Terremoto y sus preguntas sobre las cosas, los animales y las personas

30 Dic

Terremoto de pequeño no hablaba, pero desde que lo hace no para ni un momento de hablar y preguntar cosas. Muchas veces ve cosas o las oye y me hace una serie de preguntas que le contesto de la misma forma. Os explicaré contando algunos ejemplos para que me entendáis. Hay sobre todo dos grupos de preguntas, las que interrogan sobre si algo es peligroso y las que se cuestionan porque se es guarro o se portan mal.

Terremoto tiene miedo a los perros, no sé si eso tiene un nombre o no. Normalmente todos dicen que el perro es el mejor amigo del hombre y realmente para las personas que los tienen o les gustan es así. Pero algunas de esas personas no se cuestionan que no todo el mundo siente exactamente lo mismo por sus animalitos.

El año pasado cuando íbamos a coger el coche para ir al cole, nos encontramos a una señora que paseaba su perrito. Estaba al lado de un parquecito para nenes, muy pequeño. El animalito entró allí e hizo caca, la señora llama al perro, mira a ambos lados por si alguien la ha visto y deja allí la caca y sigue con el paseo. Lo irónico es que allí al lado unos metros más abajo había un pipi-can que ningún perro usa. Terremoto se puso hecho una furia, ese perro era un guarrero y había dejado caca en el parque donde en ocasiones vamos con su hermanito pequeño. Durante el trayecto al cole me preguntó si el perro era malo y guarro. Yo le contesté que los perros son animales de compañía y que ellos no saben leer donde pone pipi-can o donde pone que no pueden hacer caca. Los que pueden hacer eso son los dueños y estos son los malos y guarreros porque no les han enseñado y no hacen nada en contra para evitarlo. Tengo que aclararos que hace unos años Terremoto se inventó una palabra nueva que hemos incluido en nuestro vocabulario, los guarreros. Son todas las personas que incluso teniendo al lado una papelera tiran las cosas en la calle, los papeles, las colillas o ensucian las playas y los bosques en lugar de llevar una bolsa, recogerlo y tirarlo en un contenedor.

El dejar una mascota suelta en una playa, aunque estén prohibidas allí, salvo los lazarillos, es también algo habitual, sobre todo por la tarde cuando hay menos gente. Pero que haya menos no quiere decir que los que estamos tengamos que aguantar la arena que levantan cuando se ponen a correr por todo, derrapan o meten una super cagada al lado de la playa y luego el dueño se limita a tirar un poco de arena encima. Recuerdo que el dueño del gran danés que hizo eso también se llevó un par de piropos por guarrero por parte de mi niño. Me decía que el perro era malo porque había dejado allí al lado de la orilla la mierda y luego al día siguiente era allí donde los nenes van a hacer sus castillos de arena y se encontrarán con la cagada.

Otro ejemplo de mascotas es cada vez que alguien pasea el perro sin atar o bien atado con esa cuerda que van soltando y puede llegar a alcanzar metros y metros. El perro pasea  y estira la cuerda mientras esta dé de sí, no es consciente de que la cuerda puede ocupar todo el ancho de la acera, ellos van a lo suyo que es el paseo. En esos casos, además de poder pegártela, Terremoto les tiene miedo y de pequeño se subía a mí. Ahora no lo hace porque si lo hiciera me chafaría así que se pone detrás de mí o va dando vueltas. Los dueños del animalito se empeñan en que el niño tiene que tocar el perrito y le tienen que gustar y que lo que hace es una tontería.  Me he encontrado aunque os pueda alucinar algunas personas que se han molestado mucho y casi se hayan enfadado. En ocasiones he explicado a los dueños que el niño les tiene miedo y que si hay personas que les tienen miedo a las arañas que son chiquitajas, también puede haber alguien con miedo a los perros. Así y todo no comparten esta idea y me han llegado a decir que el niño es raro y yo debo odiar a los animales por haberlo criado así.

También me he encontrado a la pasota que de noche está a varios metros de perro, por el otro lado de la acera, fumando tranquilamente y pasando de todo sin llamarlo. Yo algunas veces me he encontrado en verdaderas situaciones comprometidas, y esta que os comento ha sido de las peores porque el animalito se lo tomaba como un juego y salta más hacia nosotros y Terremoto  iba colapsando y gritando más entrando ya en pánico.

Una vez me encontré un perro que habían sacado fuera y nos envestía cuando intentábamos salir del coche para entrar en casa. Tuve que salir yo y cerrar a Terremoto dentro e ir poco a poco hasta el timbre de la casa y pedir que salieran a cogerlo. En este caso cuando salió el dueño el perro, supongo que para demostrar que era buen guardián, me mordió el tobillo. Tuve la suerte que los dientes se le engancharon en los bajos de los pantalones y sólo me hizo un rasguño con un poquitín de sangre pero nada grave. El dueño se disculpó y me aseguró que tenía las vacunas en regla. Pero ese no es nunca el asunto. Si se tiene un animalito se le tiene que llevar sujeto en ciertas zonas y no se le puede dejar suelto en la calle, porque si no llego a estar yo seguro que acaba mordiendo a Terremoto cuando este hubiera colapsado del miedo que le dan.

Cuando nos han ocurrido encuentros así Terremoto me ha preguntado todas las veces si los perros eran malos. Yo le he vuelto a explicar que aparte de que haya perros asilvestrados o algunas razas más agresivas que otras, los perros en sí no son malos. Los irresponsables son los dueños que les sueltan la cuerda sin pensar en los demás, o que los dejan sueltos a muchos metros sin controlarlos y cuando ven una situación así no les llaman, o bien que abren la puerta para que se paseen ellos y un trabajo que se ahorran. En todos los casos los que han obrado mal han sido las personas, no los animales.

También es muy habitual que cuando vamos al cole tenemos puestas las noticias de la radio, y algunas veces bien por algún comentario que han hecho o bien por algo que algún compañero de la clase ha dicho, o porque alguien se haya cortado manipulando un cuchillo, Terremoto me ha preguntado en varias ocasiones si los cuchillos, las pistolas y las escopetas son malas. En este caso suelo contestarle que eso es algo parecido al caso de los perritos. Estos objetos en sí no son ni buenos ni malos, todo depende del uso que se haga de ellos. El cuchillo puede servir para dañar a alguien, pero normalmente los cuchillos sirven para cocinar y cortar los trozos y comer y eso no es malo, es bueno. También existen unos cuchillos muy afilados que se llaman bisturís y sirven para realizar operaciones y curar las pupas grandes y eso tampoco es un uso malo.  Así que el cuchillo es bueno o malo dependiendo del uso que haga la persona que lo coge.

De igual forma una pistola o una escopeta podrían servir para cazar un animal y luego comerlo. En este caso Terremoto sabe que mamá no es muy amiga de estos útiles, pero sabe que  si se hiciera un uso bueno no tendrían por qué ser malos. A mamá no le gustan pero conoce algunas personas que cazan animales para luego comerlos, no para divertirse y en este caso la caza la veo justificada. No estoy conforme pero debemos recordar que la humanidad ha tenido un largo camino de cazadores antes que recolectores y en ciertos lugares y épocas la caza ha sido una importante fuente de alimento.

Así que como veis, hay muchas cosas y animales que no son en sí buenos o malos. Lo serán siempre dependiendo de quienes los cuiden y del uso que se haga de ellos.

Así que si no queréis que los niños o al menos Terremoto os consideren unos guarreros o unos mal educados, pensad que la responsabilidad es de las personas, no de los animales o las cosas.  el-si-lo-haria

Anuncios

6 comentarios to “Terremoto y sus preguntas sobre las cosas, los animales y las personas”

  1. Lady Cobijo 30 de diciembre de 2012 a 10:22 pm #

    Totalmente de acuerdo con vosotros… A mi los perros tampoco me gustan mucho y menos los grandes … Pero menos me gustan los dueños que te regañan por tener miedo o que son unos guarreros… Me gusta esa palabra! Feliz año!

    • Laura 31 de diciembre de 2012 a 12:18 am #

      Bienvenida Lady Cobijo y Feliz 2013.

      A mi los perros no me disgustan, no los conozco mucho porque yo de niña tuve gatos y los entiendo más. Tuve unas amigas que tenían un teckel (un salchicha) y no tuve ningún problema con este, era una perrita muy maja, loca pero maja. Lo que os cuento del perro que estaba suelto y me mordio no era un perro grande, fue un yorkshire terrier, con muy mala leche por cierto. Si llega a ser un perro grande ni salgo del coche. Antes habíamos tocado el claxon del coche pero se ve que no lo oyeron. El perro de la pasota sí que era uno de tipo mediano-grande, no recuerdo la raza.

      Terremoto curiosamente sí se hizo una vez amigo de un perro durante un verano en una escoleta de verano y la dueña, una monitora, lo llevaba para que él lo acariciara y lo pasease. Era un cachorro de ocho meses de golden retriever, que junto con los labradores suelen ser los que generalmente se usan como lazarillos. El problema para tener perros en casa es que dan mucho trabajo, estamos muchas horas trabajando y tanto él como yo les tenemos alergia al pelo.
      El tener miedo no es lo mismo que una fobia, pero el miedo es incontrolado y Terremoto no puede evitarlo. Se controla ahora bastante si pasan junto a él y así y todo se me arrima, pero si se le acercan no se siente tranquilo.

      Lo de los guarreros es otra historia que un día le dedicaré un post, lo tengo prometido. Cuando le dije a Terremoto que mamá iba a tener un blog me pidió expresamente que tratara el tema de los guarreros para que el planeta fuera un lugar más limpio y mejor. Tengo unos amantes de la naturaleza en casa.

  2. Maribel 1 de enero de 2013 a 3:47 pm #

    Eso de los guarreros me ha gustado mucho.
    Yo conozco a más de uno, aunque no con el tema de los perros, que me ponen de los nervios con su actitud.
    Algunos adultos tendrían que aprender de la inteligencia de los niños.
    Besos

    • Laura 1 de enero de 2013 a 8:31 pm #

      Lo de los guarreros en general Terremoto lo lleva entre ceja y ceja. Ya os haré algunos posts este año sobre el tema. A ver si poco a poco nos damos cuenta de nuestros fallos y podemos dar un cable a este planeta. Al fin y al cabo es nuestro hogar y de momento no tenemos posibilidad de mudarnos de mundo.

  3. unaterapeutatemprana 1 de enero de 2013 a 7:32 pm #

    Bueno, bueno, el tema perruno me toca de cerca. Medio Limón y yo vivimos en un edificio de alquiler que, para tener prohibido poseer animales, concentra el mayor número de perros por metro cuadrado que se pueda imaginar. Un vecino de nuestra planta, tiene uno en concreto del tamaño de un potro que deja a su libre albedrío cada dos por tres. La última vez que vino hacia a mí a toda velocidad temblaron hasta las paredes de la bronca que le eché. Cómo me pondría (yo que siempre voy en plan “soy toda luz, nada me afecta”) que cuando volvimos de clases de bailes de salón nos tenía preparado (el vecino) una tarta de queso y un tarro de miel. Al can, no lo hemos vuelto a ver. ·En fin, menos mal que nos mudamos. Aún así, indeseables y guarrosos guarreros hay en todos lados. Muy sabio Terremoto.
    Un abrazo y feliz comienzo de año.

    • Laura 1 de enero de 2013 a 8:44 pm #

      En la finca donde estoy hay perros pero al menos los cuidan bien y no tengo estos problemas. Lo que comentas me recuerda una cosa. Cuando estaba embarazada de Tsunami, más o menos seis o siete meses. Vino al trabajo el amigo de una de mis compañeras de trabajo. El hombre tiene un buldog frances y teniendo en cuenta que está prohibidísimo entrar perros al edificio, el hombre burló la seguridad del vigilante y además dejó al perro suelto. Cuando entró, yo estaba en los despachos y salí fuera para ver si era algun usuario. Entonces me vino el perro a toda leche, saltó y con la patas de delante juntas me pegó en la parte baja de la panza con una fuerza tal que casi me quedo sin ver. El hombre ni se disculpó, dijo que era una broma del perrito, que era un encanto. Yo estuve acojonada, porque además de un daño bestial que me duró una semana, el niño estuvo tres días sin moverse y eso que Tsunami se movía siempre. Después de los abortos que había tenido antes no os podeis imaginar como estaba. Ya estaba para pedir hora el ginecólogo cuando empecé a volver a sentirlo. De todas formas llamé al médico y fuí a una visita. Hasta que no vi al peque por la eco no estuve tranquila. Así y todo me quedé un poco preocupada hasta que nació. El médico me tranquilizaba diciendome que el líquido les protege.
      Lo chocante es que no hace mucho se lo recordé a mi compañera y ella, que también tiene perro, me decía que yo fui una exagerada y que ese perro es majísimo. Nuestro jefe que también tiene perro, cuando lo oyó le soltó una bronca (el día que ocurrió eso él estaba de vacaciones) y le dijo que si se acercaba algún amigo suyo con un perro que la llamara y ella saliera fuera a verlo, pero que si él llega a estar ese día ese señor no se hubiera ido tan tranquilo y sin tan siquiera pedir disculpas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: