Del baúl de los disfraces a la ducha para disfraces. Terremoto y los recursos para salir de un atolladero o de un Halloween con buen pie.

18 Oct

Dentro de unas semanas se acerca Halloween y Terremoto ya me ha dado una indirecta: “Mamá, un día de estos tenemos que mirar que hay en los baúles y montar uno”. En su cole cada año el APA monta una fiestecita para los alumnos y evidentemente, esta fiestecita implica niño disfrazado. Ya os he comentado en otras ocasiones las vicisitudes a la hora de disfrazar a mis polluelos y los retos e improvisaciones con los que me tengo que cortejar cada vez que nos acercamos a carnaval. Por suerte el cole de Tsunami no hacen disfraces para esta época, así que uno menos. Además en estos casos los disfraces son más improvisables. La primera visita es al baúl y a la ducha de los disfraces…

 

… Había una vez un niño llamado Terremoto que desde pequeñajo demostró un especial interés para disfrazarse, como casi todos los niños. Terremoto era un poco especial en el aspecto del tuneo de la personalidad, jamás le vi con los zapatos de mamá puestos, ni con una corbata de papá… aunque ahora que lo pienso, no es que papá llevara muchas corbatas, pero ya me entendéis. Terremoto no se conformaba con cositas pequeñas, cuando él se disfrazaba lo hacía a lo grande. Teníamos por casa un baúl de plástico amarillo que le compramos cuando aún era más pequeño, porque un día le pidió a su madrina un cofre del tesoro y lo único que encontramos que se pareciera a eso fue este baúl. Al principio guardábamos dentro sólo juguetes, pero poco a poco el avispado de Terremoto fue introduciendo cositas para disfrazarse. Que si en el cole se habían disfrazado de no sé que, pues luego al baúl. Que se había portado mega bien y le queríamos comprar un detallito, pues para la tienda de disfraces de la que salíamos con un parche de pirata o un garfio. Luego cuando por casa se dejaba de usar algo como un cinturón viejo o unos retales grandes de tela, estos también iban al baúl.

La mamá de Terremoto, en vistas a la afición de su vástago por los cambios de personalidad y recordando lo mucho que a ella le gustaba también hacer eso de niña, decidió que el baúl amarillo pasaría a convertirse en un baúl de los disfraces. Cada año en el cole que iba antes Terremoto, organizaban un estresante y aburrido desfile de carnaval por las calles del barrio. Digo que era aburrido y estresante porque los peques se limitaban a desfilar cual parada militar algo chunga, unos tras otros. Mientras, delante de todo abría el desfile una camioneta adornada con cintas y globos y unos megáfonos a toda ostia con la música más festivo-horteril de la temporada de ópera infantil. Dentro de la furgoneta, los pobres pequeñajos de guardería, eran exhibidos en la parte trasera mientras los megáfonos resonaban a poca distancia sobre sus cabezas. Así que los pequeñajos se pasaban casi todo el trayecto berreando como posesos, porque a ver, a quien le gusta que le paseen como un animalito de feria y le frían el tímpano a golpe de los payasos de la tele.

Detrás de esta camioneta venían todas las clases. Normalmente los más mayorcitos de preescolar y los de infantil iban conjuntados en relación a un tema, sólo los más mayorcitos tenían libertad de elegir sus vestidos. Mientras este desaguisado ocurría, los padres íbamos como locos siguiendo el recorrido tras la comitiva como más buenamente podía cada uno, con la cámara de fotos en una mano y la de video en la otra. Mientras te pasabas todo el tiempo llamando al polluelo para que se girara hacia su respectiva madre gallina. Eso cuando no se habían apuntado los abuelos que también intentaban lo suyo siguiendo el cortejo y abriéndose camino a golpe de cayado en el suelo.

Así que entre disfraces impuestos y disfraces elegidos por el peque, nos encontramos en casa con un gran material para nuestro baúl amarillo. Conseguimos además del parche y el garfio, objetos tipo espadas de pirata, de mosquetero, sombrero de vaquero que luego tuneamos a mosquetero, plumas para tunear el sombrero, sobrevestas, un pañuelo rojo de cuello, guantes de algodón blancos y negros, cinturones y bandas, una pipa de Sherlock Holmes, un bastón negro con el pomo blanco de super malvado, unas orejas de conejo de Pascua, dos gorros de Papá Noel, diversas coronas de las fiestas de cumpleaños, y no sé cuántas cosas más. Bueno, las sé pero cualquiera las acaba de escribir todas.

Terremoto se lo pasaba pipa, porque en algunos momentos en el cole nuevo ha hecho actividades de teatro y también nos hemos tenido que espabilar con el disfraz para la representación, que por cierto no he podido ver ninguna porque las hacen en mi horario laboral, snif, snif. Pero lo que cuenta es que él se lo pasa fenómeno.

De tanto en tanto le da por disfrazarse y ahora en ocasiones lo que hace es disfrazar a su hermano que aún es mejor. Lo de la imaginación al poder lo ha heredado de mami, se me cae la baba cuando veo los recursos que tienen.

Con el tiempo el baúl de los disfraces se nos hizo pequeño y más que baúl de juguete empezaba a aparecer una maleta de viaje de esas que salen en las películas en las que metes de todo y para cerrarlas te tienes que sentar encima, procurar no pillarte los pantalones con la cremallera, ni que te salga una manga por algún sitio.

Cuando nació Tsunami la verdad es que tuvimos un montón de cosas y un montón de disfraces de Terremoto que ya no le venían bien, pero que pudimos aprovechar para que el peque jugara o se disfrazara. Así que cuando nos cambiamos de casa hace dos años decidimos que teníamos que hacer una reestructuración disfraceril.

No sé muy bien porque, los antiguos dueños habían hecho en el cuarto que luego le asignamos a Terremoto, un pequeño baño compuesto de lavabo y ducha. Nosotros hubiéramos preferido un wáter, pero no lo habían puesto y ahora hay muchos problemas para poner bajantes y demás. Así que allí tenemos una ducha ubicada en un mini baño. Para más inri, a la hora de cuidar la estética, que queda muy chulo pero no es práctico, este baño no tiene puerta. La puerta es un arco, así que no se puede cerrar. Al ser tan pequeñito el arco está pegadito a la ducha y para rematarlo todo el cuarto del peque tiene parquet en el suelo. Vamos que fueron unas lumbreras a la hora de reformar esa habitación, pero prácticos, lo que se dice prácticos, más bien no.

No me costó demasiado convencer a Terremoto que la ducha del baño grande era más chula que la suya, porque sinceramente lo es y el niño no es tonto y le gusta más la otra. Pero esa ducha allí ocupando sitio no me acababa de gustar y a él tampoco. Terremoto puso dentro unas cuantas cajas de disfraces, porque señores a esas alturas con sus entonces doce años de existencia disfracil, los complementos y vestidos ya se contaban por cajas. Algunos de los que no le gustaban tanto o le venían pequeños pasaron al cuarto de Tsunami, quien también heredó el baúl amarillo, ese baúl que durante años ha sido y es el sancta sanctorum de la vestimenta, la improvisación y la diversión.

Pues bien, un buen día se me ocurrió una forma de sacar algo de provecho a ese rincón tonto de su cuarto y al mismo tiempo dar algo de orden a todo aquello, así que me hice con dos barras de ducha, una cortina de ducha y un paseo hasta Ikea para comprar un accesorio de armarios. El cambio fue sencillo y lo hicimos un fin de semana que Terremoto estaba con papá, de esta forma al volver el lunes se encontraría con la sorpresa y si el cambio resultaba luego que era un desastre al menos no tendríamos un dramón montado mientras lo desmontásemos.

Instrucciones para el tuneo de plato de ducha a ducha de los disfraces:.

 

Paso 1.- Se despeja bien el baño

Paso 2.- Se coloca una barra de ducha en la parte media del espacio que se dispone.

Paso 3.- Se coloca otra barra de ducha en la parte más cercana a la salida de la ducha y se pone en esta la cortina.

Paso 4.- Se coloca el complemento de Ikea en la barra del paso 2.

Ahora sólo quedaba colgar las prendas en perchas y colgarlas de la barra del paso 2. Los complementos varios se distribuyeron en el complemento de armarios del Ikea y luego en un colgador dragón, también de IKEA que Tsunami decidió que al final se quedaría su hermano. Aún tenemos alguna caja, debajo del lavabo, pero evidentemente con una basta y sobra.

 

disfracesComo veis en la foto el espacio está más aprovechado. Terremoto tiene a la vista y a mano todos sus útiles de disfraz, además no se le arrugan y no están distribuidos por diversos lugares y sin controlar lo que tiene. Cuando no lo usa se corre la cortina del paso 3 y queda todo recogido detrás.

Sólo tiene un inconveniente, que hay que ir con cuidado a no sobrecargar la barra de ducha, por lo tanto el complemento de Ikea no puede sobrecargarse o se cae todo. Cuando esto ocurrió volvimos a colocarlo y fue cuando pillamos de ayuda el colgador dragón.

Ya sé que no todas las casa disponen de un espacio tan tonto y tan muerto como el que yo tenia, pero si alguno tiene algo por el estilo o bien sólo quiere dedicar un armario que no se use para ello, que sepa de esta posible opción (jeje, ilusa de mí, ¿a que madre le sobra un armario?… pero bueno… nunca se sabe)

Como os he dicho, este año Terremoto ya me ha dado una indirecta. Si no cambia de opinión a última hora, cosa bastante probable por la experiencia de los últimos años sobre todo con esta fiesta, posiblemente este año vaya disfrazado de científico loco. El disfraz del año pasado fue una improvisación que hicimos la tarde antes porque no llegaba a decidirse y no le pude preparar nada con tiempo. Para nuestra sorpresa la combinación resultó chula, incluso recibimos diversas felicitaciones por parte de profesores y otros alumnos del cole, pero claro, eso difícilmente se hubiera conseguido si no hubiéramos tenido a mano todo ese bagaje disfracil que nos apoyaba.

El año pasado Terremoto fue a la fiesta del cole vestido de Rey Zombie. Os dejo con la foto, a ver quien es el que se atreve a decirme que mi hijo iba guapo, porque guapo, guapo, no lo diría ni su madre aquí presente, con el asquito que me dan a mí los zombies, bruuuu….

zombi

Anuncios

2 comentarios to “Del baúl de los disfraces a la ducha para disfraces. Terremoto y los recursos para salir de un atolladero o de un Halloween con buen pie.”

  1. Netzi 21 de octubre de 2013 a 4:11 pm #

    Jajaj Laura guapa, qué gracioso Terremoto, como le gusta lo de disfrazarse!! Pues nada, este año a preparar para un científico loco (esperemos que no cambien de opinión ejjejeje), seguro que queda genial como siempre. Y el disfraz del año pasado, muy logrado, guapo no, pero es de lo que se trataba, no?

    Un besazo a los 4!!

    • Laura 21 de octubre de 2013 a 5:01 pm #

      Pues sí, ha cambiado como era de esperar. Este mes por cuestiones de logística doméstica está con su padre. Ayer pasó el día con nosotros y se llevó las cosas para el disfraz. A saber: un sombrero de bruja, pero no los de punta, de punta caida en negro y tonos rosa-chiclet-granate, la varita mágica de Harry Potter, una cazadora de pirata, un parque de ojo (eso sí que era de esperar), una banda para la cintura, la peluca de rastras de Jack Sparrowk, una cesta de platico de calabaza halloween … y…. un pintalabios del mismo tono que el rosa-chiclet-granate del sombrero…
      …Vamos, que será un éxito.
      Espero que mi ex me mande foto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: