… de ese manual para padres que todos buscamos… (3º y última parte)

3 May

Y hablando del poder de las palabras, algo que tiene que tener muy en cuenta los padres es como se le va a denominar al niño. Me explico,  llega el padre a casa y la madre le dice “sabes lo que ha hecho esta tarde tu hijo”. Seguramente nada bueno. Volvamos a entrar en casa y la madre dice “sabes lo que ha hecho esta tarde mi hijo”. Seguramente algo bueno. Si os fijáis cada vez que el niño hace algo bueno es mi hijo y cuando hace algo malo es tú hijo. Esto tendría que evitarse por el bien del entendimiento entre los padres y para centrarse en la educación del peque. Lo mejor es decir siempre su nombre o bien el niño o nuestro hijo. Ese caso también se puede dar con los abuelos, sobre todo cuando ha habido una separación de los padres, si tenemos alguna confrontación con los suegros no es cuestión de ir por allí diciendo “mi hijo” porque ese niño es tanto hijo tuyo, como de tú ex pareja, como su nieto.

Cuando por unas circunstancias u otras ha habido una ruptura familiar se debe tener una cosa muy clara. Puede que como pareja no funcionéis y estéis mejor cada uno en su casa, pero el niño no tiene la culpa de eso y no tiene que convertirse en un arma arrojadiza para zanjar las desavenencias entre papá y mamá, ¡bastantes problemas tienen los niños aprendiendo y creciendo para que nosotros los utilicemos para hacernos daño! Así seguro que ellos se harán muchísimo más.  Los padres deben ponerse de acuerdo por el bien de niño, seguir yendo a buscarlo los dos al cole si así lo hacían, yendo juntos a los cumples que les inviten, ir juntos al médico o a las actividades del cole en que salga el peque. Es lo que os he dicho al principio, el niño es de los dos y lo es para toda la vida. En mi caso la gente alucina en ocasiones de que en muchísimas actividades estemos yo, mi ex y nuestro hijo y mi actual pareja y el hijo de ambos, jugando todos, llevando mi ex en hombros al pequeño mientras el mayor está hablando con mi actual pareja de algo. Reconozco que una cosa así no es muy habitual pero creo que debería serlo.

Una cosa si estáis en esta situación y rehacéis vuestra vida, tened en cuenta que esa persona no será nunca su papá. Me explico, una vez mi hijo mayor intentaba decirle papá a mi pareja, nos paramos, nos agachamos para estar a su altura y le dije “tú tienes un papá que se llama J.A. y que aunque no viva con mamá te quiere muchísimo. La pareja de mamá es alguien muy especial y aunque estemos viviendo juntos y se preocupe por ti y juegue contigo, y te quiera como si fueras su hijo, él nunca te podrá llamar hijo, te llamará Terremoto  y tú nunca le podrás decir papá, porque ya tienes uno. Le llamarás R. y R. es alguien muy especial que no se puede comparar a nada más”. Porque pensad, ¿cómo os sentiríais vosotros en esta circunstancia y vuestro hijo empieza a decirle papá o mamá a otra persona?  Reconozco que llegar a esto me llevó mucho trabajo y mucho hablar con mi ex de que aunque estuviéramos separados el niño era cosa de los dos, le decía que” muchos padres pagarían para que sus parejas les dieran tantas facilidades y él que las tenía pasaba de ello” lo bueno es que lo reconocía pero siempre había una excusa para no ir al médico a al cole… Por suerte al final se fue dando cuenta de ello sobre todo cuando vio que el niño empezaba a pasar de él y le comenté si creía que el niño caería siempre rendido a sus pies sólo porque él fuera el padre biológico. A un niño hay que currárselo cada día, con besos y con regañinas si hace falta pero tiene que ver que siempre nos tendrá al lado y puede confiar en nosotros. Es por eso que un niño cuando ha sido adoptado aunque no haya tenido esos nueve meses de ventaja (y muchos otros después) acaba sintiendo tan profundamente que esos son sus padres y los padres sienten que ese es su hijo y que la gestación fue de papeleo en vez de consultas al ginecólogo y el parto pasó por un viaje, una visita a un juzgado y normalmente una reunión en una habitación de un orfanato.

Algo que desmonta mucho a los niños y los estresa es la falta de horarios, a los niños les suelen gustar  las rutinas. Evidentemente se pueden hacer actividades nuevas, pero los horarios básicos de levantarse, acostarse y horas de comidas debería respetarse.  Eso de que porque es verano y estamos de vacaciones los niños cenen a las 10 y se vayan a dormir casi a las 12 y luego se levanten cuando quieran es desconcertante. Los niños pierden rutinas y los padres no tenemos ni un momento para estar tranquilos. Es cierto que muchas veces es necesario  modificar las rutinas, si sabéis que eso ocurrirá, comentádselo, aunque sea pequeño. Entienden mucho más de lo que creéis.  Los niños suelen sentirse más seguros si saben que en lugar de ir al cole hoy iréis al pediatra. Muy relacionado con los horarios está el hecho de tener muy claro que los niños son niños. Me explicaré, en ocasiones, o bien por incompatibilidad de horarios con los laborales de los padres, o bien porque pensamos que nuestro hijo puede convertirse en una figura del deporte que más nos gusta o porque queremos que sea súper inteligente y que poniéndole tropecientas actividades y repasos lo conseguiremos, o porque realmente necesita ese apoyo en algo, o por lo que sea, tengamos al peque “entretenido” todo el día con un sinfín de actividades extraescolares.  Puede que el niño pueda llevarlo bien y todo ese ajetreo se convierta en una rutina, pero, ¿creéis que es necesario en ocasiones tanto?.  A mi hijo tuve que ponerle mucho refuerzo para enseñarle muchas cosas, a la salida del cole iba a un gabinete, allí le daban logopedia, psicomotricidad, repaso… en una ocasión le pregunté a Noemi si en casa tenía que hacer más deberes y le tenía que dar más refuerzo. Entonces ella me dijo “Cariño, es un niño, hace mucho más de lo que puede, déjale respirar un poco o se saturará y se cerrará”. Es cierto, así como nosotros como dice un programa de tele necesitamos nuestro minuto de paz y relax, los niños tienen que tener también sus momentos de niños, no les saturemos.

Creo que más o menos todo esto se puede resumir aproximadamente en los valores de amor, respeto, generosidad, empatía, comprensión, colaboración, comunicación, firmeza, humildad. Y… ¿cómo deberían trabajar los padres todo esto? Lo primero es asumir que se puede fallar, si uno asume que no es omnipresente ya es un paso. El siguiente sería identificar donde se falla, para ello lo mejor es escuchar y preguntar, hay un ejercicio o actividad que nos puede servir también para el siguiente paso que es ver cómo le ponemos solución. Os pongo un ejemplo que es extrapolable a cualquier valor o conducta que queráis trabajar.

Tenéis que hacer una sencilla tabla, cada miembro que intervenga en la educación tiene que tener una. Cuando detectáis un problema recordad lo que habéis hecho. Luego apuntadlo,  cuando se ha dado el problema, a qué hora, anotad lo que ha pasado antes, como os sentías, que habéis hecho, como habéis reaccionado y actuado y como se lo ha tomado el niño y las demás personas que estén allí. Más tarde, al día siguiente o el día que determinéis, ponedlo en común, id mirando porque ha ocurrido algo, como he reaccionado, que ha pasado después, si lo hemos hecho bien, si lo podríamos mejoras, como lo hacen los demás, si nos gustaría que a nosotros nos hicieran eso.  Os sugiero que pase un tiempo pues cuando algo acaba de ocurrir puedes estar ofuscado y lo que en este momento te parece tremendo luego te das cuenta que no hay para tanto o que te has pasado, pero tampoco esperéis demasiado tiempo para luego no recordadlo cuando lo habléis. Si llegáis a una conclusión intentad trabajarla.  Si la situación es muy grave y se os va de la mano entonces el mejor consejo que os puedo dar es que os pongáis en manos de un profesional, un psicólogo que puede ser el de la escoleta, el del cole o un profesional externo. Preguntad que os asesoren o recomienden alguien, el boca a boca muchas veces es sinónimo de que se funciona bien. Si no os convence buscad otro. Recordad, no es que busquéis a otro que os de la razón, buscáis uno que os de consejos, os ayude y os sepa encauzar en el dificilísimo camino de ser padres. ¿Y cómo sabremos que lo estamos haciendo bien? Pues sencillamente porque los cambios que habéis provocado en vuestro entorno, harán que tanto vosotros como vuestro hijo empezareis a sentiros que sois unas personas felices.

Sabéis lo mejor de que los niños no vengan con manual… que ese manual nos lo hemos de currar nosotros gracias a su evolución y al devenir de nuestras vidas juntos. Suerte y a disfrutarlo.

reloj-de-actividades-de-madera_53927_3

Anuncios

9 comentarios to “… de ese manual para padres que todos buscamos… (3º y última parte)”

  1. ¡Mama qué sabe! 3 de mayo de 2013 a 10:06 pm #

    Me gusta tu manual! Me gustas tú! Me gusta tu familia!
    Feliz finde, familia!
    P.D.: nunca me planteé lo de no llamar papá a la pareja de uno de los progenitores… pero te he entendido de forma genial!

    • Laura 3 de mayo de 2013 a 11:12 pm #

      Me está mal decirlo, pero el manual quedó chulo, yo estoy fondona y te aseguro que mi familia te dejaría extenuada. Pero intentaremos tener un buen fin de semana, gracias guapa.
      PD: La de cosas que aún no nos hemos planteado. Tsunami en el cole en ocasiones se refiera a su padre como “papá R.” ya que Terremoto le llama R. y cláro el peque también. Eso sí, mamá es mamá, sin nombre. A la profe le hace gracia ya que casualmente es el único de segundo matrimonio… o no matrimonio… o eso creo (lo del cole, lo otro lo tengo más claro, evidentemente) Ciao family

  2. MisMellis 4 de mayo de 2013 a 9:48 pm #

    Laura siempre me ha encantado la “peculiar” familia que teneís, que hayas sabido integrar a tu ex con tu actual pareja y al tiempo me encanta que hayas también separado quien es papá y quien la pareja de mamá.
    Supongo que llegar a tal entendimiento no ha sido coser y cantar, pero has hecho lo mejor por tus hijos. Nunca he entendido a esas mujeres que se separan y ponen miles de trabas a sus ex y usan al niño como arma arrojadiza, espero que si algún día me veo en la tesitura sepa actuar con madruez y sensatez por el bien de los peques…

    • Laura 4 de mayo de 2013 a 11:21 pm #

      Reconozco que no es fácil. Como pareja no funcionabamos, pero J.A. no es mala persona. En ocasiones tenemos puntos diferentes, no creas que todo es siempre color de rosa a la primera. Pero lo hablamos y generalmente llegamos a comprender el punto de vista del otro o uno de los dos se da cuenta que no ha actuado de la mejor forma. Muchas veces tengo que hacer de mediadora entre todos y cansa mucho, pero luego cuando veo lo bien que nos llevamos todos y lo que disfrutan los peques y disfrutamos nosotros, es que no tiene precio.
      Lo de separar quien es el padre y quien es la pareja me parece fundamental. Imaginaté que un día te separases y tus peques empezaran a llamar mamá a otra persona ¿como te sentirias? imagino que nada bien. Así que si no quieres que te hagan a tí algo, no lo hagas tú a los demás. Es así de básico.

  3. Mo 9 de mayo de 2013 a 7:40 pm #

    Me ha gustado mucho todo tu repaso a la crianza de los peques, me ha hecho reflexionar. Un besote!!

    • Laura 9 de mayo de 2013 a 8:21 pm #

      Muchas veces los adultos nos sentimos en la posesión de la verdad sólamente por el hecho de tener una edad. Pero no siempre la edad te da sabiduría. Como he dicho al principio se nos prepara para el parto y lo más jodido es lo de después. Si pensamos en que no les debemos exigir lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros, es una buena base para empezar y sobre todo paciencia, mucha paciencia.
      Un beso Mo.

  4. monica 14 de mayo de 2013 a 3:26 pm #

    me ha parecido todo muy interesante pero también tengo dudas sobre todo en mi caso particular nose como tendría que tratar a mi hijo porque de verdad que ahi demasiadas opiniones y creo que debería olvidarme de lo aprendido como lo de la zapatilla que contabas y empezar mi camino no el de mis padres a mi también me paso que le reñí con can la zapatilla y el hizo lo mismo no le llegue a dar porque me di cuenta del error pero algún azote se me a escapado y luego e pensado si podría haber echo las cosas de otra manera pero en momentos limite no piensas solo actúas… como te reeducas a ti mismo? me gustaría informarme si puedes explicarme un poco por donde empezar te lo agradecería besos

    • Laura 14 de mayo de 2013 a 10:19 pm #

      Reeducarse no es una tarea fácil, ni rápida. Depende de muchas cuestiones, como es la edad del niño, nuestra actuación individual, la de la pareja, la del entorno del niño. Lo primero creo es admitir que podemos mejorar. Lo segundo sería no hacer nada que no nos gustara que nos hicieran a nosotros. Depende de lo que quieras corregir. Tal vez sólo tengas que modificar un comportamiento puntual o puede que sean muchos. El estar coordinados y hablar es esencial. Cuando te das cuenta que algo no lo haces bien intenta rectificar. Si ya está hecho habla con el niño o pidele perdón por tu comportamiento impropio y explicale que ha pasado y porque has actuado así, pidele que si vuelves ha hacerlo te lo diga. El reconocer defectos y pedir perdón son dos actitudes que nos cuesta mucho realizar y realmente son simples. No digas nada que no sientes.
      Nosotros con Terremoto teníamos muchos problemas, no se si has visto los posts de el niño especial, si es así supongo que te puedes hacer una idea. A nosotros nos ayudó mucho una de las psicologas. Si tus cambios son muchos o te cuesta afrontalos el pedir ayuda profesional es una muy buena opción
      Pese a toda mi reeducación yo también en ocasiones pierdo los nervios y puedo fallar. Somos personas. También te aconsejo pasarte por el blog de ¡Mamá qué sabe!, está en los enlaces laterales. Devora también tiene unas proposiciones y reflexiones muy buenas, seguro que te gustan.
      Espero haberte servido de algo y haberte hecho pensar. Suerte y ya nos dirás. Un beso.

      • monica 15 de mayo de 2013 a 9:15 am #

        si muchas gracias la verdad que en esto de la maternidad toda la ayuda es primordial no lo e leído pero lo leeré te descubrí ayer…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: