHHHHHHHHHH, IIIIIIIIIIIIIIHHHHHHHHHHH.

Nota: Esta pequeña improvisación, porque no ha sido más que una pequeña improvisación, es mi homenaje particular a un escritor que lleva años en mi vida. Lo descubrí el día que empecé un libro que alguien me regaló titulado Mort hace ya ufff… demasiados años, tantos que no sabría situarlo. Después vino Buenos Presagios, libro que coautoró con Neil Gaiman. Desde entonces no he parado ni me canso de leer sus libros. Sus diálogos son fantásticos, muchísimo más que sus historias. En cualquier rincón de la narración te puedes encontrar una sentencia que sin duda propondrías para esculpirla en letras bien grandes en mármol. El problemas sería donde guardar tantas sentencias, porque aunque uno fuera más modesto y se limitara apuntarlas en una libreta, harían falta demasiadas libretas y aún así siempre nos faltaría alguna. Pratchett ha sido una persona que ha cambiado mi vida muchas veces. Cuando he tenido algún bajón me he refugiado en las historias de la guardia, en las aventuras de las brujas que siempre fueron mis preferidas, o en cualquier narración que tuviera lugar en alguno de los lugares del Mundo Disco. En casa tenemos varios estantes llenos sólo de libros de Pratchett y siempre hay un hueco reservado para los futuros libros que entrarán. Algunos de esos libros son de mi pareja y están en su lengua original, el inglés. Hecho que no le perdono a R. porque luego he tenido que comprármelos de nuevo en algún idioma algo más inteligible para mí.

Los que leéis este blog sabéis que algunas veces he hecho unas cuantas citas de este autor. No voy a negarlo, soy una de esas tantas personas a las que su estilo, su humor mordaz y su ingenio han conquistado. Me he rendido ante su arte y no me avergüenza decir que le debo mucho al bueno de Terry. Somos muchos sus seguidores incondicionales y se que sentiremos mucho su desaparición, aunque nos ha dejado un inmenso legado literario que de una forma algo particular, nos ayuda a ser mejores personas y saber disfrutar de la vida.

LAS VIDAS DE LA GENTE PASAN DELANTE DE SUS OJOS ANTES DE MORIR. EL PROCESO SE LLAMA ‘VIDA’.
— Terry Pratchett, El País del Fin del Mundo.

pratchet

La estación de los proyectos.

11 Ene

Soy consciente de que este título suena a adaptación chunga de canción de Franco Battiato, pero no es así. Realmente este título lo saqué de un titular de un artículo de un periódico bastante retrasado que se paseaba por la cocina de casa y que creo que trataba de política. Digo creo, porque no me leí el artículo, tan sólo me llamó la atención su título. Me gustó tanto que me sentí muy identificada con esa frase, “la estación de los proyectos”, porque en ese momento esta familia estaba embarcada en eso, en muchos proyectos. Decidí entonces que lo guardaría en el saco de títulos posibles para el primer post que pudiera publicar y esperé a que llegara ese momento tan ansiado.

Nunca creí cuando abrí el blog que en pleno otoño, ejem, ejem,… invierno, estuviera dos mes.. .ejem… tres meses, ejem… hasta el año siguiente, sin actualizar. Pero este año, o mejor dicho, el pasado, las circunstancias han mandado. Ese, el pasado, fue un año algo chungo para el blog, primero problemas adolescentes de Terremoto y las humedales de la casa y las obras finales. Cuando se solucionan ambos y esta que os escribe pensaba “Aleluya” va y se acaba el verano. Hago una entradita diciendo “Aquí estoy yo, ya he vuelto” y me quedo colgada. No ha sido por falta de interés, palabrita de bloguera sin cruzar los dedos. Hice unas cuantas entraditas preparadas para publicar, pero tenía un problema. El ordenador. En casa hemos estado envueltos en una serie de proyectos que se han desarrollado en unas cuantas semanas y que para realizarlos el ordenata de casa ha estado monopolizado. Bueno, realmente el ordenata se ha convertido en una extensión de mi churri desde que llegaba del curre hasta que se metía en la cama y eso era a altas horas de la noche. Cuando por una de esas casualidades de la vida que en ocasiones ocurren en las casas normales, el churri cortaba sus vínculos cibernéticos de la punta se sus dedos y dejaba libre el teclado, mis cachorrillos sedientos de conocimiento informático, imágenes varias de Súper López o juegos de pokemons, eran los que daban dos brincos cual mandriles y se enganchaban a las susodichas teclas, dejándome sin la posibilidad de hacer florar mis instintos creativos, expresivos y de supervivencia blogo-maternal o lo que es lo mismo, de explayarme con el blog. Vamos, que visto lo visto que ha salido en prensa, me hubiera sido más fácil quedar a tomar un té con el pequeño Nicolás ese que sale por todo, cosa que no hubiera sido un mérito por cierto, que no tocar con estos deditos el teclado casero, snif, snif… eso sí que era un mérito. Además, aunque una en alguna excepcional ocasión, consiguió teclear algo, el míster estaba siempre tan cansado que no publicamos nada de nada. Un día por cansancio y el otro por agotamiento, el otro porque la entrada estaba pasada de moda, el otro porque había video-reunión, el otro por no me acuerdo de qué, pero por algo, fijo.

Sé que esto ha sido una injusticia, así que voy a resarcirme contándoos cuales han sido estos proyectos y seguro que cuando los conozcáis perdonareis esta prolongada ausencia de la blogoesfera. Por cierto, al fin he conseguido leerme todos los blogs que suelo seguir, que tampoco había podido leer una triste entrada más que alguna esporádica y eso de ponerse al día después de tanto tiempo ha sido agotador, que sois unas hachas y no habéis parado y he necesitado unos cuantos días, muchísimos.

Para poneros en situación debemos retroceder en el tiempo, como hacen en las pelis aunque aquí lo haremos de una forma más chabacanera, con menos medios, glamour y sin espirales concéntricas que giran y giran trasladándonos a otro momento. La historia empezó hace casi un año…. Habíamos venido de disfrutar de la Estelcon 2013 (la fiesta Tolkien o fiesta de El Señor de los Anillos, para los “no iniciados” en el asuntillo friki) estábamos en una reunión de nuestro smial (o grupo local para entendernos) cuando se nos propuso montar la próxima Estelcon con el grupo de Zaragoza. Uno nunca sabe dónde se mete hasta que se mete y al final una cosa que te has planteado de una forma acaba siendo otra. Vamos que un currazo de enanos. Para quienes no sepan muy bien de que va eso os diré que sería algo así como montar un congreso de cuatro días, con un fiestorro digno del bodorrio más exigente pero sin novios, con coordinación de actividades, conferencias, actuaciones, talleres, una lectura de cuentos que no cuenta cuentos sino historias y una noche musical todo ello con una ambientación digna de la Tierra Media y sus habitantes. ¡Chupate eso Peter Jackson! Eso que dicho así parece tan fácil no lo es para nada, los que alguna vez hayan organizado alguna lo saben muy bien. Así pues la cosa se nos complicó cuando a mediados de año nos enteramos que la semana anterior tenemos una convención de ciencia ficción y literatura fantástica en la que tan sólo hacemos una pequeña aportación, pero hay que hacerla.

Esa aportación era poner un puesto de información y hacer chapas con tu nombre en letras tengwar o escritura élfica para los no iniciados. Así siempre se pueden ganar unos euritos para financiar futuros eventos o al menos para amortizar el coste de las chapas que ricos no creo que nos hagamos nunca. Hasta aquí lo más difícil fue localizar la máquina de chapas que curiosamente no fue lo más complicado gracias a que un simpatizante del grupo tenía una que nos prestó. La otra aportación fue una charlita que se curraron una chica del grupo y… evidentemente, el mister que me tenía que publicar los post y no podía hacerlo porque tenía que buscar los temas a tratar en la charla, más todo lo otro de las reuniones por internet y bla, bla, bla. Como diría el capitán Haddock, ¡mil millares de mil millones de rayos y truenos! Así que nos tenéis, con una Estelcón en marcha y una cosa llamada proyecto 145 que es eso que os acabo de contar de la ciencia ficción y literatura fantástica.

Hasta aquí aunque no lo creáis la cosa era relativamente asumible. En ocasiones los peques podían rozar con sus deditos el teclado del ordenador y yo pude preparar unas entraditas que aún no han visto la luz pero espero que para el año que viene, es decir, para este, se produzca su parto retardado. La cosa no pintaba muy descontrolada hasta que la semana anterior a lo de la ciencia ficción, nos propusieron hacer un taller de capas para renovar nuestro vestuario en vistas a la próxima Estelcon. Así que esta familia o mejor dicho, mi menda y las dos preciosidades que nos dieron el taller, nos dedicamos a hacer capas nuevas para toda la familia. (Gracias preciosas, me lo pasé muy bien con las charlas de costura, ains… las echo de menos) Fue una experiencia muy divertida, me encantó y todos estuvimos muy guapos. A estas alturas ya os vais haciendo una idea de que mi vida fue algo un poco movida, pero aún se podía mejorar más.

Quince días antes del taller de capas me llaman por teléfono. Terremoto se ha apuntado este año a una asociación en la que hacen actividades de ocio para chicos con problemas especiales. La que llamaba era una de las monitoras y me plantea para la semana siguiente, intervenir por las buenas en una charla sobre padres separados que crían a un hijo con problemas especiales. ¡Viva la vida!

Como veis muchos proyectos. Demasiados. Así que mejor dejemos esta entrada por ahora y en las siguientes os contaré un poquito todo lo que pasó en cada una. Un beso muy fuerte a todos y Feliz 2015. ¡¡¡¡¡Deazulaverde ha vuelto!!!!!!!

Aún no me lo creo. Mi churri me ha publicado una entrada. Yujuuuuuuuuuuuuuu.206

Los amigos de verdad

10 Mar

Cuando era pequeña me costó muchísimo hacer amigas. Era una niña tímida y realmente mi primera amiga la tuve cuando yo tenía ocho años. Al principio empezó como una especie de competición. Recuerdo que en esa época se hacía por la tele un programa de preguntas y pruebas llamado Un, dos, tres, responda otra vez. La casa Bimbo en sus pastelitos ponía unas tarjetas de preguntas. Una de las chicas de clase tenía muchas, su padre trabajaba en el polígono junto a la fábrica de Bimbo y le había llevado un buen montón. En el recreo se juntaban por parejas y jugaban al Un, dos, tres. Como os he dicho yo era una chica muy tímida y para mí uno de los peores momentos del cole era precisamente el recreo, porque me lo pasaba sentada en algún rincón viendo como jugaban las demás. Un día vino esa chica y me dijo “te he estado observando en clase y creo que con mi inteligencia y la tuya seguro que nadie nos gana, ¿quieres ser mi pareja?”  Recuerdo que le respondí algo así como “bueno, realmente se dice con tú inteligencia y la mía, pero acepto jugar”… (y luego me preguntaba porque no tenía amigas…) La cuestión es que ese día hicimos pareja juntas y realmente arrasamos. Al día siguiente volvimos a hacer pareja, y al siguiente, y al siguiente. Así de esa forma tan tonta fue como conocí a mi mejor amiga, la que fue testigo en mi boda y la que es la madrina de Terremoto. Esta chica vive desde hace años en Barcelona, pero ello no deja que sigamos siendo muy especiales una para la otra.

Hace unos días mi pareja y yo estábamos hablando. Comentábamos que hay personas que aparentemente tienen mucha facilidad para hacer amigos y a otros les cuesta más. Él me decía que por ejemplo sus padres siempre habían tenido un montón de amigos, que llegaban a un sitio que no conocían de nada y enseguida conocían a todo el mundo y tenían un montón de amigos, pero que no obstante él creía que no tenían realmente unos amigos de verdad. En cambio mi pareja y yo somos lo contrario. Nos cuesta más hacernos con la gente y conocerla. Tenemos pocos amigos, pero dentro de esos pocos hay unos cuantos que realmente son amigos de verdad. Eso hizo que me pusiera a pensar en lo que realmente son los amigos de verdad.

Un amigo de verdad no es ese que está con nosotros sólo para las juergas.  Evidentemente es muy posible que cuando os conocierais abundaran sobre todo los momentos de ocio, diversión y desinterés. Pero los amigos de verdad van más allá de sólo las juergas. Es muy fácil estar siempre dispuesto a estar al lado de alguien cuando todo es pasarlo bien, jajaja y jejeje. Pero si sólo nos quedamos con eso tenemos muy poco en común. Resulta curioso que diga lo de tener cosas en común, porque mis mejores amigas de verdad y los mejores amigos de verdad de mi pareja son personas muy distintas entre nosotros.

Un amigo de verdad no es tu clon y tampoco pretende que tú seas su clon. Un amigo de verdad puede ser muy distinto de ti, pero aportarte algo especial con lo que os sentís identificados. Un amigo de verdad puede tener otros círculos de amigos con los que forzosamente no tienes porqué sentirte identificado, al fin y al cabo son sus otros amigos y ello no es excluyente.

Los amigos de verdad son los que perduran a lo largo del tiempo y del espacio. Hacer amigos lleva su tiempo. Son como el buen vino que necesita su evolución. Evidentemente no todos los amigos que aparecen en tu vida acaban siendo amigos de verdad, ese privilegio lo tienen sólo algunos. Las demás personas serán conocidos, vecinos, compañeros, camaradas, ayudantes, colaboradores o amigos sin más. De los amigos de verdad sabes que aunque pasen años sin veros los tienes siempre allí si los necesitas. Sabes que con sólo llamarlos o encontraros estaréis hablando como si sólo hiciera unas cuantas horas que no os veíais. Los amigos de verdad no te dicen las cosas que tú quiere oír, para eso están los aduladores o los pelotas. Las amigos de verdad te dirán las cosas tal y como son, aunque no te guste. Si estás equivocado te intentarán explicar el error que cometes y si pese a todo sigues con tus ideas y luego te equivocas, no vendrán diciéndote y recordándote que ya te lo advirtieron. Estarán allí para apoyarte, animarte, darte un cable y ofrecerte un hombro sobre el que apoyarte o llorar, aunque sepan que ellos ya te lo advirtieron.

Cuando uno tiene amigos de verdad sabe que siempre podrá disponer de un sofá en su casa y de una taza de café con leche. Sabe que cuando los llames estarán contigo y si en ese momento no pueden y te dicen que te llamarán luego es que realmente lo harán.

Los amigos de verdad son aquellos que aunque se hayan ido a vivir lejos o tú te hayas ido a vivir lejos, cuando os encontráis todo vuelve a ser como el último día. Son esos con los que eres capaz de recordar las cosas más bochornosas que han pasado en tu vida y reír  de ello.

Evidentemente, pese a que siempre estén dispuestos a ayudarte en los malos momentos, los amigos de verdad también sirven para los buenos. Faltaría más. Precisamente con ellos es con quien te lo has pasado mejor en tu vida y sigues pasándotelo, tanto si reventáis el planeta como si tomáis un té con pastas.

Los amigos de verdad son muy especiales y vosotros lo sabéis, aunque sólo tengáis unos pocos y no un montón.

Estos días he podido observar un fenómeno en la blogoesfera. Nuestra compañera Netzi pasó por unos muy malos momentos. Hoy me he enterado que la pequeña ha llegado ya a casa, ha sido una de las mejores noticias que he oído en los últimos meses. He visto como todas estas semanas de incertidumbre la blogoesfera se ha volcado con ella y se ha movilizado. Es curioso pensar que cuando entramos en los blogs en cierta forma es como cuando conocimos por primera vez a nuestros amigos de verdad. Es muy posible que a través de internet haya personas que lleguen a crear un vínculo de este tipo aunque nunca en su vida lleguen a verse en directo.

La amistad es algo muy curioso. Realmente tendríamos que dedicarle más tiempo porque vale la pena explorarla y disfrutarla.

armatucoso-la-verdadera-amistad-1863585

El niño ante la muerte, ¿como se lo explicamos?

18 Mar

Cuando nacemos, sólo tenemos una cosa segura, y es que algún día debemos morir. Todo lo demás, es una sorpresa. No sabemos si la vida nos va a deparar unos estudios u otros; o una pareja o no; o una familia o no; o si viajaremos o permaneceremos sedentarios en un lugar. La vida es un misterio y no obstante estamos mucho más preparados para afrontar ese misterio que no para afrontar el único hecho del que todos estamos seguros que tarde o temprano deberemos pasar un día u otro.

No quiero entrar ahora en las peculiaridades de cada creencia o religión. Para unos la muerte es un transito a un estado mejor. Para otros es el tránsito a otra vida tras un largo periodo de reencarnaciones. Para otro grupo es sencillamente el final de una existencia y no hay más. Cada uno tiene sus motivos para pensar una cosa u otra y todos tienen sus valores y su respeto.

Si deseo comentar que hoy en día, al menos dentro de la llamada sociedad occidental, la muerte ha perdido mucho de ese carácter cotidiano que antes tenía. Hace sólo unas pocas generaciones, los campos de la medicina y la calidad de vida de la mayoría de familias no tenía nada que ver con las de hoy en día. Recuerdo que durante una temporada estuve trabajando en el archivo diocesano con los fondos parroquiales. Los libros de defunción daban cifras que hoy consideramos contra natura. Antiguamente al nacer un niño su esperanza de vida se reducía a los primero cinco años, luego la ampliabas a los diez, al llegar a cierta edad empezabas a pensar que ya entraría en la vida adulta y podría formar un núcleo familiar. Los libros de óbitos de párvulos (libros sólo para niños) estaban bien nutridos de fechas que te hacían llorar. También la sociedad era distinta a la de hoy. La familias vivían más unidas, con una cercanía física mayor, los mayores estaban muy involucrados en los roles familiares, eran una parte activa de la familia. También era más habitual el contacto con animales, incluso en los núcleos urbanos todas las casas tenían un corral con algún árbol frutal o pequeño huerto y solían tener el gallinero o el palomar o las jaulas de los conejos. Sólo el sacrificio de estos animales hacía por ejemplo que se tuviera una relación más directa con la muerte que no hoy que la comida se compra en una tienda o super y te la venden por piezas y limpia, vamos, que unos contra muslos no te recuerdan para nada a un pollito vivito y coleante. Los niños veían el hecho de la muerte como algo más cercano, más cotidiano, algo que pasaba.

Hoy en día parte de esa cotidianidad ha desaparecido, se habla y se ven escenas en la televisión, pero no se toca tanto en la cercanía, es como algo que pasa allá lejos o dentro de esa pantalla. Ha pasado de ser un tema cotidiano a ser un tema tabú por el miedo que en ocasiones tenemos los padres a hablar de ello, a afrontarlo o a contestar preguntas. De hecho, hasta que no nos veamos en la triste circunstancia de tener que comunicar una defunción no solemos sacar nosotros el tema ante ningún niño.

Cuando Terremoto tenía diez años y medio y Tsunami apenas dos meses y medio, murió mi madre. Llevaba unos años con Alzheimer, pero estaba bien dentro del deterioro de la enfermedad. Un día de repente empezó a tener problemas intestinales. En dos meses tuvo varios ingresos hospitalarios, salía y a los dos días volvía a ingresar. Su salud se deterioró a pasos de gigante y finalmente nos informaron que se encontraba en estado terminal y no había forma de recuperarla. A los quince días falleció.

Un viernes a las 4 de la madrugada Tsunami se puso muy nervioso y empezó a lloriquear, enseguida se calló y volvió a dormirse. Al cabo de diez minutos me llamaron por teléfono y me dijeron que acababa de morir justo a las cuatro.

Era algo para lo que ya me había preparado. Recuerdo que pese a todo la noche del jueves al viernes me puse a llorar pensando en que lo inevitable vendría pronto. Terremoto me había pedido esa noche para ir a ver a los abuelos y yo le tuve que explicar que la abuelita estaba muy enfermita y seguramente se moriría. Unas horas antes esa mañana la había visto, estaba con la vista perdida al techo y la boca abierta que no la cerraba, el médico nos había dicho que del fin de semana no pasaría. Por otra parte, cuando uno tiene un familiar con una enfermedad degenerativa de este tipo, suele hacer un duelo en vida que hace que su fallecimiento se lleve de una forma diferente, más preparada. Incluso aunque os pueda parecer aberrante lo que diré, pero opino que en estos casos cuando esa persona hace años que ha perdido la cabeza y ya ni sabe quien eres ni casi se comunica contigo, que ya no es realmente la persona que conocías y sólo ves cada día un sufrimiento tras otro por sus achaques, casi te sientes aliviado cuando ocurre porque piensas que al menos todos, tanto ella como vosotros habéis dejado de sufrir.

Pues bien, cuando murió mi madre, la mamá de mi pareja, la abu, estaba con nosotros porque durante esos quince días de fase terminal y tuve que tener un ingreso en clínica por un problema que al final sólo fue un susto. Ya sabéis, los problemas nunca vienen solos y no tenía a nadie a quien dejar a los niños y mi pareja tenía que ir a trabajar. La abu en un par de horas se plantó en Palma y estuvo con los peques mientras yo estuve ingresada. Luego cuando salí y ella vio el panorama que teníamos, decidió quedarse unos días más con nosotros.

La mañana del viernes yo estaba con mi padre arreglando aún las cosas, organizando el funeral y el velatorio de la tarde y avisando a los familiares y amigos más allegados. El abu fue quien se lo dijo a Terremoto, le dijo que la abuela se había muerto y que se había convertido en una estrella. Terremoto muy serio le respondió “anda ya, las estrellas son otras cosas son bolas de gas incandescentes, no digas tonterías”. Mi niño siempre tan lógico y cerebral, los temas de religión le vienen grandes. Las personas con problemas del espectro autista les suele pasar muy a menudo esto, son muy cerebrales y todo lo que implica un acto de fe se les escapa y no logran entenderlo.

Mi ex fue a hacerse cargo de Terremoto y se lo llevó a su casa. Por la tarde había el velatorio, yo en un principio no quería que Terremoto viera a la abuela así, prefería que la recordara como estaba antes y no en un ataúd. Cuando murió había quedado muy descompuesta y apenas se la reconocía, pero los del tanatorio hacen un trabajo magnífico y al verla estaba igual que antes de enfermar. Mi madre siempre fue una mujer hermosísima, incluso a los ochenta años llamaba poderosamente la atención su belleza, con una piel envidiable apenas sin arrugas. Así era como la habían dejado, parecía verdaderamente que durmiera.

Mi ex me llamó y me comentó que Terremoto quería verla. Estuve hablando un buen rato con él porque sinceramente no me esperaba que la presentaran así de bien y tenía mis dudas si Terremoto debía venir o no. Cuando yo era pequeña una de mis abuelas murió cuando yo acababa de cumplir los dos años y curiosamente recuerdo el día de su muerte, recuerdo a mi madre saliendo de una habitación llorando y un señor que no conocía salía con ella. Los mayores me intentaron alejar de allí y recuerdo que me asomé a la habitación antes de que cerraran la puerta y allí dentro, sobre una gran cama había un cuerpo cubierto completamente con una sábana. Esto ocurrió apenas una semana después de yo cumplir los dos años y aún lo recuerdo, muy borroso pero lo recuerdo. De mis otros tres abuelos, del siguiente en fallecer, mis padres me escondieron su enfermedad y su muerte y me enteré unas semanas después de haberlo enterrado. Eso me marcó mucho, era mi abuelo preferido, al que más he querido de todos y no asimilé bien que me escondieran esa información y siempre me he sentido mal al no haberme podido despedir nunca de él. De mis otros dos abuelos sí que estuve presente en el velatorio y en el funeral y lo he llevado mejor, al menos no me siento como si algo me faltara y no hubiera acabado de cerrar esa relación.  Así que no tenía muy claro si Terremoto debía venir o no. Finalmente decidimos que llamaría a su madrina, que es médico y le consultaríamos que opinaba ella, pero no hubo forma de localizarla. Al final conseguí hablar con una de las psicólogas que lo habían llevado durante años y me recomendó que mejor no viniera, que temía que le pudiera impresionar y luego desarrollara miedos. Finalmente Terremoto no vino ni al velatorio ni al entierro y tampoco quiso ir por decisión propia al funeral porque todo eso de la iglesia lo encuentra ilógico y una tontería. Cuando llegamos el sábado por la mañana del entierro, la madrina me llamó y le conté todo lo que nos había pasado y porque le había llamado. Entonces para mi sorpresa ella me dijo que no tendría que haber hecho eso. Me comentó que los pediatras siempre recomiendan que si el niño lo pide se debe respetar su deseo y dejar que se despidieran. Por desgracia ya no estábamos a tiempo para ello.

En los días sucesivos Terremoto estuvo muy raro, pedía constantemente por su abuela, la intentaba imitar, nos pedía si él también se moriría para poder estar con ella. Se empezó a obsesionar con el tema. Me pedía donde estaba ahora la abuela y yo le decía que eso no estaba comprobado científicamente y que la religión dice que se encuentra en un lugar mejor. Me pedía si el cielo es ese que tenemos sobre nuestras cabezas y yo le respondía que aunque se llamaran igual no se refería a este. Terremoto se obsesionó tanto que un día me lo encontré con que a una botellita pequeña de cristal azul le había pegado un trozo de papel con lo que se suponía era un rostro como el de la abuela y la paseaba por la casa. Tuve que dejar que la tuviera y cuando bajó la guardia lo escondí. Más tarde la tiré. Aquello me parecía perverso.

También me pidió que ocurría con el cuerpo de la abuela y le dije que se convertiría en un esqueleto como el que le habían enseñado en el cole. Entonces al hablar de su abuela solía añadir la coletilla de “ahora que sólo son huesos” o “ahora que es un esqueleto”. A los pocos días me dijo que quería despedirse de ella y si sabía cómo hacerlo. Entonces nos fuimos a comprar un ramo de flores y lo llevé al cementerio, nos pusimos delante de la tumba y le dije que allí dentro estaba la abuela, al menos el cuerpo de la abuela, su alma desconocía donde estaba ahora.

Terremoto se lo miró un rato y luego empezó a hablarle y le contó que no había podido ir al velatorio a verla y que ahora iba para decirle adiós y le había traído unas flores para ella. Pusimos las flores sobre la tumba y nos fuimos. A partir de ese día Terremoto lo llevó un poco mejor, solía hablar aún de su abuela pero de forma más moderada, normal, no tan obsesiva y dejó de hacer objetos que la simbolizaran. Alguna vez me ha dicho que quería volver a ir a verla y hemos ido enseguida al cementerio, entonces él la saluda le dice que estamos bien y que su hermano está ya muy crecido, se despide de ella y nos vamos. Sé que él no cree en la religión, pero nunca me he atrevido a pedirle donde cree que está el alma de su abuela.

Al mes siguiente empezó el colegio y hable de ello con la profesora y los psicólogos de su cole. Me comentaron que ellos también opinaban lo que me había comentado mi amiga la doctora, que si lo piden deben poder despedirse. También me dijeron que había hecho bien en no decirle que la abuela estaba en el cielo. Me comentaron el caso de varios niños del cole que después del fallecimiento de un abuelo estaban aterrados mirando al cielo con el miedo de que en cualquier momento se les cayera el abuelo de nuevo. Tampoco era aconsejable decirles que se había dormido para siempre porque también algunos luego tenían miedo de dormirse y morir y eso les había producido problemas de vigilia.

Llegué a la conclusión de que lo había hecho mal, como hicieron conmigo con mi abuelo ocultándomelo. Yo no quise ocultárselo pero sí le oculté el cuerpo, le privé de la posibilidad de despedirse en un primer momento. Creía que así le protegería y lo único que hice fue complicarle el poder sacar sus sentimientos. También comprendí la importancia de contestar a todas sus preguntas, sin fantasear, sin crearle expectativas e intentando que no se obsesionara con la muerte y con la posibilidad de su propia muerte de forma inmediata. Muchas veces creemos que los niños no entienden las cosas como nosotros y estamos muy equivocados, entienden y sienten igual que nosotros y así como nosotros debemos hacen un duelo, ellos también deben poder realizar el suyo, con calma, respeto y tiempo.

atardecer

La relatividad de los problemas

19 Oct

Creo que estas pequeñas reflexiones pueden ser interesantes dado el momento que estamos pasando y que por lo visto va para rato. No me voy a meter en política, ni en economía, ni quiero ser frívola ni reírme de nada, no quiero olvidar que actualmente hay mucha gente que vive muy mal, otra sobrevive y algunos vamos capando el temporal como buenamente podemos y cada día salimos a ver que tiempo nos tocará.

Hace varios años, muchos, así como unos diecisiete o por allí, hice unos cursos de atención al público para estar mejor formada en el trabajo, porque mi menda es funcionaria y a mucha honra, que mis siete oposiciones me ha costado y empecé desde abajo, así que soy una funcionaria chusquera. Ya sé que en el párrafo anterior os he dicho que no pensaba hablar de política y no lo haré pero  aprovecho para informar de algo que se cuenta de nosotros. Ciertos personajes quieren hacernos pasar por unos malvados incompetentes que hemos vivido de lujos asiáticos y que todo lo que ocurre por el mundo es culpa del fastuososo yate que todos los funcionarios tenemos aparcado delante de nuestras vastas posesiones a orillas del mar. Mientras un Cadillac con tapacubos dorados nos lleva cada día con chofer oficial incluido  al trabajo. Antes de haber pasado previamente por el peluquero y maquilladora… perdón, quería decir estilista. No sea que atendiendo una petición del ciudadano se nos rompa una uña y tengamos la deshonra de lucir una tirita en nuestra perfectísima manicura francesa. Creo que ese no es mi caso… ni el de los funcionarios que conozco –y conozco muchos- pero si alguien tiene que sentirse identificado con eso, dudo que sea como una vez oí decir a un político hace años, uno de esos funcionaruchos de mierda a los que mandamos. Y otra cosa y ya no hablo más de política, nosotros también hacemos declaración de hacienda y nuestro sueldo es de lo más legal porque no cobramos nada en bruto, ni sin iva ni nada, así que no nos recordéis eternamente que con vuestros impuestos se paga mi sueldo, porque si tuviera que cobrar cada mes todo lo que pagan el resto de mortales en impuestos, puede que entonces mi menda lerenda sí que nadaría en la abundancia y no tendría una hipoteca a veinte años ni sacaría cuentas de que gastos son los que vamos a hacer este mes o dejaremos para el que viene y tal vez tendría ese yate en lugar de una colchoneta hinchable con algún que otro parche ya puesto.

Pues bueno, que ya me iba del tema y no pretendía hacer eso. Unos cuantos de esos cursillos fueron impartidos por una chica majísima que difícilmente olvidaré, fueron las mejores horas en formación invertidas en toda mi vida (y que conste que además de estudios básicos y superiores, en mi última oposición, hace diez años, presenté 2.800 horas de cursillos – actualmente son más). No sé si  ella de atención al público hacía mucho, pero de hacerte ver las cosas, pensar, ponerte en la piel del otro, enseñarte a expresar y comunicar contenidos y sobre todo respetar a la persona que tenemos delante que posiblemente esté perdida, asustada o cabreada (dependiendo del departamento en que uno trabaje) sabía un montón.

Nos enseñó muchas cosas y la mayoría de ellas además de en el trabajo, me resultaron muy útiles a la hora de negociar y educar a Terremoto, supongo que ya visteis que lo mio no fue fácil. Pues bien, una de esas charlas se refería a la relatividad de los problemas. Esta chica no nos ponía ejemplos de la administración, no. Me encantó porque ponía ejemplos de la vida, de la calle, de la familia y sobre todo del trato con los hijos y luego eso le extrapolaba a la perfección en lo que era el trato administrativo.

Cuando empezó a hablarnos de la relatividad de los problemas nos pidió quienes teníamos hijos y levantaron la mano. Les pidió cuales eran las edades de los niños e hicimos grupos según las edades. Los que no tenían niños también hicieron grupos según sus edades, y un grupo más reducido se les pidió que llegaran a una conclusión de todo lo que se decía allí.

La pregunta al grupo de los que tenían que ponerse en el lugar de sus hijos fue: “¿Que es lo que a tus hijos les preocupa más? y ¿Que es lo que te preocupa a ti más de ellos y porqué?”

Los que tenían niños en edad escolar de primaria daban respuestas del tipo

-me compren el juguete de la tele

-que la profe de lengua no me tenga manía

-que apruebe el examen de matemáticas y podamos estar el verano sin ir a repaso

-que fulanita me haga más amiga a mí que a menganita

-que mi mamá no me ponga otra vez brócoli para cenar

-que mi hermano pequeño no me rompa mis cosas cuando yo no estoy en casa y entra en mi cuarto….

A los padres les preocupaba:

-que sus hijos no se convirtieran en unos consumistas empedernidos

-que se les pudiera sacar a la calle sin avergonzarse de ellos

-que les comprendieran mejor

-que aprobasen todo y a ser posible sin tener que pasar por las clases de repaso

-que ya no sé como cuadrar horarios con las extraescolares.

-y hay que ver que manía tiene el niño con el brócoli que no hay forma de hacerle comer una verdura salvo que esté dentro de una hamburguesa.

El grupo de adolescentes empezaban a preocuparse por otras cosas tipo

-si fulanito o fulanita se ha fijado en mí

-en como conseguir que me compren esas zapatillas de marca que son tan molonas

-en si me van a dejar salir con los amigos el fin de semana o me humillaran ante ellos castigándome en casa tras ver las notas

-incluso algunos empezaban a plantearse en que debían estudiar y que rama de bachillerato debían seguir (eso era antes de la LOGSE).

A los padres les preocupaba:

-que mira que cada vez son más difíciles y los entiendo menos

-que vete tú a saber con que amiguitos me sale y que le pueden enseñar, que este seguro que me acaba emborrachándose, fumando y tomando porros y de allí a la droga hay un paso y luego acabará debajo de un puente y para eso nos hemos sacrificado tanto.

-que no hay forma de hacerle entender que el dinero no llueve del cielo y las malditas zapatillas molonas valen un ojo de la cara y parte del otro

-que se tome de una vez en serio los estudios que no pienso mantenerlo hasta los treinta.

Los que ya iban a la facultad  o hacían algún otro tipo de estudio medio o superior, sólo se preocupaban de su grupo de amigos y de los estudios.

-El hacer trabajos, ir a buscar información

-preparar exámenes

-y por supuesto seguir teniendo una vida más allá de las aulas

-algunos se planteaban el buscar un trabajito que les aportara unos ingresos para sus gastos, o sacarse el carnet de conducir o ayudar a sus padres a pagar sus estudios.

A los padres les preocupaba

-que no se despistaran con eso de salir que con lo que cuesta la matricula no estoy yo para tonterías

-que entre estudiar, ir a hacer trabajos en casa de fulanito y luego salir no le veo en todo el día, que un día de estos me hago una foto tamaño real para saber como es mi hijo

-que para lo único que paran por casa es para comer, dormir, dejar tirada la ropa para que aparezca por milagro en el armario y si nos da un beso antes de salir ya está con la mano preparada pidiendo dinero o la llave del coche, o las dos cosas que es peor.

-que a ver si dejamos de fijarnos tanto en las chicas/os y nos centramos más en los libros.

Los hijos que bien no habían seguido con estudios superiores o bien los habían acabado, comentaban que su mayor preocupación era:

-el paro y encontrar trabajo (lo del paro ya nos viene de largo)

-unos cuantos que ya tenían trabajo se planteaban independizarse o montar una familia con la pareja.

A los padres y por una vez coincidían en algo, les preocupaba:

-que sus hijos tuvieran un buen trabajo, o al menos un trabajo

-el paro

-que a ver si con la pareja este se nos despista y nos hace abuelos antes de tiempo

-que cuanto tiempo se piensa estar en casa, porque aquí sin pegar bola no se está.

-y por supuesto el tema de la toxicidad y las drogas seguía vigente.

Los que no tenían hijos y eran relativamente jóvenes pensaban en:

-espero que la empresa vaya bien que así como está la cosa y yo acabo de entrar…

-¿que me tengo que poner para este fin de semana? ¿y para la boda de mi hermana?

-a ver que me ha preparado mi madre en los tuppers (entonces fiambreras) este fin de semana.

Los que no tenían hijos o estos ya no vivían con ellos y estaban más que independizados, solían ser adultos de ya cierta edad, con un puesto laboral consolidado, una situación familiar sin estrés ni carreras ni problemas. Habían llegado a lo que entonces era una situación desahogada. Las preocupaciones de estos eran más triviales, como en la infancia.

-a donde iremos de vacaciones

-que podemos hacer este fin de semana

-que ropa tengo que renovar esta temporada

-tengo que llevar el coche a pasar la ITV

-dentro de nada toca hacer la declaración de hacienda

-el médico me ha dicho que tengo colesterol malo y debo cuidar mi dieta

El debate fue largo y también se fueron tratando otros temas enlazados  y comentando que se tenía en casa de cada uno y como lo afrontaban y comparando casos o aconsejando. Fue algo así como una especie de terapia de grupo.

Al final se vio que las preocupaciones que tanto los hijos como los padres habíamos tenido con la etapa de la infancia, no tenían nada que ver con la etapa por ejemplo de universidad y tampoco con la de buscar trabajo y posiblemente mucho menos que con las que se tendrían que encontrar más adelante o las que llegaba a tener alguien ya bien estable. La conclusión fue más o menos esta:

“Sí las preocupaciones de hoy no nos quitan el sueño mañana o posiblemente ni nos importen ni nos acordaremos de ellas, es que no son preocupaciones verdaderas.

Hemos de tenerlas en cuenta y hemos de atenderlas, pero no hemos de amargarnos por ellas, nuestras horas de sueño y nuestra salud no tiene que verse afectada por ello, este es el caso de querer unas zapatillas o que la pila de la ropa para lavar sea cada vez más monstruosa porque tú has estado esa tarde en el parque con tus hijos.

Las únicas preocupaciones que realmente deben preocuparnos son las que nos afectarán a la hora de seguir nuestra evolución.

El saber educar a nuestros hijos, darles unos estudios o formación, es una responsabilidad nuestra, y debemos ser capaces de afrontarla. No debe ser nunca una preocupación de nuestros hijos, ellos sólo son responsables de aprender aquello que se les enseña y ser capaces de conseguir sacar un provecho de ellos como personas y como futuros padres, para ellos tienes que saber vivir cada momento que les toca de una forma sana, sintiendo que son valorados y que se les apoya, que pese a todo se cree en ellos, sólo así irán asumiendo las responsabilidades que les son inherentes a cada edad.

La salud también es una preocupación importante porque de ella dependerá la felicidad de nuestro día a día y que podamos realizarnos como personas.

Cada uno tendrá otro tipo de preocupaciones que también se podrán englobar dentro del grupo de verdaderamente importantes. Es aconsejable no perder de vista estas prioridades y de ir haciendo valoraciones periódicamente, primero para no olvidarlas y segundo para ver que logros hemos conseguido y que tenemos que imponernos como trabajo interior. De esta forma no os aseguro que tengáis un futuro brillante, ni fácil, ni encantador, pero al menos no os agobiareis con más cosas de las que debéis o podéis soportar. Tendréis una mejor perspectiva del mundo que os rodea y de como encajáis en él más de lo que creéis. La felicidad dependerá un poco de cada uno, de cual sea su listón de prioridades y de como las sepa ir aceptando y centrándose tan sólo en aquellas que realmente son importantes”

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: