Archivo | septiembre, 2012

Caca culo y pito pipí

20 Sep

Es habitual que en algún momento de la infancia, los niños sienten una atracción especial hacia lo escatológico, es algo así como una relación de amor odio, o les encanta o les da pánico. Esto suele suceder normalmente después de haberles quitado el pañal. Supongo que mientras llevan pañal, su relación directa con todo lo que sale del culete y del pito es más bien escasa y más bien de molestia u olor (en mi casa sólo hay niños, así que el pipí sale del pito por imperativo legal de los peques). Tiempo después de haberles quitado el pañal y cuando el hacer sus necesidades de forma ya habitual, no es algo que les llame mucho la atención, es cuando en ocasiones, muchos de ellos fijan esa atención en lo que precisamente se va por el water.

A algunos, sólo su mera presencia les da repelús, y si por la calle se encuentran con algún excremento de perro parece que han visto un aterrador monstruo y dan incluso un salto para atrás, entonces haciendo valor sortean el obstáculo y te dicen “mamá caca buaggg”.

Otros les ocurre todo lo contrario y su afán de experimentación va más allá de lo insospechado. Con Terremoto me ocurrió una vez que cuando lo fui a buscar al cole (el nene debía tener unos cuatro años), la maestra toda escandalizada me asaltó como si  esa tarde las siete plagas de Egipto hubieran aparecido todas en el aula. Bueno, las siete no, fueron menos. Y no fue en el aula, fue en el baño del aula. Mi Terremoto fue al baño y al cabo de un rato cuando entró la profe se lo encontró decorando las paredes cual mural de la cuevas de Altamira y con material ecológico-reciclado de su propia cosecha. Parece ser que durante la elaboración de tal colosal obra su ropa y cuerpo sufrieron ciertas manchas y la pobre no sabía ni por donde cogerlo. Tengo que decir que por una vez hicieron una excepción y se lo llevaron a la zona donde viven las monjas y le dieron una ducha, así que al menos me devolvieron al Terremoto limpito y perfumado. Yo aún no entiendo como pudo conseguir tanto material reciclable de una sola sentada porque según la profesora para hacer todo lo que dijo que hizo el niño tendría que haberse cenado un brontosaurio y desayunado un teranodón a la brasa. Imagino que hizo lo suyo pero creo que no tanto como me contaron.

Tsunami no es de momento de tocar “materiales artísticos” de este tipo, pero le encanta pasarse todo el día retándote con las palabras caca culo culete pito pipí repitipipipí y pito. Lo mejor cuando pasan por esta etapa es no darles mucha importancia, ignorarlo y dejar que pase, ya que es eso sólo, una etapa. Si empiezas a decir que eso no se dice y enfadarte es cuando se dan cuenta que cada vez que lo hacen tienen tu atención y entonces la etapa suele alargarse considerablemente. Esto no estaría mal si no fuera que en ocasiones te ponen en ciertos aprietos como cuando el del butano te lleva las bombonas y cuando se sube al camión va y le dice “adiós señor caca culo pipí pitoooo”.

Lo más curioso fue esta semana que yo estaba en el baño y viene el peque y me dice:

– Mamá pipi pito.

A lo que le respondo:

– No cariño, las chicas tenemos vagina, los chicos tenéis pito.

– ¿A ver? – y mira, levanta la cabeza y me mira sonriendo como diciendo tú no me la das

– Nooo mamá. Las chicas tenéis un pito escondido allí dentro.

¿Qué hacer después de comer un polo?

19 Sep

Después de comer un polo podemos tirar el palo, o bien como nos dio a nosotros, coleccionar los palos del año pasado y de éste y realizar una sencilla actividad con nuestro pequeño amigo de los saurios. Evidentemente, el papá tuvo mucho protagonismo en la actividad, porque al peque le gustán, pero no llega a esto, aunque dentro de unos añitos seguramente será él quien nos sorprenda con más palos de polo y quien sabe que dibujo.

Presentación

19 Sep

Para aquellos que aún no me conocen, mi nombre es Laura y como habéis deducido vivo en una isla en el lado este del Mediterráneo. Toda mi vida he vivido aquí, pero siempre me ha gustado viajar, he conocido lugares preciosos, muchos menos de los que desearía, y mucho más cercanos de lo que he llegado a imaginar. Si fuera por mi cada año haría un gran viaje de todo un mes… se puede soñar ¿no? Me he quedado con las ganas de ir a Japón, de ver los fiordos en Noruega, de ir a Finlandia y a Groenlandia, también me queda pendiente Escocia y Rusia y en mi época estuve a punto de ir a Egipto cuando aún ese país estaba más tranquilo, pero al final el viaje se truncó y me quedé con las ganas.

Ya que no es tan fácil salir a conocer cosas, decidí que era mejor conocerlas de otra forma, así que estudié historia. Tengo gratos recuerdos de la facu, reconozco que me lo pasé muy bien. Empecé una tesis doctoral y todo, pero cometí un fallo, me casé.

No estoy diciendo que el casarse sea mal, pero si que te roba mucho tiempo y allí se quedó mi tesis, aparcada y llena de polvo, como ocurre con todo lo que es tocado por el dedo de la historia.

Años después nació mi hijo mayor, al que he decidido referirme a él con el nick de Terremoto. Realmente fue un poco terremoto su venida, ya os lo contaré otro día. Cuando el nene tenía tres años y medio le diagnosticaron que tenía  algo llamado Trastorno Generalizado del Desarrollo o TGD, también os hablaré en alguna ocasión de eso. Ese hecho cambió mi vida completamente, nadie esta preparado para nada, todos sólo soñamos con niños encantadores y perfectos y cuando ocurre algo diferente el mundo se nos viene abajo. Han sido unos años muy duros, poco después del diagnóstico me separé de mi Ex, así le llamaré aquí. En realidad fue una separación amistosa y nos llevamos bien, simplemente que como pareja no funcionábamos.

Así que me quedé con un niño especial y pensando que iba a dedicar mi tiempo a él… cuando unos nueve meses después conocí a alguien especial, alguien que vivía en  otra provincia más allá del mar y pese a todo creyó en mí y creyó que dejar su familia, sus amigos, y su trabajo valía la pena para venirse a la isla para estar junto a mi Terremoto y a junto a la madre de todos los desastres, o sea, yo. Llevamos ocho años juntos y desde hace tres aumentamos la familia con un nuevo miembro y no me estoy refiriendo a que compráramos un coquer, me refiero al nacimiento de un nuevo bebé. El peque costó mucho traerlo, también os hablaré de ello alguna vez, y cómo no, su nick no podría ser otro más oportuno que Tsunami, porque ¿Qué viene después de un Terremoto? Pues un tsunami. No ha sido tan movido como el mayor, pero también sabe dejar el pabellón bien alto y hacerse notar.

Así que como veis, esta es mi vida, normal, sin nada demasiado especial y podríamos decir que incluso algo monótona si se mira bien.

Pero mira por donde un día me puse a mirar webs, primero de decoración porque nos teníamos que mudar de casa, de allí pasé a otras más variadas, un día descubrí el blog de para mi peque con amor, que me encanta y de allí fui mirando algunos de los blogs que Inma sigue. Me encontré con el blog de Cintia, la de los tres trilli tigres y me quedé con ella también. Un día Cintia me pidió mi correo y se lo pasé, antes ya me había preguntado si yo tenía blog, y le había dicho que no. En ese correo, junto con otras cosas, me animaba a montar mi propio blog. Lo cierto es que no tengo especialmente mucho tiempo y tampoco creo que mi vida pueda ser tan interesante, pero Cintia me animaba de tanto en tanto y luego llegó un día este verano, el día en que Maribel, la chica de B aprende en casa, que decidió cerrar su blog. Reconozco que me sentí mal, vas cogiendo un cierto cariño a la gente aunque no la conozcas y me dio mucha pena. Esos pocos días en que Maribel no estuvo, porque por suerte luego lo retomó, empecé a pensar más seriamente en abrir un blog, porque de alguna forma me había dado cuenta que un blog es algo más que una pantalla de ordenador, que a través de esa pantalla pueden ocurrir milagros, otro día también recordadme que os hable de eso. No se muy bien como pero fui planteándoselo a mi pareja como una posibilidad. Al cabo de unos días ocurrió lo impensable. Cintia hizo trampa. Había hecho un comentario en uno de sus posts y la muy ladina lo publicó en primera página, Cintia chica mala, eso no se hace 😉 Mira por donde en los comentarios que se hicieron al respecto entre otras cosas decían que estaría bien que abriera un blog. Cogí a mi pareja y le pregunté ¿alguna vez te han pedido que abras un blog?… a mí sí.

Y aquí estoy. Así que cargad y dispersaos que he llegado.

De azul a verde

19 Sep

Lo confieso, yo soy esencialmente hija del mar.

He nacido en una isla y los isleños tenemos algo especial, una relación  muy peculiar con el mar, al menos en mi caso. Creo que casi se podría decir que aprendí a nadar antes de andar. De hecho todos venimos de un médio acuático, no tenemos un contacto directo con el aire y la tierra hasta que salimos del útero. Muchos de mis mejores recuerdos trascurren a la orilla de este mar, que para los habitantes de las islas no es masculino, sino que es femenino, es la mar.

El mar me ha dado tranquilidad, me proporciona fuerzas cuando huelo a sal y a alga, me proporciona una infinidad de paisajes incluso en un mismo día. Es como los cuadros de Van Gogh que tenía un mismo paisaje dibujado en infinidad de cuadros cambiando cada uno según la luz del día.

Muchas veces cuando estoy agotada recuerdo un día hace ya muchos, muchos años en que estaba tomando el sol sobre las rocas. Siempre me gustaron las calas tranquilas de rocas, donde aún se puede disfrutar de cierta intimidad. Sentía el sol sobre mi piel, el sol es también una de mis otras fuentes de energía. Es muy agradable sentir como el sol te va recargando, el agua te refresca cuando choca con las rocas y salpica, y todo este recuerdo se acompaña, como en las buenas películas, con una banda sonora de aire y oleaje. Esporádicamente, en algunas ocasiones, se oye una gaviota que cruzaba oteando su cena. Porque mis recuerdos de mar suelen ser de tarde, cuando la gente no está atiborrando las playas es cuando yo llego, cuando el sol empieza a bajar y lo complementabas con un buen libro o con unas cerezas mientras estabas con los pies en el agua y esperabas para ver un día más como el sol se ocultaba por detrás de las montañas que había al otro lado de la bahía, el cielo se tornaba en toda una amalgama de tonos cálidos dependiendo del día, del viento y de las nubes. Mientras, el agua del mar con su color característico, de azul a verde, se iba tiñendo por unos instantes de ámbar antes de oscurecerse.

Ese día pensé que sería bonito recordar eso para siempre y así lo hice. Lo guardé celosamente en ese compartimento que tenemos reservado en nuestro cerebro para las ocasiones especiales que deben ser preservadas y siempre que lo necesito me ha acompañado. Espero algún día tener el suficiente tiempo libre para volver a experimentarlo. De momento, siempre que puedo voy a ver mi mar tan querido, tan diferente y tan enigmático pero siempre con ese color de azul a verde.

Imagen

De mis nacimientos

18 Sep

En realidad yo he tenido muchos nacimientos. Podría deciros que nací un frío día de invierno, por la madrugada, que había niebla y mi padre fue a despertar a la comadrona tirándole piedrecitas a la ventana. Supongo que ese fue mi primer nacimiento, al menos el oficial, pero también han habido muchos otros.

Cuando entré en el colegio nací como estudiante.

Cuando llegué a la universidad me sentía toda una persona mayor y realmente no era más que una adolescente aún, entonces no lo sabía, pero ahora sí.

Cuando tuve a mi hijo nací como madre por primera vez.

Más tarde volvería a hacerlo.

Pero también he tenido otros, hace ya muchos años tuvieron que operarme de la espalda, después de la operación el médico me dijo que habían tenido que hacer encaje de bolillos conmigo y que me había quedado a nada de tener que ir en silla de ruedas. Ese día aunque no naciera sentí como si hubiera vuelto a nacer, cuando pasas por algo así ves la vida de otra forma, al menos durante una buena temporada. Unos doce años después de eso me operaron de un tumor de colon, por suerte lo pillamos a tiempo y no se había expandido, ni tan siquiera necesité quimio. El médico me dijo que era un tipo de pólipo y que le quedaba muy poco para llegar al colon y haber hecho metástasis. La biopsia dio que era un tumor maligno y nuevamente había vuelto a nacer.

Realmente, la vida nos hace nacer muchas veces. No se porque generalmente estos nacimientos suelen ir relacionados con periodos de dolor o sufrimiento, pero nos proporcionan un tipo de aprendizaje que es el que nos hace únicos, es el que forma nuestra personalidad, nos da perspectivas, conocimientos, experiencias y todo esto hace que seamos como somos, únicos.

Ahora, tras pensarlo mucho, voy a realizar otro nuevo nacimiento, voy a entrar en el cyber mundo. Hoy voy a iniciar un blog nuevo, el mío y el vuestro. No os prometo nada, intentaré ser constante y no muy caótica. Os comentaré muchas cosas pero no será un blog específico de un tema concreto. Algunas entradas serán muy cortas, otras muy largas y puede que algunas sean por entregas, con lo que me suelo enrollar seguro que hay más de una de esas. Me gustaría que esta experiencia nueva no fuera nada dolorosa ni traumática, que al contrario, forme parte de las experiencias bonitas de la vida y que también aporte mucho.

Así que os dedico este blog que es parte de mi vida y espero que a partir de ahora también lo sea de otras vidas y que juntos aprendamos a madurar, convivir y ser unas grandes personas.

Nacimiento

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

Cuestión de Madres

Las Vivencias de dos Madres, Imperfectas y Reales

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

Trillizosmasdos

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: