Mallorca in blue: Mallorca en azul

18 Jun

Hace unos días vi en el blog de Maribel unas imágenes impresionantes de una mezquita azul a la orilla del mar en Casablanca. Era casi imposible contemplar tal belleza sin dejar allí un comentario. Le dije que era la primera mezquita que veía a orillas del mar. Me impresionó. Hoy he pasado por su blog y he mirado su respuesta. Creía que me comentaría algo sobre la construcción, o que me indicaría que en otros sitios, desconocidos para mí, también había mezquitas marinas. Ante mi sorpresa, me sugería que me apuntara a este reto donde una vez al mes se da a conocer tu ciudad. Al principio yo creía que tenía que ser imágenes de la ciudad donde vives, de edificios, y lo cierto es que Palma no se caracteriza precisamente por un edificio color azul. Me vienen a la memoria el nombre de otras ciudades con edificaciones azules, pero así a voz de pronto en esta roqueta no recuerdo ninguno… Pero luego pensé, ¿por qué no? Puede ser divertido rebuscar viejos recuerdos azules.

En Mallorca no hay edificios azules porque nuestra pequeña isla está rodeada de mucho azul. Como podéis imaginar, si el blog se llama de azul a verde es por algún motivo. Me refiero a ese color peculiar que tiene nuestro mar y que en su momento expliqué en mis primeras entradas.

Si pudiera guardar recuerdos de cuando nací posiblemente unas cuantas cosas azules que a bien seguro recordaría por primera vez serian: Los impresionantes, grandes, hermosos y claros ojos azules de mi madre.  El cielo, posiblemente ese día azul plomizo pues vine al mundo en una fría mañana de invierno mientras llovía. Y sobre todo, los primeros recuerdos de la luz azul verdosa del mar, al lado del cual he crecido, he amado y he formado una peculiar familia.

Es muy normal que se asocie Mallorca con la imagen de turismo de sol y playa, con macro hoteles junto a las playas y las discotecas y las calles de baretos donde es fácil caer rendido en los brazos del dios Baco a altas horas de la madrugada…pero hay mucho más. Muchísimo más. Para los que no lo conozcáis, el Mediterráneo tiene mucho de agreste. Tiene orillas con rocas escarpadas, gris claro y playas de fina arena dorada blanquecina. Vistas desde la lejanía, las montañas se nos antojan azules y las puestas y las salidas del sol reflejadas en el agua son una sinfonía de naranjas, malvas, rojos cobalto y sutiles tonalidades de amarillo fuego. Su tierra es curtida como muchos de sus habitantes. La tierra es rojiza y cuesta sacar de ella su fruto, pero cuando lo da tiene un toque dulce como pocas frutas habrás podido disfrutar en otros lugares. Desde el otoño hasta la primavera los campos son verdes, salvo unas cuantas semanas que se cubren de blanco con las flores de los almendros. En verano, el cálido sol convierte a los campos en amarillos pajizos, cual grandes alfombras de trigo a punto de trillar, o bien del tórrido marrón rojizo de su tierra, a la espera de la siguiente siembre. En Mallorca las casas son marrón claro, color de la gruesa piedra caliza. Algunas están encaladas de blanco y sólo los pueblos de la Sierra de Tramuntana tienen sus casas empedradas de piedra viva. En Mallorca todas las casas, o casi todas, tienen las persianas color verde oscuro. El motivo, lo desconozco, pero así es.
Pero Mallorca tiene sobre todo un color que destaca sobre los demás, es ese color que la rodea en toda su inmensidad y que tarde o temprano, cualquier caminante osado o cualquier turista que haya venido a recorrer sus tierras acabará descubriendo. Sólo tiene que levantar los ojos al cielo y encontrará la suave y aterciopelada luz del Mediterráneo. Ese azul que conquistó y embrujó a viajeros hace apenas cien años, ese azul que buscaban para ser plasmado los pintores y escritores que antaño acudían en barco, surcando las azules aguas de la enorme bahía custodiada por su gótica catedral. Sólo tienes que llegar a cualquiera de sus orillas y allí, enfrente, inmenso, poderoso e imprevisible está el vasto mar que tanto nos define.

No se muy bien que saldrá de este post. He decidido que voy a ir a rebuscar en el baúl de los recuerdos, esa opción que tenemos en el ordenador donde se guardan las fotos digitales y que de tanto en tanto uno reabre y explora. Así que si me lo permitís, voy a ir a explorar en esas carpetas con sus píxeles y sus colores y sacaré de ellas las más azules. Las más queridas. Pero sobre todo las que más identifican el color del alma, las azules de nuestro querido hogar. Esta islita en el Mediterráneo occidental llamada Mallorca, un cachito de las Baleares, bañadas por las aguas del anciano Mare Nostrum.

Anuncios

14 comentarios to “Mallorca in blue: Mallorca en azul”

  1. MisMellis 19 de junio de 2013 a 10:25 am #

    Me encanta lo bien que nos has vendido Mallorca… yo soy de esas personas que piensa que tras todo ese turismo en lugares como tu isla se esconden rincones maravillosos que solo conocen los de allí y que por tanto a determinados sitios es mejor que te lleve alguien de la zona, y evitar esas zonas destinadas a gente con ganas únicamente de sol y playa.
    Antes de ser padres nos dedicamos a recorrer todas y cada una de las Islas Canarias y nos propusimos que cuando se pudiera recorreríamos las Baleares, por aquello del contrate Verde-Azul en lugar del contrate Azul-Piedra volcánica.
    Obviamente nos metimos en un tratamiento de fertilidad y nuestra economía quedó temblando, pero en cuanto la cosa mejore no queda pendiente conocer el archipiélago Balear… mi hermana ha estado allí un montón de veces y mi cuñado trabajó en Mallorca, mi suegro vivió años en una comuna en Ibiza (esto me da para muchas entradas) y siendo yo de interior, de plena meseta castellana soy una enamorada del mar, de sus contrastes de azules, de su sonido relajante, de pasear por la playa sintiendo la brisa… pero es lo que tenemos los castellanos, que nos das un trocito de mar azul y nos volvemos medio locos.

    Creo que me tengo que animar a esto del reto azul… ahora debo decidirme entre mi ciudad de origen y mi ciudad de adopción…

    • Laura 19 de junio de 2013 a 8:07 pm #

      No pongas muchos edificios así identificables, que igual luego te empiezan a reconocer por la calle como las celebrities esas, jajaja.
      Ahora en serio, creo que quienes mejor pueden describir un lugar son sus habitantes, aquellos que nacieron allí y los que fuerona acogidos pero aman realmente ese lugar y se han integrado como el que más. Los que escriben las guias turisticas, por muy bien que te doren la píldora, se nota que en el fondo no lo sienten en su interior.
      Cuando me casé fuimos de viaje a las Canarias, conocimos Tenerife, Gomera y Fuerteventura y no fuimos a La Palma porque la guia era (con perdón pero lo era) una gilipollas que no nos quiso vender la excursión porque se había olvidado que era el cumpleaños de su hija de 8 años y acababa de acordarse y tenía que ir corriendo a buscar alguna cosa para regalarles y una tarta… mandan webols, pobre niña.
      Ibiza es algo un poco aparte, supongo que tu suegro fue durante la época de las comunas hippies… vaya descoque que fue eso.
      A mí la isla que me tiene enamorada y que cuando quería relajarme intentaba acercarme es Menorca. Esa es un paraiso, suspiro por poder volver otro día a desconectar del mundo entero. Después de Menorca, evidentemente Mallorca, porque tiene un porrón de paisajes y tardas poco tiempo en ir de uno a otro. Luego empataría Formentera y Cabrera, cada una en su estilo. La única donde no he estado es la Dragonera, es muy pequeñita y no vive nadie, salvo creo un guarda. Ibiza, lo siento, tiene sus cosas muy guapas e interesantes, pero alguna tenía que quedar para el final. El problema que tengo con Ibiza es que yo no soy muy de discos, jajaja y en Ibiza lo de las discos está a la orden del día, pero reconozco que un paseo por dalt villa y un pa amb oli en un bar chulísimo que hay en Santa Gertrudis o el museo etnologico de Santa Eulalia, aún los recuerdo con mucho cariño y añoranza.
      Personalmente pienso que algunos sitios sería mejor que no los descubriera nadie, o casi nadie, porque posiblemente tendrían los días contados. Antiguamente cuando yo era niña toda Mallorca era así. Ahora hay zonas que a mí me da pena ver en que se han convertido. Es una pena que no venga un poco más de turismo cultural o familiar que no busque el típico sol, playa, discoteca y balconing, porque realmente hay mucho que descubir y ofrecer a los que quieran admirarlo y respetarlo.

  2. Jirafa 19 de junio de 2013 a 11:56 am #

    Me encanta esos azules que nos has dejado. El azul es mi color preferido. Yo no conozco Mallorca (espero poder conocerla algún día) pero creo que debe haber mucho más que turismo.
    Besos

    • Laura 19 de junio de 2013 a 8:10 pm #

      Mallorca tiene muchas cosas bonitas aparte de una cama de hotel junto a la arena. Ahora parece que empieza a venir algo de turismo que considera que pasear por las calles del barrio antiguo o ir a un museo es una opción muy interesante. Puede que más adelante os vaya enseñando sitios que no seran precisamente esos enclaves de turismo que a mi personalmente no me acaba de convencer.

  3. Mo 19 de junio de 2013 a 1:04 pm #

    Yo he tenido la suerte de viajar varias veces allí y para mí…Mallorca ES azul…:)
    Besotes!

    • Laura 19 de junio de 2013 a 8:12 pm #

      A que sí. jajajaja. Me alegra que te gustara y que repitieras, espero que no te metieran en pleno Arenal o en Punta Ballena.

  4. Maribel 19 de junio de 2013 a 1:16 pm #

    ¡Qué preciosidad Laura!
    Ahora estoy más convencida de que estaría genial que participases en el blogger traveller. El próximo mes el tema es “edificios singulares”, y lo bueno es que cada persona puede entender el tema a su manera o enfocarlo como quiera. Pásate por el blog organizador y contacta con ella para que te haga tu logo, con el nombre de tu ciudad.

    Sobre la mezquita… tampoco te puedo decir mucho más que lo que hay escrito en la entrada. Se construyó con las aportaciones de la gente y se quiso hacer algo espectacular (en cuanto a estos puntos me guardo mi opinión…).
    Me quedo con su belleza y por eso no he tocado otros “detalles”, jeje
    Y no conozco ninguna mezquita marina, sólo esta.

    Besitos

    • Laura 19 de junio de 2013 a 8:19 pm #

      No tengo nada contra las ciudades o las arenas, pero es una pena que no haya más mezquitas marinas, es impresionante, la fuerza de la naturaleza y su belleza, junto a la belleza construida por el hombre y la fe en El Creador. Es un bonito marco.
      Intentaré apuntarme a los siguientes retos. Hoy he tenido que llevar la cámara de fotos a reparar, porque me salian unas motas en los laterales de polvo que me ha entrado en el objetivo. El problema es que la tienen que enviar a Barcelona y estaran un mes a retornarla. Casi me ha dado un no se que cuando me lo han dicho, he tenido mono de fotos y el sídrome del dedito huerfano. Así que tendré que echar mano de las fotos ya hechas o atromentar a mi media costilla pidiendole su movil para fotografias… pobrecito, en el fondo ya sabe la que le espera con su churri sin su camarita durante un mes. En el trabajo me han sugerido de comprar otra para parchear estas semanas, pero calla, que no está el horno para estos bollos. Lo mejor ha sido que por suerte aún está en garantia y al menos no me pegarán un sablazo.

  5. ¡Mama qué sabe! 19 de junio de 2013 a 4:32 pm #

    Ohhhhh! Te pongas a escribir o a fotografiar, todo te sale genial!♥ Me encantó conocer Casablanca y ahora Mallorca!♥

    • Laura 19 de junio de 2013 a 8:25 pm #

      Devora, prácticamente todas las fotos del blog son mias, salvo unas pocas que recurrí a intenet, por eso de que no tenía una foto a mano de Altamira o de Sharpe o de Constantino Romero, o de un espectrococo de esos, jajaja. El resto son made in deazulaverde 😉
      Ayyyy…. si todo me saliera genial, jajaja. Lo que ocurre es que haber ensayado durante años con un hijo mayor hiperactivo y conseguir hacerle fotos centradas y sin salir borrosas, en esa época en que las fotos de hacían con carrete y llevabas a revelarlas y tenías que pagar por ello ayuda a afinal la punteria, jajaja. El tener una máquina medianamente buenecita (sin tirar muchos cohetes) pues como que te remata la jugada y hasta pareces una profesional, jajaja.

  6. Carmen Seguí 19 de junio de 2013 a 9:03 pm #

    Me ha parecido una entrada preciosa, ya que describes sa Roqueta dando una pincelada de cada una de las cosas que la definen, puesto que, aunque pequeña, nuestra isla tiene un poco de todo. Hay mucha Mallorca por explorar!

    • Laura 19 de junio de 2013 a 10:35 pm #

      I tant.
      Cuando miré la página del blogger traveller vi tu entrada. Es dificil no entrar cuando uno ve a su islita, así también evitaba poner fotos parecidas, jaja, me llamó la atención los tapetes de punt mallorquí, yo había pensado en ses teles de llegos, pero no tenía ninguna a mano para fotografiar. Espero seguir viendonos i ben vinguda i a disfrutar de sa roqueta que n’hi ha per molt.

  7. Patry 24 de junio de 2013 a 3:13 pm #

    tengo unas ganas enormes de visitar Mallorca, pero la verdad que no se cuadno lo vere… este año yo creo que imposible, pero espero hacerlo antes de ser viejita… un saludo

    • Laura 24 de junio de 2013 a 3:37 pm #

      Se que la mayor parte de visitantes sólo busca sol y playa, pero en invierno también tiene sus encantos. Lo de nadar en invierno no es tan habitual, salvo que seas un nordico que esos sí que encuentran el agua calentita incluso en diciembre. Mi padre cuando se vino por primera vez a Mallorca le pasaba eso, en diciembre en manga corta asandose de calor y nadando para refrescarse. Tres años de mili en Melilla le curaron y desde entonces no volvío a ir a nadar en diciembre.En diciembre se ponía abrigo y bufanda.Espero que cuando vengas sea la época del año que sea lo disfrutes mucho y te guste tanto como a nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: