Fin de semana pasado por nieve

4 Abr

No. Este fin de semana no ha nevado en Mallorca. En este post estoy comentando lo que nos pasó hace apenas unas semanas, lo que ocurre es que he tenido unos días muy liados y se me han quedado un par de cositas en el tintero y ahora me estoy poniendo las pilas para comentarlo y para que la abu de Tsunami pueda enterarse de primera mano lo que ha hecho su pequeñajo últimamente.

Si no recuerdo mal los hechos tuvieron lugar hace más o menos un mes, aunque realmente y bien pensado el meollo de todo este post tuvo lugar en febrero del año pasado. Como muchos sabéis y si no estabais muy enterados por vivir lejos, os informo de ello, en Mallorca no suele nevar mucho, al menos por la parte del llano de la isla y por la capital. Normalmente cuando esto pasa recordamos que exactamente en tal año hubo una nevada. Una de las más gordas que ha habido fue la de 1956, fue tan grande y la isla estaba tan poco preparada que muchos mayores y niños murieron como consecuencia de los resfriados y pulmonías que les provocó el frio. Cuando Terremoto nació también hubo una nevada gorda en la sierra y cuando era pequeño también hubo un día que nevó en la Ciudad, eso fue fantástico, nunca lo había visto en mi vida y difícilmente lo olvidaré.

Tsunami nació en época de sequía de copos de nieve. Recuerdo que al pobre en la escoleta le explicaban que en invierno los niños hacían muñecos de nieve y se ponían guantes y gorro y se abrigaban bien para hacer guerras de bolas y ángeles de nieve. La profesora me decía que todos le pedían cuando vendría la nieve aquí para poder jugar ellos también con la nieve y eso la entristecía. El año pasado en febrero, se produjo un milagro y una mañana de sábado me levanté a las siete y media y fui al baño. Miré por la persiana y vi que toda la calle estaba nevada. Levanté enseguida a mi pareja y a Tsunami, llamé a mi ex y a Terremoto que estaba con él y les dije que miraran por la ventana. El grito de alegría de mi nene fue sonoro. Como nosotros estamos en la parte alta de la Ciudad y cerca tenemos algunos parques muy despejados, mi ex y Terremoto se vinieron a casa. Mi pareja bajó a comprar ensaimadas y cruasanes, porque eso tenía que celebrarse, y yo les hice unos tazones de chocolate caliente. Recuerdo que estábamos en la sala mirando por la ventana como nevaba y tomando todos nuestros chocolates y nuestras ensaimadas recién sacadas de la panadería. Nos fuimos al parque de atrás y allí estuvimos haciendo guerra de bolas y dos muñecos enormes con otros niños. El domingo volvió a amanecer nevado y volvieron a venirse a casa. Aquello para nosotros fue un regalo del cielo, porque además había coincidido con un fin de semana y todos habíamos podido disfrutar de ese extraño fenómeno llamado nieve. La profe de Tsunami me contó el lunes que se le saltaron las lágrimas pensando que al fin sus niños sabrían lo que era la nieve cuando salió de casa y se encontró con el espectáculo blanco ante su puerta.

Pues bien. Este año cuando ha empezado el invierno lo primero que me pidió mi pequeño era que cuando iba a nevar para jugar en el parque y hacer un muñeco como el año pasado. Pobrecito, si supiera que aquello que tuvimos yo no lo había visto nunca en toda mi vida. Le tuve que contar que no todos los años nieva y que ya veríamos si ese año teníamos sorpresa o no.

En Mallorca no suele nevar en el llano, pero no es algo extraño que en invierno pueda nevar alguna vez en las cumbres de las montañas de la Sierra de Tramuntana. De hecho antiguamente existía la profesión de “el hombre de la nieve” y de las “casas de nieve” Eran una mezcla entre agujero y cabaña en las zonas más altas de la sierra, donde los encargados de estas acumulaban y apretaban la nieve caída formando hielo, lo mantenían todo el invierno y luego en los meses más calurosos, antes de que se derritiera, lo cortaban en trozos e iban al llano a venderlo bien para hacer helados, bien para conservar alimentos.

El problema de cuando nieva en la sierra es que medio Mallorca sube como posesa para verlo y la poca que hay queda pisada y dura muy poco. Este año ha vuelto a nevar en Mallorca. La sierra se veía blanca y en el llano hacía el llamado frio de nieve. Hacía unos días que se veían las cumbres como borreguitos y Terremoto me pedía para ir el domingo a jugar con la nieve que pudiera quedar en las cunetas de las carreteras. Cuando vi lo entusiasmados que estaban los dos nenes y que el viernes aún se veían bastante nevadas las cumbres, hablé con mi pareja para ver si les dábamos una sorpresa y nos los llevábamos a los dos a ver la nieve. Recogimos primero a Tsunami y luego fuimos raudos al cole de Terremoto. No les quisimos decir donde iban. Se pasaron todo el trayecto preguntando “donde vamos, donde vamos, donde vamos…”  Terremoto se lo olía y su pregunta era más concreta “vamos a la nieve, vamos a la nieve, vamos a la nieve…” Yo intentaba darles largas diciéndoles que el conductor era mi pareja y que también era una sorpresa para mí.

Al final fue un poco difícil ocultar el destino. A la que vieron un montoncito de nada de nieve en la orilla de la carretera ya nos pedían de parar y hacer una guerra de nieve. Nos subimos hasta Lluc, pero allí la nieve ya se había derretido, porque está muy arriba, pero en una zona muy despejada de la montaña y cuando sale el sol le da de lleno y se deshiela antes. Aparcamos muy cerca de Lluc, en un sitio llamado Es Coll de sa Batalla. Cuando dejamos el coche nos dimos cuenta de lo chapuzas que habíamos sido, supongo que porque este año Tsunami no nos había repetido tantas veces las necesidades ropiles de los peques. Glups, nos habíamos dejado los guantes en casa… y la ropa de recambio…  vamos, que habíamos salido literalmente con lo puesto. Intentamos que estuvieran lo más abrigados posibles y empezamos a subir la ladera de la montaña. Era una zona resguardada en la umbría y al cabo de pocos metros encontramos nuestra recompensa. Había unas cuantas islitas de nieve virgen, bueno más que nieve de medio hielo virgen y hacia allí nos dirigimos. El cabo de un rato de estar Terremoto por allí, la nieve era menos inmaculada que cuando llegamos. Fue chulo ver cómo íbamos dejando nuestras huellas y huellitas en ella, a Tsunami le encantó ver como pisaba y al avanzar dejaba un rastro de huellas tras de sí. Terremoto era el que iba más preparado, porque tenía unos guantes dentro de su mochila. Mi pareja también tenía unos guantes del trabajo en el coche, así que la guerra de bolas de nieve fue básicamente entre ellos dos. Tsunami y yo mirábamos y de tanto en tanto esquivábamos algunas bolas maliciosas que se lanzaban en nuestra dirección. Bola va, bola viene, incluso hicieron un ángel de nieve… es difícil luchar contra la influencia de Jorgito, Juanito y Jaimito y las pato aventuras. Total, que entre bolas, ángeles y escaladas ocurrió lo que tenía que ocurrir, que Terremoto se pegó un resbalón y acabó de culo sobre la nieve. Tsunami se destornillaba de risa y Terremoto con su honor herido y su trasero dolido y mojado se levantó como mejor pudo para evitar una nueva culada. Estuvimos un buen rato jugando los cuatro, fue otro recuerdo magnífico que seguro que los peques conservarán mucho tiempo. Sé que para todos aquellos que en sus latitudes la nieve es algo de lo más habitual, esta narración os puede parecer una tontería, pero imaginad que un día salís de casa y os encontráis una playa medio paradisiaca a unos escasos metros de distancia ¿a qué sería magnífico? Pues eso mismo pensaron nuestros pequeños. Cuando vimos que el tiempo se nos echaba encima bajamos hacia el coche. Detrás de nosotros quedaron nuestras huellas, las de las pisadas y las de las bolas, las de los ángeles y las de la culada de Terremoto. La colina quedó en silencio y no sé muy bien si aquella noche cayeron nuevos copos sobre nuestro paso, pero el recuerdo no será fácilmente borrado.

Sé de buena tinta que ambos contaron su aventura en la nieve en sus respectivos coles, y ya me han preguntado si el año que viene la nieve volverá a visitar Mallorca. Es algo que no sé contestarles pero creo que he sentado un peligroso precedente, a ver cómo nos la arreglamos el año que viene si no nieva. Tal vez con unas fotos y unos cubitos picados del congelador… tendremos que cruzar los dedos y confiar en que las nubes nos dejen un regalo blanco el próximo año. Si ocurre os lo contaré, contad con ello. Hasta entonces seguiremos con otros temas, que seguro que estos dos dan para eso y mucho más.

nieve 1

nieve 2

Anuncios

5 comentarios to “Fin de semana pasado por nieve”

  1. ¡Mama qué sabe! 4 de abril de 2013 a 11:17 pm #

    Amiga, ya podría nevar aquí siempre, que nunca dejaría de leer un relato tuyo sobre la nieve! Es que es magnífico el lujo de detalles descriptivos! (Será cosa de libros tolkienses o tolkianos ;-)) Y de hace un mes! Da gusto venir a leerte sin ánimo de que creas que soy una pelota! Me gusta como os reunís en torno a cualquier pequeño acontecimiento y lo celebráis. Eso me encanta! La abuela de Tsunami tiene que sentirlo todo al maximo, si esta desconocida que soy lo siente…
    Un abrazo, familia!

    • Laura 4 de abril de 2013 a 11:52 pm #

      Hola Devora, para tu información y de quienes les pueda interesar, se dice Tolkiendili o Tolkiendilis en plural. Tolkien también tiene unos cuantos pasajes literarios de la Tierra Media en la nieve, pero siempre suelen estar relacionados con situaciones muy chungas por parte de los que la cruzan. Aquí por suerte no son tan chungas. La culada ya está curada, de hecho se curó cuando tiraron la siguiente bola de nieve. He visto en directo tan pocas veces la nieve, que creo que las recuerdo todas. Estaría bien que la abu se pudiera venir más a menudo, porque cuando vea al peque casi no lo conocerá, la última vez que lo vio fue el año pasado por su cumpleaños, como nos descuidemos dentro de nada volverá a cumplir años.
      Hasta pronto y besitos a todos.

      • ¡Mama qué sabe! 5 de abril de 2013 a 12:45 pm #

        Ya no se me olvidará, amiga! Una palabra nueva a mi colección! 😉

  2. Netzi 7 de abril de 2013 a 11:16 pm #

    Hola Laura!! Pues yo pensaba que en Mallorca no nevaba nunca!!! ajjajaj

    Es verdad que a los peques les hace tremenda ilusión, me alegro que por dos años consecutivos los tuyos hayan podido hacer guerrita de bolas de nieve!! jejejej. Ya sabes, si quieren poder enterrarse y todo, por aquí la tenemos de sobra ejejje :P.

    Un besazo para todos guapa!! Buen domingo y buena semana!! Muasss

    • Laura 8 de abril de 2013 a 6:51 pm #

      Como lo lean ya los tienes el año que viene aporreando la puerta de casa de tita Netzi recordandote el convite. Eso sí, preparaté a abrir la puerta y recibir un bolazo de nieve… al menos. No les des la idea de enterrar a la gente… por si acaso, que eso no sale en los pato aventuras uffff.
      Pues sí, no sucede a menudo, pero como ves hasta en el paraiso nieva,jajajaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: