Los dibujos de los niños y la apreciación de su ser.

4 Ene

Yo no soy psicóloga, ni experta en interpretación de dibujos, ni pretendo serlo. Tan sólo quiero dejaros hoy una reflexión de dos situaciones bien diferentes que ocurrieron en nuestra familia.

Supongo que la mayoría de vosotros conoce los problemas y limitaciones que tiene Terremoto. Basta con mirar cualquier post que lleve el tema de autismo, aunque lo de Terremoto no es propiamente un autismo puro y duro.

Cuando Terremoto era pequeño iba a un cole normal, no a un colegio especial. En este colegio cuando pasaron de cinco años a educación primaria hicieron una pequeña fiestecita para los niños. Cada año el colegio te hacía unas fotos del infante en cuestión, porque necesitaban tres o cuatro fotos tipo carnet para el papeleo. De esta forma te hacían comprar como todo un lote de foto grande, medianas, pequeñas y alguna cosita complementaria. Lo cierto es que esto ya lo hacían cuando yo era pequeña y en ese momento me cargaba que te medio obligaran a ello pero hoy en día me gusta ver esas pocas fotos mías tamaño grande. Así que normalmente las he adquirido. Pero me estoy desviando del tema, perdonadme. Para celebrar ese paso de niños pequeñajos a niños de primaria en el final de curso se hizo un especial con los papis, se les reunió en el teatro del cole y se proyectaron fotos de esos años de guardería. Al final los niños todos ellos bien uniformados acudían al escenario con una banda y un birrete de papel parís y se les entregaba un diploma de graduación. Uno de los pequeños leyó un texto de todo lo que había sido para ellos esos años de cole. Os diré que ese niño era precisamente el pequeño que su madre me recomendó las psicólogas, nuestras ángeles de la guarda particulares, que tantos progresos conseguirían en los siguientes años con Terremoto. Ese niño tenía el mismo diagnostico que mi hijo, sin embargo Terremoto tiene problemas para la lectura y la comunicación y ninguno a  nivel psicomotricidad fina o gruesa. Ese niño era un fenómeno con las letras y la lectura, fue el primero de toda la clase que aprendió a leer, de hecho leía como un adulto, mucho mejor que un adulto, con las pausas donde se debía y una oratoria y entonación envidiable para muchos adultos de hoy en día y lo mejor de todo es que entendía perfectamente el significado de lo leído. Sin embargo, ironías de la vida, se sentía completamente inseguro a la hora de bajar unas escaleras y era muy torpe con todo lo que tuviera relación con la psicomotricidad. Para que veáis lo diferentes que pueden ser los casos de estos diagnósticos.

Al llegar a casa desenrollamos el diploma y resultó ser un dibujo de la clase. La profesora había escaneado las caritas de las fotos de todos los niños y una suya. Las había colocado en un papel de forma que debajo de cada cabecita quedara un espacio en blanco. Después había impreso ese papel y había ido cogiendo a los pequeños de uno en uno. Cada uno había dibujado su cuerpo debajo de su cabeza.  Luego la profesora había escrito con letras bonitas el nombre de cada niño y había vuelto a imprimir esa hoja con unas letras tipo orla estudiantil con la fecha. Ese era el diploma envuelto en un lazo de cinta azul oscuro que entregaron a los nenes. Durante mucho tiempo esa “orla-diploma” estuvo en el cuarto de Terremoto y un buen día quiso tirarla y conseguí rescatarlo y lo tengo guardado desde entonces.

Esos dibujos en particular me entristecían bastante. La mayoría de los niños y niñas que salían en ese diploma tenían cuerpos con ropa de colores, pantalones deportivos o faldas largas como de princesas. Algunos muy exagerados y otros más modositos. Todos muy vistosos, menos el dibujo de Terremoto. Mi niño con cinco años se había dibujado a él con unas simples líneas, sin rellenar colores. En resumen era una rayita debajo de la cabeza. Debajo de esta un triángulo alargado que conformaba el cuerpo. Del cuerpo salían dos líneas con unos palitos en sus extremos a modo de brazos  y dedos. Debajo del triángulo otros palitos que acababan en forma torcida algo así como los pies. Entre lo simple del dibujo y que Terremoto no le había hecho ninguna gracia lo de la foto y había salido con una mueca de evidente desagrado no es que resultara un dibujo muy alentador, pero era el dibujo de mi nene y allí estaba junto a los dibujitos más elaborados, maravillosos y encantadores de todos sus compañeros y compañeras de clase.  El dibujo se pegó con unas bolitas de masilla para papeles en una de las puertas de su armario.

Unos meses después vino su madrina, mi amiga la doctora, a pasar unas semanas con sus padres y se llegó a casa. Terremoto le enseñó su diploma y a mi amiga le encantó la idea y le hizo una foto para enseñárselo a unas amigas suyas de Barcelona. A mí me gustaba el detalle pero me hacía recordar de una forma muy evidente la diferencia que existía entre la evolución de mi hijo y la del resto de niños. Le comenté un poco entristecida los sentimientos que me provocaban ese papel y recuerdo que ella me dijo que tampoco estaba tan mal. Fue entonces cuando me hizo una lectura del diploma de una forma muy distinta a la que yo me había hecho.

Te has limitado a ver sólo las partes negativas y no aprecias las partes positivas que tiene el dibujo, dijo. A mí me costaba verle partes positivas, así que esperé a que me las explicara.

Es cierto que los trazos son muy sencillos y esquemáticos, que no hay mucho color y que el trazo es más inseguro y primitivo que el resto de dibujos. Sin embargo Terremoto tiene una concepción de su propio cuerpo mucho más completa que muchos otros compañeros de clase.

Esa afirmación me dejó patidifusa, que mi niño tuviera alguna concepción más completa que otros niños era algo que no estaba acostumbrada a oír.

Mira, me comentó, es cierto que algunos niños han dibujado su cuerpo con brazos y con vestidos, pero no todos lo han hecho de forma proporcionada. Algunos tienen unas piernas enormes y unos cuerpos diminutos o al revés. Terremoto aunque de forma esquemática, ha mantenido las proporciones en cada parte de su cuerpo. Son simples, pero son reales. La percepción que tiene de sí mismo es real y no está deformada. Fíjate que algunos niños dibujan las manos como unas bolas, sin dedos. Terremoto aunque esquemáticamente ha hecho estas rayitas al final del brazo que son los dedos. De la misma forma algunos niños no dibujan los pies después de los pantalones, el pantalón es el final del cuerpo. Terremoto con esta curva diferencia que allí abajo hay otra cosa y esa cosa es algo diferente a las piernas. También ha dibujado algo muy interesante aunque pueda parecer una tontería. Se ha puesto cuello. Algunos niños tienen el vestido o la camiseta pegada justo debajo de las cabezas.

Después de haberme señalado todas esas diferencias, recuerdo que me señaló el dibujo de otro niño que también se creía que probablemente debía tener algún tipo de problema pero que sus padres no habían llevado al médico ni se le había diagnosticado nada. Sin embargo el dibujo de ese niño también me había “atormentado” hasta que mi amiga me hizo caer en ciertos detalles que ahora que lo pienso eran muy destacables. Este niño había dibujado justo debajo de la cabeza unos enormes brazos, gruesos y moldeados. Las manos eran redondeles y debajo de los brazos ya iban las piernas, que también eran como tubitos. Supongo que el hecho de que su dibujo no se limitara a simples rayas rectas y que estuvieran rellanados de vistosos colores me limitó el ver las cualidades del dibujo de mi peque. Mi amiga me hizo notar que además de no haber dibujado los pies, tenía las manos sin dedos y que al dibujo le faltaba una parte muy importante, el cuerpo. El dibujo de ese niño tenía una total ausencia de representación de nada que pudiera insinuar ni remotamente un cuerpo.

Desde ese día cada vez que veía el dibujo de un niño empecé a fijarme en otro tipo de cosas que normalmente no había reparado. Conseguí prescindir de la diferencia de los colores y observar cosas más importantes pero menos llamativas. Tengo que decir que con el tiempo Terremoto ha ido desarrollando una capacidad de dibujo y de caricatura asombrosos y que sus ilustraciones son impresionantes, con un trazo decidido y una expresión de los sentimientos internos que asombra. Ahora coge una hoja en blanco, empieza a dibujar algo que no identificas al principio, y sin usar para nada la goma empieza a ir dibujando hasta que después de unos trazos aparentemente hecho de forma descuidada, consigue sacar unos rostros y unos cuerpos expresivos y llenos de detalles. Terremoto es super detallista en todos sus dibujos, quien nos lo hubiera dicho.

Han pasado unos nueve años desde esa anécdota del diploma y ahora el pequeño de la casa es Tsunami.  Hace unas semanas cuando volví del trabajo me encontré con un enorme dibujo de nuestro peque. No sé si recordareis que junto al despachito de papá teníamos la parte trasera de una estantería Billy y en esa parte posterior pusimos unas cuantas capas de pintura magnética y pintura de pizarra para que el pequeñín se entretuviera junto a su papi. Pues bien, en ese espacio Tsunami se dedicó a hacer un dibujo. El retratado era su padrino del cole. Os conté que una clase de mayores apadrina a los pequeños cuando entran en el cole y les hacen de padrinos hasta que los mayores dejan los estudios y los ahijados se convierten en los padrinos de los pequeños recién llegados. Pues bien, Tsunami nos regaló con un dibujo de su padrino. Con detalles como las orejas,  las gafas, el ombligo y otros detalles que rodeaban el dibujo principal, como los balones de futbol con los que le gusta jugar a su padrino y algunas otras cositas que hay por los patios y que ha añadido al dibujo.  Este dibujo también es esquemático, mucho menos que el que hizo su hermano hace nueve años, pero precisamente gracias a ese primer dibujo mi pareja y yo hemos podido observar muchos detallitos que nos delatan la concepción que tiene Tsunami del cuerpo, la observación de los detalles y las ganas de seguir con la carrera de dibujante expresivo que ya domina su hermano mayor. Os dejo con el pequeño Tsunami y la inmortalización de su querido padrino,  todo un detalle del cariño y aprecio que sienten en uno por el otro.

decembre 2013 001

Anuncios

6 comentarios to “Los dibujos de los niños y la apreciación de su ser.”

  1. ¡Mama qué sabe! 5 de enero de 2014 a 4:43 pm #

    Jo amiga, me emociona leerte, como siempre… creo sinceramente que tu hijo mayor es muy especial, y que además favorecéis extraordinariamente una riqueza que quizá solo se puede apreciar desde fuera, pero que a mí me lo parece. Eres una mujer muy especial, y de ello también se alimentan tus hijos. Aprendo mucho contigo siempre, gracias por encontrarme! ♥
    Me encanta esa idea a del apadrinamiento; y me gusta mucho la sonrisa del dibujo de tu peque, y esos brazos que dibuja abiertos a un abrazo…
    Abrazos, familia!♥

    • Laura 5 de enero de 2014 a 6:34 pm #

      Tsunami en general es un niño feliz. Tsunami le quiere con locura y este dibujo es una muestra de eso.
      No se si Terremoto es muy especial, lo que te aseguro es que lleva un montón de trabajo y más de un conflicto familiar. Estos días sin clase han sido un auténtico caos. Es posible que los profesores y los padres necesitemos vacaciones, pero está visto que los niños que dependen de una cierta rutina para que su mundo esté estable, lo de tener vacaciones es lo peor del mundo. Si no recuerdo mal hemos tenido cuatro crisis de órdago. Ahora mismo estoy en casa porque me he visto venir otra y me he quedado con Terremoto para no fastidiar la cabalgata de Reyes a Tsunami y no fastidiarnos el día de reyes a todos, cosa que ocurrió el año pasado. Ainsss, así que ya vez que tampoco todo es de color de rosa ni mucho menos, hay de todo, pero sobre todo mas de to, que de do.
      Un beso encanto.

  2. Netzi 5 de enero de 2014 a 7:51 pm #

    Hola Laura guapa!! Antes que nada, feliz año nuevo para toda la familia, y que los Reyes vengan bien cargaditos hoy!!

    Qué interesante lo que cuentas del dibujo, la verdad que a mi me hubiera ocurrido igual, hubiera pasado por alto esos detalles que son tan importantes, fíjate que observador Terremoto que ya se fijaba en esas cosas de tan pequeñín. Me quedo con la copla que contigo siempre aprendo un montón.

    Me gusta mucho el dibujo de Tsunami, lo del apadrinamiento como dice mamá que sabe es muy bonito, ya me encantó cuando comentaste la idea anteriormente.

    Un besazo enorme para los 4 guapa, me alegro de saber de que estáis pasando unas buenas Navidades. Muassss

    • Laura 5 de enero de 2014 a 9:00 pm #

      Jajajaja, espera a que calvita esté a punto de cumplir los quince, entonces la que tendrá un montón de experiencia serás tú. Ya queda poquito.
      Lo del apadrinamiento es una de las muchas cosas que me gustan del cole de Tsunami, por eso lo elegí. Es una pena como está el Govern hoy en día con todo lo de la educación. Este cole es uno de los que tienen fichados e intentan joder de todas las formas posibles. El motivo es que precisamente les enseñan a pensar y no ser unos borregos y eso a los que tenemos ahora en el Govern les fastidia mucho. Un día que tenga mucho tiempo y esté inspirada os tengo que poner al día de todo el follón de la educación con lo del TIL, para empezar el martes hay huelga de coles por lo mismo. Lo han montado con los pies y a la puñeta y los niños están empezando ya a pagar las consecuencias, una auténtica pena.
      Pero no nos pongamos tristes que hoy es noche de reyes. Felicidades precisa y que os traigan una calvita sana, simpática y hermonsa. Muassss.

  3. Mo 6 de enero de 2014 a 1:22 am #

    Peque ahora empieza a hacer dibujos con más “sentido” y me fascina fijarme en su forma de representar al mundo. Me ha gustado conocer tu experiencia con tus dos hijos.
    Un besote grande!

    • Laura 6 de enero de 2014 a 11:26 am #

      Lo cierto es que los dibujos, mejor o peor logrados, son una forma de expresar los sentimientos muy buena. Hace unos días Terremoto llegó a clase enfadado con su padre y la profe le pidió que dibujara lo que sentia. Montó una especie de cómic con la historieta de lo que le había ocurrido y luego en la reunión de diciembre con la profe nos lo mostro. Fue alucinante ver la representación de los hecho y la cara que se le puso a su padre cuando vio eso reflejado en el papel no tenía precio. Todo es cuestión de observar y sobre todo, saber observar.
      Felices Reyes. Un besote grande también para vosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: