Las cenas de mis niños y las estratagemas para que me resulten fáciles de preparar. (3º parte, las bolsas de hornear, la Lékué y una buena sartén)

1 May

Un truquito que también me salva de muchas cenas son las bolsas de hornear que tienen en los supers, yo concretamente uso las del Mercadona. Me van muy bien para verduras y para carnes. Su uso es muy simple, metes las verduras o las patatas. Salpimentas la carne que quieras, lo metes en la bolsa. Si quieres también se puede adobar con hierbas aromáticas, yo suelo ponerle de casi todo lo que tengo a mano, tipo tomillo, romero, hierbas provenzales, orégano…, luego añades un chorrito de aceite y la cierras con los cierres que lleva. La pones tumbada en una palangana del horno y le haces unos cortes con un tenedor o un cuchillo para que salga el vapor. Pones la pieza a hornear. Te sugieren que por un kilo y medio de peso poner una hora de horno. Hay que tener en cuenta que no debe superar los 200º de temperatura o la bolsa se podría estropear. En este sentido no adelanta demasiado los tiempos, pero la carne y las verduras quedan muy jugosas. De esta forma he hecho lomo, pollo, piernas de cordero. Es un sistema que sobre todo lo uso para las carnes me gusta mucho como quedan. Con el pescado, no sé porque, no lo he empleado nunca pero sé que por internet hay recetas con el pescado y parece tener también muy buenos resultados.

IMG_20150422_201420369Sé que en el post anterior os hablé de albóndigas y woks y salmón. Así que imagino que alguien pude preguntarse ¿Pero, todos estos platos son fáciles de hacer? Pues sí, y allí es donde intervienen dos de los útiles de cocina que más uso. El primero es un cachivache que hace años compré y que fue más bien porque había leído que a la gente le funcionaba. Lo cierto es que sabía muy poco de él, pero en una droguería que hay cerca del trabajo tienen un gran surtido de su gama. Un día entré a informarme, la dueña me vendió tan bien el producto que acabé saliendo de allí con dos moldes, uno para pasteles y otro para quiches y con un estuche de cocina al vapor. Estuvieron bastante tiempo sin usar, porque los llevé a la casa que habíamos comprado y tardamos más de lo esperado en mudarnos. Así que como nunca me acordaba muy bien como se llamaban (y luego resulta que lo pronunciaba bien) al referirme a ellos en casa se les conoce como “la lekue esa”

El problema como he comentado más arriba es Terremoto Aquí es cuando el aparatito conocido en casa como “la lekue esa” entra en acción. El artilugio lleva un montón de recetas, pero yo he pasado de ellas, somos autodidactas y básicamente consiste en quitar el fondo para hacer al vapor y poner en la cesta todas las verduras imaginables, algo de sal y aceite y al micro durante unos 7-10 minutos aproximadamente, dependiendo de la cantidad de verduras. Una combinación muy usual y recomendable es poner cebolla, patatas y salmón y al micro. Los tiempos depende un poco de vuestro microondas y de si el estuche está muy lleno hasta arriba o más bien ligerito. Mejor poner menos tiempo y luego añadir que no pasarse. El salmón puede espolvorearse con finas hierbas o también con curry, está delicioso. Otra forma muy recurrente es la de cebolla, zanahoria, patatas, albóndigas y luego todo bien rociado con salsa de tomate y microondas. En este caso se lleva algo más de tiempo. He descubierto que es conveniente cortar las patatas pequeñas, así se hacen antes. También es muy aconsejable que en cualquiera de los platos que os he comentado o hagáis, las patatas las pongáis como unos cinco minutos antes ya que tardan algo más en hacerse. Luego añadís el resto y volvéis a poner el microondas, de esta forma salen muchísimo mejor, no están nada crudas y sí muy melosas. Hay que tener algo muy en cuenta, que si antes de abrirlo lo dejas reposar queda todo mejor. También ir con cuidado al sacarlo y sobre todo al abrirlo porque el vapor quema. Por eso suelo ponerlo debajo del extractor en marcha y lo abro con cuidado con un tenedor. Espero un poco a que haya salido el vapor y luego lo abro del todo. También tened en cuenta que las tapas pueden soltar algo de líquido, es parte del vapor de la cocción, así que después toca pasar un paño. Con este artilugio he cocido pimientos, hecho sanfaina, mejillones al vapor, incluso si es individualmente he hecho pasta, aunque personalmente si te puedes permitir algo más de tiempo prefiero usar la olla de termo difusión que os expliqué en el primero de los posts. La ventaja que tiene para la pasta es que se pone agua, la pasta y se cuece en veinte minutos. El tiempo de cocción es el mismo pero te ahorras el tiempo en que el agua tarda en hervir. Es un artilugio que me gusta tanto que lo he regalado dos veces. Sé que no es una termomix, pero tampoco lo pretende ser. Si buscáis por Internet seguro que encontrareis bastante información sobre él y un montón de recetas. Pero ya veis que en mi caso básicamente es imaginar, cortar, lavar, rociar con un chorrito de aceite, salar y directo al micro. No me complico mucho la vida y saco cosas interesantes. Incluso, al principio que las tortillas de patatas me salían de pena antes de que la abu me diera sus clases, muchas veces hacía tortillas de patatas o tortillas con ajetes y espárragos con este sistema. En unos minutos estaban hechas, aunque salían con una forma muy curiosa y nada redondas.

IMG_20150428_125630118La última referencia para los trucos de cenar me vino un poco sin querer. Su, de webos fritos, siempre recomienda buenos alimentos y buenos utensilios. Estuvo una temporada hablando mucho de buenas sartenes y que nos la tomáramos como una inversión, pero sinceramente, yo no estoy para invertir lo que ella recomendaba, por mucho que la sartén la hereden mis bisnietos. Así que de momento tenía que conformarme con renovar por algo buenecillo pero sin hipotecarme por ello. Coincidió que por esas fechas en las que yo me informaba de tipos de sartenes y opciones, en uno de los supers donde compro montaron una de esas promociones que por tantos euros de compra te tan un punto y cuando tienes tantos puedes canjear. En este caso el cambio era una sartén o una plancha por la mitad de su precio. No suelo ir muy a menudo a este sitio a comprar y cuando lo hago no siempre llego al tope de compra para que te den un puntito. Así que acumulé muy pocos y cuando conseguí para hacer un cambio, me cogí la sartén. Me lo estuve pensando bastante, porque aunque fuera la sartén más barata de las que tenían, teniendo que pagar la mitad de su precio ya me subió a unos treinta y pico de euros. Pero debo reconocer que Su tiene razón. Oigan, la mejor compra de sartenes de mi vida. Tengo que cocinar con ella con cuchara de madera y después de limpiarla secarla enseguida y untarla con un poco de aceite, pero esas son las únicas atenciones que requiere. En el centro lleva un círculo rojo que cuando se unifica el color significa que ha tomado la temperatura adecuada para cocinar. Entonces es cuando la lleno normalmente de verduritas variadas y la uso tipo wock. Los resultados son espectaculares. Le doy un tute en la cocina que se ha convertido en una de mis imprescindibles. Así que desde aquí os recomiendo el consejo de Su. Si podéis medio hipotecaros o simplemente, que el personal de casa os regale dinero para poner en una hucha, el adquirir una sartén buena, buena, buena, es algo que se agradece y amortiza que da gusto. La ventaja que tiene es que consume muy poco aceite, casi nada. Lo deja todo en su punto. Con el truco del calor residual y tapándola con una tapa de cristal casi no consumo energía para cocinar y de momento nada se me ha quemado, lo cual se agradece un montón. Con la sartén lo de hacer verdura variada en tiritas espolvoreadas con especies varias, un poco de aceite de soja y luego mezclarla con fideos chinos, se hace en un abrir y cerrar de ojos. A mis niños y no tan niños les encanta. Esas mismas verduras las podéis poner en una fajita o un taco, pero en lugar de aceite de soja añadir un poco de salsa de tomate y ya tenéis cena solucionada y que puede dejarse casi preparada el día anterior, sólo hay que calentar y hacer los tacos. Cuando quiero hacer muchas más albóndigas con verduritas variadas y no uso la Lékué, las hago con esta sartén, primero las verduras y luego las acabo de hacer con las albóndigas y la sartén tapada. También le da un punto a la carne en general que no es ni frita ni torrada a la parrilla. Vamos, que es una tontería pero confieso que estoy descubriendo nuevas posibilidades y facetas al uso de la sartén que hasta ahora no había experimentado.

Bueno. Espero que estos tres posts os hayan dado alguna idea o puede que os hayan servido para recordar algún plato que hace tiempo no ponéis en casa. Estaría bien que alguien más se animara a comentar alguno de sus truquis o de sus cenas de supervivencia. Quien sabe, quizás me recordéis algún plato que hace tiempo no cocino y así vuelva a recuperarlo o como en las los otros dos posts, me descubráis una forma nueva de hacer una cena. Gracias por haber llegado hasta aquí i bon profit.

IMG_20150422_202629845_HDR

Anuncios

10 comentarios to “Las cenas de mis niños y las estratagemas para que me resulten fáciles de preparar. (3º parte, las bolsas de hornear, la Lékué y una buena sartén)”

  1. Tonia 6 de mayo de 2015 a 6:57 am #

    Una buena sartén es fundamental para cocinar, lo de las bolsas y la lekue nunca lo he probado. Ayer mismo hice un salteado de repollo (col) en juliana muy fina y lo serví sobre papas cocidas. A veces lo hago solo, otras veces frío primero una cebolla en tiras y echo media manzana verde rallada con el repollo. queda muy bien. sirve para acompañar pollo o cerdo o cualquier carne.

    Si la sartén es buena puedes hacer postres como por ejemplo, cueces primero fruta con algo de azucar (manzanas, peras, ciruelas) y encima viertes mezcla de torta, pastel o bizcocho, tapas y dejas en mínimo. cuando esté cocido lo das vuelta sobre un plato grande y voila! tienes un postre sin encender el horno.

    Las bolsas que dices además te ahorran la limpieza de la asadera no?

    Un saludín 🙂

    • Laura 6 de mayo de 2015 a 9:52 am #

      Si es que en ocasiones nosotras mismas nos complicamos la vida a la hora de entrar en la cocina. Los buenos ingredientes son esenciales, pero unos buenos materiales también son imprescindibles.

      Muy interesantes las recetas que comentas. Tendré que probarlas de hacer.

      En la del repollo, ¿la manzana la rayas en crudo y la pones encima una vez cocida o bien la cueces con el repollo?

      La de fruta que comentas, la mezcla, ¿te refieres a la masa cruda o a unos trozos de bizcocho o torta que previamente tengas?

      Las bolsas de horneado son muy limpias. Te ahorras que el horno se ensucie, que ya es importante. Aunque la palangana sobre la que pones la bolsa hay que limpiarla algo. Piensa que has tenido que agujerear la bolsa para que el vapor no la rebiente y siempre te puede salir algo de liquido, no es lo habitual pero depende de donde esten los agujeros puede derramar un poco. Como ves en la primera foto, acabado de sacar del horno, como hice los agujeros encima no había nada de líquido. El líquido realmente te saldrá sobre la palangana cuando abras la bolsa, jajaja. Es conveniente abrirlo encima de la palangana porque el interior está muy caliente y hay agujeros, así que si lo pretendes manipular para pasar a otro plato puedes quemarte o derramar jugo. También es conveniente hacerlo debajo del estractor porque te va a salir algo de vapor y así lo eliminas y no dejas todo su alrededor húmedo, jajaja. Te recomiendo que no tires ni derrames el juguito, recuperaló, porque para hacer una salsa o reforzar un caldo o humedecer la carne está buenísimo. El líquido no es más que la sustencia de la carne, el aceite de oliva y algo de agua del vapor. El gustito es buenísimo y cuando haces carne quede siempre un poco gelatinoso. Vamos, que para mí ese juguito es un vicio, lo confieso.

      Encantada de tenerte por aquí y de tus aportaciones, hasta pronto Tonia.

      • Tonia 7 de mayo de 2015 a 12:53 am #

        Bueno, entonces el líquido se sale al terminar, eso es fácil de limpiar ya que no está pegado por el calor del horno.

        La manzana rallada se cuece junto con el repollo y la masa a que me refiero es cualquier mezcla cruda de torta: huevos, azucar y harina, etc o una torta de sobre. Quizás no hay que echar demasiado, solamente para cubrir la fruta, y guardar el resto para hacer madalenas o algo así. no puedo darte proporciones porque es una receta improvisada 😉

        Qué gracia me hace lo de “palangana”, aquí en argentina una palangana es un recipiente para lavar la ropa, hay de muchos tamaños, grandes que entra un niño hasta pequeñas para lavar verduras.

        Un saludín 🙂

  2. Laura 7 de mayo de 2015 a 9:04 am #

    Vamos, que lo de la masa sería algo así como lo que se pone para hacer esos bizcochos en taza y microondas que ahora se han puesto de moda, pero sin levadura. Tomado nota.

    En Mallorca le llamamos palangana, lo de la ropa es la tina. Pero creo que en otros sitios tiene otros nombres, el más usado es el de bandeja de horno. Pero en casa distinguiamos entre la bandeja de horno que era la rejilla que va en las molduras del horno y sobre la que se colocan las cosas y la palangana o el molde de cocas (bizcochos) que eran los que se colocaban encima. Supongo que son esos detallitos de las lenguas que nos hacen sorprender y en el fondo yo personalmente creo que nos enriquece.

  3. Maribel 12 de mayo de 2015 a 4:28 pm #

    Lo de las bolsas de hornear debe ser todo un descubrimiento.
    Nosotros tiramos mucho de bocadillos, jeje, pero completitos eeehhhh, rellenos de todo lo que se te ocurra, calientes o fríos, nos encantan.

    • Laura 12 de mayo de 2015 a 5:18 pm #

      Lo cierto es que hace años que las conozco. Digamos que es algo parecido a la Lekue, pero con muchísima más capacidad. Incluso algunas veces he horneado dos bolsas al mismo tiempo al hacer dos piernas de cordero con verduras, una en cada bolsa y las verduras repartidas.
      Los bocadillos nosotros los empleamos para los momentos de urgencia ya que lo de cenar cada noche con pan no lo veo muy adequado para Terremoto y su tendencia a tomar peso.
      Encantada de volver a verte y veo que bloc nuevo, jajaja. A disfrutar del nuevo formato y de los avances de B. Besitos.

  4. catypol 13 de mayo de 2015 a 8:00 pm #

    La verdad es que (aunque no te lo creas) los trucos también me hacen falta, yo no tengo vaporeras Lekué, pero tengo otros cachibaches que me sirven igual, no me ocupa mucho hacer la cena, la verdad es que pongo más energía para la comida y muchas noches termino con ensalada, pero Sergi no, él es otro cantar, aunque todavía anda descubriendo sabores así que vamos trabajando en ello, porqué si no no lo sacaría de la sopa, que le encanta tanto en verano como en invierno, uff!
    Un besito familia

    • Laura 14 de mayo de 2015 a 9:07 am #

      Jajajaja, un día nos tienes que contar tus truquitos para cenas, seguro que son superinteresantes.
      Veo que podemos juntar a Sergi con Tsunami, no dejarían ni rastro de sopa.
      Besos y hasta pronto.

  5. Clara Masterchef 16 de mayo de 2015 a 9:57 am #

    Yo también soy una fan incondicional de Lekué. Me regalaron la vaporera pequeña y tuve que comprarme la grande pues todos los días hago algo en ella: verduras al vapor, patatas y algún pescado ocasionalmente. Lo que me ha dejado sorprendida es lo de las albóndigas, ¡nunca lo he probado! Tengo que intentarlo porque estoy segura de que de esta manera nos ahorramos mucho tiempo.
    Lo cierto es que siempre me dicen que no utilice tanto el microondas, que si las ondas son malas..etc pero bueno, también hubo una época en la que dijeron que el huevo era malo, ¿no?

    Besos

    • Laura 17 de mayo de 2015 a 10:11 pm #

      Bueno, pues yo lo cierto es que cuando pongo el microondas suelo ir a otros sitios para hacer algo de la casa. Estar dentro la cocina si no tengo nada más que hacer sólo mirando el aparatejo no es plan.

      Lo que si es cierto es que cuando he estado embarazada y tenía que ponerlo, salía enseguida de la cocina por si acaso. Donde vivía antes la cocina era muy pequeñita y no había forma de estar en ningún sitio evitando posible influjo de ondas. La de ahora es más grande y no es necesario que esté justo delante. De todas formas leí que las ondas van del interior del micro hacia la zona del plato que gira, vamos que se supone no salen. De todas formas no está de más prevenir un poco.

      Ya nos dirás cosas si haces las albóndigas con la Lekue, seguro que lo incorporas al menú. Por cierto, tengo unas albondigas en la nevera para preparalas para el martes, jajaja.

      Encantada de tenerte Clara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: