Madre estresada de niños inquietos busca mascota relajante, que no ocupe mucho espacio, no provoque alergias y sea fácil de mantener

24 Sep

Mujer de 46 años tirando ya más a los 47 y algo fondona desde el último parto. Madre de dos criaturas, el mayor, Terremoto, diagnosticado entre otras cosas de niño muy muy muy pero que muy hiperactivo (en la actualidad algo más relajado pero quien tuvo retuvo) y un Tsunami de tres con espíritu aventurero y que sólo está parado para dormir, en algunos casos para ver la tele y para comer.

El despertador suena cada día a las 6’30, despertar, desayunos, recoger casa, preparar mochilas, a las 8’00 dejar a Terremoto al cole (del Tsunami se ocupa papá). 8’20 entro a trabajar.

Salgo, llego a casa (eso si no tengo que pararme al super a comprar algo). Como a toda leche, en ocasiones (más de las que debería) no tengo nada preparado, he salido tan rápido por la mañana que otra vez me he olvidado de sacar algo del congelador. Estoy empezando a tener amnesia senil, lo cual ha llevado a la consecuencia de ser la reina de la improvisación.

Recoge, barre la casa, ventílala, limpia cacharros cocina, prepara la lavadora.

Sal a buscar al Tsunami e ir a casa.

Ponerle la tele el tiempo que acabas de poner la lavadora y le das la merienda. Llega el Terremoto y otra merienda. Hablar con mi ex de como ha ido el cole. Se ponen los tres a jugar y yo vigilando que no se maten.

Llega mi pareja justo cuando toca tender la ropa, o bien poner la secadora. Pedir que tal va el día.

Darte cuenta que no tenías nada preparado para cenar. Pensar que improvisamos. Empezar a improvisar, recoger la ropa, terminar de improvisar la cena mientras tu prole te pide desesperadamente que están hambrientos y empieza a ser de noche y los pobres están agotados y aburridos y hambriento (y vas tú y piensas que alguna vez te gustaría volver a recordar que se sentía cuando uno estaba aburrido). Estás enfrascado en todo ello y te entran los niños a la cocina, ambos dos compinchados y te dicen como quien no quiere la cosa y con cara de angelitos, que como están muy aburridos quieren que les compres una mascota. Tú toda inocente estás a punto de decirles “sí cariño” cuando de repente una luz se enciende en tu cerebro,  que por suerte muy senil aún no está. Suena una sirena uauauauau, pones el freno de mano y tiras el áncora a lo bestia por la borda. Paras.

Un momento, que es eso de una mascota. ¿Quién la va a cuidar, sacar, lavar, darle de comer, llevarla al veterinario?

– Pues tú que de eso sabes mucho. (eso me pasa por ser eficiente, la madre que los pario)

– Uhummm, oing. Que nanai del peluquín.

– Mamíiiii vengaaaaaa (digase con caida de ojitos incluida cual gato con botas de Srek… y el peque con principio de pucherito en el labio superior. No saben nada)

– Pero si ya tenéis la pecera con los peces (eso ya os lo contaré otro dia que ahora no quiero liaros)

– Síiiiii pero esos no los podemos coger, no nos dejas sacarlos, no los podemos llevar al cole y no pueden venir de vacaciones con nosotros (allí tienen razón los jodidos. Me han pillado)

– Bueno, si mamá encuentra una mascota tranquila, que no necesite correr mucho y no sea necesario sacarla a pasear y no sea muy complicado mantenerla ¿lo aceptareis?

Se miran los dos en plan cómplice y asienten. Vale si la podemos coger y llevarla al cole cuando hagan las Beneïdes de Sant Antoni. Hacemos un chócala y una promesa de meñique de que aceptaremos (eso lo vieron en no se que peli de dibujos y desde entonces una promesa de meñique y un chocala es equiparable a un documento notarial).

Chachaaannn, misteriosamente no pusieron objeción a la mascota elegida por mamá, incluso a Tsunami le hizo mucha gracia. De tanto en tanto me sueltan que se parecen a Perry el ornitorrinco, que realmente no hacen gran cosa. Yo creo que Terremoto ha soñado alguna vez con que fueran agentes secretos como Perry, pero no es tonto y realmente no dan el pego como agentes secretos aunque les pongas un sombrero, asi que va a ser que no.

Yo estoy casi segura de que están preparando un posible plan B y de tanto en tanto me insinúan lo del perro como quien no quiere la cosa. Por suerte para mí, tanto Terremoto como yo le tenemos alergia al pelo de perro y gato así que de momento ganan por goleada las mascotas de mamá.

Pequeños mios, lo siento, las madres estresdas, fondonas y maduritas tienen más imaginación y recursos que vosotros dos, aunque reconozco que vais por buen camino.

Imagen

Anuncios

10 comentarios to “Madre estresada de niños inquietos busca mascota relajante, que no ocupe mucho espacio, no provoque alergias y sea fácil de mantener”

  1. Amagic mother 25 de septiembre de 2012 a 10:02 am #

    Ay, qué estrés me has dado… me voy a tomar mi “momento de madre” para relajarme un poco. La verdad es que yo tampoco recuerdo eso de aburrirme, jajaja.
    Ánimo, sé dura, a tope con tus caracoles!!!

    • Laura 25 de septiembre de 2012 a 11:48 pm #

      Yo quiero un momento de madre, buaaa. Sí, los caracoles son fantásticos, sólo hay que ir con cuidado de que no se dejan el cristal abierto y se fuguen, es el único problema que tiene. Bueno, eso y lo de querer aumentar peligrosamente la colección cuando llueve, claro

  2. Maribel 25 de septiembre de 2012 a 4:23 pm #

    jejeje… qué lista.
    Mi hijo todavía no ha llegado al momento de pedir mascota. Como tenemos una fauna muy variada por las calles del barrio, espero que se conforme con eso.
    Besos

    • Laura 25 de septiembre de 2012 a 11:46 pm #

      Una fauna, jajaja, yo quiero ver vuestra fauna. Aquí la única fauna que hay son perros y gatos, además de los pajaritos y de las personas que algunos si que son una buena fauna. Por suerte no me han pedido adoptar nada de la calle, aparte de alguno de los caracoles, jeje

  3. trestrillistigres 26 de septiembre de 2012 a 7:31 am #

    Que graciosa con los caracoles! jajaja. Yo lo pensé cuando lo del acuario, pero al final los peces de colores han resultado mejor para esta edad de los peques, porque les llama mucho la atención. Pero me apunto tus trucos y negociaciones para cuando me toque…

    • Laura 26 de septiembre de 2012 a 11:34 pm #

      Yo tuve al principio los caracoles en una caja de zapatos que tenía la parte superior transparente y estaban en la cocina, pero allí siempre estorbaba y quedaba muy cutre. Luego pensé que en una de las peceras que ya no usaba podrían quedar mejor y mira tú han resultado ser un elemento decorativo-educativo-mascotil y todo.
      Siempre estás a punto de poner una caja de zapatos o buscar otra pecera. Te aseguro que son baratos de mantener

  4. Camino 26 de septiembre de 2012 a 10:58 am #

    Ay, que bien , como me he reido !!! Nosotros tb hemos tenido caracoles asÍ! ejjeejej

    hija , gracias, que me has alegrado el momento,se me han disparado las endorfinas , buenísimo !

    • Laura 26 de septiembre de 2012 a 11:40 pm #

      Desconocia esta faceta mia de despertadora de endorfinas, tendré que investigar un poco.
      Me alegro de que te lo hayas pasado bien. Es que los peques son la leche y dan para muchas anecdotas.

  5. Maribel 13 de mayo de 2015 a 3:58 pm #

    jua, jua, jua Ya había pasado por aquí en su día, pero me ha encantado releerte.
    Me gustaría saber qué ha sido de los caracoles, si aun los tenéis y si realmente los niños han aprendido algo con ellos.
    Besitos

    • Laura 14 de mayo de 2015 a 9:03 am #

      Los caracoles ya no están en casa. Estuvieron bastante tiempo pero los peques tras unos días intensos con ellos empezaron a pasar. Yo les despertaba en ocasiones para darles trocitos de hojas de col o de lechuga y jugaban un rato. Descubrí que no hay que dejar hojas dentro y que pese a la ventilación debían tener algún tipo de golpe de calor porque se me morian todos. Luego me pedían para substituirlos. Me acabé hartando porque no era cuestión de convertirnos en unos caracolicidas en potencia. Así que un buen día lo vacié todo.
      Más tarde monté otra vez la pecera con dos plantas carnívoras. Era muy chulo y a los peques les encantaba y lo que fardaban de tener plantas carnívoras de mascotas. No son difíciles de cuidar pero tienen un par de detallitos. Iban muy bien, pero en diciembre nos fuimos unos cuantos días de viaje y al volver me encontré que la que iba mejor se había marchitado y la otra iba medio medio. Al final acabaron sucumbiendo las dos. Yo tenía ganas de poner otras carnívoras porque lo cierto es que son interesantes, pero no pillaba nunca el momento adequado para ir a la tienda donde las adquirimos. Finalmente opté de momento por decorar el acuario con los adornos de las antiguas peceras que ahora no usamos y una escultura de jardín de un cocodrilo que compré para los peques. Así que ahora tengo dentro un cocodrilo de piedra, unas cuantas plantas de acuario de plástico, un barco sumerjido, un cofre del tesoro y una libélula de plástico.
      Tenía pensado hacer un día un post sobre ello pero simpre se me pasa el tiempo.
      Ahora de mascotas tenemos peces, no los mismos de antes. De eso sí que prometo hacer pronto una entrada y vereis mi nuevo acuario.
      Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Circus day

De azul a verde

El rincón de Mixka

Bimadre, pero eterna primeriza, trabajadora, estudiante de educación infantil. Formándome como asesora de lactancia. ¿Me acompañas?

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi vida desde hoy

De azul a verde

Chetelocucinoafare!

Pappa per tutti

A sangre y hierro

"Hasta en una declaración de guerra deben observarse las reglas de urbanidad." Otto von Bismarck

Mi cocina para ti

De azul a verde

Decoesfera

De azul a verde

DecoraDecora

De azul a verde

x4duros.com

De azul a verde

webos fritos

Las recetas que siempre salen. Con las mejores fotografías.

Mis OvoMellizos

De azul a verde

Maternidad halal

De azul a verde

Mi mamá me mima

De azul a verde

Educando a cuatro

De azul a verde

Una terapeuta temprana

De azul a verde

B aprende en casa

De azul a verde

trestrillistigres +2

De azul a verde

Para mi peque con amor

De azul a verde

A %d blogueros les gusta esto: