A veces quisiera ser una X-men

21 Oct

Hoy estoy un poco frikie, y que conste que no soy mucho de cómics, pero todo lo que es la lectura fantástica, además de la parte de historia, y muchas otras, atiborra las estanterías en esta casa. Entre mis libros, los que se trajo mi pareja cuando vino a vivir con nosotros y los que han ido entrando desde entonces, esto parece un pequeño paraíso frikinal, como dirían los chicos del Big Bang. Pues además de libros tenemos algo de pelis, muchas menos que libros, pero algunas hay. Antes de que tuviéramos a Tsunami, mi pareja y yo podíamos disfrutar  de unos fines de semanas de novios alternativos, que era el que mi ex tenía a Terremoto. Esto nos iba bien, ya sé que otros dirán que ellos no pueden disfrutar de este privilegio, pero lo cierto es que cuando mi chico se vino a casa y se encontró con la familia montada desde el primer día, y con Terremoto en uno de sus momentos aún de máximo esplendor rabietil…, además antes nuestra forma de salir era por internet, que así nos conocimos, después nos vimos en una convención, otra vez internet  y esporádicos viajes de fin de semana que hacía cuando podía a Barcelona y él se vino antes dos veces a Mallorca. Como veréis, el poder tener unos días de novios al mes, cuando uno ha empezado de esta forma no es tanto un lujo sino todo un placer.

Pero como siempre me voy desviando del tema. Estos fines de semana de novios hacíamos diversas cosas y una que podíamos hacer entonces era ir en ocasiones al cine. Ahora podemos, claro, pero a ver pelis Disney, Pixar o por el estilo, ya me entendéis. Ahora como no coincida con un día en que su madre se ha venido a ver al peque y esté algo más de dos días, ya que si viene sólo para un día o dos me sabe mal dejarla por la noche tirada… así que ahora nuestro nivel de pelis de mayores es considerablemente muy nulo

Pues bueno, cuando una aún iba con su chico al cine y podíamos ir a ver lo que nos daba la gana una de las pelis que vimos era la de la saga de los X-men.  No estoy recomendando la peli, pero para los que no sepáis de que va el asunto y resumiendo mucho pero mucho, mucho, viene a ser  una residencia-colegio para jóvenes mutantes con poderes chulísimos que crea el Doctor Xavier, de allí lo de X-men. Bueno si la conocéis mejor y si os interesa saber de que va seguro que hay muchas páginas con información mejor tratada que la que os pueda dar.

En ocasiones, más de las que os creéis, pienso que en ese momento me gustaría ser una mutante de los X-men, porque hay ocasiones en que el personal te lo pone de tal forma que una pequeña leccioncilla de superhéroe de cómic no estaría mal.

Hay días en los que tienes tantas cosas que hacer que te encantaría tener ocho brazos como la diosa hindú, ya sé que esta no es parte de los X-men, pero es la excepción.  Quien no ha deseado en ocasiones que le pudieran salir dos brazos extras o cuatro o seis  y tener ocho en total, así lo de limpiar, cocinar, preparar la lavadora, tender sería más llevadero. El hacer la compra en el super y poder atender a los dos lados del pasillo a la vez nos agilizaría las compras y reduciría considerablemente el tiempo. Las dos manos cuando uno tiene niños pequeños ya están muy ocupadas y un extra tampoco se echaría de menos, por ejemplo ahora mientras tecleo, podría atender al mismo tiempo al libro-puzle que me enseña Tsunami.

Poder gozar de velocidad supersónica también ha sido uno de mis deseos más deseados, sobre todo desde que soy madre. Yuuuuujuuuuu, se acabó lo de llegar con el tiempo justo a los coles de los nenes y luego al trabajo, pero bien pensado eso también se podría arreglar si una fuera como Arcángel, por la mañana me despeñaría por mi pequeño balcón con Terremoto bien cogido, lo soltaría cuando sobrevoláramos su cole y de allí iría rauda y veloz al currele ummmm que maravilla.

En otras ocasiones cuando la catástrofe se cierne sobre la habitación de al lado y los peques se están buscando las cosquillas uno con el otro por eso de la diferencia de edad y bla, bla, bla, pues seguro que si pudiera desintegrarme aquí y restructurarme en la otra habitación como el Rondador Nocturno, sería también una gran ayuda. Aunque seamos sinceros, si mamá pudiera hacer esto los tendría acojonados, tendrían pesadillas y perderían parte de su encanto infantil.

Aunque mis personajes preferidos son Tormenta y Magneto. Nunca os ha pasado que acabas de tender la colada y cuando está casi ya seca al vecino de al lado le pega por hacer una  barbacoa de boquerones y para que no le entré el olorcito en su casa lo pone justo al lado y bien pegadita a la pared donde tú tienes la ropa tendida al otro lado y además el viento viene hacia ti y todo el humo entra en tú casa y tú te quedas con la ropa oliendo a boquerones, la casa humeante, un cabreo de narices y encima sin poder catar un desgraciado boquerón  y cuando vas a pedirle que la próxima vez por favor te avise para poder recoger tú ropa y no haber perdido vilmente toda la mañana el tío te suelta que él hace los boquerones cuando le pasa por los mismísimo y que mi menda se joda. Pues eso me ha pasado en  verano hace unos años sí, pero en muchas ocasiones y tengo que decir que el numerito que se montaba el vecino cuando venía en plan hordas bárbaras con los amigotes del Inserso, hacía que cerráramos la casa a cal y canto y nos fuéramos a pasar el día fuera, cualquier sitio mejor que allí. Pues en momentos como esos una deseaba ser Tormenta, que además de que está muy buena y es la que tripula el cachivache volador que es una pasada y mola un montón, tiene el don de crear una tormenta en un plis-plas. Así que cuando te encontrabas con el vecino abusón pensaba que si pudiera convocar una tormenta y meterle un rayo a la barbacoa para que los boquerones se hicieran más rápido sería una gozada.

El otro personaje por el que suspiro habitualmente es Magneto, por dos motivos, porque lleva capita y a mí las capas me encantan, y segundo porque puede con su mente mover cualquier cosa que tenga metal en su composición. Este deseo irrefrenable de mover cosas me viene cada vez que una intenta aparcar cerca de casa. Muy cerca de donde vivo hay una academia de baile y está dentro de un trozo de calle pequeñito que es peatonal, así que no se puede aparcar allí al lado y lo que hacen los papis que se quedan embelesados viendo a través del cristal que da al pasillito como sus modernas y gráciles danzarinas descuajeringan el body a golpe de chachan cataplam plum, clam, champ, rataram, bugi, bugi, bugi coco pum, o una música que suena a algo semejante a esto. Pues esos padres en su ansia por ver a sus cachorritas tienen la mala costumbre de meter habitualmente el coche de cualquier manera y ocupan muchas veces el sitio de dos coches, en otras lo que hacen es pegarse tanto a tú coche que cuando te plantas delante de él piensas si tendrás que ir a bajar el abrelatas para hacer una entrada de emergencia en el toldo. En estos momentos es cuando una desearía ser Magneto para empezar a hacer volar coches y recolocarlos, moverlos un poco para atrás y el otro un poco para delante, así aún les sobra sitio para salir y  tú tienes un huequecito en el que aparcar tu buga.

Pero bien pensado, no se como se iban a tomar los vecinos eso de verme salir cada día por el balcón con un niño colgando, tener cuatro brazos para llevar las bolsas de la compra, provocar una tormenta cada vez que estrenan barbacoa nueva y hay boquerones y sobre todo eso de que cada día los coches acaben montando un ballet volador recolocándose. No se, no se, me da que sospecharían algo… ¡Pero señores! ¡Como disfrutaría en ocasiones siendo una X-men!

Anuncios

3 comentarios to “A veces quisiera ser una X-men”

  1. Maribel 22 de octubre de 2012 a 4:46 pm #

    Esto es algo que cada vez soporto menos: cuando la gente hace las cosas sin pensar o sin importarles si molestan a los otros.
    Me parece simplemente mala educación.
    Y a veces son inevitables esos pensamientos….

    • Laura 22 de octubre de 2012 a 5:50 pm #

      Esto es como en el mundo de los cómics, de cada vez hay más “malos”, el mundo necesita más “super heroes”. Con la ilusión que me haría ser una X-men.
      Por cierto Maribel, ayer por la noche te envié una sonrisa y estoy pensando en crear para tí una mención especial a la comentarista más asidua del blog. Este blog vive gracias a tus comentarios, jeje.

      • Maribel 22 de octubre de 2012 a 7:59 pm #

        Allí estuve anoche…
        Tus comentaristas han cogido la mala costumbre de irse todas de vacaciones, espérate a la vuelta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: