Un arenero improvisado

18 Abr

Cuando estaba embarazada de Terremoto allá por el 1989 e iba a las clases de preparación de parto, las matronas tenían diversas charlas con nosotros además de darnos la preparación para el gran momento. Recuerdo que una vez preguntaron cuál era el mejor cochecillo de todos. Una mamá dijo que el mejor era el de la vecina. Las comadronas además de reírse dijeron que esa era una de las mejores respuestas. El cochecito de la vecina es el que no tienes que comprar, puedes usar y luego se lo devuelves y así no tienes que preocuparte luego donde se guarda o a quien se lo dejamos para que no nos estorbe en casa.

Sé que el tema que os voy a comentar hoy no tiene mucho que ver con el cochecito que pudiera tener la vecina, ni tampoco con el mío. Lo cierto es que después de tener a Terremoto guardé mucha ropa y juguetes y algunas cosas, no me pidáis porque. Tenía claro que después del diagnóstico del nene y de haberme divorciado, lo de tener más hijos era algo completamente descartado. Una vez llevé a un local algo de ropa, zapatos y otras cosas. Las chicas estaban contentísimas, eran emigrantes y me dijeron que en la casa donde estaban había unos cuantos matrimonios con los hijos y que en total había trece niños.  Me quedé flipada, así que fui a casa y cogí unas cuantas cosas más que no tenía muy claro si guardar o no y las llevé. Se pusieron muy contentas, una casi llora. Me dijo que cuando llegaran a casa sería como si los Reyes Magos hubieran llegado antes. Una de las cosas que llevé fue la bañera, así que cuando nació Tsunami tuve que volver a comprar una.

Como no tenía tanto espacio como antes, mis suegros me compraron una de esas solita, sin patitas ni repisas, esas que se ponen en la ducha como las tinas pero en lugar de redonda ovalada. Cuando Tsunami ya no se bañaba en esa bañera no sabía muy bien qué hacer con ella. Nadie la quería, incluso se la ofrecí a una compañera del trabajo que tiene una perrita para que se refrescara en verano, pero nada.

El verano pasado pensé que de allí no pasaba y tras una inspiración después de ver unas cuantas webs tomé la decisión. Llevé la bañerita a la casa de mi padre donde vamos de okupas. En el porche de atrás pusimos un hule que hace siglos que no se emplea, encima la bañerita y la llenamos con un saco de veinte kilos de arena. Y… Chachaaannn. Bañerita reciclada en improvisado arenero. Ya sé que es muy pequeñito, pero a Tsunami eso no le importó. De hecho le encantó. Allí trasladó sus dinosaurios, pececitos de Buscando a Nemo y la no menos valiosa colección de cocodrilos de plástico heredada (o chorizada, según se pregunte a quien) de su hermano.

Por la noche para evitar que el gato del vecino lo usara de baño particular, no teníamos más que plegar el hule encima, doblar los laterales y cerrar con las pinza de tender ropa.

Su uso fue continuo. Las palas y cubo de la playa no pararon. Un día mientras Tsunami hacía la siesta, Terremoto le montó un mapa del tesoro con instrucciones y pruebas. Pasar por el canal del tiburón, sortear los cocos… para llegar al lugar marcado con una X formada por cuatro piedras. Esta señal estaba evidentemente encima del arenero y allí, debajo la X estaba el tesoro: Un frasco cerrado con los pececitos de Nemo, unas canicas y otras cositas que añadió Terremoto.

Se acabó el verano, cambiamos de año y ya estamos en primavera. Allí está el arenero/bañerita guardado esperando a que lleguen mejores temperaturas, que así como vamos no le quedará mucho. Os comento hoy este reciclaje por si alguno de vosotros os ocurre lo mismo y tenéis una pequeña bañerita y un balconcito, una terracita o un jardincito donde poder darle una segunda oportunidad. Dentro de unos meses nosotros lo volveremos a sacar y se convierta de nuevo en un desierto de dinosaurios, una selva con cocos, o el escondite de un mapa pirata. Quien sabe, eso, solo los peques lo decidirán.

2012 Estiu 491

Anuncios

6 comentarios to “Un arenero improvisado”

  1. ¡Mama qué sabe! 18 de abril de 2013 a 10:02 pm #

    Ainsss, qué bien vivís! Lo que daría yo por un ratito ahí, junto al arenero, sacando todo el cuerpo al sol y solo con el dedo gordo del pie en la arena… Oir a los niños, saber que están atendidos y seguir sin abrir los ojos… y jajaja, y jejeje, risas van, risas vienen… y un té helado al lado! 😉
    Muacks, amiga!

    • Laura 18 de abril de 2013 a 11:04 pm #

      Hola cariño, le acabo de leer tu comentario a mi pareja y me ha preguntado quien ha puesto esto. Le he respondido que mamá qué sabe y me ha contestado.
      -Mamá, que sabe, ¡Aayyyyy! (lease como un suspiro prolongado)
      La realidad es que a finales de setiembre los únicos morenos de la casa son los niños, nosotros tenemos un look tirando a vampiro en manga corta y en mi caso con mollas colgando del brazo que queda algo antiestético.
      Oyes a los niños, pero como no les atiendas tú lo tienes claro y claro, para lo único que tocan mis pies la arena es cuando paso la escoba para quitar lo que ha caido más allá del hule.
      El té helado…. pues bueno… si uno tiene la oportunidad de hacerse un té, normalmente… cuando uno se lo puede tomar pues como que suele estar bastante frio, no se si llega a helado porque con el calorcito del verano… pero bueno, dejemoslo en té helado, jajajaja, snif, snif… y esas son las vacaciones de verano de los papás de dos nenes llamados Terremoto y Tsunami.
      Besitos.
      PD: Me encantan los posts que pones últimamente pero son algo densos y casi ni tengo tiempo para contestarlos. Es que no me dais tiempo para hacer los deberes 😉

  2. Netzi 22 de abril de 2013 a 10:53 am #

    Hola Laura!

    Jjajajaj pues qué idea más original!! Seguro que ya pronto sacáis el arenero de nuevo y el peque se lo pasa pipa!!

    Por cierto, acabo de ver tu entrada anterior de las magdalenas y aquí me tienes salivando!! madre mía, menuda pinta!! jajaja

    Un besazo para todos guapísima!! Que tengáis una semana estupenda!

    • Laura 24 de abril de 2013 a 4:09 pm #

      Para reciclarlo o para espacios pequeños está muy bien. incluso lo que dice Devora no es descabellado, jajaja, podríamos ponerlo debajo de la mesa del ordenador y nos imaginamos que estamos en las Bahamas, jajajaja. Se puede soñar, ¿no? y con un fondo de pantalla adecuado y el te helado al lado…
      Las magdalenas te aseguro que salen buenísimas y no son tan difíciles de hacer, la primera vez un poco porque entre leer y hacer, pero a la que las haces una vez, las siguientes te salen como churros. Un beso guapa.

  3. Maribel 23 de abril de 2013 a 6:24 pm #

    Bañera no tenemos, pero seguro que algo aparente encontramos.
    La propuesta me parece estupenda y seguro que con mi peque, amante de la arena, triunfa.
    Encantada de leerte de nuevo.
    Besos

    • Laura 24 de abril de 2013 a 4:16 pm #

      Hola Maribel, seguro que encontrarás algo. En el peor de los casos una tina grande de las de ropa de esas redondas podría servir. Todo recipiente más o menos grandecito sirve, en este caso sobre todo fue para aprovechar la bañerita. Ten en cuenta una cosa, si apañas algo que sea más grandecito piensa que cabe bastante arena, en esta hay un saco de veinte kilos, así que luego si lo tienes que mover has de poder, a no ser que lo pongas en un lugar fijo. La arena no es nada cara ya que creo que el saco no me llegó ni a un euro.
      Bienvenida y nos seguiremos viendo, hasta pronto guapa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: