Tag Archives: cort

Tarde de castellers. Tsunami lo lleva en la sangre, no puede negarlo.

28 Oct

Ya sé que no estamos en Cataluña, y que los castellers son tradicionalmente catalanes. Yo de pequeña los veía por la tele y me acojonaba cada vez que se caían, también me atraía ver como eran capaces de subirse de esa forma que parece tan fácil y creo que de fácil nada,  que tiene que tener su técnica y muchas horas de ensayo. También alucinaba cuando el más pequeñajo de todos la anxeneta se ponía arriba de todo y levantaba la mano (feia l’aleta) y luego aquello se desmontaba en un suspiro.  Siempre había querido verlos en directo, pero eso en Mallorca era un poco difícil, al menos en esa época.

Quien me hubiera dicho entonces que acabaría juntándome con un muchacho medio catalán medio burgalés y que tendríamos un pequeñajo, Tsunami. Pues bien, yo lo que son castells en Cataluña aún no he visto ninguno, porque las veces que he ido nunca ha coincidido, cachins. Pero, lo que son las cosas, va y resulta que aquí en Mallorca hay una colla (grupo) y que cada año se vienen unas cuantas collas de Cataluña y en la plaza de Cort, donde está el Ayuntamiento, se pasan toda la tarde levantando castells.

La primera vez que lo vimos Tsunami aún no había cumplido un añito y el renacuajo no les quitó ojo de encima. No sé si fue ese primer encuentro o es que el pequeñajo lo lleva en la sangre, pero lo cierto es que desde ese día, ha intentado emularlos. Primero fue usándonos a nosotros. Tengo que reconocer que el bichito tiene un arte especial  para trepar por las piernas y luego el cuerpo de mamá o papá y llegar hasta arriba, y luego como su héroe, Tsunami levanta la mano haciendo l’aleta y luego baja o bien se apalanca arriba para que lo paseasen o pudiera ver más cosas. Siempre he dicho que este nene antes de los quince años nos habrá escalado los Anapurnas, porque es un escalador nato. No sé si eso es otro motivo para gustarle lo de hacer de anxeneta, porque desde allí arriba debe haber una vista magnífica y poco habitual. Así que como veis, la técnica del pilar ya la tiene dominada.

El año pasado, un fin de semana que se vino su abuela a verle, coincidió con otra exhibición de castells y esta vez fue en Ses Voltes, una zona cerca de la muralla renacentista delante de la catedral. El año pasado Tsunami estaba entusiasmado y estaba ansioso por ser él quien subiera. Hubo un momento que estábamos un pelín más lejos con la abu, y le pedimos si quería ir. Supongo que él lo interpreto como que en ese momento que la torre ya estaba muy subida le dábamos permiso para que él hiciera de anxeneta, porqué el síiiiii y el salir corriendo en línea recta hacía la pinya (la base del castell) fue todo uno. Estábamos en una zona con bancos y la abu y yo nos lanzamos en persecución de Tsunami, porque ese era capaz de subir y llegar a lo más alto como si fuera un lindo gatito. Lo pillamos unos metros antes de llegar a la zona donde estaban montando el castell. Recuerdo que me tiré en plancha sobre el banco y lo agarré de la ropa y la abu hizo el resto. Intentamos explicarle que sin el casco que llevan para protegerse de las caídas no podía subir. Tsunami lo tenía bien claro y le pidió a la abu que le comprara un casco en Barcelona y se lo traiga para subirse a las torres. Tsunami con un casco y permiso para escalar, después de esto yo me voy de vacaciones a las Islas Vírgenes, que eso suena bien y como mucho sólo debe haber palmeras.

Ayer en Cort volvía a haber castells, y como este fin de semana Terremoto estaba con su papá nos hemos acercado nosotros. Lo que era de esperar no se ha cumplido, se ha potenciado. Ha sido ver los castells y ha sacado una vena hiperactiva no demasiada propia de él. Papá lo ha tenido que coger y subírselo al cuello, para que lo viera mejor y para evitar que se nos fugara. Cuando acababan uno, el peque aplaudía, y mamá le ha preguntado si lo habían hecho bien. Tsunami me ha contestado que no, que tenían que hacerlo más alto aún. Le he preguntado si quería que llegaran hasta las nubes, y me ha contestado que hasta las nubes no, que tenían que ir más arriba hasta la noche. Pobres castellers, con el Tsunami por aquí les va a poner el listón muy pero que muy alto.

Un hecho gracioso ha sido que iban a montar un castell y al empezar se han parado. A los pocos segundos hemos visto la anxeneta y una de las chicas ir corriendo hacia un arbolito… no os voy a contar nada nuevo que no les haya pasado alguna vez a unos papás y que hace un nene corriendo hacia un árbol. Aunque normalmente los nenes no suelen ir con tantas prisas, ni con un casco negro encasquetado en la cabeza. Pobrecito, ha sido acabar volver a salir corriendo de nuevo y empezar a montar el castell, tan pequeñitos y ya hacen deportes de riesgo bajo presión. Supongo que eso debe ser habitual, pero como tantas cosas habituales, muchas veces no se nos había ni pasado por la cabeza que fuera lo más normal del mundo y al menos a mí me ha resultado curioso.

En una pausa hemos aprovechado para enseñarle a Tsunami el caracol y el dragón que están escondidos en la fachada del Ayuntamiento, según se cuenta el apodo de quienes lo construyeron eran esos animales y los dejaron esculpidos, es una tradición que los niños los busquen o directamente se los enseñan los papis. También hemos entrado dentro y hemos visto els gegants y dos dimonis que hay en uno de los rincones de la entrada. Al peque le gustan mucho los gegants.

Luego hemos salido porque volvían a empezar. Uno de los castells se ha desmontado cuando lo descargaban, y pese a que es algo espectacular nadie se ha hecho daño. Nos hemos encontrado un compañero del cole que había ido también con sus papás y han estado unos minutitos juntos. Hasta que Tsunami, que no perdía detalle de nada, ha visto como se ponen la faja. Para aguantar el peso, los castellers se ponen una faja muy ancha y larga, uno la sujeta con fuerza y quien se la pone, se la engancha bien y luego va rotando sobre sí para irla enrollando mientas la tensa, vamos, que ríete tú de la señorita Escarlata pidiéndole a la mami que estirara más del corsé. Así que al cabo de un rato ya teníamos a Tsunami dando vueltas cual peonza imitando como giran para ponerse la faja. Vamos, que con este lo tenemos claro.

Si en lugar de Mallorca llegamos a vivir en Cataluña, tengo seguro que el peque ya formaría parte de alguna colla castellera y mamá sería una adicta a las tilas y las valerianas cada vez que hubiera ensayo o algo. Reconozco que para dejar subir allá arriba a tu hijo tienes que llevarlo en la sangre, o al menos no hay que ser tan miedica como servidora.  De momento he dejado pasar por alto el hecho de que en Mallorca hay collas… ya veremos cuanto tiempo tarda el pequeñajo en enterarse, porque cuando lo sepa…. Adiós café con leche, bienvenidas infusiones.

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

Cuestión de Madres

Las Vivencias de dos Madres, Imperfectas y Reales

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

Trillizosmasdos

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: