Permitidme que os presente mis estrellas

28 Sep

Hace unos días, pocos, leyendo una web de las que referenciáis en el borde, leí un post. No recuerdo ahora en que web fue y buscando un poco no lo he encontrado, así que os pido disculpas a todos por no indicarlo y a la autora del mismo por no citarlo.

Ese post, que encontré maravilloso, te narraba las cosas con las que se sentía feliz. Cosas sencillas que en el fondo no es difícil conseguir, nada del tipo tener un yate o ser miss universo. En ese post, que ahora no recuerdo, te comentaba como le gustaba tomarse su café calentito, con espumita. Cuando lo leí se me hacía la boca agua de pensar en un cafetito así y lo de la espumita es que me tiene perdida y que conste que no soy muy cafetera. También recuerdo que comentaba lo que le gustaba descansar por la noche en el sofá cuando los peques estaban acostados y sobre todo poderse quitar los calcetines, jeje. Lo del descanso del guerrero, en este caso la guerrera, es algo que comparto y desde hace tiempo cuando puedo, por la noche una se desploma y desperdiga generosamente toda su alma y todas sus mollas a lo largo del sofá y señores ¡Que bien que sienta eso! Lo de los calcetines, permitidme que una es una friolera y no se los quita bajo ninguna circunstancia que no sea ducha o cama, al menos en invierno.

Y ¿a qué viene todo esto? Pues sencillamente, este verano, cuando estaba rondando por mi cabeza el montar un blog, una noche hice una foto pensando ya en todos los que estáis ahora aquí. En verano, solemos ir a una casita que tiene mi padre fuera de la ciudad. Es una casita pequeñita, algo así como la casita de la ratita, donde las habitaciones son reducidas, los muebles minúsculos, buscados expresamente y prevaleciendo sobre todo la cinta métrica y la comodidad a la hora de escogerlos. No es nada lujoso ni ostentoso, es sencilla, pero tiene un jardincito y eso me encanta.

En Mallorca en verano hace calorcito, para la gente del norte mucho. Para un sevillano tan vez no tanto como en su ciudad, pero hace. Palma tiene un defecto, que es una ciudad y tiene calles, asfaltadas y muchas, y edificios altos, bastantes, y no demasiados parques y zonas despejadas, y muchos coches y no se porque siempre hay obras en las calles en verano y polvo y no puedes abrir… vamos, que es una ciudad y cuando el tiempo aprieta y hace calor y ocurre todo eso pues las ciudades se vuelven hornos. Une a eso unos peques, encerrados mucho tiempo en un piso y la visión de la casita de la ratita con jardín es como el palacio de Sheherezade o Versalles o el castillo de la Bella Durmiente.

En ese jardincito, que tampoco no es muy grande, da para que los peques jueguen, corran y vayan por un pasillo asfaltado en patinete. Hay un trocito donde ponemos una piscinita hinchable, segundo e importante motivo después del jardincito para fugarnos allí. La piscinita como habréis imaginado, es como la casa de la ratita, una de esas en las que hinchas el borde, la llenas de agua y las paredes van subiendo conforme se llena, tiene un filtro y lleva su trabajo el mantenerla. Tiene dos metros y medio de diámetro, ya sé que no es una piscina enorme donde nadar, pero para refrescarse, chapotear y jugar los peques es estupenda. También sé que para aquellos que no pueden escaparse de la ciudad y lo único que tienen es la ducha o la bañera y la piscina municipal, estos dos metros y medio son un paraíso.

La chica del post que comentaba que le gustaba sentarse en el sofá y quitarse los calcetines me recuerda en cierta forma a mí en verano. Desde hace unos años mi momento de relax veraniego es aprovechar unas cuantas noches de agosto, porque hasta que no tienes un día de esos que el calor aprieta y el agua se caliente en condiciones, el agua de la piscinita se enfría muy rápido cuando no le da el sol y te congelas. Pues eso, cuando los peques están acostados, el agua calentita y el cielo estrellado, aprovecho para meterme dentro, en ocasiones mi pareja se apunta, pero en otras prefiere ir cenando al lado de la piscinita y charlar tranquilos.

Imaginaros y no es necesario ir a Hawái para ello. Es de noche. El cielo está estrellado, a cada momento se ven más estrellas ya que no hay mucha luz, ese no es un cielo de ciudad. Tú estás flotando en el agua, apoyas la cabeza en el borde hinchable cierras los ojos y te relajas. Te dejas llevar, respiras hondo. El agua es cálida y te gusta. Poco a poco vas moviéndote, despacio, lentamente extiendes y recoges las manos y oyes el ruido que hace el agua cuando choca con el borde de plástico. Es relajante. Unas casas más abajo hay un vecino que tiene unos eucaliptus enormes y cada vez que sopla la brisa nocturna oyes el ruido de las hojas que se mueven. Entonces, cuando has desconectado de todo el ajetreo del día. Entonces, esas contadas noches de agosto, vas abriendo poco a poco los ojos y lo que contemplas es todo el cielo. Entonces no hablas, sólo miras y asimilas todas estas sensaciones. Entonces sólo deseas que no se acabe ese momento, que esa sensación de bienestar te acompañe todo el año y entonces es cuando volvemos a almacenar un recuerdo en ese sitio del cerebro que yo digo que es para las sensaciones especiales que nos ayudarán a superar los momentos difíciles del resto del año. Deseas que no acabe pero en algún momento hay que salir y cuando lo haces piensas si mañana el agua estará igual de caliente, o si por el contrario será muy tarde y no podrás entrar y si esa será la última noche de este año. Entonces piensas que tu recuerdo está bien custodiado, respiras hondo. Sales dispuesta a comerte el mundo durante doce meses a sabiendas de que el año que viene, alguna noche, podrás repetir de nuevo tu momentito privado.

Este año quiero compartir con vosotros este momentito privado. Si habéis podido imaginaros que estabais en una piscinita y os habéis dejado llevar por las hojas de los eucaliptus, ya podéis abrir los ojos. Este es mi regalo. Mi cielo estrellado.

Anuncios

2 comentarios to “Permitidme que os presente mis estrellas”

  1. Maribel 29 de septiembre de 2012 a 12:40 pm #

    Qué precioso regalo y lo has narrado tan bien que por un momento me he imaginado allí.
    Te desearía que fueran mucho más frecuentes esos instantes, pero a lo mejor entonces no serían tan especiales.
    Besos

    • Laura 29 de septiembre de 2012 a 7:35 pm #

      Especiales no se si lo seguirian siendo o no, pero…, ¡¡¡que gozada poder tenerlos todo el año!!!

      Jajajaja, vamos que tampoco me importaría, aunque una acabara arrugada como una pasa, total a mi edad, algún día me tienen que venir las arrugas, mejor que me vengan por momentos preciosos que no por efectos del sol en los ojos 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: